lunes, 28 de noviembre de 2011

Esperando a Mariano

Con más o menos ganas, en mi caso ninguna, la gente, el personal, espera el acceso de Mariano Rajoy al poder. Para muchos, fundamentalmente para sus votantes, el hecho del relevo debería ser suficiente para que los mercados, se calmasen, la famosa prima de riesgo bajara hasta parámetros soportables, las entidades bancarias comenzaran a facilitar créditos a las pymes y la tasa de paro comenzara a descender apreciablemente. Ha pasado una semana y no ha ocurrido nada de eso. Ni va a ocurrir. Mariano calla. El famoso programa oculto sigue sin desvelarse, aunque algunos sabemos que los recortes van a ser profundos y traumáticos
Nos esperan tiempos de resistencia y combate en unas condiciones adversas. Los resultados electorales avalan que la mayoría de la población, muchos de ellos trabajadores (activos o en paro) han creido en el Partido Popular, o más exactamente han seguido creyendo puesto que el PP apenas ha crecido en voto, y otros muchos, casi 7 millones, han avalado, de buen grado o por miedo a la derecha, las políticas de Rodríguez Zapatero. En definitiva, no han llegado a 2 millones los que han apostado por la izquierda, y no sólo por IU-LV por más que esta ha sido de largo la opción más escogida, y en esas condiciones el resistir va a ser dificil. La resistencia ha de tener un componente pedagógico importante destinado a la recuperación de la conciencia de clase. Tenemos que convencer a los trabajadores de que son exactamente eso, trabajadores, y que como trabajadores se tienen que comportar, y sólo desde esa adquisición de conciencia nos podremos plantear el combate por una sociedad mas justa. Nosotros no podemos perder ni un minuto, y desde el mismo instante en el que Mariano anuncie sus primeras medidas, sin duda agrediendo a los trabajadores, tenemos que empezar nuestra tarea. Nosotros tambien estamos esperando a Mariano