martes, 21 de febrero de 2012

La Policia

El Estado, cualquier Estado, todos los Estados, es la expresión de una determinada relacion de dominio entre clases, y la Policía es la ejecutora de la violencia de la clase dominante sobre la clase dominada independientemente de cual sea el origen de clase de los policías represores.
En el Estado Socialista, al que aspiramos como forma transitoria, pero necesaria, para llegar a la sociedad sin clases, el comunismo, la clase dominante ha de ser la clase obrera, que ahora preferimos llamar trabajadora. Marx, en el Manifiesto Comunista, define ese dominio, y lo caracteriza como profundamente democrático, como Dictadura del Proletariado. La Policía, en el Estado Socialista, deberá reprimir, con la contundencia y medios necesarios, a los que se opongan al Socialismo.
En el Estado capitalista, la clase dominante es la burguesía, y ejerce ese dominio mediante un sistema político que, sin rubor alguno, califican como democrático, descalificando a los que no se le parecen, que se basa fundamentalmente en que cada periodo de tiempo determinado, generalmente cuatro años, los ciudadanos pueden elegir quien, teóricamente en su nombre, legisla y si acaso ejecuta lo legislado, de forma directa en los llamados sistemas presidencialistas e indirectamente en los llamados parlamentarios. Ni que decir tiene que no todos los que se presentan tienen el mismo tratamiento ni las mismas oportunidades. En el sistema capitalista, democrático-burgués, la Policía tiene la obligación de reprimir, apalear y detener a aquellos que se opongan a la lógica del sistema. Y eso es lo que ha hecho la Policía en Valencia. Ni más ni menos.