domingo, 7 de marzo de 2021

Del rey abajo ninguno

 Los escritores de nuestro siglo de oro a menudo mezclan el honor y los privilegios reales a la hora de elaborar sus comedias, quedando siempre meridianamente claro que el honor es lo más preciado que tiene alguien que tenga de sí la menor estima. Igualmente en estas, en su día, exitosas comedias la figura del rey quedaba, en todo momento, al margen de cualquier atisbo, por nimio que fuere, de un comportamiento no ejemplar, así Francisco Rojas Zorrilla, en la que comedia que da título a esta entrada hace recaer toda la responsabilidad de lo que ocurre, un intento de seducción a una mujer casada, a Don Mendo que suplanta la personalidad del rey Alfonso XI


para llevar a cabo sus pérfidos fines. El atribulado esposo Don García, indudablemente uno de mis antepasados, descubre el intento antes de que se consume y creyendo que es el rey quien ha intentado mancillar su honor (en el siglo XVII lo importante era el honor del varón, lo que pensara o sintiera la mujer estaba en segundo plano) le deja huir. Sin embargo acaba por descubrir que es Don Mendo y no el rey quien ha intentado adornarle la testuz y no duda en matarlo, sin que nadie la juzgue por ello. Ejemplar el comportamiento del monarca

Más conocida, aún, es El alcalde de Zalamea de Calderón, a veces conocida como El garrote más bien dado. Aquí es Don Pedro Crespo quien no duda en aplicar garrote al héroe de Flandes el capitán Álvaro de Ataide por haber mancillado su honor al haber forzado a su hija. Mil veces se han repetido las palabras de Don Pedro 

                               Al rey la hacienda y y la vida

                               se ha de dar, pero el honor

                               es patrimonio del alma,

                              y el alma sólo es de Dios.

El rey, en este caso Felipe II,


no duda en ratificar la decisión del alcalde pese al linaje del agarrotado. Una vez más el rey, en su lugar, como dios manda. Y aquí, en vísperas del 8 de marzo, no me resisto a comentar el papel de la mujer. Primero Don Pedro, a quien la hija le importa un bledo, intenta que el capitán repare su felonía casándose con la joven raptada y violada de manera que su honor quedara a salvo, solo tras la negativa ajusticia al linajudo capitán. Hasta tal punto era dramática la situación en que quedaba una joven mancillada que ella misma solicita de su padre que de le de muerte

                              solicita con mi muerte tu alabanza

                              para que de ti se diga

                              que por dar vida a tu honor

                              diste la muerte a tu hija.

Finalmente el padre, supongo que conmovido, decide que su hija entre en un convento de por vida, Traducido al lenguaje jurídico actual le conmuta la pena de muerte por la de cadena perpetua no revisable, por el delito de haber sido sido raptada y violada.

Pero para no dispersarme y continuar con el objetivo inicial que persigo quiero destacar que aquí, como en la comedia de Rojas Zorrilla, el comportamiento del rey es irreprochable. 

Y por no cansar a mis amables lectores termino con una alusión a Fuenteovejuna de Lope de Vega, aquí también hay un lascivo comendador que intenta mancillar el honor de una doncella, y es todo un pueblo el que hace justicia 

                            -¿Quién mató al Comendador?

                            -Fuenteovejuna, Señor.

                            -¿Quién es Fuenteovejuna?

                            -Todo el pueblo a una

La llegada de los Reyes Católicos


restablece la normalidad y el Comendador se queda muerto y bien muerto. Una vez más la actuación de los reyes irreprochable. Hago un inciso para comentar que ha habido estudiosos (probablemente marxistas y masones) que han querido ver una intencionalidad política en este drama sugiriendo que el lascivo comendador era partidario de Juana la Beltraneja.

Hicieran lo que hicieran, los reyes siempre lo hacían bien, daba igual que Alfonso XI dejara un follón dinástico importante al tener diez hijos (Los Trastámara) con Leonor de Guzmán follón que provocó una cruenta guerra civil que acabó con Enrique II de Trastámara (llamado también de las Mercedes) en el trono, con la inestimable colaboración del Príncipe Negro (en realidad era el príncipe de Gales inglés) Ni quito ni pongo rey pero ayudo a mi señor. También daba igual que su tataranieta Isabel de Trastámara diera un golpe de estado en toda regla robándole la merienda, y el trono, a su hermano Enrique IV para ser la gran Isabel la Católica,


y es que en esto de los monarcas la familia real, o familia del rey que parece haber una sutil diferencia, tiene discrepancias internas  que van más allá de la clásica bronca entre cuñaos en una celebración familiar con unas copitas de más: Ni que decir tiene que carece de toda importancia el hecho de que Felipe II llevara la Hacienda de Castilla a quebrar hasta tres veces con el fin de que en el Imperio Español nunca se pusiera el sol y Eduardo Marquina pudiera escribir su memorable En Flandes se ha puesto el sol, que termina el segundo acto con un inolvidable España y yo somos así señora, que nada tiene que envidiar a los actuales 

Soy español, español , español

yo soy español, español, español

yo soy español, español, español

...................................................

yo soy español, español, español

(La letra tiene una calidad literaria a la altura de los autores de nuestra literatura con los que he comenzado a escribir. )

Luego uno va a Flandes y se da de bruces con la cruda realidad, no solo se pone el sol todos los días sino que cuando sale no se le ve, oculto tras nubes, nieblas y brumas. La lluvia es constante en todas las modalidades. desde el aguacero insoportable hasta la caladora neblina meona, pasando por tormentas inesperadas, que le lleva a uno pensar ¿Para que queríamos tan inhóspito lugar? Parece ser, dicen, que por la propia grandeza de España,, por un lado, y también como defensores de la Fé. Yo como la grandeza de España, la circunscribo a las copas de Europa de mi Madrid, los triunfos de BahamontesLuis Ocaña, Pedro Delgado, Miguel Induráin y Alberto Contador en el Tour, Rafael Nadal y Manolo Santana en Tenis y poco más (me es muy ajeno el mundial de fútbol de Sudáfrica) y Fé, lo que se dice Fé, no tengo, no acabo de comprender la insistencia de mis antepasados (En los tercios de Flandes había más de un García seguro) en permanecer en un lugar en el que además caíamos fatal.

Y como se puede apreciar me he vuelto a ir por los cerros de Übeda, y es que mi absoluta carencia de técnica literaria me lleva a, una vez que tengo claro sobre lo que quiero escribir, algo que no siempre ocurre, empezar a desviarme de mi objetivo.

Quería expresar (iba a utilizar el verbo decir, pero realmente no estoy diciendo nada, estoy pensando y escribiendo) con todo lo que escrito hasta ahora que en nuestra tradición literaria la figura del monarca ha estado siempre muy bien tratada independientemente de la calidad de la gestión. Así Felipe III,


hijo del esquilmador de la hacienda castellana y al que ya he citado en párrafos anteriores, al que algunos apodan El Piadoso expulsa a los moriscos, un poco porque sí, porque me caeis fatal y porque me da la gana, entrega el gobierno, porque gobernar cansa, al duque de Lerma, un estafador de primera división que se hizo de oro cambiando la capitalidad del reino y el dichoso piadoso nos mete de hoz y coz en la guerra de los Treinta años una especie de guerra mundial del siglo XVII en la que no habríamos pintado nada de no ser por la finisecular manía de defender no se que intereses en Flandes, el desapacible Flandes, y por supuesto la Fé. Menudo pájaro el tal piadoso y hasta tiene una estatua ecuestre (cuestre lo que cuestre que recitaban Les Luthièrs) en la plaza Mayor de Madrid. 

Le sucede su hijo Felipe IV


que como papá y el abuelo ademas de rey de España lo era de Portugal, sin que a los portugueses les hiciera mucha gracia, Nápoles, Sicilia y Cerdeña, duque de Milán, duque de Borgoña, soberano de los Países Bajos y conde de Flandes. Ahí es ná. Este estuvo en la poltrona más de cuarenta años, y como era igual de poco amante del trabajo que papá también delegó el gobierno, su principal valido fue el Conde Duque de Olivares, pero acabó defenestrándolo. Al pobre se le rebeló todo quisque, dejó de ser rey de Portugal y estuvo a punto de dejar de serlo de Aragón e incluso Andalucia tuvo un brote independentista que supongo que llamarían er prozé. En Europa cosechó derrotas de forma continuada, y se acabó la hegemonía española en detrimento de Francia. A este empezó a ponérsele el sol y desconozco si en Madrid tiene alguna estatua o monumento,pero intuyo que no.

Nos dejó de sucesor a Carlos II


Este es un pobre hombre maltratado por la historia, la sucesión de matrimonios consanguíneos de sus antepasados, los que han echado la cuenta y estudiado su árbol genealógico nos cuentan que si uno normalmente tiene dos padres (padre y madre entiéndase), cuatro abuelos, ocho bisabuelos y dieciséis tatarabuelos, este hombre hubiera tenido solo siete tatarabuelos, hizó que sufriera toda la vida de graves quiebras de salud además de ser infértil. Consiguió, sin embargo, reflotar una economía que sus antepasados y antecesores habían dejado para el arrastre. Para la historia quedarä como el Hechizado. Y nos dejó, eso sí, más que él su infertilidad, un conflicto que para nosotros, los españolitos, no iba traer ningún beneficio.

Con el final de la dinastía de los Austrias y del esplendor de España, un esplendor que los españolitos de a pìe nunca disfrutaron, dos potencias extranjeras se disputan la corona de España. Por un lado Francia y los Borbones, más o menos apoyados por la Corona de Castilla, y Austria y los Habsburgo. más o menos apoyados por la Corona de Aragón. Ganaron los franceses, el Imperio Español deja de serlo en Europa y el sol se pone en Flandes, desaparece la estructura que hoy llamaríamos confederal de varias coronas con un solo rey, Gibraltar y Menorca pasan a ser inglesas por el Tratado de Utrech, los catalanes, sin saberlo, inventan La Diada, y lo que es peor de todo:

¡¡¡¡¡¡Llegan los Borbones!!!!

De las tropelías que esta dinastía ha hecho con España se podría hacer una correlación cuasi interminable, por menos de la mitad en su país de origen acabaron mu malamente.

No solo sus desequilibrios mentales fueron una fuente de problemas 


Felipe V se creía un anfibio, a pesar de lo cual huía del agua como un gato.

Fernando VI agredía a sus asistentes y se comía sus cacas 

 Carlos III ha tenido mejor prensa, intento una tímida modernización del Estado de escasas consecuencias, ha pasado a la historia como el mejor alcalde de Madrid (parece ser que el resto de España le importaba menos) y sobre todo dió nombre a un coñac (hoy diríamos brandy) del que un servidor, en sus malos y nada añorados tiempos, ha trasegado litros


Carlos IV tuvo que destinar gran parte de sus energías a abortar las conspiraciones de su chiquirritin , un elemento de cuidado

Este pollo, Fernando VII, merecería un tratado para él solo. Se tiró media vida conspirando contra su padre, cuando por fin lo consiguió se hizo caquita en los leotardos, para darle el trono a los Bonaparte. cuando volvió, porque los Borbones siempre vuelven, no sé como pero siempre vuelven, intentó por todos los medios, y consiguió, abolir la Constitución a pesar de haber dicho aquello de Marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional. Y para terminar nos dejó un conflicto dinástico que dió lugar a diversas guerras civiles. 

Con Isabel II comienzan las guerras carlistas porque su tío Carlos María Isidro nunca la consideró legítima, el hecho de ser mujer le acarreó muy mala fama, sus devaneos, dicen, con diferentes amantes no se vieron con los mismos ojos que si se hubiera tratado de un hombre. No fue ni mucho menos de lo peor que hemos tenido, en las guerras carlistas apoyaron su causa las fuerzas mas progresistas mientras que al carlismo lo apoyó lo más reaccionario de la sociedad española: Dios, Patria, Fueros, Rey. Sin embargo fue la primera de los Borbones que tomó el camino de los vestuarios. Quede en su mérito que el organismo que consigue que los madrileños, directamente desde el grifo, tengamos la mejor agua del mundo lleva su nombre. El Canal de Isabel II ,CYII

 La restauración nos trajo de vuelta al hijo de la anterior Alfonso XII


Este retrato le muestra como un hombre apuesto, pero en la retina siempre nos quedara la imagen de Vicente Parra en las dos películas de Luis César Amadori ¿Dónde vas Alfonso XII? y ¿Donde vas triste de ti?

Aunque dió para dos películas fué un rey breve, pero dejó constancia, si hay algo de verdad en las películas citadas, que era un poco golfete y tras su primera, y efímera, boda con María de las Mercedes de Orleans y Borbón, que además de Paquita Rico era su prima, se casó en boda de estado con María Cristina Habsburgo-Lorena a la que ademas de tres hijos (el último de ellos póstumo ) le regaló unos cuernos importantes, se le conocen al menos dos hijos extramaritales con una cantante de ópera, pero seguramente hubo más.

Su hijo póstumo 


Alfonso XIII se comió un buen número de marrones y provocó otros cuantos, siendo aún menor y bajo la regencia de su madre ocurrió el desastre del 98, con el que el sol que se había puesto en Flandes hace varios siglos, en gran parte de América a lo largo del siglo XIX, acabó por alcanzar su ocaso imperial en Cuba, Puerto Rico  y Filipinas. Bajo la regencia de su madre, y dando por supuesto que dado que era mujer era de natural torpe, Cánovas del Castillo y Sagasta pusieron en marcha un sistema que eufemísticamente se llamó Turno pacífico de Partidos y que, básicamente consistía en : Voten ustedes lo que quieran que nosotros nos iremos turnando en el gobierno. Fue el primer productor de cine pornográfico de España, y como tampoco era de natural trabajador y se le acumulaban los follones en el norte de África, en Cataluña, huelgas generales, etc puso al mando a su propio valido, un general de mucho mando y porte Primo de Rivera, y esta cacicada a la postre tuvo consecuencias y acabó llegando la República, por segunda vez los Borbones (tercera si tenemos en cuenta la puesta en polvorosa de Fernando VII con la amenaza de Bonaparte) abandonaban España. También constan un puñado de hijos extramaritales. Cosa de familia.

Ya en el exilio, y después de descartar a varios hijos por enfermedades de distinta índole, nombró sucesor, principe de Asturias decía él, a su hijo Juan de Borbón, que se pasó el pobre toda su vida haciéndose llamar Juan III, algo que solo hicieron un puñado de buenos amigos que se reunían con él en Estoril, y es que a la República la tumbó violentamente un general gallego, de voz atiplada y corta estatura que cada vez que le hablaban del tal Juan III se mondaba y se partía.

El general bajito la hizo la trece catorce al de Estoril con su hijo Juan [Carlos] primero le lió para que el mozo se trasladara a España a estudiar, y luego aquí lió al mozo en cuestión para regatear al padre, que se mosqueó con su hijo una jartá. Decidieron, o decidió el general bajito ¡vaya usted a saber!, que no podría llamarse Juan III porque al de Estoril le daba el parraque definitivo, ni Juan IV porque eso supondría dar carta de legitimidad al señor de Estoril, se trataría de una restauración, y lo que que quería el general bajito y su régimen era la Instauración de la monarquía del 18 de julio. Así que empezaron a popularizar el nombre de Juan Carlos con el que acabaría llegando al trono


A este señor le conocemos de sobra, sabemos lo que ha hecho y lo que no. Ahora anda por ahí en calidad de emérito sin que tengamos muy claros los méritos que le hacen obtener el emeritaje. Por razones de dominio público, que no merece la pena reiterar este señor abdicó en su hijo  Felipe VI


De este no digo nada, primero porque me obligaron a prometerle lealtad, y además porque no quiero acabar en el maco o trullo.

Como son las cosas, empecé escribiendo de como una comedia, más bien drama, del siglo XVII trataba de bien al padre de los Trastámara y terminado con el último de los Borbones. Y es que el perspicaz lector, siempre tiendo a suponer que alguno habrá, se podra dar cuenta de que todo está ligado. La hija de Isabel de Trastámara apodada cariñosamente como Juana la Loca tiene hijos, por matrimonio, con Felipe de Austria, Felipe el Hermoso,  tatarabuelo de Felipe IV que casa a su hija Maria Teresa Habsburgo (nacida de su unión con Isabel de Borbón) con Luis XIV de Borbón, rey de Francia, cuyo nieto, el duque de Anjou, devino en Felipe V primer rey de España de la casa de Borbón. Si utilizáramos términos taurinos, diríamos que va cambiando el nombre de la ganadería pero el encaste es el mismo.

Y termino con lo que me atribula, y es la reacción de mis compatriotas sobre los últimos acontecimientos que han protagonizado los actuales miembros del linaje. Parecen extrañarse de los desmanes que presuntamente, repito presuntamente, han cometido destacados, y destacadas , miembros de la familia del Rey, familia real, o ambas cosas porque a mi tan sutiles diferencias se me escapan. ¿Qué esperar de unos personajes que desde la cuna han mamado que son especiales? Incluso cuando, aparentemente, les ha ido mal, cuando han sido exiliados o expatriados han vivido a cuerpo de rey, y nunca mejor utilizada la expresión, bien porque tenían recursos propios obtenidos, Dios sabrá como, bien porque sus serviles cortesanos les han mantenido con largueza. 

En cualquier caso les tengo que dar las gracias, están haciendo más por la causa republicana, que lo que hemos hecho los republicanos en cuarenta años de dar la matraca, no me queda otro remedio que gritar:


¡LARGA VIDA AL EMÉRITO!

¡LARGA VIDA A LAS INFANTAS DE ESPAÑA!

 



 


jueves, 4 de marzo de 2021

El retorno eterno

De vez en cuando siento la necesidad de retomar la ctividad de esta insignificante bitácora, que nació sin muchas pretensiones y ha cumplido con creces con tan escasas expectativas.

Cuando escribo aquí, realmente lo hago para contarme cosas a mi mismo, cosas que no siempre sé, o no siempre estoy seguro de saber, y que una vez pasadas por el tamiz del teclado puedo incorporar definitivamente a mi equipaje personal o puedo, también definitivamente, tirar a la basura. Parece como si ver tus pensamientos, creencias o saberes negro sobre blanco en una pantalla te diera seguridad sobre ellos tanto para asumirlos como para desecharlos. Pero cuidado, no quiero que se me malinterprete, que escriba, básicamente, para mi mismo, no quiere decir, ni mucho menos, que no me importe la gente que me lee, me importa y mucho, y me encantaría, a que negarlo, que fueran muchas las gentes que me leyeran. Si existe el ego, que parece ser un activo inmaterial, el mío, desde luego, no es pequeño.

Solo soy un escritor aficionado, carezco de técnica literaria, y en muchas ocasiones hasta yo mismo me doy  cuenta. No me es infrecuente, y hoy aquí es el caso, el comenzar a escribir por mero placer de hacerlo, esperando que lo que escribo, por si mismo, vaya tomando carta de naturaleza, cogiendo cuerpo, objetivos y sentido. Como si un experimentado novelista se sentara delante del teclado de su ordenador, o de su máquina de escribir, bolígrafo, estilográfica o pluma de ganso si es refractario a las nuevas tecnologías, sin tener pensada ni la trama narrativa, ni los personajes principales ni, por supuesto, documentación alguna. A lo mejor, sin querer, ¡más quisiera yo! compararme con don Félix, esa fue la tesitura en que se encontró Lope de Vega cuando Violante le puso en el aprieto de hacer un soneto, y así empezó, burla burlando van los tres delante.

Después de haber escrito los dos primeros párrafos, descartando las primeras líneas que no eran más que una excusa para enfrentarme  a la página en blanco, me voy a atrever a darle título a esta entrada El retorno eterno, retorno evidente porque vuelvo a esta bitácora después de haberla tenido abandonada largo tiempo y eterno no menos obvio porque este retorno lo repito, sin periodicidad alguna, una y otra vez, dando la sensación de que estoy siempre volviendo a algún lugar del que puede que nunca me haya ido. Y a medida que voy pulsando, con mis dos dedos, a veces cuatro, el teclado voy ganando la sensación de que me he puesto a escribir porque quiero contar algo. Normal. Natural. Quiere contar algo el novelista que imagina una historia, o el guionista de cine que la diseña en imágenes, el director que la ejecuta, incluso el productor que la hace posible. También quiere contar algo el pintor con su pincel, el escultor con su cincel y el músico con su instrumento. Y yo, que no soy novelista, ni guionista, ni director, ni productor, ni pintor, ni escultor, ni músico también quiero contar algo, y si sigo pulsando el teclado acabaré por saber lo que quiero contar, pero para esta tarea las prisas no son buenas. En general no son buenas las prisas, ya lo decía el grandísimo Paco Rabal por boca del torero Juncal :

"Las prisas para los delincuentes y los malos toreros"

Últimamente he pensado mucho en don Francisco Rabal, prácticamente todos los días porque prácticamente todos los días, debido a la disciplina que me he impuesto de caminar regularmente, he pasado, en ocasiones  más de una vez, por delante de la casa, muy cerca de la mía, que compartió hasta su muerte con la también muy grande Asunción Balaguer, que ya hace más de  un año que nos dejo. Cada vez que he pasado por la puerta de esa casa, en mi combate por bajar el exceso de glucosa en sangre que me regala mi condición de diabético tipo 2, no he podido evitar, ni he querido, recordar la última vez que hablé con Asunción, fue en el colegio electoral: "yo os he votado, como siempre". Y también he recordado lo bien que lo pasé siendo su chófer para llevarla, desde Alpedrete hasta San Fernando de Henares para una fiesta del PCE. No era Asunción, Jessica Tandy aunque ambas fueran actrices, y muy buenas,  ni soy yo Morgan Freeman, fundamentalmente porque no soy un profesional del volante, pero aquel día bien podría haberse llamado Paseando a la señora Balaguer. 

¿Que hubieran pensado Paco y Asunción del hecho de que dos militantes del PCE sean hoy ministros del Gobierno de España? y lo que es más importante ¿Qué pensamos los comunistas de hoy?

No hay cosa en los cuartetos que me espante cuando acabo de darme cuenta de que lo que me apetece hablar en este momento es del hecho de que dos militantes del Partido Comunista de España, Alberto Garzón y Yolanda Díaz forman parte de un gobierno de España algo que no ocurría  desde que Jesús Hernández Tomás y Vicente Uribe Galdeano formaran parte de gobiernos de la II República durante la rebelión criminal fascista que terminó con la democracia en España. Claro que en circunstancias muy diferentes. Aquellos comunistas, entonces lo eran aunque uno de ellos, Jesús Hernández, acabó enfrentado al Partido alineándose con las posiciones del dirigente yugoslavo Josip Broz Tito y terminó publicando un curioso panfletillo Yo fui ministro de Stalin en el que responsabilizaba al Partido de las torturas, asesinato y desaparición del dirigente del POUM Andreu Nin, durante los enfrentamientos de 1937 entre al gobierno de la República y la CNT y el POUM, aquellos comunistas, retomo tras el inciso, formaron parte de gobiernos en circunstancias muy especiales, en medio de una guerra, mientras que los actuales forman parte de gobiernos en un momento de una relativa estabilidad institucional. Y eso marca diferencia, como también marca diferencia, puede que formal pero diferencia, que aquellos prometían ser leales a una bandera y un régimen distintos de los actuales. No sé que pasaría por la cabeza de los camaradas durante su toma de posesión como ministros delante de un Jefe del Estado no electo, que lo es por ser hijo de su padre, no primogénito pero si varón, aplicando un texto, La Constitución, aprobada hace 42 años, por los que hoy tienen más de sesenta. Yo, un humilde concejal de pueblo, soy muy cuidadoso a la hora de mi toma de posesión, prometiendo acatar la Constitución, es el texto vigente y no me queda otra, y por imperativo legal, y solo por imperativo legal, lealtad al rey, es un poco como cuando eramos chavales y prometiamos lo que fuere pero cruzando los dedos. Yo mis lealtades las tengo muy claras y a Don Felipe de Borbón y  Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg-Beck (el apellido Grecia es el legal, indudablemente, pero artificial) no le debo absolutamente ninguna y sin desearle nada malo en el terreno personal, sin buscar su exilio ni sufrimiento, ni para él ni para su familia, intentaré por todos los medios legales a mi alcance que abandone su cargo. Con la, por todo el mundo alabada, excelente preparación que tiene no le será dificil encontrar un trabajo bien remunerado. Bien es cierto, no lo pongo en duda, que es más importante lo que se pueda hacer desde un cargo que la formalidad a la hora de aceptarlo, pero no puedo evitar la curiosidad por saber que pensarían los dos ministros comunistas cuando prometieron su cargo.

Desde luego la presencia de los dos camaradas en el gobierno no ha pasado inadvertida, y siendo solo dos, de veintidós, el gobierno ha pasado a ser denominado como socialcomunista, algo que puede que comenzara en el mejor programa de humor de la radio española Es la mañana de Federico (A Federico Jiménez Losantos le pasa lo que dicen que le pasó a Pedro Muñoz Seca con La venganza de Don Mendo que comenzó escribiéndola en serio y terminó siendo una genial comedia del absurdo) pero que ha terminado siendo de uso común en los medios conservadores.

El Consejo de Ministros es un órgano colegiado, todas las decisiones, independientemente de quien haya sido la iniciativa, son del órgano en sí mismo, da igual que sea la aprobación del aumento del salario mínimo ineterprofesional, la regulación del precio del alquiler o la aceptación de las limitaciones que impone Bruselas a la adopción de medidas de carácter social. Son todas decisiones del Consejo de Ministros de la que todos los ministros, sin excepción, son responsables.

La excepcionalidad de la situación generada por la COVID-19 impide, yo al menos no sé, hacer una evaluación exacta sobre si el gobierno presidido por Pedro Sánchez y en el que hay ministros del PSOE, la mayoría, ministros de PODEMOS, ministros independientes del entorno socialista, un ministro, creo que independiente, del entorno de PODEMOS y dos ministros comunistas están haciendo la la política progresista que necesitamos, pero me dan escalofrios de pensar que esta situación la vivieramos con un gobierno presidido por Pablo Casado con Inés Arrimadas de vicepresidenta y el apoyo exterior de Santiago Abascal. 

No quiero pecar de pesismista, nunca lo he sido, pero he de ser honesto conmigo mismo y los que me leen o me conocen saben hasta no hace mucho he sido partidario de que IU participara, allí donde pudiera, en gobiernos de coalición. Incluso cuando IU-Convocatoria por Andalucia participó en el gobierno de José Antonio Griñán, fui de los partidarios pese a las reticencias de muchos compañeros. Sin embargo, la experiencia sirve, o debe servir, para algo. Allí donde hemos gobernado en coalición ha sido el PSOE quien ha capitalizado los éxitos y eso ya me pone en guardia, pero lo que definitivamente me ha alertado ha venido de fuera. La experiencia de Syriza en Grecia ha generado tanta desilusión que hace que vea con recelo nuestra minoritaria participación en el gobierno.

Pero no nos preocupemos, este aspirante a aprendiz de bolchevique suele equivocarse con frecuencia.

Contad si son catorce y esta hecho.

 


 


sábado, 27 de febrero de 2021

Otro Momento Crucial (Y van....)

                             

          Acabo de cumplir sesenta y cinco años, una edad en la que muchos están jubilados o retirados, y he dicho muchos, utilizando el masculino plural, porque mi madre me demostró, una y mil veces, que las mujeres, desde luego las de su generación, no se jubilaban jamás y que su trabajo casi siempre penoso y abnegado y casi nunca reconocido era el mismo con setenta años que con treinta con el agravante de que a partir de un determinado momento su compañero de vida, él sí, se habia jubilado y en muchas ocasiones se convertía en un ser molesto, casi un bulto sospechoso, que no sólo era incapaz de aportar nada positivo, sino que además se permitía el lujo de emitir opiniones, que iban desde la limpieza hasta la compra o la cocina, sobre cuestiones de las que carecían el mínimo conocimiento, falta de conocimiento, además, que nunca reconocían. 

            A mis sesenta y cinco años recien cumplidos, yo he decidido ni jubilarme, ni retirarme de ningún aspecto de mi vida. Ni en el terreno laboral, algo que me ha agradecido expresamente la Seguridad Social, ni en el político, en el que sigo creyendo poder aportar algo, a pesar de que mi experiencia dicta, de forma inexorable, que mis oponiones y análisis, pueden ser, a veces, aplaudidos y ensalzados pero casi nunca, o nunca, tenidos en cuenta, valga el refranero español: Cuanto te quiero perrito, pero pan poquito

           Puede que a veces sienta una cierta soledad emocional, pero esa es otra cuestión.

Pequeña introducción histórica

            Pertenezco a una generación que se vió obligada a implicarse en política de una forma excesivamente prematura, en muchos casos, el mío puede que fuera uno, el pertenecer a una familia formada por perdedores de una guerra marcaba una determinada pertenencia ideológica, pero además yo fuí un hijo de los que entonces llamaban tardanos, cuando yo llegué a la calle Canarias 24, 6ºB de Madrid, mi padre iba camino de los cuarenta y siete años y mi madre de los cuarenta, y había ya dos ocupantes, uno camino de los dieciocho y otra de los dieciséis. Aunque delante de mí, por aquello de que había ropa tendida y podía decir algo comprometedor fuera de casa, nunca se hablaba de política ni de religíón era inevitable que me fuera percatando de ciertas cosas. Primero pasé por una fuerte crisis religiosa, en mi colegio (aunque era un colegio laico la enseñanza de la religión católica era asignatura obligatoria) el cura, Don Emiliano, nos hablaba del inexorable destino infernal que esperaba a aquellos que no cumplían los preceptos de la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana, mientras que ni mis padres ni mis hermanos iban jamás a misa, algo contradictorio con el hecho de que llegado el momento hice mi Primera Comunión


y llegado, igualmente, el momento mis dos hermanos se casaron por la iglesia. Primero mi hermana en Nuestra Señora de las Angustias, en la calle Rafael de Riego, entonces Batalla de Brunete, luego mi hermano en Toledo, con la particularidad de que ni mi padre actuó de padrino, como era costumbre, en la boda de mi hermana ni mi madre de madrina en la de mi hermano. A ellos los casó un organismo del Frente Popular en marzo de 1938

Y a pesar de que, tras la guerra, sufrieron presiones para legalizar su situación con una boda religiosa jamás transigieron y finalmente les expidieron un libro de familia en el que, falsamente, aparecían como casados el 25 de diciembre de 1937, para poder cumplir con los plazos de gestación adecuados (mi hermano nació en julio de 1938). Así eran mis padres.

A mi padre le acabé transmitiendo la angustia que me producía su infernal destino, y  en una conversación, típica de su carácter castellano, seria y al grano, me resolvió todas las dudas:

-Mira hijo, todo lo que cuenta el cura es mentira, ni existe dios, ni hay infierno ni nada de eso, pero tú tienes que hacer como que lo crees, te lo estudias bien y saca buena nota que hace falta para que te sigan dando la beca.

Mes a mes, año a año, saque invariablemente en Religión un rotundo 10 (hoy sería matrícula de honor). Tenía yo trece años, más o menos, y aquello, además de alejarme para siempre de cualquier preocupación religiosa, me abrió un mundo nuevo. Si me mentían en eso ¿Me mentirían también en historia, literatura o F.E.N.?, puesto que en matemáticas, física, lengua o geografía se me antojaba imposible. Al cabo de los años, y me ha costado reconocerlo, he comprendido que a mí lo que más me gusta del mundo es estudiar y aprender, independientemente de la utilidad de lo estudiado y aprendido, y también hay que decir que una de las cosas que menos me ha gustado en mi vida ha sido tener que examinarme de lo aprendido, y aún hoy no les concedo ninguna legitimidad a los tribunales o profesores que han juzgado mis conocimientos, pero en esto hay un indudable componente de orgullo personal, me cuesta mucho reconocer a alguien con capacidad para evaluar mis conocimientos, sin embargo a aquellos que han podido demostrar tener autoridad intelectual sobre mí les he guardado siempre un enorme respeto, consideración y afecto. Se dió así la tormenta perfecta, por un lado descubrí que la enseñanza oficial mentía en muchos aspectos y por otro sentía la necesidad íntima de acercarme a la verdad. El triángulo lo completó un encargado, "jefe" ,se les llamaba entonces, del local social de los chavales de mi época, los billares, este hombre debía tener un sexto sentido para identificarme como uno de los suyos, y comenzó ha suministrarme ejemplares de Mundo Obrero, y Nuestra Bandera , para luego irme prestando El Manifiesto Comunista, Revolución en España, El 18 de Brumario de Luis Bonaparte, La familia, la propiedad privada y el estado, y otras de Marx y Engels incluso una edición resumida y explicada de El Capital sin olvidar a Lenin ¿Qué hacer? El estado y la revolución, Materialismo y Empiriocriticismo, etc y sobre todo una novela que me impactó como nada Asi se templo el acero.


Cuando nació mi hijo no tuve el valor de proponerle a su madre llamarle Pável, en memoria de su protagonista Pavel Korchaguin. Con esa novela nació mi eterna admiración por la Unión Soviética y lo que simbolizaba. Y todo ello leído en mi casa clandestinamente, mi padre, y le había costado, tenía estabilidad laboral, y mi madre ya no quería más disgustos, de manera que el No te signifiques, no te metas en líos, que tanto repite la abuela de los Alcántara, en mi casa era moneda corriente.

            No tardé demasiado en irme, a través de ese buen hombre, que creo recordar que se llamaba Valentín, vinculando a la Juventud Comunista, y en seguida viví mi primera crisis política. Mi célula llevaba el nombre de Trifón Medrano, en memoria del que fue, en 1932, elegido secretario general de la UJCE en el II Congreso de la misma, y artífice junto a Fernando Claudín y Jesús Rozado por parte de la UJCE y Santiago Carrillo, José Laín y Segundo Serrano, por parte de las JJSS de al creación de la Juventud Socialista Unificada , anunciada oficialmente en un mitin en Las Ventas el 5 de abril de 1936, acto en el que participaron Francisco Largo Caballero y José Díaz y en el que Carrillo anunció la próxima unificación del PCE y el PSOE, algo que finalmente solo se produjo en Cataluña con la creación del PSUC. Bien, pues en mi célula de la Juve apareció un día en una reunión un camarada que el responsable político de la célula presentó, con el nombre de Pedro, evidente nombre falso, que nos comunicó y creo poder recordarlo textualmente: Santiago Carrillo y su camarilla dirigente habían traicionado la política del Partido alineándose con los enemigos de la Unión Soviética. Creo que eramos siete los que formábamos aquella célula y los siete nos quedamos petrificados. En efecto, esto creo recordar que fue en 1972, cuatro años antes las tropas del Pacto de Varsovia habían entrado en Praga con el objetivo de abortar lo que los medios de comunicación burgueses dieron en llamar Primavera de Praga, y no es este el momento en el que me ponga a dar mi opinión actual de lo que significó aquello. El camarada nos informó que Santiago Carrillo, sin reunir al Comité Central, ni siquiera al pleno del Buró Político, había condenado esa actuación y que desde entonces una parte de la dirección del partido siendo el miembro más destacado del Secretariado, el de organización Eduardo García habían reclamado la celebración del VIII Congreso, y ante la negativa habían decidido celebrarlo, y posteriormente el IX, siendo elegido el propio Eduardo García Primer Secretario del Comité Central. Inicialmente se sumó a este movimiento Enrique Líster, pero pronto siguió su propio camino resucitando uno de los nombres fundacionales del Partido, el Partido Comunista Obrero Español (PCOE). En medio de ese maremagnum mi célula Trifón Medrano de la Juventud Comunista decidió sumarse a aquellos que consideraban La posición de solidaridad con la Unión Soviética como piedra de toque del internacionalismo proletario. En todo este proceso tuvo una influencia determinante que José García Centeno, mi querido, admirado, y siempre en el recuerdo, hermano Pepe estuviera en esas mismas posiciones. Mi hermano ha sido determinante en mi vida, y si algo exhibo con orgullo es el poder decir que soy el hermano pequeño de Pepe Centeno.

            Aquellos que nos alineamos con aquella posición inequívocamente prosoviética insistimos durante algún tiempo en que nosotros, puede que unos pocos miles y muchos de ellos en el exilio, eramos el PCE, mientras que la mayoría de los militantes, muchos de ellos ajenos al fondo del debate, eran para nosotros la Agrupación Carrillista, revisionismo en estado puro. Editábamos Mundo Obrero con la mancheta en rojo, recuperando el diseño vigente durante la guerra 


 El PCOE de Líster editaba su órgano con el mismo diseño, lo cual condujo a no pocas confusiones.

La realidad es tozuda y por más que fueramos nosotros, los comunistas que habíamos celebrado los congresos VIII y IX, los que mejor representabamos la tradición y política del PCE, nuestra debilidad numérica y el hecho de que la propia Unión Soviética reconocía como único interlocutor de los comunistas españoles a Santiago Carrillo nos llevó a asumir que teníamos que distinguirnos de alguna forma y así pasamos a ser el PCE (VIII-IX)


Númericamente siempre fuimos débiles en el interior, si bien nuestras organizaciones del exterior tenían cierta fortaleza e influencia. Fue una época complicada y difícil, a nuestra lucha principal, la lucha contra el franquismo, teníamos que añadir la defensa de la Unión Soviética, una Unión Soviética que dentro del propio espacio comunista español era considerada por unos, los trotskistas de la IV Internacional, un estado burocratizado que había pervertido los objetivos de la Gran Revolución Socialista de Octubre y para otros, los seguidores de Mao-Tse-Tung (así lo escribíamos entonces) un estado imperialista, o socialimperialista  que además había traicionado el legado de Stalin. Esa época complicada y difícil fue, probablemente, a nivel personal una de las más enriquecedoras de mi vida y me forjó lo que hoy podríamos definir asertivismo militante. Aprendí de forma firme a defender mis posiciones de manera educada y respetuosa y siempre, mis camaradas y yo mismo, las defendimos hasta sus últimas consecuencias. Más allá de esa etiqueta prosoviética, que era en gran medida más identificativa que otra cosa nuestra principal propuesta estratégica consistía en apostar por unir el final del franquismo, fuera el final que fuera, con un avance en el terreno político hacia el socialismo. Es decir todo lo contrario de lo que a la postre fue la bendita y modélica Transición. En ese contexto la aparición en el tardofranquismo de superestructuras como la Junta Democrática (impulsada por el PCE de Carrillo junto a sectores de la derecha monárquica no franquista cercanos a Juan de Borbón, representados básicamente por Rafael Calvo Serer , José Luis de Vilallonga y otros que ahora no recuerdo) y la Plataforma de Convergencia Democrática (impulsada por un PSOE renacido, artificialmente resucitado con fondos financieros inagotables, procedentes de diversos organismos internacionales interesados en disminuir el protagonismo de los comunistas, desparecido durante cuarenta años en el interior de España) fue considerada por nosotros, los del VIII y IX, como elementos necesarios para que el sistema de capitalismo monopolista de estado se perpetuara después del dictador. Eso lo pensaba en 1974, y lo sigo pensando hoy. Fuimos, desde nuestra debilidad numérica y fortaleza de principios, de las pocas, puede que la única, formaciones políticas que consideramos la ley de amnistía, que efectivamente sacó de las cárceles a muchos demócratas, una salida legal que permitía irse de rositas a los que durante años nos habían perseguido, torturado y asesinado. Años después aprendí que era una Ley de Punto Final.

Después de las elecciones de 1977, en las que oficialmente, pedimos la abstención fueron siendo legalizados la práctica totalidad de los partidos que se tuvieron presentar a las elecciones con diversas etiquetas FUT, FDE, CUP, etc puesto que en el sacrosanto e idolatrado Sábado Santo de 1977 solo fue legalizado el PCE oficial y con unos estatutos inventados, sin embargo al PCE (VIII-IX) se le denegó la inscripción, solicitada con los estatutos reales, en el registro de partidos políticos. 

           La siguiente crisis, casi se podía considerar una crisis de crecimiento. Dentro del propio PCE oficial se había ido articulando una oposición de izquierda (OPI) que acabó constituyéndose, una vez que fueron siendo expulsados todos los componentes, como Partido Comunista de los Trabajadores (PCT), dirigido por Carlos Tuya


         Como si fueramos novios establecimos relaciones de cara a una futura unidad, fuimos en coalición a las primeras elecciones tras la aprobación de la Constitución, si bien con las siglas PCT, dado que nosotros seguíamos siendo ilegales (yo mismo fuí candidato a diputado), obteniendo 40.000 votos, que nos parecieron muchísimos, hicimos diversos actos conjuntos, siendo de reseñar un acto de solidaridad con Vietnam, agredido por China. ¡Fuera manos chinas de Vietnam socialista! fue el lema del acto, y por fin acabamos confluyendo en el Partido Comunista de España Unificado (PCEU)
       Aquella fue una falsa unidad, cada una de las organizaciones mantuvo internamente su estructura, pronto aparecieron diferencias y la ruptura fue rápida y casi indolora. Los procedentes del PCE (VIII-IX) se quedaron con las siglas PCEU y los del PCT se integraron, ahora no lo recuerdo bien, en el Movimiento para la Recuperacion del PCE o en el Movimiento para la Reconstrucción y Unificación del PCE, en definitiva, la unificación de dos pequeños partidos salieron tres, a los que había que añadir los que se resistieron a la unficación inicial que siguieron manteniendo las siglas PCE (VIII-IX) y tambien otro grupo llamado células comunistas, cuyo principal activo era el que fue diputado por Canarias Fernando Sagaseta, elegido en las listas de Unión Del Pueblo Canario (UPC).

        Tras la catástrofe electoral del PCE oficial en 1982, la dimisión de Santiago Carrillo y el carácter casi extraparlamentario de los comunistas, tras una estrategia suicida, el eurocomunismo, que no era otra cosa en el fondo, que la aceptación de la democracia burguesa y el sistema capitalista como único escenario posible para arrancar avances para la clase trabajadora se entró en un periodo de turbulencia que culmina con la expulsión del mismísimo Carrillo del PCE, que termina fundando un efímero partido El Partido de los Trabajadores de España-Unidad Comunista



 que terminaría, a excepción del propio Carrillo integrándose en el PSOE. La inmensa mayoría de los partidos y movimientos que habían ido desgajándose del PCE por  su oposición, desde diferentes posiciones y en diferentes momentos, a la estrategia eurocomunista decidieron tras el proceso de ruptura del PSUC que dió lugar al Partit dels Comunistes de Catalunya liderado por Pere Ardiaca  e impulsado por éste, aunque fuera Ignacio Gallego quien pilotara el proceso, confluir en un único partido el PC.


denominación que tras una sentencia judicial hubo de cambiar por el de Partido Comunista de los Pueblos de España  PCPE.

  La gran mayoría del PCPE, tras la fundación de Izquierda Unida, terminó por reintegrarse en el PCE.


En todos y cada uno de estos procesos, desde el inicio con el PCE (VIII-IX) hasta el PCPE, he participado, creo tener una cierta experiencia en lo que suponen unificaciones, escisiones, rupturas y desapariciones 


Fin de la Pequeña introducción histórica

 Izquierda Unida nació como una coalición electoral en 1986 

Desde entonces ha pasado por sucesivas crisis. 

Dejó de ser una coalición electoral con aceptables resultados en las urnas, aunque lejos de los mejores del PCE, para convertirse en un movimiento político y social, algo que en la práctica nunca ha sucedido, sino que, en mi personal análisis, lo que sí ha sucedido es que ha acabado convirtiéndose en un partido político más, con una particularidad: Es un partido político, con otros partidos dentro, si bien es el PCE, sobre todo tras la integración en él del PCPE, el amplísimamente mayoritario. 

Yo, personalmente, cuando nació IU no me incorporé de inmediato, aunque voté a la coalición, y además abandoné mi militancia en el PCPE un tanto atribulado por como se había llevado a cabo el "reingreso" en el PCE. De hecho la dirección de Madrid del PCPE, elegida en un divido proceso, creo que el nombre oficial era I Conferencia de Madrid del PC., celebrada en el edificio que el Partido había comprado como sede en la calle Saturnino Calleja, con José Antonio Moral Santín como secretario general y Ángel Pérez, como secretario de organización, se había opuesto a la incorporación a IU con el argumento de que se excluía al PTE-UC de Santiago Carrillo. Sin embargo, una vez electo diputado Ignacio Gallego la integración en el PCE fue casi inmediata. Todo aquello no me gustó, y por primera vez en mi vida, con los treinta años cumplidos, y desde los dieciséis dando guerra, me convertí en un sinpartido, para mí, un drama. No me duró demasiado la estancia en el banquillo, y aprovechando la entrada de IU, de lo que entonces era Izquierda Alternativa y acabó siendo Espacio Alternativo, me incorporé a Izquierda Unida con los miembros de la IV Internacional, después del fracaso de la unificación LCR-MC. Tuvieron mucho que ver mis afectos personales en aquella decisión tan extraña, de que alguien como yo, que nunca he ocultado mi condición de orgulloso heredero político de la III Internacional, Komintern, entrara en IU con los camaradas de la Cuarta. Y también tuvo mucho peso el trabajo en la Comisión AntiOtan. Solo años después, instalado ya en Alpedrete, volví a militar en el PCE, y digo mal volví, realmente empecé, puesto que nunca había estado vinculado al PCE oficial. Nunca he mezclado ni con el eurocomunismo, ni con ninguna de las variantes revisionistas socialdemócratas, y me he cruzado muchas veces con ellas.

Contra lo que podría esperarse el PCE no actuó como organización mayoritaria dentro de IU, sino que más bien ocurrió lo contrario de manera que cada crisis por la que pasaba IU, coincidiendo siempre, o casi siempre, con unos pobres resultados electorales, se trasladaba inmediatamente al PCE, que retroalimentaba sus propias crisis. 

Han sido muchas las veces en las que IU ha estado en grave riesgo de desaparición. Y la federación de Madrid ha sido epicentro de todas ellas, al menos de las más importantes. La última, ¿o deberíamos decir penúltima, como cuando alternamos en la barra del bar? tuvo como consecuencia la desfederación de IUCM como organización referente de Izquierda Unida en Madrid. Pero las ha habido de muchos colores, ¿Nos acordamos de Diego López Garrido y su Nueva izquierda terminando en el PSOE? Nunca pondré en duda la honestidad de Gaspar Llamazares pero en su gestión como coordinador federal estuvimos a punto de quedar reducidos a la nada, y no solo electoralmente, sino como sujeto político activo con capacidad de influencia. Y siempre buscando refundarnos con la aspiración de ampliar nuestro espacio de influencia, nuestra capacidad para poder mejorar las cosas. Con la llegada de Cayo Lara pareció que la organización reverdecía recuperamos el grupo parlamentario, aunque con el nombre de Izquierda Plural para incluir a los diputados que no eran estrictamente de IU. Las expectativas electorales, a tenor de las encuestas, parecían ser positivas. Sin que fuera un paraiso orgánico, ninguna organización de izquierda lo es, parecíamos ir avanzando y entonces estalló el 15M

No es muy elegante el autocitarse, pero a veces, sobre todo cuando es algo escrito hace algun tiempo no está de más hacerlo. En una entrada de septiembre de 2018 que se titulaba ¿Qué hacer?  yo escribía :

Lo ocurrido con el movimiento 15M puede servirnos de ejemplo, la incapacidad de las organizaciones de las que tengo carnet, CCOO, IU y PCE, de hegemonizar ese movimiento, en gran medida espontáneo, produjo, y aquí quizás fuera conveniente darle un repasillo a Gramsci  y echarle un vistazo a la "Carta al Comité Central del Partido Comunista Soviético" , sobre un intelectual colectivo que devino orgánico y que básicamente identificaríamos con PODEMOS.
En los capítulos II (La espontaneidad de las masas y la conciencia de la socialdemocracia) y III (Política tradeunionista y Política socialdemócrata) se plantea el problema de la contraposición que puede producirse entre la política sindicalista y la política socialista, o lo que es lo mismo entre la política reformista y la revolucionaria, en definitiva entre la espontaneidad y la conciencia. Y aquí me voy a detener en un párrafo que reproduzco literal:
Todo lo que sea prosternarse ante el movimiento obrero espontáneo, todo lo que sea rebajar la importancia del "elemento consciente" la importancia de la socialdemocracia, equivale-independientemente de la voluntad de quien lo hace- a fortalecer la influencia de la ideología burguesa sobre los obreros.

Y en la siguiente entrada de octubre del mismo año ¿Como hacerlo? 

....
"hubiera sido relativamente sencillo adjudicar a PODEMOS el papel de mencheviques del siglo XXI , de hecho lo son aunque muchos no lo sepan, y poner en primer plano la lucha ideológica con ellos, de hecho por muchos chistes y chascarrillos que hagamos, y yo soy el primero que los hago, con el telón de fondo de la Vida de Brian y las diferencias entre el Frente Judaico de Liberación y el Frente de Liberación Judaico, lo cierto es que la fortaleza del partido bolchevique se alcanza gracias, aunque puede que solo en parte, a la confrontación ideológica no sólo con mencheviques, sino también con socialrrevolucionarios (eseristas) y kadetes  (liberales) entre otros. Pero aún siendo intelectualmente honesto es claramente insuficiente. Ciertamente PODEMOS responde, a casi todas las características, a todas sería para nota, de un partido reformista de extracción pequeño-burguesa, a pesar, o más bien por mor, de un lenguaje radicalizado, cada vez más matizado por cierto, de tras del cual lo que hay son propuestas tendentes a mejorar las condiciones de vida de los de abajo, a "democratizar" o "humanizar" el sistema, pero no a destruirlo o superarlo."

Si mis amables lectores, suponiendo que haya alguno, enlazaran con las entradas que me he autocitado, podrán apreciar claramente que desde mi humildísimo punto de vista intentar construir un espacio político estable, no solo una coalición electoral, con PODEMOS es tan complicado como obviar el primer principio de la termodinámica.

Estoy convencido de que la inmensa mayoría de los militantes, inscritos y simpatizantes de PODEMOS y su entorno, son gente honesta, desde luego no menos honesta que yo, pero venimos de culturas políticas absolutamente diferentes.  

Los que procedemos, y todavía, en mi caso, seguimos en la militancia comunista, rechazamos de plano el asamblearismo como método de trabajo. Que nuestras organizaciones de base se llamen asamblea de tal o cual pueblo, barrio o distrito son casi un brindis al sol y pretenden, básicamente, marcar el carácter absolutamente democrático que tienen las tomas de decisiones de la organización de base. Las decisiones han de tomarlas los afiliados al corriente de pago , lo cual no impide que a las reuniones puedan asistir simpatizantes con algún tipo de compromiso con la organización y si en algún momento hemos abierto la votación a simpatizantes, casi siempre a la hora de elegir cantidatos electorales (así elegimos como candidata a presidir la Comunidad de Madrid a Tania Sánchez Melero con el brillante resultado por todos conocido). Además la toma de decisiones, con su correspondiente votación debe hacerse tras un debate ordenado, que aclare las diferentes posibles posiciones, y ese tipo de debate es casi imposible llevarlo a cabo en una asamblea multitudinaria en una plaza pública. Es más, los que hemos participado en asambleas en el ámbito universitario, conocemos mil y un métodos de manipular el sentido de las mismas. Y desde luego el método de voto telemático es ajeno a nuestra cultura política justamente con el argumento ya expuesto. Nadie que no haya participado en un debate, debe votar. Yo no he votado nunca ni lo haré, en condiciones normales, a en las consultas propuestas desde la dirección federal, es más, lo considero un método antidemocrático y caudillista. Que la situación derivada de la COVID-19 nos haya llevado a procesos congresuales telemáticos hemos de considerarlo una excepción.

PODEMOS, no me importa volver a repetirlo, es un sujeto político procedente del 15M, que asume su metodología, que es tan bonita y televisiva, como políticamente inoperante. Que los inscritos (vinculación no demasiado definida con la organización) de PODEMOS hayan opinado sobre donde viven, o quieren vivir,  sus principales dirigentes es una absoluta prueba de caudillismo.

Ejemplificando:

 Ahora mismo IU está en el proceso que culminará en la XII Asamblea Federal de IU.  

Para la Asamblea Federal hay presentados dos documentos, uno presentado por la dirección actual Avanzando hacia le república, Una IU para un nuevo país y otro alternativo La Izquierda necesaria

Ambos documentos se han debatido en las organizaciones de base de pueblo o distrito, en mi caso en IU Alpedrete, cada organización de base, tras el correspondiente debate, ha decido apoyar uno de los dos documentos, o no apoyar a ninguno, en el mismo momento cada organización de base elige su representación en la fase regional de cada Comunidad, en el caso de Alpedrete, la Fase Regional de IU Madrid.

En esa fase regional, los delegados electos por cada organización de base, en la que han expuesto sus planteamientos, eligen, tras una defensa de cada uno de ellos por parte de sus promotores, uno de los dos documentos y sobre ellos un debate sobre las enmiendas presentadas al documento elegido. Algunas seran asumidas, es decir aceptadas por los promotores del documento a debate, otras serán transaccionadas, es decir los promotores del documento proponen una síntesis al enmendante, que este puede aceptar o no, si la acepta no hay votación, y por último las rechazadas, que tras la correspondiente defensa son votadas. En esa misma fase regional se elegirá la delegación, en el caso de Madrid 44 compañeros, que asistirán a la Asamblea Federal propiamente dicha.

Los delegados a la Asamblea Federal, seguirán un proceso análogo a los regionales, Elección de un documento de entre los dos, debate y aprobación o rechazo de las enmiendas presentadas por cada fase regional, y por último, elección entre las diversas listas presentadas, que habrán de ir avaladas por un determinado número de delegados, de la dirección federal. En estos momentos todo apunta a que habrá dos listas, la encabezada por Alberto Garzón y la encabezada por José Antonio García Rubio.

Este método, es absolutamente dinámico, democrático y garante de que son debatidas y escuchadas las posiciones, cada una en su lugar, del cien por cien de los militantes de Izquierda Unida. Eso sí, es laborioso y muy poco vistoso, televisivamente hablando.

Ni remotamente parecido a los procesos, sin duda vistosos y televisivos, que han dado lugar a los sucesivos Vista Alegres. Dicen que Luis Aragonés, el sabio de Hortaleza, cuando le presentaron un jugador, que no voy a citar, con grandes habilidades técnicas y de dominio de balón dijo de él: Más bonito que bueno. 

Conclusiones

 He hecho un largo camino, remontándome hasta mi infancia para llegar hasta aquí. He pretendido dejar claro, y espero haberlo conseguido, que las conclusiones que extraigo no son el producto de un momento determinado sino el fruto de muchos años de militancia y experiencia.

- No está claro, para mí desde luego no lo está, que la confluencia electoral Unidas Podemos esté siendo beneficiosa para el mantenimiento de Izquierda Unida como sujeto político activo. No tenemos más presencia parlamentaria que la que tuvimos cuando Unidad Popular  con Alberto Garzón encabezando la lista. En los medios, es decir en la opinión publicada con indudable proyección en la opinión pública, aparecemos como indistiguibles de PODEMOS, nuestros parlamentarios son mostrados como de PODEMOS, nuestra presencia en el gobierno se reduce a la del ministro de consumo, puesto que la ministra de trabajo, por cierto la mejor valorada del gobierno, Yolanda Díaz se declara como no militante de IU, aunque sí del PCE. A los militantes del día día, los que no aparecemos en los medios, nos es desagradable, incluso doloroso tener que responder en numerosas ocasiones a la pregunta ¿Pero IU sigue existiendo?.

- Tampoco está claro desde el punto de vista electoral haya rentabilidad en la coalición. Hay no pocos electores tradicionales nuestros, incluso históricos votantes comunistas, que no votan una lista, en el caso de Madrid, encabezada por Pablo Iglesias con nuestro primer candidato en el quinto lugar. A mí mismo, el actual vicepresidente segundo del gobierno, no me causa ninguna simpatía, más bien me considero antipatizante de su persona, y solo la disciplina me marcó el sentido del voto. Por otra parte hay no pocos votantes de PODEMOS, que en su día lo fueron del PSOE, con un alto componente, digámoslo claro, anticomunista que no ven con agrado nuestra presencia, y que paulatinamente van regresando al PSOE.

- La experiencia de las elecciones a la Comunidad de Madrid ha sido muy negativa, prácticamente un trágala que no nos podemos permitir.

- De forma consciente y voluntaria no he hecho referencia a la situación económica de IU que aparece en el Informe de Gestión . Si tal y como aparece en el informe la situación económica ha mejorado, dentro de la ruina que sufrimos, gracias a ir coaligados, dígase claramente: Vamos en coalición porque sino estamos abocados a la desaparición por deudas.

 -Si tengo dudas sobre ir en coalición, sobre construir un nuevo espacio político, superador de IU, desde el espacio Unidas Podemos, no tengo ninguna, es imposible.

- Creo, y lo creo para ambas organizaciones, que es bueno que vayamos por separado a los procesos electorales. No hago ningún ejercicio de hipocresía cuando afirmo que me encantaría que PODEMOS se refuerce electoralmente porque son votos que arranca a un proyecto, el PSOE, que hace mucho que dejó de ser socialdemócrata, para ser un espacio simplemente progresista. PODEMOS debe aspirar a ocupar ese espacio que cree que con la democracia burguesa y en el marco del sistema capitalista con la fuerza de los votos se pueden producir cambios de calado,

-La Izquierda que aspira a ser una izquierda radicalmente transformadora no puede, ni debe, basar su estrategia política en los resultados electorales, sin que sea yo quien niegue la importancia de tener una presencia, cuanto mayor mejor, en los ámbitos institucionales, parlamento, parlamentos regionales, diputaciones y ayuntamientos, pero ¿para qué?

No me queda otro remedio que hacer un pequeño flashback y recordar cuando en pleno franquismo los comunistas decidieron participar en las elecciones sindicales en el sindicato oficial, el verticato, y no precisamente para fortalecerlo, sino, por un lado, para debilitar su estructura y, por otro, para aprovechar sus medios. Salvando las distancias, que las hay, esa debería ser, a mi juicio, nuestra estrategia en las instituciones, aprovecharlas como altavoz, utilizar sus recursos, incluidos, por supuesto, los económicos y al mismo tiempo debilitarlas.

-Lo hemos dicho, una y mil veces, pero no importa repetirlo, nuestra misión, nuestra principal tarea, como izquierda revolucionaria, es conseguir transformar el conflicto social, el que sea, una huelga, un desahucio, una reivindicación vecinal, etc. en un conflicto político, capaz de ir generando conciencia política para transformar las condiciones objetivas en subjetivas, y esas condiciones serán las que nos permitan comenzar un proceso revolucionario, no necesariamente violento ni incendiario, para comenzar a construir una sociedad socialista. Y en esa tarea, la izquierda revolucionaria está, estamos, fracasando de forma notoria.

-En mi análisis, no cabe, por imposible, la generación de un espacio superador desde lo que hoy es Unidas Podemos, ni siquiera la fórmula de coalición me parece óptima, al menos en las actuales condiciones de evidente subsidariedad en las que participamos, pero ello no significa que renunciemos a colaborar y a hacerlo con honestidad, con todos aquellos compañeros de PODEMOS o de cualquier otra formación política o social con los que mantenemos coincidencias e intereses, todo lo contrario, ese tipo de colaboración debemos fortalecerlo.


Final

 A lo largo de mi vida si bien he sido muy activo políticamente, nunca, o casi nunca, he ocupado puestos de gran responsabilidad, más allá de ser concejal en mi pueblo o haber sido miembro de la dirección del PCE en Madrid. Mi vida profesional ha sido mi sustento económico, y también una gran satisfacción personal. No quiero, consciente de que son muy necesarios, criticar a aquellos compañeros y camaradas que dedican todo su tiempo a la acción política, pero mi situación me permite exponer mis posiciones sin ninguna cortapisa.

Y así lo he hecho.

 


 

 





 

 

 

martes, 23 de abril de 2019

Sorber y soplar

Dice el, a veces, sabio refranero español que soplar y sorber no puede ser. Los ingleses que, parece ser, son más golosos que nosotros para reflejar, aproximadamente, lo mismo dicen: You can't have your cake and eat it.
Puede que aquellos que siguen lo que yo escribo, y nunca estaré ni suficientemente agradecido ni asombrado de su misma existencia, se pregunten porque comienzo esta entrada haciendo mención a la imposibilidad de hacer dos cosas contradictorias al mismo tiempo, y es que en efecto no podemos comernos la sopa hirviendo al mismo tiempo que soplamos para enfriarla ni podemos conservar un pastel si nos lo comemos. En lingüistica una figura gramatical de estas características recibe el nombre de oxímoron y suele usarse en lenguaje poético silencio clamoroso, frio ardiente, etc.
En la vida cotidiana hay muchos ejemplos de cosas contradictiorias, uno no puede ser, por ejemplo, cristiano y ateo, al mismo tiempo o, sin llegar a tanta trascendencia, ¿un forofo del Atleti puede serlo a la vez del Madrid o viceversa? imposible, fundamentalmente por cuestiones emocionales pero también porque compiten entre ellos.
Si nos trasladásemos a la política no nos parecería razonable que alguien afiliado al PP estuviera afiliado a su vez a Ciudadanos, aunque sus propuestas sean casi idénticas, más que nada porque llegadas las elecciones tendrían que competir, y de hecho, la mayoría de los partidos contemplan en sus estatutos como motivo de expulsión la pertenencia otro Partido. Un caso peculiar  es el de Izquierda Unida, que aunque es un movimiento político social en el que conviven diversos partidos, junto con otras organizaciones y colectivos, está inscrita en el registro de Partidos Políticos, condición sine qua non para poder presentarse a las elecciones. Los Partidos que están dentro de IU, yo mismo soy militante del PCE, han renunciado, expresamente, a la acción electoral, y en el momento que recuperasen su papel electoral quedarían, automáticamente, fuera de IU. Recientemente hemos vivido un caso curioso, el de Mas Madrid, al mismo tiempo que su fundador, que también lo fue de PODEMOS, anunciaba el feliz acontecimiento,  manifestaba, argumentando su papel fundacional, su permanente permanencia a PODEMOS, "lo llevo en la sangre" manifestaba muy gráficamente, sin embrago a la Comunidad de Madrid se va a presentar una lista de PODEMOS, pactada con IU y otras organizaciones y movimientos. ¿Es esto sorber y soplar? ¿Es que querer guardar el pastel y comérselo al mismo tiempo?
Y ahora vamos al grano.
Nos llegan noticias de que la aparición del logotipo PODEMOS en la papeleta de la Coalición Unidas Izquierda Unida /RPS ha sentado muy mal en lo que fue la agrupación de electores Alpedrete Puede, entonces auspiciado por PODEMOS, convertida hoy, creo, en partido político fuera de la estructura orgánica de PODEMOS.
¿Porqué?
Si Alpedrete Puede es una estructura distinta de PODEMOS, ¿Porqué le molesta que PODEMOS, que SI ha firmado un acuerdo marco con Izquierda Unida al que se suma la Federación de Republicanos (RPS) en el ámbito de Alpedrete aparezca en su logo? Si hay, y parece ser que los hay, inscritos, figura que reconozco no saber que obligaciones exactas conlleva, en PODEMOS que a su vez se han afiliado a Alpedrete Puede, francamente están "soplando y sorbiendo" "comiéndose el pastel y guardándolo". A no ser que alguien hubiera diseñado una campaña basada en recoger un posible voto a PODEMOS, sin explicar, y yo no soy quien para hacerlo, el porqué ya no se está en PODEMOS, sería propio de la vieja política, no lo creo.
Por otra parte, nuestra intención no es competir con Alpedrete Puede, nos unen muchísimas más cosas de las que nos separan y más temprano o más tarde tendremos que entendernos, aunque vayamos en distintas listas a las elecciones municipales. Yo tengo muy claro que en las elecciones generales votare la lista de Unidas Podemos en la que figura mi camarada Enrique Santiago y que encabeza Pablo Iglesias, como en las autonómicas a la lista de Sol Sánchez y Fernando Jiménez que encabeza Isabel Serra, en las europeas a la lista de Sira Rego, y si viviera en Madrid ciudad, no dudaría en votar la lista de Carlos Sánchez Mato.
Y termino repitiendo algo que, creo que expliqué ayer, desde que decidimos reanudar la actividad política en Alpedrete hemos buscado a PODEMOS en Alpedrete para negociar con ellos un espacio de convergencia, y aunque parezca raro no lo hemos encontrado, solo encontrábamos a Alpedrete Puede, y con ellos lo intentamos, con el resultado conocido. Y en ese proceso yo no participé, consciente de que  mi persona podía entorpecer el proceso, consciente, y no sé porqué y sinceramente lo siento, que a alguno sectores de Alpedrete Puede les caigo muy mal, alguno llegó a decir Con esa gente (sic) yo no voy a ninguna parte.
Y termino reiterando que los compañeros, yo los siento como tales, de Alpedrete Puede no son nuestros enemigos,  nuestros enemigos están enfrente en lo que representa C's, PP y Vox y ahí va a estar nuestra campaña.


lunes, 22 de abril de 2019

Volvemos a la lucha

En mayo de 2015 Izquierda Unida de Alpedrete, en coalición, como ahora, con la Federación de Republicanos (RPS), dando forma jurídica a Alpedrete en Común obtuvo el peor resultado de su historia, quedándose la izquierda que aspira a representar fuera del concejo alpedreteño. Muchas fueron las razones que nos llevaron a este fracaso, exógenas y endógenas. Entre las primeras la explosión del intelectual colectivo que surgió de las movilizaciones del 15-M, PODEMOS, que en nuestro pueblo tomó la forma de Alpedrete Puede, que con extraordinaria rapidez obtuvo las 500 firmas necesarias para su constitución como agrupación de electores, lo cual dio una pista de por donde iban los tiros, a lo que, sin duda, no fue ajeno el hecho de que encabezara esa agrupación de electores fuera una persona de gran prestigio como es el médico de muchos años de Alpedrete, y de hecho para algunos de sus votantes, no sabría cuantificar si muchos o pocos, se trataba de "la lista del médico". Entre las razones internas, la principal estribó en la miopía política de quien esto escribe, en su condición tanto de cabeza de lista, como de coordinador local de la Asamblea  de Izquierda Unida. Cuando Alpedrete Puede nos manifestó, de forma taxativa, que no tenía la mínima intención de contar con nosotros, argumentando que la etiqueta de izquierda Unida no sumaba sino que restaba, nos empeñamos, y yo singularmente, en jugar en campo ajeno, con un funcionamiento alejado de nuestra práctica política, diluyendo nuestra imagen, y no puedo evitar pensar que quizás quedaron huérfanos muchos de nuestros votos. En definitiva, doscientos votos que no sirvieron para obtener representación.
Los resultados de 2015 nos produjeron, como asamblea, una entrada en shock, a la que no fue ajena la turbulencia a que fue sometida nuestra organización regional, entonces IUCM, que fue desfederada,, siendo necesaria su reconstrucción, un proceso que va bien, aunque quizás más lentamente de lo que a mi, por ejemplo, me gustaría. Esta situación de noqueo político, junto a una serie de tristes avatares personales, nos ha llevado a cuatro años de práctica inactividad política.
Llegamos a 2019, y no tuve más remedio que hacerme una reflexión ¿Ha habido Izquierda Transformadora en la Corporación estos cuatro años? y no tuve más remedio, no de una forma inmediata pero si firme, que contestarme que NO. Es evidente que la composición del tripartito del equipo de gobierno Alpedrete Puede-UNPA-PSOE, no facilita el practicar una política netamente de izquierda, y el triste, tristísimo, espectáculo de reposición de la bandera, tras una manifestación de un centenar de ultrapatriotas, algunos de ellos muy conocidos por su amor a la democracia, fue buena prueba de ello. Nadie ha movido un dedo en la dirección de la reversión de servicios públicos esenciales y la posición  del alcalde votando, en contra de su propio grupo, a favor de un PGOU contra el que llevabamos años de lucha, a mi me dejó, como poco, estupefacto.
¿Es necesaria la Izquierda en Alpedrete?
Definitivamente SI.
Después de consultar con compañeros y aliados, tomamos, ya de una forma organizada, como Asamblea, la decisión de reactivarnos y, siempre con la inestimable colaboración de los compañeros de la Federación de Republicanos (RPS), tomamos la decisión de construir un espacio claramente de izquierda.
Nuestra primera intención, intención que nunca hemos abandonado, era sumar a PODEMOS, o mejor construir con PODEMOS ese espacio unitario, y ahí comprobamos algo que se intuía, Alpedrete Puede no es PODEMOS, es más, pensaban constituir un partido instrumental al que "nos invitaban", pero "a título personal" en tanto que ciudadanos, es decir deberíamos abandonar nuestra militancia en nuestra organización para entrar en otro partido, y aquí conviene recordar que todos los partidos son un instrumento, de hecho Izquierda Unida es un instrumento para intentar cambiar la sociedad. El término "Partido Instrumental" no deja de ser, utilizando la terminología, que tan poco me gusta, de Ernesto Laclau, un significante vacío. Con todo es, me parece a mi, muy importante cuidar los aspectos formales, e incluso de carácter propagandista, por ello la coalición ha terminado llamándose
                                              UNIDAS Izquierda Unida / Republicanos
Y en el logotipo aparece PODEMOS

En todo este proceso y ante la dificultad derivada de la inexistencia de PODEMOS en Alpedrete, lo que ha impedido que sea miembro de la Coalición, ha sido decisiva la intervención de nuestro viejo conocido, y muy querido para los Alpedreteños, Fernando Jiménez, que inmerso en una difícil negociación en la Comunidad de Madrid, ha sacado tiempo para dedicárselo a Alpedrete, y también, todo hay que decirlo, ha sido importante que la dirección de PODEMOS Madrid no ha puesto ninguna pega.
Y puestos a agradecer, quiero agradecer a Ricardo Terrón (IU) y Tamara Ontoria (PODEMOS), que dediquen parte de su tiempo a representarnos en la Junta Electoral.

Y ya estamos inscritos, y a falta de solventar algún defecto que pudiera surgir, ahora empieza el trabajo importante elaborar el programa y hacérselo llegar a todo Alpedrete.