miércoles, 30 de mayo de 2007

La ley electoral

Plantea muy adecuadamente Satánico Luzbel el contrasentido que supone que sean algunos de los beneficiados, en concreto el Pp, los que piden una reforma de la ley electoral que impida el peso que tienen los partidos de corte nacionalista, sobre todo a la hora de conformar mayorías para gobernar el país, dado que no se presenta un futuro muy halagüeño para las mayorías absolutas. Con su conocida sabiduría, que le llevó a ser un ángel caído en lugar de un vulgar pelota como Gabriel, Miguel y Rafael, nos alerta sobre el hecho de que son los partidos mayoritarios los que se benefician de la ley electoral actual, siendo por ello reacios a cambiarla.
En efecto, yo diría que, son cuatro los factores que distorsionan la correspondencia entre el número de votos obtenido y el número de diputados:
1º La provincia como circuscripción electoral
2º La existencia de un mínimo de diputados (3) por provincia
3º La existencia de un mínimo del 5% para obtener representación
4º El reparto de restos de acuerdo a ley d'Hont.
Sin reformar la Constitución, que incluye expresamente la provincia como circuscripción electoral, se podrían introducir modificaciones que corrigieran la distorsión:
1º Eliminando el mínimo del 5% para obtener representación
2º Repartiendo los restos de un modo estrictamente proporcional
3º Aumentando el número total de escaños de manera que las provincias más pobladas no fueran discriminadas frente a las más despobladas. Creo que se vera mejor con un ejemplo:
Supongamos que sea A lo provincia con menos votantes, 120.000 por ejemplo, y supongamos también que se respeta el mínimo de 3 diputados por provincia. Está claro que en A cada diputado cuesta 40.000 votos (si votaran todos). Si fuera B la provincia mas poblada con 4.000.000 a ésta, siguiendo la ratio de 40.000 votos por escaño a esta provincia le corresponderían 100 escaños, e igualmente una provincia con 400.000 votantes elegiría 10. Esto chocaría con el techo de 400 diputados máximo que también marca la Constitución, este problema podría obviarse eliminando el mínimo de 3 diputados por provincia, probablemente asignando sólo dos diputados a A ( 60.000 votos por escaño) B obtendría un asignación de 67 escaños y una provincia con 400.000, 7 , se bajaría del tope máximo de 400. Si no habría que bajarlo a 1 o modificar la Constitución para sustituir la provincia por otra circunscripción más representativa como por ejemplo la Comunidad Autónoma o la comarca, pero esto no es ningún drama, la Constitución Americana con más de dos siglos de existencia tiene más enmiendas que artículos, por no hablar de la no escrita Constitución Inglesa que se modifica a base de actas, y tienen unas cuantas. Al inicio de la legislatura cuando Iu formalizo el apoyo a Rodriguez Zapatero para la investidura se comprometió con Gaspar Llamazares a abordar el cambio de la ley electoral, pero no he visto que se volviera a hablar de ello. Con estas modificaciones las mayorías absolutas serían prácticamente imposibles y por fin podríamos ver parlamentarismo de verdad.

6 comentarios:

AF dijo...

En menudo dibujo se ha metido usted, don Javier. Ahí es nada, una reforma constitucional sólo para poder modificar la ley electoral.

A mí me parecería de perlas lo de la reforma de la Constitución aunque luego no sirviese para la Ley Electoral. Porque reformar y rascar, todo es empezar...

animalpolítico dijo...

Pues yo creo que no es mala idea lo de reformar eso. Pero tocar la Constitución es complicadísimo. Y más con este PP...

J. G Centeno dijo...

Sin tocar la Constitución, se pueden hacer reformas parciales que si bien no eliminan del todo, si pueden paliar el distorsionamiento que hoy se produce. La Constitución no marca el mínimo de diputados por provincia. La Constitución no marca el mínimo del 5% para obtener representación. La Constitución no marca que el reparto de restos tenga que ser segun la norma d'Hont. La Constitución permite elevar hasta 400 el número de diputados. Me comprometo, en mis ratos libres que no son muchos, a elaborar un parlamento virtual con los datos de las elecciones de 2004, y estas modificaciones para ver los resultados, pero sin prisas.

AF dijo...

Míreme también, si no le molesta, cuánto ganaría yo si fuese presidente del Partido Popular y cuánto pagaría de impuestos.

Lüzbel dijo...

Pues sí, ya podríamos a empezar a desempolvar la Constitución de una vez, y porqué no darles el gustazo a los del PP de hacer el sistema proporcional que tanto quieren.

Si quieren caldo, pues se les da dos tazas, sin ningún problema...

Anónimo dijo...

con el sistema que usted propone, se le quitaria poder a las provincias despobladas.
ya me imagino, el futuro con su ley electoral, las 5 ciudadades mas pobladas, con todo tipo de lujos.
y las provincias donde no haya ciudades de mas de 100.000.
siendo mas pobres que nadie.
vivimos en una situaciond e desigualdad, que afortunadamente con el actual sistema se ha ido igualando, desde luego ya no hay descompensaciones economicas que habia antes y cada años se van reduciendo .
pero son su sistema solo aumentarian
hay que luchar por una igualidad..
real y de verdad.
y si le damos poder a los que ya de por si son poderoso osea las provincias ricas.
pues no se va a conseguir nada.