lunes, 13 de septiembre de 2010

Irak despues de la guerra , ¿Afganistan?

Cuando Amnistia Internacional denuncia situaciones producidas en determinados lugares, con determinados sistemas políticos, el conjunto de la derecha, con todas su baterías mediáticas disparando en el misma dirección, y cierta izquierda acomplejada y mema, más pendiente de la salud de un delincuente, voluntariamente fallecido, que del futuro de un pueblo asediado y acosado por el imperialismo, ponen al unísono, y nunca diré que de forma concertada aunque lo parece, el grito en el cielo con el mantra del respeto a los derechos humanos. Y ahora, que parece que lo que manifiesta el compañero Fidel Castro Ruz es muy tenido en cuenta, me voy a permitir recordar lo que el mismo compañero, probablemente tan lúcido entonces como ahora, manifestó el 1º de mayo de 2002 en la Plaza de la Revolución , discurso en el que hace frente a la acusación de falta de respeto a los derechos humanos en Cuba, y del que entresaco algunos párrafos:
Hablando de derechos humanos:
A los hermanos de América Latina les han hecho un gran cuento de Las mil y una noches, en el cual cada día que pasa creen cada vez menos. Llevan medio siglo tratando de hacerles creer que los cientos de miles de niños que mueren cada año por desatención y hambre, los millones que no van a la escuela y trabajan por míseros salarios, limpian parabrisas y zapatos, o son objeto de comercio y explotación sexual, es democracia y respeto a los derechos humanos. Que los cientos de millones de seres humanos que viven en la pobreza, a pesar del inmenso potencial de la riqueza y los recursos naturales que los rodean; el enorme número de desempleados, subempleados o trabajadores informales que viven sin la menor ayuda, seguridad social o protección alguna; la desatención médica a las madres, niños, ancianos y población pobre en general; la marginación, las drogas, la inseguridad y el delito, se llaman democracia y respeto a los derechos humanos. Que los escuadrones de la muerte, las ejecuciones extrajudiciales, torturas, desapariciones y asesinatos; que el soborno, la malversación y el desvío y robo descarado de los bienes públicos - mientras escuelas y hospitales se cierran, los bienes y recursos de las naciones se privatizan y muchas veces se regalan a amigos y asociados en la corrupción, tanto internos como externos- , constituyen la más cabal expresión de la democracia y de los derechos humanos. No les pasa por la mente que el sistema económico, político y social que defienden es la negación total de toda posibilidad de igualdad, libertad, democracia, dignidad humana y justicia.
No es mala, yo la suscribo y los resultados de las elecciones españolas me dan la razón, la caracterización que hace de la democracia capitalista
Una persona que es analfabeta, o cuyos conocimientos apenas rebasan el tercero o el cuarto grado, o que vive en estado de pobreza o de pobreza extrema, o carece de empleo, o radica en barrios marginales donde las más inconcebibles condiciones de vida tienen lugar, o deambulan por las calles y reciben el veneno constante de la publicidad comercial, sembrando sueños, ilusiones y ansias de consumos imposibles, las que suman enormes masas de ciudadanos en lucha desesperada por la vida, pueden ser víctimas de todo tipo de abusos, chantajes, presiones y engaños, sus organizaciones son reprimidas o carecen de ellas, difícilmente están en condiciones de comprender los problemas complejos del mundo y de la sociedad en que viven. No están en condiciones reales de ejercer la democracia, ni decidir cuál es el más honesto o el más demagógico e hipócrita de los candidatos, en medio de un diluvio de propagandas y mentiras, donde los que más recursos poseen son los que más mentiras y engaños siembran.
No hace falta irse muy lejos, ni siquiera hay que buscar a aquellos que apenas han rebasado el tercer o cuarto grado en palabras del compañero comandante, aquí mismo, entre nuestros vecinos y compañeros, hay una alarmante tasa de analfabetismo, y ejemplos hay por doquier: De los muchos millones que en las próximas elecciones votaran al PP o al PSOE, ¿qué porcentaje sabe realmente que está votando?
Porque la mayoría lo haran en función del mensaje que les llegue desde unos medios de comunicación, que no dejan de ser sino empresas con lógicos intereses empresariales. ¿hay algun medio de comunicación español realmente en la izquierda, que cuestione el sistema de producción capitalista? y es que la libertad de expresión para el compañero comandante y tambien para mí ampara una mentira recurrente:
No puede haber libertad alguna de expresión donde los principales y más eficaces medios de comunicación constituyen un monopolio exclusivo en manos de los sectores más privilegiados y ricos, enemigos juramentados de cualquier tipo de cambio económico, político y social. El disfrute de las riquezas, la educación, los conocimientos y la cultura queda en manos de los que, constituyendo apenas una ínfima parte de la población, reciben la mayor proporción de los bienes que produce el país. No es casual el hecho de que América Latina sea la región del mundo donde existe la mayor diferencia entre los más ricos y los más pobres. ¿Cuál democracia y cuáles derechos humanos pueden existir en esas condiciones? Sería como cultivar flores en pleno desierto del Sahara .
Cuando esos sectores de la izquierda buenrrollista, que idolatra a Gandhi, o mejor a su comercializada imagen, forjada por el sistema e idealiza al movimiento hippy, ocultando sus aspectos menos sugestivos, esa izquierda que algun poeta maldice porque no toma partido hasta mancharse, y entre los que está, cargada de buenas intenciones que no pongo en duda, Amnistía Internacional toma el camino de una teórica objetividad para meter a todos en el mismo saco hace un flaco favor a todos aquellos que, con innegables errores, pelean por una sociedad en la que se respeten, de verdad, los derechos humanos empezando por el derecho a ser igual en privilegios y obligaciones.
Por eso la artillería mediática del sistema desde la más progresista, es una forma de hablar, a la más reaccionaria es una forma de ser, amplifica sin pudor estas tomas de posición.
Cuando las denuncias de Amnistía Internacional circulan en el sentido contrario, conviene minimizarlas en lo posible y eso ocurre con su toma de postura en lo que se refiere a Iraq, haciendo un énfasis especial en el carácter utópico, y por tanto infantil de este tipo de organizaciones.El informe pone de manifiesto algo que todos intuíamos: La situación en la que queda ese arrasado país, tras la paulatina marcha del ejército de ocupación norteamericano, en lo que a respeto a los derechos, tan queridos en según que casos, es sensiblemente peor a la que había en el régimen Baazista, por más dictador que fuera el públicamente ahorcado Saddam Hussein . Y es que una de las mayores mentiras, más incluso que la existencia de esas, jamás ni siquiera buscadas, armas de destrucción masiva, empleadas fue el argumento de la busqueda de democracia para la zona, democracia, nunca me canso de repetirlo, siempre bajo los parámetros del sistema económico capitalista. A Occidente, o mejor dicho, a su sistema de dominación político y económico, la democracia, los derechos de las mujeres, en general los derechos humanos, incluidos los que más, falsamente, sacralizan, les importa un bledo, en Cuba, en Iraq o en los mismisimos Estados Unidos de América, donde se violan sistemáticamente. Lo que está en juego son los controles de las zonas sensibles económica o geostratégicamente hablando. El dictador iraquí, y nadie duda que lo fuera, fue un aliado mientras suponía el contrapunto a la revolución, con un innegable matiz religioso, iraní, puesto que el régimen iraquí era esencialmente laico, con el clero shií convenientemente neutralizado, pero dejó de serlo cuando amenazó el statu quo de la zona invadiendo Kuwait. Iraq, tras la guerra, ha dado un impresionante paso atrás en el terreno de los derechos de la mujer al haber alcanzado el clero reaccionario inportantes cotas de influencia. Para eso han servido las dos guerras del golfo.
Y para lo mismo está sirviendo la guerra, porque es una guerra, de Afganistán. Una guerra que tiene su origen en el empeño de terminar con el régimen, abiertamente apoyado por la URSS, de Babrak Karmal y el Partido Democrático Popular de Afganistán En ese contexto nos movemos y hoy, y el Reino de España con un papel protagonista, estamos sujetando e intentando consolidar, con escaso éxito por cierto, a un régimen corrupto como es el de Hamid Karzai , cuyos presupuestos ideológicos, religiosos y culturales se diferncian en poco o nada del régimen taliban . Nuestra posición, como Estado, si es que existimos como tal más allá de ser una colonia especialmente sumisa al Imperio, es indefendible. Y responde, exclusivamente, al complejo de culpa del señor Rodríguez Zapatero por haber retirado al Reino de España de la coalición invasora de Iraq. Nadie pinta nada allí, es absurdo apoyar una facción contra otra, siendo las dos igualmente reaccionarias y medievales. La salida de Afganistán debe ser inmediata.

3 comentarios:

Anti-pensador dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ana dijo...

Estoy contigo, fachas fuera.

viva el socialismo.

SALUDOS DESDE JAÉN.

coci$fran yara dijo...

Estos son los del no a la guerra, estos son los del nuncamais,estos son los de subir los impuestos es de derechas, los de bajar las pensiones de derechas y no acabrimos de decir la cantidad de mentiras y de barbaridades, no se como la gente como la Rosa, El Gutierrez, el Curiel y tantos son ahora Socilistas es que no tienen dignida o es que son unos cobardes cuando participan en un gobierno que esta recortando todos los derechos que la derecha no seria capaz, no se puede entender, como estamos en Aganistan en Sarajebo en palestina con que Armas sepresentaran cuando nosotros fueramos invadidos por otro pueblo que seriamos tambien terroristaa o que es lo que seriamos que no lo expliquen estos patriotas de bolsillo y de sillon ya pagaran los traidores no se crean que no lo ban a pagar tarde o temprano y que luego no digan que son inocentes que saben muy bien lo que hacen un saludo (copa)