jueves, 8 de mayo de 2008

Reflexiones junto al fútbol

Ha sido la noticia de la semana, desde que las huestes vikingas, conquistaron en el difícil feudo osasunista del Reyno de Navarra, su trigésimo primer título liguero, tras una épica, por no decir heróica, victoria por un gol a dos, no se ha hablado de otra cosa que del paseillo que tenían que hacer los jugadores azulgranas del Barça, en su visita a ese templo laico de las excelencias futbolísticas, llamado inicialmente estadio de Chamartín, dado que se encuentra sito en lo que otrora fuera el enclave de Chamartín de la Rosa, hoy evolucionado a distrito capitalino, y que hoy porta orgullosamente el nombre del que fuera su inolvidable presidente Santiago Bernabeu y Yeste, auténtico precursor de la apertura democrática de nuestro pais. Gracias a él los españolitos pudimos viajar por Europa, incluida la Unión Soviética, desoyendo las órdenes de El Pardo, y pudimos, pudieron los afortunados que viajaron siguiendo al invencible equipo merengue, comprobar en primera persona las ventajas del falaz liberalismo trasnochado que asolaba la Europa Occidental, y comprobar también, los seguidores del también invencible equipo de baloncesto, que por Moscú no se iba fusilando gente por las calles.
Varias reflexiones nacen de estos acontecimientos:
La primera es que empiezo a estar hasta la bolsa escrotal de escribir sobre la crisis del PP, la crisis de Iu, la crisis económica y todas la crisis que en el mundo han sido o están siendo.
La segunda reflexión es de índole histórico-toponímica, el recinto deportivo donde los héroes, mis héroes, triunfaron de manera incontestable, tras más que meritoria remontada en injusta inferioridad numérica, se llama Reyno de Navarra lo cual nos indica, digo yo, que en algún momento de la historia, hubo una entidad política con esa denominación ¿Sería un Estado? ¿Una Nación? ¿Una patria? ¿Una región?¿Un lepidóptero?, por otra parte, o por la misma parte, la entidad deportiva a la que se enfrentaron los gladiadores blancos se llama: Club Atlético Osasuna, siendo este último término, osasuna, una palabra vascuence que en español significa salud. ¿Podemos de deducir que en aquel Reino de Navarra una parte de la población se comunicaba en vascuence? Cotilla como soy me puse a husmear por libros y libracos, y efectivamente desde el siglo VIII en que un tal Iñigo Arista puede considerarse primer rey de Pamplona hasta que bien entrado el siglo XV Catalina de Foix pierde , en favor de la Corona de Aragón , ¡joder! otro reino, la parte de Navarra al sur de los pirineos, el reino de Navarra es todo un señor reino con importante historia, casi siempre ligada a la corona francesa , todo hay que decirlo. E incluso la parte de Navarra al norte de los Pirineos, continua siendo independiente hasta que Juana III se casa con Antonio de Borbón (¿ os suena el apellido de marras?) y el hijo de ambos, Enrique IV, rey de Francia, lo es tambien del norte de Navarra. Para que luego alguien venga a afirmar que el fútbol no es cultura, sino llega a ser por tan exquisito deporte, deporte de caballeros practicado por rufianes a diferencia del rugby que es un deporte de rufianes practicado por caballeros (esta estupidez es original de algun sportman británico al que alguién tuvo la ocurrencia de decirle que era muy ingenioso), un servidor no se entera de que aparte de Castilla y Aragón, en la península ibérica había otras entidades políticas, allá por el siglo XV, algunas de las cuales, a su vez estaban compuestas de otras entidades políticas que tambien tienen su historia . Así me entero de que existió un Reino de León, anterior al de Castilla, que a principios el siglo X, con el efímero rey García I (excelente nombre para un rey) establece la capitalidad del hasta entonces reino Astur en la ciudad de León, y esta histórica ¿Nación? ¿Comunidad? ¿Patria? supervive como entidad independiente hasta que con Fernando III el Santo, en el siglo XIII, es fagocitada por Castilla. Pero tampoco el reino de León es una entidad política estrictamente unitaria, puesto que dentro de ella , y en ocasiones, a lo largo de la historia, independiente de ella, tenemos el reino de Galicia, llegando, algunos historiadores intelectualmente autorizados, a afirmar que el Reino de León era originariamente Reino de Galicia, aportando como prueba que la actual Galicia, nunca formó parte de la España Visigoda, siendo los Suevos los desromanizadores del asunto, de hecho Don Pelayo, Paio, sería un rey gallego que trasladó la capital del reino a Uvieu. En el oriente de la Península Ibérica podría parecer que la Corona de Aragón era la ¿Nación?, ¿Comunidad?,¿Patria? hegemónica, pero no es así , o al menos no está tan claro desde la boda de doña Petronila con Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, la capitalidad del reino se traslada a la Ciudad Condal, y desde algunas instancias políticas actuales, digámoslo claro desde la Generalitat de Catalunya, se insiste de forma tan interesada como incorrecta hablar de la Corona Catalano Aragonesa, entidad que jamás ha existido. Por cierto, el futuro jefe del Estado, Felipe de Borbón, si siguiera la cronología de la Corona de Aragón debería ser llamado Felipe V, puesto que Felipe el Hermoso, cónyuge de Juana I , nunca fue rey, ni siquiera consorte, de Aragón. Resumiendo, gracias a la existencia de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), el oir hablar de Nación de naciones, no me suena tan raro: naciones hay un puñao, que todas esas ¿Naciones?, ¿Comunidades?, ¿Patrias? hayamos sido capaces de constituir una Nación está por ver. Yo, por mi parte, me siento muy cómodo siendo español, aunque mi España puede diferir un tanto de la oficial, y no sólo en los símbolos, pero sé que hay quien no se siente a gusto y eso deberíamos solucionarlo, sin apriorismos , ni siquiera constitucionales. ¡Que grande es el Fútbol!, sobre todo cuando hay justicia y triunfa quien debe triunfar: el Madrid C.F.

La tercera reflexión tiene caracteristícas de crónica de sociedad, ¿Qué hacer con el pasillo?. Ese que algunos han llamado, con cierta retranca, el paseillo, como si el espectáculo se hubiera trasladado al coso de las Ventas, aprovechando el inicio de la tradicional feria taurina, feria que, según los entendidos, entre los que no estoy, es la cumbre del arte de Cúchares, siendo Cúchares un torero muy peculiar, despreocupado y desdeñoso ante el toro, que gustaba de ejecutar todo tipo de engaños, como recortes y galleos. Torero de mucho aplomo, buena técnica y mejor intuición, seguro con el estoque, tuvo tantos incondicionales como detractores, los que le achacaban su chulería y su ventajismo. De la gran fama que adquirió es prueba la expresión el arte de Cúchares, que ha quedado en la lengua española para referirse al arte de torear. Es evidente, para mí al menos, que esto último lo he copiado de algún sitio, porque yo de toros, entender, lo que se dice entender...Desde luego viendo el careto de algunos, la minoría, de los soldados del Ejército Inerme de Cataluña, en expresión del llorado y admirado Manuel Vázquez Montalbán, más que de un alegre y colorista espectáculo taurino parecía un funeral de tercera, y eso que no sabían, ¿quizás lo intuían?, la tortura que les esperaba. Nunca, en mis muchos Madrid-Barça, he visto un Barcelona más abúlico. Cuando se produjo el maravilloso 5-0, temporada 94-95, el equipo blaugrana opuso resistencia, la banda que saltó el miércoles al césped ni se molestó, dió la sensación de que cuando Thierry Henry maquilló un poco el catastrófico resultado, sus compañeros le miraban mal, como diciendo ¿Tú de que vas? Aquí hemos venido a festejar a los campeones, no a jugar al fútbol, ¡espabilao! . Lo que no cabe duda, es que en Cataluña se ha instalado un sentimiento de depresión, muy superior al que pudo tener con el hundimiento de el Carmel, los desastres del AVE o la escasez de agua. Y aquí es donde el afamado seny capitula. Para mi es absolutamente incomprensible. No han sido muchas las épocas de sequía de mis muchachos, la más dilatada, por cierto, durante el periodo más negro del franquismo, hasta la temporada 1953-1954, el Madrid no rascó bola, exceptuando dos campeonatos durante la República, pero jamás , ni cuando nos robaron dos campeonatos en la maldita isla de Tenerife, he denotado yo, ni en mí ni en madridista alguno, esos síntomas de querer morir. ¿Será que el nacionalismo, cualquier nacionalismo, de puro paletismo, es incapaz de ofrecer otras compensaciones que no sean ir a festejar a la fuente de Canaletas?
Que grande es el fútbol y que grande es el Madrid.

4 comentarios:

SPOOK dijo...

Buena decisión, las crisis que usted menciona no son un espectáculo digno de admirar por una persona elegante como no tengo duda es usted.

Gracias por su docta reseña histórica. Si todos fuéramos tan rigurosos como usted en el uso de la historia nos ahorraríamos más de una discusión patriótico-nacionalista.

Entiendo que usted, que no tiene nada de paleto, está dispuesto a ayudar a los blaugranas a superar su “depre” concediéndoles un temporal respiro con la reforma electoral.

Happy week-end

Gracchus Babeuf dijo...

Cuando el Osasuna renombró a su campo como "Reyno de Navarra", Gustavo Bueno, filósofo reconvertido, a sueldo del alcalde de Oviedo, denunciaba como un absurdo la posibilidad de que España fuera una nación de naciones. La posibilidad de que, siendo españa una nación, se reconociera como tal a Cataluña, etc.

¿Es un absurdo una nación de naciones, pero no lo es un reino de reynos?

Si el reyno es del PP-UPN, no, no es absurdo.

¿Te imaginas que la Real Sociedad hubiera llamado a su estadio "República de Euskadi"?

Me descojono.

Claudi Cantoni dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
República de Catalunya dijo...

Me da asco oír tanta sarta de mentiras en un solo post. Gracias por hacerme perder el tiempo en tan inútil post y persona autorizada a la vez. Véte con tu mandril al cuerno, franquista del culo pelado.

VISCA EL BARÇA Y VISCA CATALUNYA LLIURE!!!!! Y EUSKAL HERRIA!!!