sábado, 27 de febrero de 2021

                              Otro Momento Crucial (Y van....)

          Acabo de cumplir sesenta y cinco años, una edad en la que muchos están jubilados o retirados, y he dicho muchos, utilizando el masculino plural, porque mi madre me demostró, una y mil veces, que las mujeres, desde luego las de su generación, no se jubilaban jamás y que su trabajo casi siempre penoso y abnegado y casi nunca reconocido era el mismo con setenta años que con treinta con el agravante de que a partir de un determinado momento su compañero de vida, él sí, se habia jubilado y en muchas ocasiones se convertía en un ser molesto, casi un bulto sospechoso, que no sólo era incapaz de aportar nada positivo, sino que además se permitía el lujo de emitir opiniones, que iban desde la limpieza hasta la compra o la cocina, sobre cuestiones de las que carecían el mínimo conocimiento, falta de conocimiento, además, que nunca reconocían. 

            A mis sesenta y cinco años recien cumplidos, yo he decidido ni jubilarme, ni retirarme de ningún aspecto de mi vida. Ni en el terreno laboral, algo que me ha agradecido expresamente la Seguridad Social, ni en el político, en el que sigo creyendo poder aportar algo, a pesar de que mi experiencia dicta, de forma inexorable, que mis oponiones y análisis, pueden ser, a veces, aplaudidos y ensalzados pero casi nunca, o nunca, tenidos en cuenta, valga el refranero español: Cuanto te quiero perrito, pero pan poquito

           Puede que a veces sienta una cierta soledad emocional, pero esa es otra cuestión.

Pequeña introducción histórica

            Pertenezco a una generación que se vió obligada a implicarse en política de una forma excesivamente prematura, en muchos casos, el mío puede que fuera uno, el pertenecer a una familia formada por perdedores de una guerra marcaba una determinada pertenencia ideológica, pero además yo fuí un hijo de los que entonces llamaban tardanos, cuando yo llegué a la calle Canarias 24, 6ºB de Madrid, mi padre iba camino de los cuarenta y siete años y mi madre de los cuarenta, y había ya dos ocupantes, uno camino de los dieciocho y otra de los dieciséis. Aunque delante de mí, por aquello de que había ropa tendida y podía decir algo comprometedor fuera de casa, nunca se hablaba de política ni de religíón era inevitable que me fuera percatando de ciertas cosas. Primero pasé por una fuerte crisis religiosa, en mi colegio (aunque era un colegio laico la enseñanza de la religión católica era asignatura obligatoria) el cura, Don Emiliano, nos hablaba del inexorable destino infernal que esperaba a aquellos que no cumplían los preceptos de la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana, mientras que ni mis padres ni mis hermanos iban jamás a misa, algo contradictorio con el hecho de que llegado el momento hice mi Primera Comunión


y llegado, igualmente, el momento mis dos hermanos se casaron por la iglesia. Primero mi hermana en Nuestra Señora de las Angustias, en la calle Rafael de Riego, entonces Batalla de Brunete, luego mi hermano en Toledo, con la particularidad de que ni mi padre actuó de padrino, como era costumbre, en la boda de mi hermana ni mi madre de madrina en la de mi hermano. A ellos los casó un organismo del Frente Popular en marzo de 1938

Y a pesar de que, tras la guerra, sufrieron presiones para legalizar su situación con una boda religiosa jamás transigieron y finalmente les expidieron un libro de familia en el que, falsamente, aparecían como casados el 25 de diciembre de 1937, para poder cumplir con los plazos de gestación adecuados (mi hermano nació en julio de 1938). Así eran mis padres.

A mi padre le acabé transmitiendo la angustia que me producía su infernal destino, y  en una conversación, típica de su carácter castellano, seria y al grano, me resolvió todas las dudas:

-Mira hijo, todo lo que cuenta el cura es mentira, ni existe dios, ni hay infierno ni nada de eso, pero tú tienes que hacer como que lo crees, te lo estudias bien y saca buena nota que hace falta para que te sigan dando la beca.

Mes a mes, año a año, saque invariablemente en Religión un rotundo 10 (hoy sería matrícula de honor). Tenía yo trece años, más o menos, y aquello, además de alejarme para siempre de cualquier preocupación religiosa, me abrió un mundo nuevo. Si me mentían en eso ¿Me mentirían también en historia, literatura o F.E.N.?, puesto que en matemáticas, física, lengua o geografía se me antojaba imposible. Al cabo de los años, y me ha costado reconocerlo, he comprendido que a mí lo que más me gusta del mundo es estudiar y aprender, independientemente de la utilidad de lo estudiado y aprendido, y también hay que decir que una de las cosas que menos me ha gustado en mi vida ha sido tener que examinarme de lo aprendido, y aún hoy no les concedo ninguna legitimidad a los tribunales o profesores que han juzgado mis conocimientos, pero en esto hay un indudable componente de orgullo personal, me cuesta mucho reconocer a alguien con capacidad para evaluar mis conocimientos, sin embargo a aquellos que han podido demostrar tener autoridad intelectual sobre mí les he guardado siempre un enorme respeto, consideración y afecto. Se dió así la tormenta perfecta, por un lado descubrí que la enseñanza oficial mentía en muchos aspectos y por otro sentía la necesidad íntima de acercarme a la verdad. El triángulo lo completó un encargado, "jefe" ,se les llamaba entonces, del local social de los chavales de mi época, los billares, este hombre debía tener un sexto sentido para identificarme como uno de los suyos, y comenzó ha suministrarme ejemplares de Mundo Obrero, y Nuestra Bandera , para luego irme prestando El Manifiesto Comunista, Revolución en España, El 18 de Brumario de Luis Bonaparte, La familia, la propiedad privada y el estado, y otras de Marx y Engels incluso una edición resumida y explicada de El Capital sin olvidar a Lenin ¿Qué hacer? El estado y la revolución, Materialismo y Empiriocriticismo, etc y sobre todo una novela que me impactó como nada Asi se templo el acero.


Cuando nació mi hijo no tuve el valor de proponerle a su madre llamarle Pável, en memoria de su protagonista Pavel Korchaguin. Con esa novela nació mi eterna admiración por la Unión Soviética y lo que simbolizaba. Y todo ello leído en mi casa clandestinamente, mi padre, y le había costado, tenía estabilidad laboral, y mi madre ya no quería más disgustos, de manera que el No te signifiques, no te metas en líos, que tanto repite la abuela de los Alcántara, en mi casa era moneda corriente.

            No tardé demasiado en irme, a través de ese buen hombre, que creo recordar que se llamaba Valentín, vinculando a la Juventud Comunista, y en seguida viví mi primera crisis política. Mi célula llevaba el nombre de Trifón Medrano, en memoria del que fue, en 1932, elegido secretario general de la UJCE en el II Congreso de la misma, y artífice junto a Fernando Claudín y Jesús Rozado por parte de la UJCE y Santiago Carrillo, José Laín y Segundo Serrano, por parte de las JJSS de al creación de la Juventud Socialista Unificada , anunciada oficialmente en un mitin en Las Ventas el 5 de abril de 1936, acto en el que participaron Francisco Largo Caballero y José Díaz y en el que Carrillo anunció la próxima unificación del PCE y el PSOE, algo que finalmente solo se produjo en Cataluña con la creación del PSUC. Bien, pues en mi célula de la Juve apareció un día en una reunión un camarada que el responsable político de la célula presentó, con el nombre de Pedro, evidente nombre falso, que nos comunicó y creo poder recordarlo textualmente: Santiago Carrillo y su camarilla dirigente habían traicionado la política del Partido alineándose con los enemigos de la Unión Soviética. Creo que eramos siete los que formábamos aquella célula y los siete nos quedamos petrificados. En efecto, esto creo recordar que fue en 1972, cuatro años antes las tropas del Pacto de Varsovia habían entrado en Praga con el objetivo de abortar lo que los medios de comunicación burgueses dieron en llamar Primavera de Praga, y no es este el momento en el que me ponga a dar mi opinión actual de lo que significó aquello. El camarada nos informó que Santiago Carrillo, sin reunir al Comité Central, ni siquiera al pleno del Buró Político, había condenado esa actuación y que desde entonces una parte de la dirección del partido siendo el miembro más destacado del Secretariado, el de organización Eduardo García habían reclamado la celebración del VIII Congreso, y ante la negativa habían decidido celebrarlo, y posteriormente el IX, siendo elegido el propio Eduardo García Primer Secretario del Comité Central. Inicialmente se sumó a este movimiento Enrique Líster, pero pronto siguió su propio camino resucitando uno de los nombres fundacionales del Partido, el Partido Comunista Obrero Español (PCOE). En medio de ese maremagnum mi célula Trifón Medrano de la Juventud Comunista decidió sumarse a aquellos que consideraban La posición de solidaridad con la Unión Soviética como piedra de toque del internacionalismo proletario. En todo este proceso tuvo una influencia determinante que José García Centeno, mi querido, admirado, y siempre en el recuerdo, hermano Pepe estuviera en esas mismas posiciones. Mi hermano ha sido determinante en mi vida, y si algo exhibo con orgullo es el poder decir que soy el hermano pequeño de Pepe Centeno.

            Aquellos que nos alineamos con aquella posición inequívocamente prosoviética insistimos durante algún tiempo en que nosotros, puede que unos pocos miles y muchos de ellos en el exilio, eramos el PCE, mientras que la mayoría de los militantes, muchos de ellos ajenos al fondo del debate, eran para nosotros la Agrupación Carrillista, revisionismo en estado puro. Editábamos Mundo Obrero con la mancheta en rojo, recuperando el diseño vigente durante la guerra 


 El PCOE de Líster editaba su órgano con el mismo diseño, lo cual condujo a no pocas confusiones.

La realidad es tozuda y por más que fueramos nosotros, los comunistas que habíamos celebrado los congresos VIII y IX, los que mejor representabamos la tradición y política del PCE, nuestra debilidad numérica y el hecho de que la propia Unión Soviética reconocía como único interlocutor de los comunistas españoles a Santiago Carrillo nos llevó a asumir que teníamos que distinguirnos de alguna forma y así pasamos a ser el PCE (VIII-IX)


Númericamente siempre fuimos débiles en el interior, si bien nuestras organizaciones del exterior tenían cierta fortaleza e influencia. Fue una época complicada y difícil, a nuestra lucha principal, la lucha contra el franquismo, teníamos que añadir la defensa de la Unión Soviética, una Unión Soviética que dentro del propio espacio comunista español era considerada por unos, los trotskistas de la IV Internacional, un estado burocratizado que había pervertido los objetivos de la Gran Revolución Socialista de Octubre y para otros, los seguidores de Mao-Tse-Tung (así lo escribíamos entonces) un estado imperialista, o socialimperialista  que además había traicionado el legado de Stalin. Esa época complicada y difícil fue, probablemente, a nivel personal una de las más enriquecedoras de mi vida y me forjó lo que hoy podríamos definir asertivismo militante. Aprendí de forma firme a defender mis posiciones de manera educada y respetuosa y siempre, mis camaradas y yo mismo, las defendimos hasta sus últimas consecuencias. Más allá de esa etiqueta prosoviética, que era en gran medida más identificativa que otra cosa nuestra principal propuesta estratégica consistía en apostar por unir el final del franquismo, fuera el final que fuera, con un avance en el terreno político hacia el socialismo. Es decir todo lo contrario de lo que a la postre fue la bendita y modélica Transición. En ese contexto la aparición en el tardofranquismo de superestructuras como la Junta Democrática (impulsada por el PCE de Carrillo junto a sectores de la derecha monárquica no franquista cercanos a Juan de Borbón, representados básicamente por Rafael Calvo Serer , José Luis de Vilallonga y otros que ahora no recuerdo) y la Plataforma de Convergencia Democrática (impulsada por un PSOE renacido, artificialmente resucitado con fondos financieros inagotables, procedentes de diversos organismos internacionales interesados en disminuir el protagonismo de los comunistas, desparecido durante cuarenta años en el interior de España) fue considerada por nosotros, los del VIII y IX, como elementos necesarios para que el sistema de capitalismo monopolista de estado se perpetuara después del dictador. Eso lo pensaba en 1974, y lo sigo pensando hoy. Fuimos, desde nuestra debilidad numérica y fortaleza de principios, de las pocas, puede que la única, formaciones políticas que consideramos la ley de amnistía, que efectivamente sacó de las cárceles a muchos demócratas, una salida legal que permitía irse de rositas a los que durante años nos habían perseguido, torturado y asesinado. Años después aprendí que era una Ley de Punto Final.

Después de las elecciones de 1977, en las que oficialmente, pedimos la abstención fueron siendo legalizados la práctica totalidad de los partidos que se tuvieron presentar a las elecciones con diversas etiquetas FUT, FDE, CUP, etc puesto que en el sacrosanto e idolatrado Sábado Santo de 1977 solo fue legalizado el PCE oficial y con unos estatutos inventados, sin embargo al PCE (VIII-IX) se le denegó la inscripción, solicitada con los estatutos reales, en el registro de partidos políticos. 

           La siguiente crisis, casi se podía considerar una crisis de crecimiento. Dentro del propio PCE oficial se había ido articulando una oposición de izquierda (OPI) que acabó constituyéndose, una vez que fueron siendo expulsados todos los componentes, como Partido Comunista de los Trabajadores (PCT), dirigido por Carlos Tuya


         Como si fueramos novios establecimos relaciones de cara a una futura unidad, fuimos en coalición a las primeras elecciones tras la aprobación de la Constitución, si bien con las siglas PCT, dado que nosotros seguíamos siendo ilegales (yo mismo fuí candidato a diputado), obteniendo 40.000 votos, que nos parecieron muchísimos, hicimos diversos actos conjuntos, siendo de reseñar un acto de solidaridad con Vietnam, agredido por China. ¡Fuera manos chinas de Vietnam socialista! fue el lema del acto, y por fin acabamos confluyendo en el Partido Comunista de España Unificado (PCEU)
       Aquella fue una falsa unidad, cada una de las organizaciones mantuvo internamente su estructura, pronto aparecieron diferencias y la ruptura fue rápida y casi indolora. Los procedentes del PCE (VIII-IX) se quedaron con las siglas PCEU y los del PCT se integraron, ahora no lo recuerdo bien, en el Movimiento para la Recuperacion del PCE o en el Movimiento para la Reconstrucción y Unificación del PCE, en definitiva, la unificación de dos pequeños partidos salieron tres, a los que había que añadir los que se resistieron a la unficación inicial que siguieron manteniendo las siglas PCE (VIII-IX) y tambien otro grupo llamado células comunistas, cuyo principal activo era el que fue diputado por Canarias Fernando Sagaseta, elegido en las listas de Unión Del Pueblo Canario (UPC).

        Tras la catástrofe electoral del PCE oficial en 1982, la dimisión de Santiago Carrillo y el carácter casi extraparlamentario de los comunistas, tras una estrategia suicida, el eurocomunismo, que no era otra cosa en el fondo, que la aceptación de la democracia burguesa y el sistema capitalista como único escenario posible para arrancar avances para la clase trabajadora se entró en un periodo de turbulencia que culmina con la expulsión del mismísimo Carrillo del PCE, que termina fundando un efímero partido El Partido de los Trabajadores de España-Unidad Comunista



 que terminaría, a excepción del propio Carrillo integrándose en el PSOE. La inmensa mayoría de los partidos y movimientos que habían ido desgajándose del PCE por  su oposición, desde diferentes posiciones y en diferentes momentos, a la estrategia eurocomunista decidieron tras el proceso de ruptura del PSUC que dió lugar al Partit dels Comunistes de Catalunya liderado por Pere Ardiaca  e impulsado por éste, aunque fuera Ignacio Gallego quien pilotara el proceso, confluir en un único partido el PC.


denominación que tras una sentencia judicial hubo de cambiar por el de Partido Comunista de los Pueblos de España  PCPE.

  La gran mayoría del PCPE, tras la fundación de Izquierda Unida, terminó por reintegrarse en el PCE.


En todos y cada uno de estos procesos, desde el inicio con el PCE (VIII-IX) hasta el PCPE, he participado, creo tener una cierta experiencia en lo que suponen unificaciones, escisiones, rupturas y desapariciones 


Fin de la Pequeña introducción histórica

 Izquierda Unida nació como una coalición electoral en 1986 

Desde entonces ha pasado por sucesivas crisis. 

Dejó de ser una coalición electoral con aceptables resultados en las urnas, aunque lejos de los mejores del PCE, para convertirse en un movimiento político y social, algo que en la práctica nunca ha sucedido, sino que, en mi personal análisis, lo que sí ha sucedido es que ha acabado convirtiéndose en un partido político más, con una particularidad: Es un partido político, con otros partidos dentro, si bien es el PCE, sobre todo tras la integración en él del PCPE, el amplísimamente mayoritario. 

Yo, personalmente, cuando nació IU no me incorporé de inmediato, aunque voté a la coalición, y además abandoné mi militancia en el PCPE un tanto atribulado por como se había llevado a cabo el "reingreso" en el PCE. De hecho la dirección de Madrid del PCPE, elegida en un divido proceso, creo que el nombre oficial era I Conferencia de Madrid del PC., celebrada en el edificio que el Partido había comprado como sede en la calle Saturnino Calleja, con José Antonio Moral Santín como secretario general y Ángel Pérez, como secretario de organización, se había opuesto a la incorporación a IU con el argumento de que se excluía al PTE-UC de Santiago Carrillo. Sin embargo, una vez electo diputado Ignacio Gallego la integración en el PCE fue casi inmediata. Todo aquello no me gustó, y por primera vez en mi vida, con los treinta años cumplidos, y desde los dieciséis dando guerra, me convertí en un sinpartido, para mí, un drama. No me duró demasiado la estancia en el banquillo, y aprovechando la entrada de IU, de lo que entonces era Izquierda Alternativa y acabó siendo Espacio Alternativo, me incorporé a Izquierda Unida con los miembros de la IV Internacional, después del fracaso de la unificación LCR-MC. Tuvieron mucho que ver mis afectos personales en aquella decisión tan extraña, de que alguien como yo, que nunca he ocultado mi condición de orgulloso heredero político de la III Internacional, Komintern, entrara en IU con los camaradas de la Cuarta. Y también tuvo mucho peso el trabajo en la Comisión AntiOtan. Solo años después, instalado ya en Alpedrete, volví a militar en el PCE, y digo mal volví, realmente empecé, puesto que nunca había estado vinculado al PCE oficial. Nunca he mezclado ni con el eurocomunismo, ni con ninguna de las variantes revisionistas socialdemócratas, y me he cruzado muchas veces con ellas.

Contra lo que podría esperarse el PCE no actuó como organización mayoritaria dentro de IU, sino que más bien ocurrió lo contrario de manera que cada crisis por la que pasaba IU, coincidiendo siempre, o casi siempre, con unos pobres resultados electorales, se trasladaba inmediatamente al PCE, que retroalimentaba sus propias crisis. 

Han sido muchas las veces en las que IU ha estado en grave riesgo de desaparición. Y la federación de Madrid ha sido epicentro de todas ellas, al menos de las más importantes. La última, ¿o deberíamos decir penúltima, como cuando alternamos en la barra del bar? tuvo como consecuencia la desfederación de IUCM como organización referente de Izquierda Unida en Madrid. Pero las ha habido de muchos colores, ¿Nos acordamos de Diego López Garrido y su Nueva izquierda terminando en el PSOE? Nunca pondré en duda la honestidad de Gaspar Llamazares pero en su gestión como coordinador federal estuvimos a punto de quedar reducidos a la nada, y no solo electoralmente, sino como sujeto político activo con capacidad de influencia. Y siempre buscando refundarnos con la aspiración de ampliar nuestro espacio de influencia, nuestra capacidad para poder mejorar las cosas. Con la llegada de Cayo Lara pareció que la organización reverdecía recuperamos el grupo parlamentario, aunque con el nombre de Izquierda Plural para incluir a los diputados que no eran estrictamente de IU. Las expectativas electorales, a tenor de las encuestas, parecían ser positivas. Sin que fuera un paraiso orgánico, ninguna organización de izquierda lo es, parecíamos ir avanzando y entonces estalló el 15M

No es muy elegante el autocitarse, pero a veces, sobre todo cuando es algo escrito hace algun tiempo no está de más hacerlo. En una entrada de septiembre de 2018 que se titulaba ¿Qué hacer?  yo escribía :

Lo ocurrido con el movimiento 15M puede servirnos de ejemplo, la incapacidad de las organizaciones de las que tengo carnet, CCOO, IU y PCE, de hegemonizar ese movimiento, en gran medida espontáneo, produjo, y aquí quizás fuera conveniente darle un repasillo a Gramsci  y echarle un vistazo a la "Carta al Comité Central del Partido Comunista Soviético" , sobre un intelectual colectivo que devino orgánico y que básicamente identificaríamos con PODEMOS.
En los capítulos II (La espontaneidad de las masas y la conciencia de la socialdemocracia) y III (Política tradeunionista y Política socialdemócrata) se plantea el problema de la contraposición que puede producirse entre la política sindicalista y la política socialista, o lo que es lo mismo entre la política reformista y la revolucionaria, en definitiva entre la espontaneidad y la conciencia. Y aquí me voy a detener en un párrafo que reproduzco literal:
Todo lo que sea prosternarse ante el movimiento obrero espontáneo, todo lo que sea rebajar la importancia del "elemento consciente" la importancia de la socialdemocracia, equivale-independientemente de la voluntad de quien lo hace- a fortalecer la influencia de la ideología burguesa sobre los obreros.

Y en la siguiente entrada de octubre del mismo año ¿Como hacerlo? 

....
"hubiera sido relativamente sencillo adjudicar a PODEMOS el papel de mencheviques del siglo XXI , de hecho lo son aunque muchos no lo sepan, y poner en primer plano la lucha ideológica con ellos, de hecho por muchos chistes y chascarrillos que hagamos, y yo soy el primero que los hago, con el telón de fondo de la Vida de Brian y las diferencias entre el Frente Judaico de Liberación y el Frente de Liberación Judaico, lo cierto es que la fortaleza del partido bolchevique se alcanza gracias, aunque puede que solo en parte, a la confrontación ideológica no sólo con mencheviques, sino también con socialrrevolucionarios (eseristas) y kadetes  (liberales) entre otros. Pero aún siendo intelectualmente honesto es claramente insuficiente. Ciertamente PODEMOS responde, a casi todas las características, a todas sería para nota, de un partido reformista de extracción pequeño-burguesa, a pesar, o más bien por mor, de un lenguaje radicalizado, cada vez más matizado por cierto, de tras del cual lo que hay son propuestas tendentes a mejorar las condiciones de vida de los de abajo, a "democratizar" o "humanizar" el sistema, pero no a destruirlo o superarlo."

Si mis amables lectores, suponiendo que haya alguno, enlazaran con las entradas que me he autocitado, podrán apreciar claramente que desde mi humildísimo punto de vista intentar construir un espacio político estable, no solo una coalición electoral, con PODEMOS es tan complicado como obviar el primer principio de la termodinámica.

Estoy convencido de que la inmensa mayoría de los militantes, inscritos y simpatizantes de PODEMOS y su entorno, son gente honesta, desde luego no menos honesta que yo, pero venimos de culturas políticas absolutamente diferentes.  

Los que procedemos, y todavía, en mi caso, seguimos en la militancia comunista, rechazamos de plano el asamblearismo como método de trabajo. Que nuestras organizaciones de base se llamen asamblea de tal o cual pueblo, barrio o distrito son casi un brindis al sol y pretenden, básicamente, marcar el carácter absolutamente democrático que tienen las tomas de decisiones de la organización de base. Las decisiones han de tomarlas los afiliados al corriente de pago , lo cual no impide que a las reuniones puedan asistir simpatizantes con algún tipo de compromiso con la organización y si en algún momento hemos abierto la votación a simpatizantes, casi siempre a la hora de elegir cantidatos electorales (así elegimos como candidata a presidir la Comunidad de Madrid a Tania Sánchez Melero con el brillante resultado por todos conocido). Además la toma de decisiones, con su correspondiente votación debe hacerse tras un debate ordenado, que aclare las diferentes posibles posiciones, y ese tipo de debate es casi imposible llevarlo a cabo en una asamblea multitudinaria en una plaza pública. Es más, los que hemos participado en asambleas en el ámbito universitario, conocemos mil y un métodos de manipular el sentido de las mismas. Y desde luego el método de voto telemático es ajeno a nuestra cultura política justamente con el argumento ya expuesto. Nadie que no haya participado en un debate, debe votar. Yo no he votado nunca ni lo haré, en condiciones normales, a en las consultas propuestas desde la dirección federal, es más, lo considero un método antidemocrático y caudillista. Que la situación derivada de la COVID-19 nos haya llevado a procesos congresuales telemáticos hemos de considerarlo una excepción.

PODEMOS, no me importa volver a repetirlo, es un sujeto político procedente del 15M, que asume su metodología, que es tan bonita y televisiva, como políticamente inoperante. Que los inscritos (vinculación no demasiado definida con la organización) de PODEMOS hayan opinado sobre donde viven, o quieren vivir,  sus principales dirigentes es una absoluta prueba de caudillismo.

Ejemplificando:

 Ahora mismo IU está en el proceso que culminará en la XII Asamblea Federal de IU.  

Para la Asamblea Federal hay presentados dos documentos, uno presentado por la dirección actual Avanzando hacia le república, Una IU para un nuevo país y otro alternativo La Izquierda necesaria

Ambos documentos se han debatido en las organizaciones de base de pueblo o distrito, en mi caso en IU Alpedrete, cada organización de base, tras el correspondiente debate, ha decido apoyar uno de los dos documentos, o no apoyar a ninguno, en el mismo momento cada organización de base elige su representación en la fase regional de cada Comunidad, en el caso de Alpedrete, la Fase Regional de IU Madrid.

En esa fase regional, los delegados electos por cada organización de base, en la que han expuesto sus planteamientos, eligen, tras una defensa de cada uno de ellos por parte de sus promotores, uno de los dos documentos y sobre ellos un debate sobre las enmiendas presentadas al documento elegido. Algunas seran asumidas, es decir aceptadas por los promotores del documento a debate, otras serán transaccionadas, es decir los promotores del documento proponen una síntesis al enmendante, que este puede aceptar o no, si la acepta no hay votación, y por último las rechazadas, que tras la correspondiente defensa son votadas. En esa misma fase regional se elegirá la delegación, en el caso de Madrid 44 compañeros, que asistirán a la Asamblea Federal propiamente dicha.

Los delegados a la Asamblea Federal, seguirán un proceso análogo a los regionales, Elección de un documento de entre los dos, debate y aprobación o rechazo de las enmiendas presentadas por cada fase regional, y por último, elección entre las diversas listas presentadas, que habrán de ir avaladas por un determinado número de delegados, de la dirección federal. En estos momentos todo apunta a que habrá dos listas, la encabezada por Alberto Garzón y la encabezada por José Antonio García Rubio.

Este método, es absolutamente dinámico, democrático y garante de que son debatidas y escuchadas las posiciones, cada una en su lugar, del cien por cien de los militantes de Izquierda Unida. Eso sí, es laborioso y muy poco vistoso, televisivamente hablando.

Ni remotamente parecido a los procesos, sin duda vistosos y televisivos, que han dado lugar a los sucesivos Vista Alegres. Dicen que Luis Aragonés, el sabio de Hortaleza, cuando le presentaron un jugador, que no voy a citar, con grandes habilidades técnicas y de dominio de balón dijo de él: Más bonito que bueno. 

Conclusiones

 He hecho un largo camino, remontándome hasta mi infancia para llegar hasta aquí. He pretendido dejar claro, y espero haberlo conseguido, que las conclusiones que extraigo no son el producto de un momento determinado sino el fruto de muchos años de militancia y experiencia.

- No está claro, para mí desde luego no lo está, que la confluencia electoral Unidas Podemos esté siendo beneficiosa para el mantenimiento de Izquierda Unida como sujeto político activo. No tenemos más presencia parlamentaria que la que tuvimos cuando Unidad Popular  con Alberto Garzón encabezando la lista. En los medios, es decir en la opinión publicada con indudable proyección en la opinión pública, aparecemos como indistiguibles de PODEMOS, nuestros parlamentarios son mostrados como de PODEMOS, nuestra presencia en el gobierno se reduce a la del ministro de consumo, puesto que la ministra de trabajo, por cierto la mejor valorada del gobierno, Yolanda Díaz se declara como no militante de IU, aunque sí del PCE. A los militantes del día día, los que no aparecemos en los medios, nos es desagradable, incluso doloroso tener que responder en numerosas ocasiones a la pregunta ¿Pero IU sigue existiendo?.

- Tampoco está claro desde el punto de vista electoral haya rentabilidad en la coalición. Hay no pocos electores tradicionales nuestros, incluso históricos votantes comunistas, que no votan una lista, en el caso de Madrid, encabezada por Pablo Iglesias con nuestro primer candidato en el quinto lugar. A mí mismo, el actual vicepresidente segundo del gobierno, no me causa ninguna simpatía, más bien me considero antipatizante de su persona, y solo la disciplina me marcó el sentido del voto. Por otra parte hay no pocos votantes de PODEMOS, que en su día lo fueron del PSOE, con un alto componente, digámoslo claro, anticomunista que no ven con agrado nuestra presencia, y que paulatinamente van regresando al PSOE.

- La experiencia de las elecciones a la Comunidad de Madrid ha sido muy negativa, prácticamente un trágala que no nos podemos permitir.

- De forma consciente y voluntaria no he hecho referencia a la situación económica de IU que aparece en el Informe de Gestión . Si tal y como aparece en el informe la situación económica ha mejorado, dentro de la ruina que sufrimos, gracias a ir coaligados, dígase claramente: Vamos en coalición porque sino estamos abocados a la desaparición por deudas.

 -Si tengo dudas sobre ir en coalición, sobre construir un nuevo espacio político, superador de IU, desde el espacio Unidas Podemos, no tengo ninguna, es imposible.

- Creo, y lo creo para ambas organizaciones, que es bueno que vayamos por separado a los procesos electorales. No hago ningún ejercicio de hipocresía cuando afirmo que me encantaría que PODEMOS se refuerce electoralmente porque son votos que arranca a un proyecto, el PSOE, que hace mucho que dejó de ser socialdemócrata, para ser un espacio simplemente progresista. PODEMOS debe aspirar a ocupar ese espacio que cree que con la democracia burguesa y en el marco del sistema capitalista con la fuerza de los votos se pueden producir cambios de calado,

-La Izquierda que aspira a ser una izquierda radicalmente transformadora no puede, ni debe, basar su estrategia política en los resultados electorales, sin que sea yo quien niegue la importancia de tener una presencia, cuanto mayor mejor, en los ámbitos institucionales, parlamento, parlamentos regionales, diputaciones y ayuntamientos, pero ¿para qué?

No me queda otro remedio que hacer un pequeño flashback y recordar cuando en pleno franquismo los comunistas decidieron participar en las elecciones sindicales en el sindicato oficial, el verticato, y no precisamente para fortalecerlo, sino, por un lado, para debilitar su estructura y, por otro, para aprovechar sus medios. Salvando las distancias, que las hay, esa debería ser, a mi juicio, nuestra estrategia en las instituciones, aprovecharlas como altavoz, utilizar sus recursos, incluidos, por supuesto, los económicos y al mismo tiempo debilitarlas.

-Lo hemos dicho, una y mil veces, pero no importa repetirlo, nuestra misión, nuestra principal tarea, como izquierda revolucionaria, es conseguir transformar el conflicto social, el que sea, una huelga, un desahucio, una reivindicación vecinal, etc. en un conflicto político, capaz de ir generando conciencia política para transformar las condiciones objetivas en subjetivas, y esas condiciones serán las que nos permitan comenzar un proceso revolucionario, no necesariamente violento ni incendiario, para comenzar a construir una sociedad socialista. Y en esa tarea, la izquierda revolucionaria está, estamos, fracasando de forma notoria.

-En mi análisis, no cabe, por imposible, la generación de un espacio superador desde lo que hoy es Unidas Podemos, ni siquiera la fórmula de coalición me parece óptima, al menos en las actuales condiciones de evidente subsidariedad en las que participamos, pero ello no significa que renunciemos a colaborar y a hacerlo con honestidad, con todos aquellos compañeros de PODEMOS o de cualquier otra formación política o social con los que mantenemos coincidencias e intereses, todo lo contrario, ese tipo de colaboración debemos fortalecerlo.


Final

 A lo largo de mi vida si bien he sido muy activo políticamente, nunca, o casi nunca, he ocupado puestos de gran responsabilidad, más allá de ser concejal en mi pueblo o haber sido miembro de la dirección del PCE en Madrid. Mi vida profesional ha sido mi sustento económico, y también una gran satisfacción personal. No quiero, consciente de que son muy necesarios, criticar a aquellos compañeros y camaradas que dedican todo su tiempo a la acción política, pero mi situación me permite exponer mis posiciones sin ninguna cortapisa.

Y así lo he hecho.

 


 

 





 

 

 

martes, 23 de abril de 2019

Sorber y soplar

Dice el, a veces, sabio refranero español que soplar y sorber no puede ser. Los ingleses que, parece ser, son más golosos que nosotros para reflejar, aproximadamente, lo mismo dicen: You can't have your cake and eat it.
Puede que aquellos que siguen lo que yo escribo, y nunca estaré ni suficientemente agradecido ni asombrado de su misma existencia, se pregunten porque comienzo esta entrada haciendo mención a la imposibilidad de hacer dos cosas contradictorias al mismo tiempo, y es que en efecto no podemos comernos la sopa hirviendo al mismo tiempo que soplamos para enfriarla ni podemos conservar un pastel si nos lo comemos. En lingüistica una figura gramatical de estas características recibe el nombre de oxímoron y suele usarse en lenguaje poético silencio clamoroso, frio ardiente, etc.
En la vida cotidiana hay muchos ejemplos de cosas contradictiorias, uno no puede ser, por ejemplo, cristiano y ateo, al mismo tiempo o, sin llegar a tanta trascendencia, ¿un forofo del Atleti puede serlo a la vez del Madrid o viceversa? imposible, fundamentalmente por cuestiones emocionales pero también porque compiten entre ellos.
Si nos trasladásemos a la política no nos parecería razonable que alguien afiliado al PP estuviera afiliado a su vez a Ciudadanos, aunque sus propuestas sean casi idénticas, más que nada porque llegadas las elecciones tendrían que competir, y de hecho, la mayoría de los partidos contemplan en sus estatutos como motivo de expulsión la pertenencia otro Partido. Un caso peculiar  es el de Izquierda Unida, que aunque es un movimiento político social en el que conviven diversos partidos, junto con otras organizaciones y colectivos, está inscrita en el registro de Partidos Políticos, condición sine qua non para poder presentarse a las elecciones. Los Partidos que están dentro de IU, yo mismo soy militante del PCE, han renunciado, expresamente, a la acción electoral, y en el momento que recuperasen su papel electoral quedarían, automáticamente, fuera de IU. Recientemente hemos vivido un caso curioso, el de Mas Madrid, al mismo tiempo que su fundador, que también lo fue de PODEMOS, anunciaba el feliz acontecimiento,  manifestaba, argumentando su papel fundacional, su permanente permanencia a PODEMOS, "lo llevo en la sangre" manifestaba muy gráficamente, sin embrago a la Comunidad de Madrid se va a presentar una lista de PODEMOS, pactada con IU y otras organizaciones y movimientos. ¿Es esto sorber y soplar? ¿Es que querer guardar el pastel y comérselo al mismo tiempo?
Y ahora vamos al grano.
Nos llegan noticias de que la aparición del logotipo PODEMOS en la papeleta de la Coalición Unidas Izquierda Unida /RPS ha sentado muy mal en lo que fue la agrupación de electores Alpedrete Puede, entonces auspiciado por PODEMOS, convertida hoy, creo, en partido político fuera de la estructura orgánica de PODEMOS.
¿Porqué?
Si Alpedrete Puede es una estructura distinta de PODEMOS, ¿Porqué le molesta que PODEMOS, que SI ha firmado un acuerdo marco con Izquierda Unida al que se suma la Federación de Republicanos (RPS) en el ámbito de Alpedrete aparezca en su logo? Si hay, y parece ser que los hay, inscritos, figura que reconozco no saber que obligaciones exactas conlleva, en PODEMOS que a su vez se han afiliado a Alpedrete Puede, francamente están "soplando y sorbiendo" "comiéndose el pastel y guardándolo". A no ser que alguien hubiera diseñado una campaña basada en recoger un posible voto a PODEMOS, sin explicar, y yo no soy quien para hacerlo, el porqué ya no se está en PODEMOS, sería propio de la vieja política, no lo creo.
Por otra parte, nuestra intención no es competir con Alpedrete Puede, nos unen muchísimas más cosas de las que nos separan y más temprano o más tarde tendremos que entendernos, aunque vayamos en distintas listas a las elecciones municipales. Yo tengo muy claro que en las elecciones generales votare la lista de Unidas Podemos en la que figura mi camarada Enrique Santiago y que encabeza Pablo Iglesias, como en las autonómicas a la lista de Sol Sánchez y Fernando Jiménez que encabeza Isabel Serra, en las europeas a la lista de Sira Rego, y si viviera en Madrid ciudad, no dudaría en votar la lista de Carlos Sánchez Mato.
Y termino repitiendo algo que, creo que expliqué ayer, desde que decidimos reanudar la actividad política en Alpedrete hemos buscado a PODEMOS en Alpedrete para negociar con ellos un espacio de convergencia, y aunque parezca raro no lo hemos encontrado, solo encontrábamos a Alpedrete Puede, y con ellos lo intentamos, con el resultado conocido. Y en ese proceso yo no participé, consciente de que  mi persona podía entorpecer el proceso, consciente, y no sé porqué y sinceramente lo siento, que a alguno sectores de Alpedrete Puede les caigo muy mal, alguno llegó a decir Con esa gente (sic) yo no voy a ninguna parte.
Y termino reiterando que los compañeros, yo los siento como tales, de Alpedrete Puede no son nuestros enemigos,  nuestros enemigos están enfrente en lo que representa C's, PP y Vox y ahí va a estar nuestra campaña.


lunes, 22 de abril de 2019

Volvemos a la lucha

En mayo de 2015 Izquierda Unida de Alpedrete, en coalición, como ahora, con la Federación de Republicanos (RPS), dando forma jurídica a Alpedrete en Común obtuvo el peor resultado de su historia, quedándose la izquierda que aspira a representar fuera del concejo alpedreteño. Muchas fueron las razones que nos llevaron a este fracaso, exógenas y endógenas. Entre las primeras la explosión del intelectual colectivo que surgió de las movilizaciones del 15-M, PODEMOS, que en nuestro pueblo tomó la forma de Alpedrete Puede, que con extraordinaria rapidez obtuvo las 500 firmas necesarias para su constitución como agrupación de electores, lo cual dio una pista de por donde iban los tiros, a lo que, sin duda, no fue ajeno el hecho de que encabezara esa agrupación de electores fuera una persona de gran prestigio como es el médico de muchos años de Alpedrete, y de hecho para algunos de sus votantes, no sabría cuantificar si muchos o pocos, se trataba de "la lista del médico". Entre las razones internas, la principal estribó en la miopía política de quien esto escribe, en su condición tanto de cabeza de lista, como de coordinador local de la Asamblea  de Izquierda Unida. Cuando Alpedrete Puede nos manifestó, de forma taxativa, que no tenía la mínima intención de contar con nosotros, argumentando que la etiqueta de izquierda Unida no sumaba sino que restaba, nos empeñamos, y yo singularmente, en jugar en campo ajeno, con un funcionamiento alejado de nuestra práctica política, diluyendo nuestra imagen, y no puedo evitar pensar que quizás quedaron huérfanos muchos de nuestros votos. En definitiva, doscientos votos que no sirvieron para obtener representación.
Los resultados de 2015 nos produjeron, como asamblea, una entrada en shock, a la que no fue ajena la turbulencia a que fue sometida nuestra organización regional, entonces IUCM, que fue desfederada,, siendo necesaria su reconstrucción, un proceso que va bien, aunque quizás más lentamente de lo que a mi, por ejemplo, me gustaría. Esta situación de noqueo político, junto a una serie de tristes avatares personales, nos ha llevado a cuatro años de práctica inactividad política.
Llegamos a 2019, y no tuve más remedio que hacerme una reflexión ¿Ha habido Izquierda Transformadora en la Corporación estos cuatro años? y no tuve más remedio, no de una forma inmediata pero si firme, que contestarme que NO. Es evidente que la composición del tripartito del equipo de gobierno Alpedrete Puede-UNPA-PSOE, no facilita el practicar una política netamente de izquierda, y el triste, tristísimo, espectáculo de reposición de la bandera, tras una manifestación de un centenar de ultrapatriotas, algunos de ellos muy conocidos por su amor a la democracia, fue buena prueba de ello. Nadie ha movido un dedo en la dirección de la reversión de servicios públicos esenciales y la posición  del alcalde votando, en contra de su propio grupo, a favor de un PGOU contra el que llevabamos años de lucha, a mi me dejó, como poco, estupefacto.
¿Es necesaria la Izquierda en Alpedrete?
Definitivamente SI.
Después de consultar con compañeros y aliados, tomamos, ya de una forma organizada, como Asamblea, la decisión de reactivarnos y, siempre con la inestimable colaboración de los compañeros de la Federación de Republicanos (RPS), tomamos la decisión de construir un espacio claramente de izquierda.
Nuestra primera intención, intención que nunca hemos abandonado, era sumar a PODEMOS, o mejor construir con PODEMOS ese espacio unitario, y ahí comprobamos algo que se intuía, Alpedrete Puede no es PODEMOS, es más, pensaban constituir un partido instrumental al que "nos invitaban", pero "a título personal" en tanto que ciudadanos, es decir deberíamos abandonar nuestra militancia en nuestra organización para entrar en otro partido, y aquí conviene recordar que todos los partidos son un instrumento, de hecho Izquierda Unida es un instrumento para intentar cambiar la sociedad. El término "Partido Instrumental" no deja de ser, utilizando la terminología, que tan poco me gusta, de Ernesto Laclau, un significante vacío. Con todo es, me parece a mi, muy importante cuidar los aspectos formales, e incluso de carácter propagandista, por ello la coalición ha terminado llamándose
                                              UNIDAS Izquierda Unida / Republicanos
Y en el logotipo aparece PODEMOS

En todo este proceso y ante la dificultad derivada de la inexistencia de PODEMOS en Alpedrete, lo que ha impedido que sea miembro de la Coalición, ha sido decisiva la intervención de nuestro viejo conocido, y muy querido para los Alpedreteños, Fernando Jiménez, que inmerso en una difícil negociación en la Comunidad de Madrid, ha sacado tiempo para dedicárselo a Alpedrete, y también, todo hay que decirlo, ha sido importante que la dirección de PODEMOS Madrid no ha puesto ninguna pega.
Y puestos a agradecer, quiero agradecer a Ricardo Terrón (IU) y Tamara Ontoria (PODEMOS), que dediquen parte de su tiempo a representarnos en la Junta Electoral.

Y ya estamos inscritos, y a falta de solventar algún defecto que pudiera surgir, ahora empieza el trabajo importante elaborar el programa y hacérselo llegar a todo Alpedrete.

jueves, 4 de octubre de 2018

Como hacerlo

En la entrada anterior intentaba, desconozco con que grado de éxito, construir un esbozo de estrategia tomando como punto de partida el trabajo teórico de V.I. Lenin, ¿Qué hacer?, sobre la confrontación entre política reformista y política revolucionaria. Esas dos políticas se  trasladaron de forma orgánica al propio Partido Obrero SocialDemocrata Ruso (POSDR) conformándose las fracciones   menchevique y bolchevique., que confrontaron en el II Congreso, celebrado en agosto de 1903 en Londres y Bruselas. Defendiendo su papel en ese congreso, en contra de las tesis defendidas por los mencheviques, capitaneados por Yuli Martov, escribe Lenin Un paso adelante, dos pasos atrás- La crisis en Nuestro Partido (en ruso  Шаг вперёд, два шага назад) en 1904,
 continuada, ya en 1905 por Dos tácticas de la socialdemocracia en la Revolución Democrática , siendo, a mi juicio, muy recomendable estudiarlas como un trabajo único
Creo que  hubiera sido intelectualmente honesto si hubiera continuado por ese camino, hubiera sido relativamente sencillo adjudicar a PODEMOS el papel de mencheviques del siglo XXI , de hecho lo son aunque muchos no lo sepan, y poner en primer plano la lucha ideológica con ellos, de hecho por muchos chistes y chascarrillos que hagamos, y yo soy el primero que los hago, con el telón de fondo de la Vida de Brian y las diferencias entre el Frente Judaico de Liberación y el Frente de Liberación Judaico, lo cierto es que la fortaleza del partido bolchevique se alcanza gracias, aunque puede que solo en parte, a la confrontación ideológica no sólo con mencheviques, sino también con socialrrevolucionarios (eseristas) y kadetes  (liberales) entre otros. Pero aún siendo intelectualmente honesto es claramente insuficiente. Ciertamente PODEMOS responde, a casi todas las características, a todas sería para nota, de un partido reformista de extracción pequeño-burguesa, a pesar, o más bien por mor, de un lenguaje radicalizado, cada vez más matizado por cierto, de tras del cual lo que hay son propuestas tendentes a mejorar las condiciones de vida de los de abajo, a "democratizar" o "humanizar" el sistema, pero no a destruirlo o superarlo. PODEMOS, y esto no tiene ningún carácter peyorativo, no deja de ser  una formulación socialdemócrata en el momento en el que la socialdemocracia tradicional, en España y fuera de ella, anda desnortada, carente de mensaje creíble. Pero no es suficiente, tenemos que ser autocríticos y analizar nuestra parte de culpa en la situación, poco halagüeña que atravesamos, porque ¿Hemos sido nosotros la formación combativa y revolucionario capaz de combatir el espontaneísmo oportunista  al que hacíamos referencia en la entrada anterior?
¿Hace falta que conteste a tan retórica pregunta?
A mi desde luego no me sirve, porque es básicamente falso, el argumento de que fue la potenciación mediática la que llevó a adelante el proyecto PODEMOS. A mi humilde entender no son más que excusas de mal pagador.
A lo largo de nuestra trayectoria, muy señaladamente desde el nacimiento de IU inicialmente como coalición electoral, pero ya anunciado por el eurocomunismo, hemos ido abandonando todas nuestras señas de identidad como partido revolucionario y combativo, adoptando las de un partido reformista de forma paulatina, casi sin darnos cuenta.
Y en ese contexto, compitiendo con PODEMOS, que nace de una base social que en gran medida está irritada por perder derechos disfrutados por la generación precedente y por tanto es esencialmente reformista, en su espacio político y con sus reglas y modos, dicho en castizo, nos han comío la tostá.
Por tanto y entrando ya en el como hacer lo que ya sabemos que hay que hacer tenemos que recuperar no solo nuestras señas de identidad, sino también nuestra forma de hacer política revolucionaria antitética del sistema capitalista.
La recuperación de nuestras formas organizativas es imprescindible, no descarto, aunque no oculto mi escepticismo, la posible utilidad de Asambleas populares o ciudadanas, en el marco de procesos de posible unidad popular, pero nuestra asistencia a esos espacios "por libre", sin haber discutido previamente la estrategia a adoptar en cada momento no solamente puede ser inútil, sino contraproducente. La imagen de dos compañeros, o camaradas, discrepando en un espacio unitario nos hace daño, o mi me lo parece y desde luego a mi me lo hace.
Independientemente de nuestra pertenencia a espacios unitarios, sean electorales o de otra índole, no debemos diluir ni nuestra política ni nuestra marca. .En los últimos tiempos, y es algo muy positivo, dentro de UNIDOS PODEMOS se perfila claramente que, y quien, es  IU, habiendo partido de una posición nada ventajosa ante los medios en la que esa coalición era PODEMOS con Alberto Garzón de Guest Star. Igualmente, en Ahora Madrid , fundamentalmente por las cuestiones presupuestarias y por la especulativa Operación Chamartín pero ha habido otras cuestiones en el pasado, está muy claro que Carlos Sánchez Mato y Mauricio Valiente son IU, una IU con una estrategia clara en lo presupuestario y lo especulativo.
Nosotros no podemos aparecer como una fuerza política más, crítica, o muy crítica, con el sistema pero formando parte de él. Nuestra acción política, en los parlamentos y en los ayuntamientos pero también en los barrios, las universidades, los institutos  y los sindicatos, tiene que venir determinada muy claramente por la confrontación con el sistema capitalista.
Esta estrategia, que no es ningún bálsamo de Fierabrás , presenta muchas complicaciones  y muchísimas aristas, no es nada sencillo.
Habría que irse preparando para dejar de aparecer como una fuerza política respetable heredera de aquellos "generosos comunistas" actores principales de la transición, lo cual, por otra parte lanza un mensaje edulcorado y falso de lo que fue la Transición, la bendita Transición, la maravillosa Transición. Efectivamente la Transición fue maravillosa y bendita para aquellos que pretendían un lampedusiano "Que todo cambie para que todo siga igual", es decir para el Sistema de Capitalismo Monopolista de Estado, que solo estaba dispuesto a aceptar un aggiornamiento de las reglas políticas. La Transición se hizo como se hizo en las condiciones que se hizo, con una cúpula militar profundamente fascista, un poder económico decidido a no ceder ni uno solo de los privilegios obtenidos durante el nacional catolicismo y en un contexto internacional que nos colocaba en el mundo capitalista tras el reparto de Europa en las conferencias de Yalta, Teheran y Postdam, sin que  se malinterprete hay que decir que solo Stalin propuso acabar con el régimen de Franco pero solo arrancó un boicot internacional que terminó con la consolidación de la guerra fría. Sin caer en una crítica estéril a lo que hicieron nuestros dirigentes de entonces, en la seguridad de que hicieron lo que pensaron mejor. Sin caer en un fácil te lo dije por parte de aquellos que como yo nos opusimos a aquella política y el 6 de diciembre de 1978 nos quedamos en casa tan rícamente. Aún reconociendo que este régimen de libertades formales es mil veces mejor que la dictadura fascista. No podemos permanecer hipotecados en nuestra posición de 1978, muchos no habían nacido o eran niños, no es mi caso, pero incluso para los que apoyaron, puede que manera entusiasta, aquel proceso,  el sistema político nacido de aquella negociación desigual, en el mejor de los casos está obsoleto y tenemos que oponernos de manera frontal. Nuestro republicanismo no solo ha de ser de bandera
                                                                     I República

                                                                      II República
Nuestro republicanismo ha de estar enmarcado en nuestra oposición al sistema capitalista.
Nuestro posicionamiento republicano y socialista, socialista en el sentido marxista del término, tiene que impregnar toda nuestra actividad política, cuando impulsamos una huelga, cuando estamos en un piquete para impedir un deshaucio, cuando participamos en un espacio unitario electoral o de otro tipo, hasta cuando ejercemos de presidente de nuestra comunidad de vecinos, o de vocal del AMPA de nuestros hijos.
Ni que decir tiene, la inteligencia del lector la presupongo' que no se trata de aparecer con la bandera en todos lados, tenemos la experiencia de muchos años de trabajo y lucha contra la dictadura. En cada tajo, en cada taller, en cada barrio, en cada facultad universitaria, en cada instituto, allí donde se desataba un conflicto estaban los comunistas, militantes del PCE o no, dispuestos a ponerse al frente, y sin hacer falta una declaración expresa de su militancia, la gente sabía muy donde estaban políticamente aquellos activistas. Y allí donde no se daban las condiciones subjetivas para que estallara un conflicto se trabajaba para crearlas desde las condiciones objetivas adecuadas. Para pasar de la reivindicación espontánea a la conciencia revolucionaria. Para generar conflicto político desde el conflicto social.
Básicamente nuestra estrategia, con todos los matices que se considere oportuno, tiene que ir por ahí. Parece fácil escrito desde el teclado por alguien que , como yo, y no me siento orgulloso por ello, ha dejado en la práctica la política activa. Reconozco que hoy, y todo lo que me ha ocurrido no debe servir de pretexto, yo no tengo fuerzas para sumarme activamente a la actividad militante, aunque me gustaría, y así lo espero, que esa situación revierta.

.

martes, 25 de septiembre de 2018

¿Qué hacer?

En una de las novelas del universo Carvalho, Asesinato en el Comité Central , del inimitable Manuel Vázquez Montalbán, uno de los personajes, un intelectual del Partido tiene la ocurrencia, propia de quien se cree, au-dessus de la mêlée , de proponer una actualización de Lenin adaptándole a la jerga cheli de la época,  de forma que ¿Qué hacer? pasaría a ser Como montárselo. Quizás quería el autor del que no soy un experto, por más que me gusten, y mucho, sus novelas, y muy especialmente las del detective, poner de manifiesto que más allá de modernizar el lenguaje y contextualizar época y país
cualquier mejora de lo escrito por el fundador del Partido Bolchevique es,como poco, complicado.
Los que me conocen un poco saben que ideológicamente soy, o intento ser, un tanto ortodoxo, y suelo recurrir a los clásicos cuando me encuentro un tanto atascado, y éste puede ser el caso, huyendo como gato de agua escaldada, en el caso de mi gato del agua en general, de esa suerte de mercachifles, que revestidos de una falsa pátina de intelectualismo, pequeño-burgués añadiría yo, amparado en una pomposa titulación universitaria, que en realidad es nadalogía, intentan explicarle a un pastor como amanece con peregrinas teorías sobre el modo de mamar de los pájaros. Estos teóricos del humo ideológico que apenas han leído a Marx o Engels, conocen muy de pasada a Lenin, de Leon Trostky saben que fue asesinado, que Antonio Gramsci era italiano, y nada, o casi nada, de KarKautsky, Nicolás Bujarin. Karl Liebknecht, Alejandra Kollontai o Rosa Luxemburgo, estos intelectuales de boca grande y mente estrecha pueden, sin pudor alguno, abrazar el postmarxismo de Ernesto Laclau, al que no me importa reconocer muchísima más talla intelectual que a la inmensa mayoría de sus supuestos seguidores, sin conocer, ni de oídas, a Jorge Abelardo Ramos. Claro que no sé de que me extraño, llevando toda la vida conviviendo con marxistas que desconocen a Marx y Engles leninistas sin Lenin.
Sin querer pasar, porque no lo soy y mi reconocida pedantería no da para tanto, por experto en nadie y teórico de nada, no me importa reconocerme una cierta habilidad para saber recurrir a lo más adecuado en momentos, como este, de gran incertidumbre, y en este preciso momento ¿Que hacer? me ha parecido lo fetén.
La primera vez que ley este trabajo lo hice en francés, fundamentalmente porque no tuve acceso a una versión en español, y mi conocimiento del ruso (Что делать?) que entonces estudiaba era muy limitado
La primera conclusión fue demoledora: Mi nivel de francés era bastante inferior a lo que yo creía y tuve muchas dificultades para comprender lo que leía, aunque años después, cuando ya pude releerlo sosegadamente en español comprobé que, básicamente, la comprensión fue correcta.
La segunda fue más gratificante, para comprender en su totalidad los análisis de Lenin sobre situaciones complejas, y sobre todo para comprender su metodología era, y sigue siendo, imprescindible conocer a Marx y Engels, a los dos, con un cierto grado de profundidad.
Este trabajo está escrito entre 1901 y 1902 e intenta analizar el oportunismo en lo que entonces se llamaba el movimiento socialdemócrata internacional, y aquí conviene aclarar que el término socialdemócrata tiene poco que ver a principios del siglo XX, con lo que pasó a significar después, sirva como ejemplo que Lenin era dirigente de la fracción bolchevique  (большевики), literalmente "miembro de la mayoría" del Partido Obrero Social Demócrata Ruso (POSDR) que tras la revolución pasaría a ser Partido Comunista Ruso (bolchevique), PCR (b) y finalmente Partido Comunista de la Unión Soviética

Alerta Ulianov sobre el auge que esta adquiriendo el oportunismo, que llama "economismo" cuando se refiere a Rusia, en el movimiento comunista internacional y el riesgo que corre la socialdemocracia en convertirse en un partido de reformas sociales olvidando su fin último, la construcción de la sociedad socialista, para evitarlo pone en valor, en el capitulo I "Dogmatismo y libertad de crítica", la importancia de la teoría revolucionaria, Sin Teoría Revolucionaria no hay Movimiento Revolucionario....Solo un Partido dirigido por una teoría de vanguardia puede cumplir su misión de combatiente de vanguardia de manera que pueda llevar a cabo la lucha de clases en su forma económica, política y teórica. Y de aquí saco yo una importante conclusión, lo primero que tenemos Que Hacer es abordar la tarea de construcción de un partido, el Partido Comunista, con la fuerza, numérica, disciplinada y firme, con la capacidad teórica suficiente como para abordar esa tarea combatiente. A mi juicio, y no quisiera pecar de sectario, aunque sé que puedo serlo, todos los intentos que hacemos por ampliar nuestra base de influencia social puede acabar siendo infructuosos si carecemos de la organización capaz de establecer una hegemonía firme que diseñe los principales aspectos estratégicos y tácticos. Lo ocurrido con el movimiento 15M puede servirnos de ejemplo, la incapacidad de las organizaciones de las que tengo carnet, CCOO, IU y PCE, de hegemonizar ese movimiento, en gran medida espontáneo, produjo, y aquí quizás fuera conveniente darle un repasillo a Gramsci  y echarle un vistazo a la "Carta al Comité Central del Partido Comunista Soviético" , un intelectual colectivo que devino orgánico y que básicamente identificaríamos con PODEMOS.
En los capítulos II (La espontaneidad de las masas y la conciencia de la socialdemocracia) y III (Política tradeunionista y Política socialdemócrata) se plantea el problema de la contraposición que puede producirse entre la política sindicalista y la política socialista, o lo que es lo mismo entre la política reformista y la revolucionaria, en definitiva entre la espontaneidad y la conciencia. Y aquí me voy a detener en un párrafo que reproduzco literal:
Todo lo que sea prosternarse ante el movimiento obrero espontáneo, todo lo que sea rebajar la importancia del "elemento consciente" la importancia de la socialdemocracia, equivale-independientemente de la voluntad de quien lo hace- a fortalecer la influencia de la ideología burguesa sobre los obreros.
Y tengo, necesariamente, que volver al 15M para analizar lo que hayamos podido hacer mal, que puede no ser poco, en relación a él. Parece obvio, si somos leninistas , y yo me congratulo de que el PCE vuelva serlo y el que día que hablemos, sin complejos, de la dictadura del proletariado será la monda, de que cada vez que hemos asumido que nuestra tarea es ser altavoz de lo que la gente quiere, estamos haciendo justo lo contrario que hay que hacer para luchar eficazmente contra el oportunismo, puesto que nos estamos subordinando, nosotros, el Partido, el Elemento Consciente, al movimiento espontáneo, La Gente. Sin que ello quiera decir, no vayamos a coger el rábano por las hojas, que haya que dejar de lado la lucha legítima de los trabajadores en la mejora de las condiciones de la venta de su fuerza de trabajo, entre otras cosas porque en esa lucha es donde se puede conseguir la evolución desde el elemento espontáneo al elemento consciente, pero siempre teniendo claro, y aquí vuelvo a citar textualmente:
La conciencia política de clase no se le puede llevar al obrero más que desde el exterior, esto es, desde fuera de la lucha económica, desde fuera de las relaciones entre obreros y patrones. y añado yo, aspirante a aprendiz de bolchevique, que la tarea, que podemos llamar como queramos, de conseguir la evolución del movimiento espontáneo al movimiento consciente, o de transformación de la lucha reformista económica en revolucionaria política o de obtención de las necesarias condiciones subjetivas, es en oposición simultánea al oportunismo pequeño-burgués, es una tarea complicada y ardua, pero imprescindible.
Lo dos siguientes capítulos, el IV (El primitivismo en el trabajo de los economistas) y V ("Plan" de un periódico para toda Rusia) están dedicados a las tareas organizativas, tanto del movimiento obrero como de su Partido político, un partido marxista revolucionario de combate capaz de resolver las tareas planteadas ante la clase obrera, destacando el instrumento de comunicación y propaganda,

La Iskra (Chispa) en la  Rusia de principios del siglo XX, como elemento fundamental como elemento de expansión y cohesión de un Partido combativo, único y centralizado. Y aquí tenemos que tener en cuenta la evolución, o mejor revolución, del mundo de las comunicaciones para generar un instrumento de propaganda eficaz.
Mientras escribía esta entrada y releía a Lenin y Gramsci he ido tomando conciencia, me he ido haciendo consciente, de lo que hay que hacer, e igualmente de las dificultades que se plantean lo que nos lleva de frente a ¿Cómo hacerlo? Pero eso habrá que hacerlo en otra entrada.
ACLARACION
En ningún momento, y de forma consciente y voluntaria, he hecho referencia alguna a las alianzas electorales, básicamente por dos razones:
Soy militante, aunque en estos momentos no muy activo, al corriente de pago, del Partido Comunista de España, y de una manera natural, sin que ello menoscabe mi libertad individual, concepto que apesta a mezquindaz pequeño-burguesa, asumiré la estrategia que elabore mi Partido, y si tengo que manifestar algo lo haré donde debo en el marco del centralismo democrático, y nunca fuera.
La importancia que concedo a los procesos electorales en el sistema que padecemos que no es otro, y voy a continuar con la terminología leninsta , que el Capitalismo Monopolista de Estado, con un alto grado de globalización, lo que le convierte, a su vez, en Imperialista, con las normas escritas por la democracia burguesa, es cada vez menor, y no preveo una disminución en ese escepticismo. Lo ocurrido en Grecia con Syriza es paradigmático (lo del movimiento 5 estrellas en Italia da para un trabajo amplio). Alcanzar el Gobierno sin fuerza suficiente para tener el Poder, no solo es frustrante, también es ilustrativo, y esa es la parte interesante. El Sistema, utilizando un lenguaje calderoniano de auto sacramental, es capaz, cuando sus propias contradicciones internas han generado unas determinadas condiciones, de asumir una cierta perdida de poder técnicamente político sin que llegue a sufrir el básico económico es decir, el real. Y si este entrara en riesgo, el Sistema estaría en disposición de utilizar instrumentos fuera de los canales de la democracia burguesa. Y a lo largo de la historia lo ha hecho cuando ha sido menester. Y con ello, no quiero decir que tengamos que abandonar los procesos electorales, no me he vuelto loco ni planteo echarse al monte, soy muy consciente de la importancia que tienen estos procesos, nos cohesionan, nos visibilizan y nos aportan medios económicos, lo que quiero decir, y digo, y a veces grito, con un éxito que oscila entre nada y cero, que las elecciones de la trucada democracia burguesa, no pueden convertirse en el centro de nuestra estrategia y lo que es más importante ¿Qué deben hacer, una vez electos, nuestros concejales y diputados? Eso también es motivo de reflexión aparte.
Esta bien, al hilo de preguntarme ¿Qué hacer? han surgido, al menos, tres futuras entradas. Prometidas


martes, 18 de septiembre de 2018

El Presidente

En España, sabido es, el Presidente no es el Jefe del Estado, cargo que ostenta, o mejor detenta, el Rey Felipe VI de manera vitalicia hasta que él mismo, acaso forzado por sus circunstancias, decida dimitir, dicho en terminología monárquica abdicar, para ser emérito.
De hecho, cuando se celebran elecciones generales los que participamos no elegimos ni al Presidente, ni al Jefe del Estado, al que no elegimos nunca, sino a unos señores y señoras que configuran el Poder Legislativo, es decir que tienen como misión elaborar leyes, aunque también son los que dan conformidad, o no, al señor o señora, que propone el Jefe del Estado. De manera que, aunque no se ha dado nunca el caso, pudiera ocurrir que el Jefe del Estado propusiera al Poder Legislativo candidatos sin posibilidades de ser elegidos. No se preocupen, no va a ocurrir, al menos mientras las mayorías parlamentarias electas no cuestionen radicalmente el sistema, el Jefe del Estado, a no ser que pierda el oremus y a día de hoy parece un tipo bastante equilibrado, no va a abrir una crisis institucional que podría llegar a costarle el sitio. Obviamente estamos en otro contexto, pero su bisabuelo, Alfonso XIII, se saltó las normas entregándole el poder a un militar, y a la postre le costó el puesto.
Sin embargo una vez electo, bien porque el poder legislativo ha ratificado la propuesta del Jefe del Estado, bien porque ese mismo poder legislativo ha aprobado una moción de censura que le incorporaba a él como candidato (aquí el Jefe del Estado no participa), el Presidente, con sus ministros, que él nombra, adquiere notable Poder.
Cuando la mayoría del grupo parlamentario socialista y la mayoría de la dirección del PSOE decidieron, literalmente acojonados ante la posibilidad de que una nueva convocatoria electoral les vapuleara aún más, cargarse a su propio Secretario General para regalarle el poder al Presidente del PP, nos vendieron el escenario de que la debilidad parlamentaria del gobierno iba a propiciar que, en la práctica, iba a ser el Parlamento el que gobernara.
Quizás una buena película de 1970 dirigida por Ken Hughes, 
                                                                       Cromwell 
les ha conducido ha engaño. La película nos cuenta lo ocurrido en la Inglaterra del siglo XVII, cuando Oliver Cromwell , en nombre del Parlamento y apoyado por él, depone primero y ejecuta después (única vez en que un rey es ejecutado en Inglaterra) a Carlos I. En la práctica nunca gobernó el Parlamento como tal sino que fue el propio Cromwell el que gobernó la efímera República. En cualquier caso ni estamos en el siglo XVII, ni estamos en Inglaterra, aquí pronto pudimos comprobar que las posibilidades de que el gobierno, amparándose en posibles incumplimientos de una ley superior como son los Presupuestos Generales del Estado, vete cualquier iniciativa legislativa parlamentaria son casi absolutas. En una situación de minoría parlamentaria un gobierno puede tener dificultades a la hora de llevar adelante sus iniciativas, pero no tiene, prácticamente, ninguna a la hora de impedir las que no son suyas. Cuando los Audax, Ditalco y Minuro del Secretario General del PSOE se dieron cuenta fue tarde y el "Roma traditoribus non  praemiatinexorable.
Pero tomó nota, y de que manera, el defenestrado, y aprovechando, muy eficientemente, el notable grado de estupefacción de una considerable parte de la militancia del PSOE noqueada por la imagen de unos diputados socialistas absteniéndose para facilitar el acceso al gobierno del PP, por la misma ventana que le habían hecho saltar trepó, reconquistó la secretaría general y se puso a trabajar para conquistar la Presidencia del Gobierno. Y llevó adelante, sin demasiadas resistencias pues ahora los noqueados son los que antes le tiraron por el balcón, lo que ya había intentado cuando hizo bandera del No es No, poner de acuerdo para echar al PP a todos aquellos que no quieren que el PP gobierne, que son la mayoría de los diputados y diputadas españoles representando a una  mayoría significativa de españoles y españolas, que preferimos cualquier cosa, la que sea, al PP, y a su regenerador socio ejerciente de pulcro pagafantas.
En la entrada anterior ya me consideré, por mi formación académica, incapaz de juzgar la calidad de la tesis doctoral del Presidente de Gobierno, aunque mi intuición señala que puede no ser especialmente brillante, pero lo que si creo tener es una cierta experiencia a la hora de catalogar actores políticos y me atrevo a calificar al Presidente como un sujeto listo, e incluso muy listo. Puede que con menos experiencia que yo, pero sin duda con más frescura e intuición mi hijo Álvaro definió al Presidente como la única persona que creía en ...el Presidente. Porque además de listo, y la listeza no tiene que ir de la mano de la inteligencia, sin duda es tenaz. No sé si es de izquierdas o derechas, creo que no lo sabe ni él, pero eso es normal tratándose de un dirigente del PSOE, que no es lo mismo que un dirigente socialista, pero ha demostrado cintura a la hora de sacar frutos de unos resultados electorales muy malos.
Ha conseguido el Presidente que su partido, desnortado como hace años que lo está la socialdemocracia europea, frene su caída libre, ha conseguido, igualmente, frenar la resistible ascensión del Arturo Ui barcelonés, y a lo que queda de izquierda transformadora, que más o menos viene a estar parlamentariamente representada por UnidosPodemos, Compromís y Las Mareas les deja la nada sencilla tarea de elaborar una estrategia factible y creíble para que esa parte de su electorado que tras el 15M abandonó el voto útil socialista no retorne a sus orígenes.
De esto último escribiré próximamente

Jodido Doctorado o Jodiendo el Doctorando

Creo que fue el premio Nobel , Don Camilo José Cela, el que para ilustrar la diferencia entre el gerundio y el participio, argumentó que no podía ser lo mismo estar dormido que estar durmiendo, puesto que no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo. Intachable argumento, o a mí, al menos me lo parece.
Viene a cuento este recuerdo al escritor gallego, después de la retirada, a instancias de la Universidad Autónoma de Barcelona, de la condición de doctorando, del currículo oficial de un líder político, que anda tronando por la regeneración de la vida política al tiempo que con sus apoyos parlamentarios ha sostenido un gobierno de un partido que, a tenor de los tribunales, se ha beneficiado de la corrupción. El ínclito, probo y nunca bien ponderado regenerador de la política española contaminada por bipartidismo y falta de fervor patrio era reconvenido por su Alma Mater, por no estar, en este momento, matriculado en nada relacionado con un futuro doctorado, mientras que el adalid de la transparencia y acrisolada honradez, junto con una abundante cohorte, o corte, de agradaores, entre los que destaca un cómico que, a su vez, se había maquillado el propio currículo, argumentaban, el adalid y la corte, o cohorte, con cómico, que puesto que era licenciado, y en algún momento de su vida había tenido la intención de abordar su tesis doctoral, era de aplicación el término doctorando. Llevando al extremo tan peregrino argumento yo mismo, que soy Licenciado en Ciencias, Sección Químicas, por la Universidad Autónoma de Madrid podría ser un Doctorando con una imaginaría tesis sobre, por ejemplo: Tribulaciones de un electrón desapareado víctima inocente de un efecto túnel. Y por lo mismo cualquiera que hubiera terminado el bachillerato sería un Licenciando, el que hubiera acabado la ESO un bachillerando, y así sucesivamente hasta que el embrión desarrollándose en el líquido amniótico del seno materno bien podría ser un parvulando, término mucho mas bonito y original que el de nasciturus, con el que la carcundia, autodenominada Pro Vida, suele acusarnos, a los que defendemos la vida digna para las mujeres, de asesinos, genocidas y otras lindezas, muy poco cristianas, por cierto.
Si alguno de mis lectores, si es que alguno hubiere, detecta algún tipo de animadversión hacia el líder del regenerador partido capaz de hacer pedagogía con un pastor enseñándole como amanece, ha acertado absolutamente, y es que el individuo en cuestión me repatea. Hay cuestiones que, dicen, tienen que ver con la química y aunque ese señor y yo no hemos coincidido nunca, que yo sepa, en el mismo espacio físico,no me transmite buenas sensaciones, digamos que no tenemos química.
No le soporto.
No soporto su aspecto de niño pijo barcelonés (si fuera un pijo madrileño me caería igual de mal o peor) siendo heredero de unos honrados tenderos, honrados pero tenderos.
No soporto su aire de superioridad no siendo más que un abogado, legítima profesión, como tantos pero al que una calculada operación generosa en medios, no sabemos financiada por quien, Cui bono? Cui Prodest? ha elevado a lo más alto del panorama político.
No soporto su españolismo de opereta mala del que es máximo paradigma el símbolo que exhiben en Cataluña del corazoncito con las banderas.
No soporto su ambigüo oportunismo que le permite defender una cosa y la contraria sin mover un músculo.
No soporto se séquito de aduladores, muy señaladamente una señoritinga paletamente endomingá que ha decidido repetir, machaconamente, un mentira: Yo he ganado las elecciones en Cataluña por si alguien acaba creyéndoselo, sin olvidar a un supuesto intelectual cuyo mayor mérito, parece ser, es imitar, mal, a Joan Manuel Serrat ni al cómico antes citado, al que podíamos calificar como pedagogando.
No le soporto.
Pues bien, este señor, con ese bagaje académico, es el que pone en tela de juicio la tesis doctoral del Presidente de Gobierno, del que tendremos que hablar, tarde o temprano.
No soy economista, y aunque profesionalmente convivo con bastantes, su cercanía no me transmite conocimientos suficientes como para valorar la tesis doctoral del Presidente, pero lo que si es cierto es que sobre la Universidad Española se está extendiendo un manto de sospecha preocupante. No me cabe la menor duda que la incorporación de España al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), popularmente proceso Bolonia, para la Universidad Española ha sido un desastre, no solo por la proliferación de Universidades privadas de dudoso prestigio,  ya había Universidades Privadas de probado prestigio: Universidad de Navarra, ICAI-ICADE, CEU-San Pablo, Químico de Sarriá y otras, sino por la privatización, en cuanto a objetivos de la Universidad Pública, con la rebaja de las licenciaturas de cinco a cuatro años (y creo que se pretende que sean tres) y lo proliferación de másteres, con escaso control académico, muy onerosos y que permiten lucrarse largamente a profesores sin escrúpulos. Másteres mediocres, que pueden dar lugar, a Tesis Doctorales igualmente mediocres.
Me queda una última reflexión. Efectivamente tenemos políticos muy mediocres, pero que los árboles no nos oculten el bosque, su mediocridad política no tiene nada que ver con su preparación académica. Nos visita con frecuencia José Alberto "Pepe" Mujica Cordano, presidente de Uruguay entre 2010 y 2015, nunca llegó a terminar sus estudios universitarios, estudióen las escuelas de La Vida, y La Lucha, en ambas es Doctor cum Laude