lunes, 3 de marzo de 2014

Ucrania

No me importa reconocer, casi me gusta hacerlo, que hay cuestiones, la de Ucrania es una de ellas, en las que me encuentro mediatizado por mis lecturas de tardoniñez y adolescencia. El título con que bautizé esta bitácora, en contra de lo que algunos creen, no hace referencia a personaje alguno de la revolución bolchevique, sino a una novela "Así se templó el acero" escrita por el héroe socialista ucraniano Nikolai Ostrovski, prematuramente muerto a causa de una enfermedad, que hoy conocemos como espondilitis anquilosante, que le redujo a la paralisis y la ceguera. Ostrovski, crea un personaje, Pavel Korchaguin, con características claramente autobiográficas, a través del cual, el autor nos relata los primeros tiempos de la Revolución y la Guerra Civil. No quedan muy bien parados los independentistas ucranianos, opuestos al Poder Soviético, comandados por el Atamán Petliura, a quien el autor no duda en calificar como bandido, y a sus seguidores como unos facinerosos, portadores de la bandera azul y amarilla, responsables de mil y un desmanes. Quiere decirse que, desde siempre, los partidarios de la independencia de Ucrania no han sido santo de mi devoción y, a día de hoy, ver como se celebra como un triunfo el derribo de una estatua de Lenin no contribuye, precisamente, a que me identifique, o al menos tenga algo de simpatía, por unos manifestantes capaces de arriesgar su vida por conseguir un mayor acercamiento a una estructura, la de la Unión Europea, que a juicio de muchos, entre los que me encuentro, ha contribuido decisivamente al empeoramiento de nuestras condiciones de vida. Cabe preguntarse ¿Qué les han dicho que es la Unión Europea? Tambien marcó mi juventud la lectura de "El Don apacible" , de indudable calidad literaria, de Mijail Sholojov, comunista y escritor, que ganó el premio Nobel de 1965, que narra las aventuras y desventuras de Gregori Panteleivich Melejov, personaje literario, no sé si tiene correspondencia con algún personaje real, que alcanza el grado de general de los Cosacos blancos, es decir, opuestos a la Revolución Bolchevique, a diferencia de los Cosacos rojos. Tampoco esta novela estimula las simpatías por los partidarios de una Ucrania independiente del Poder Soviético. Y aprovecho aqui para hacer un inciso y recomendar, también de Sholojov, Tierras roturadas, novela que puede ayudar a comprender el fenómeno conocido como stalinismo.
Se deduce, fácilmente, mi escasa simpatía por los opositores de Yanukovich, y como es este un personaje que tampoco me produce un especial simpatía voy a limitarme a reproducir el comunicado del Partido Comunista de Ucrania



Queridos camaradas comunistas,
Me dirijo  a vosotros en uno de los momentos más dramáticos en la historia de nuestro país. Durante los trágicos acontecimientos de los últimos tres meses, se ha derramado sangre, ha muerto gente. La integridad territorial de Ucrania se ha visto amenazada, su existencia misma como Estado soberano, independiente y unido.
Estos acontecimientos tienen un carácter ambiguo. La participación en ellos de gran cantidad de gente refleja el profundo descontento en la sociedad con la política del régimen de Yanukóvich y de su entorno, que han mostrado su incapacidad a la hora de gobernar el país, engañando al pueblo, incumpliendo todas sus promesas preelectorales y abandonando cobardemente su puesto en el momento más difícil.
La desvergüenza con la que se ha enriquecido el clan formado en torno a Yanukovich, que recibió el nombre de “Familia”, ha alejado de ellos a la mayoría de sus partidarios y electores.
Pero las manifestaciones de protesta de las masas no adquirieron el carácter de confrontación de clases. Esa lucha cruenta se ha producido entre los dos grupos de la misma clase de explotadores, la burguesía oligárquica, de los cuales la mejor preparada ha resultado el grupo que ha unido a las fuerzas proocidentales, nacionalistas de ultraderecha. Estas fuerzas han sabido hábilmente utilizar el descontento de la gente y con su ayuda consumar un golpe de Estado.
Al mismo tiempo, Occidente abiertamente, sin ceremonias, se ha inmiscuido en los asuntos internos de nuestro país, apoyando al actuación de las fuerzas ultraderechistas, por cuanto están encaminados a una profunda transformación de la situación geopolítica en Europa y el mundo, a destruir los lazos de varios siglos, económicos, culturales y espirituales de los pueblos ruso y ucraniano y de los demás pueblos hermanos de la antigua Unión Soviética, entregando a Ucrania  como protectorado de los EEUU, la UE y la OTAN, del FMI y de varias multinacionales.
La actuación de los grupos ultraderechistas, encabezados por fuerzas abiertamente neonazis, surgidas al calor del régimen de Yanukovich, y herederas ideológicas de los ocupantes hitlerianos, van acompañados por un nuevo y extremadamente peligroso resurgimiento de la histeria anticomunista, que se manifiesta en la destrucción generalizada de los monumentos a Lenin, a los héroes de la Gran Guerra Patria, por asaltos criminales a las sedes de nuestro partido, en Kiev y en otras ciudades del país, por el terror moral y físico contra los comunistas y en las exigencias de prohibir la actividad del Partido Comunista.
Todo esto deja bien a las claras, que las fuerzas que se han hecho con el poder, pueden recurrir a cualquier acto ilegal, sin detenerse ante posibles represalias, no solo contra los dirigentes del partido, sino contra los comunistas de base. Hay que estar preparados para eso.
En la situación que se ha generado, la más importante de las tareas que tenemos por delante, es mantener la estructura del partido, sus cuadros, estar alerta y no caer en provocaciones.
Es vital utilizar todas las posibilidades para explicar a los trabajadores el sentido del golpe que se ha dado y el peligro de las consecuencias que acarreará para las gentes sencillas: un dramático empeoramiento de la economía, crecimiento del desempleo, impago de salarios y pensiones, subida de precios y tarifas, el desenfreno de la delincuencia y el empobrecimiento de la gente.
La dirección del partido, nuestro grupo parlamentario en la Rada, va a hacer todo lo posible, para en estas dificilísimas condiciones, defender los intereses de los trabajadores, conservar el partido y defender la unidad del país.
Querido camaradas, ante el partido, ante cada uno de nosotros, se presentan nuevos y difíciles desafíos. Unamos nuestras filas, multipliquemos los esfuerzos en la lucha por una causa justa, como es el socialismo.
Piotr Simonenko


No he cambiado una coma de lo que dicen los camaradas ucranianos, ellos son de allí, están allí y tienen elementos de jucio que nosotros, que solo recibimos opinión sesgada , no podemos tener. Y que nadie se equivoque, mi opinión sobre Putin y lo que representa dista mucho de estar cercana a la simpatía
 

2 comentarios:

Robespierre dijo...

Como siempre muy interesante, didáctico y estimulante camarada. Gracias por tus artículos, son un bálsamo en esta era de populismo y manipulación mediática.

carlos123 dijo...

Hola Joshanton, hace un par de años (o más) habías visitado mi blog de la Espe (la recuerdas?).

Como ese muermo ya no está (sigue viva?), he reconvertido el blog, y ahora esta dedicado a las hazañas del Sheñorito Regishtrador .

Te invito a que lo visites:
http://aymariano.blogspot.com

Salud!