miércoles, 10 de septiembre de 2008

Historia de un desalojo. Cap 0: Antecedentes


20 de Noviembre de 1975, va Franco y se muere,¡hay que joderse! se apaga la lucecita del Pardo y algunos intuyen, y temen, aunque no lo digan, que las cosas van a cambiar, no saben si poco o mucho, ni en que sentido. Y alegremente he escrito algunos , porque en mi círculo de conocidos, amigos y familiares no había nadie que no se sintiera, al menos, aliviado con la desaparición de ese elemento,cuando en realidad fueron muchísimos los que estaban agradecidos al 18 de julio, y no sólo aquellos que directamente se lucraron económicamente: falangistas, proxenetas, obispos, estraperlistas, asentadores y demás fauna despreciable, sino también todos aquellos que aun pasando incontables calamidades y estrecheces, se sentían cómodos porque bajo el eufemismo de la paz, se escondía la felicidad, o conformidad de espíritu, acaso falta de él, que les producía el que se les ahorrase el tener que ejercitar la funesta manía de pensar. Doctores tiene la iglesia era un latiguillo frecuentemente repetido, que alguien pensara por ellos era una fuente de confortabilidad y en último extremo estaba la ya mentada lucecita del Pardo que igual te amparaba que te fusilaba. A estos millones de españoles que se sintieron huérfanos el 20-N, los sociólogos, politólogos y demás ...ólogos, expertos todos ellos en etiquetar todo lo que pasa por sus manos, le llamaron el franquismo sociológico. Y llegados a este punto alguno empezara a albergar serias dudas sobre la salud mental de Bolche , dudas razonables por otra parte ya que Bolche nunca ha ocultado que es habitual en la consulta del psiquiatra, que comienza un serial para hablarnos de su desalojo como concejal retrotrayéndose a la noche de los tiempos, al bendito momento en que la parca derrotó al invicto caudillo. Y Bolche, además de dejar de escribir en tercera persona porque es algo que hacía muy bien Cayo Julio César, pero que en los demás puede parecer una muestra de fatuidad muy alejada del espartano ascetismo bolchevique, pide paciencia porque de aquellos fangos vinieron estos lodos o de aquellos lodos vinieron estos barros o de aquellos barros vinieron estas manchas, en definitiva felix qui potuit rerum cognoscere causas, que más o menos viene a decir que dificilemente podremos estudiar un fenómeno si no conocemos sus orígenes o antecedentes. Porque...alguien se ha preguntado ¿Que ocurrió con los integrantes de aquellas enormes colas que daban dos y tres vueltas al Palacio Real para dar su último adios al centinela de occidente ? ¿Realmente se despedían o esperaban una resurrección siquiera momentánea para pedir instrucciones de como sortear el mar de peligros que les acechaba? Porque ¿les acechaba un verdadero peligro?. Demasiadas preguntas, se me puede colapsar mi masculina neurona que si bien es cierto que es multifuncional, multitarea y monopuesto tambien es verdad que empieza a acumular más kilómetros de lo deseable. Intentaré contestarmelas, son todas retóricas de manera que no me será dificil, en el sentido contrario a las agujas de un reloj digital, es decir de atrás para adelante. No les acechaba peligro ninguno como posteriores acontecimientos se encargarían tozudamente de demostrar, sin embargo ellos si lo percibían, y lo percibían porque estabamos "nosotros", que a lo mejor no eramos tantos como ellos pero sí muchos. Eramos los que pensabamos, sin concretar, y eso ponía en peligro la estabilidad del sistema, la dichosa paz. En cuanto a lo que querían los asistentes al velorio habría de todo, supongo yo, habría quien había ido a agradecer algo, habría quien había ido a mitigar sus temores buscando la compañía de otros en su misma situación angustiosa, incluso puede que algunos hubieran ido a certificar con sus propios ojos la efectiva muerte de semejante hijo de la gran puta. ¿Estaría nuestra querida alcaldesa entre los que fueron a visitar el catafalco?
Imposible saberlo a ciencia cierta. El próximo 13 de noviembre ( día de San Stalinslao de Kotska), cumple nuestra Marisol cincuenta años, exactamente los mismos que tenía cuando pasó a mejor vida (mejor para nosotros, por supuesto) el anterior jefe del Estado (que nombró al actual). Hay gente que nace ya con cincuenta años, por más que aparente menos, incluso que parezca una niña o un bebé, y sólo cuando su apariencia física se sincroniza con la edad emocional que siempre han tenido, comienzan a cumplir años de forma efectiva, por más que es justamente a partir de ese momento cuando intentan desesperadamente quedarse anclados en los cincuenta, para lo cual recurren a toda clase de métodos, el más usual consiste en ataviarse como un ( o una) adolescente y combatir el ridículo al grito de "¡mecachis que guapa soy!" o trotando de forma inmisericorde con el organismo propio por caminos, vías pecuarias e incluso estadios o polideportivos con cara desencajada y la vena cicutrina próxima al estallido. Acudiera o no nuestra, ya entonces cincuentona alcaldesa al tanatorio de la calle Bailén, estoy seguro de que perteneció al colectivo de los que se encontraron huérfanos, no tanto por la desaparición física del dictador que al fin y al cabo venía pudriéndose en vida desde hacía algunos años, sino por la disolución de un sistema, que le ahorraba el tener que pensar, el tener que decidir, el tener que actuar, convencidos , y aquí me contesto a la tercera pregunta, de que la resurrección era imposible, por más que un minoritario grupo de adeptos incondicionales, cada vez más pequeño debido al movimiento natural de la población, con su tasa de defunciones y alumbramientos, intente todos los 20-N una acción milagrosa. La mayoría de aquellos cincuentones emocionales, algunos de ellos embutidos en cuerpos muchísimo más jóvenes, decidieron pasar página, declararase demócratas de toda la vida, (aunque nunca partidarios de confundir libertad con libertinaje ) y adecuarse a los nuevos tiempos. La mayoría siguió la vieja consigna del dictador: ¡Joven, haga como yo, no se meta en política!, pero los que decidieron tener una actividad política, muchos de ellos ya la tenían a través del movimiento nacional, encontraron un instrumento que el franquismo político evolucionado creo ad hoc y que se hubo de llamar Unión de Centro Democrático (UCD), mientras el franquismo político no evolucionado se atrinchera en Alianza Popular, que liderada por Manuel Fraga Iribarne que nació en Villalba (Lugo) el 23 de noviembre de 1922, según consta en su biografía oficial, y que fue miembro de la Falange desde muy joven, según no consta en su modernizada biografía oficial, aunque todo el mundo lo sabe, que tenía 23 años cuando consiguió una plaza de letrado en Las Cortes según destaca su biografía oficial y que sólo tenía 26 cuando fue doctor en Derecho Político por la Universidad de Valencia, lo que su biografía oficial magnifica, y por último que los 40, después de haber ocupado diversos cargos en el Ministerio de Educación y otros departamentos, el general Francisco Franco , lo que su biografía oficial minimiza,lo designó ministro de Información y Turismo, puesto que mantuvo hasta 1969. ¿Dónde estaría entonces nuestra alcaldesa? Casi con toda seguridad diría que afiliada en ningún sitio, sin embargo el sentido del voto de las elecciones de 1979 , tanto generales como municipales, en las de 1977 no pudo votar, y tampoco pudo votar la Constitución de 1978, porque su edad legal se lo impedía, estoy seguro que iría a parar a la UCD, sin tener muy claro, sólo lo tenían claro los votantes de AP, cuales eran las diferencias. Como Marisol Casado llegó a la actividad política tiene poca importancia, pero es bueno saber que se encuentra entre esos millones de españoles que vivían muy cómodos en el franquismo, que jamás levantaron su voz contra él, que argumentan que la pasada guerra civil fue culpa de todos, como si fuera igual el agresor que el agredido y que, en definitiva, han abrazado la formalidad, que no la esencia, democrática para poder sobrevivir, sabedores, de forma consciente o inconsciente, de que con los métodos del pasado no irían a parte alguna. Por eso viajan continuamente al centro y son incapaces de encontrarlo, por eso les molesta que haya una oposición que ejerza una labor fiscalizadora, les gustaría que la oposición se quedara en casa y les dejara gobernar como hacía la lucecita del Pardo. ¿Son demócratas? Formalmente sí porque no les queda otro remedio ¿Sienten la democracia? No, para ellos es un mal menor ¿Son así todos los afiliados del PP? Todos puede que no, pero desde luego una inmensa mayoría sí. ¿Y sus votantes...? Cujusvis hominis errare; nullius, aisi insipientis, in errore perseverare

2 comentarios:

SELMA dijo...

...Y seguramente porque consideran este país como la "finca del abuelo", ( en palabras de una nieta del inombrable mientras sobrevolaban la Península ) que lo han heredado y que les cuesta horrores tener que compartirla con nosotros... Fraga se conformaba con que las calles fueran suyas...

Bolche si pudieran... no sólo del ayuntamiento nos/os desalojarían, no...pero claro son demócratas y un.... egg!!!!

Un beso.

Freia dijo...

¡Jajajajaja! Bolche.
Redonda la entrada. Se nota que has vuelto con ganas.
Si te descuidas, empiezas con Favila y el oso.
Besazos...
PD. ¿Has probado a cambiar la fecha en Opciones del post? A lo mejor así sale recolocadito.