domingo, 6 de mayo de 2007

Las Conspiraciones (¡Que miedo!)

Durante una época de mi vida fui un gran amante,... (aquí Les Luthiers harían una pausa, que causaría gran regocijo entre el público),... fuí un gran aficionado a las películas de espías, y todavía hoy puedo quedarme enganchado a cualquier thriller (que se note que soy un connaisseur del lenguaje cinematográfico) que tenga como eje narrativo principal una buena historia de espías. Llegué a estar francamente enganchado a una serie llamada Nikita (nada que ver con Jruschov) y no sólo por los encantos, que eran muchos, de la actriz que interpretaba el personaje principal, sino también por la atmósfera agobiante, de continua inseguridad, que llegaba a crear. Afortunadamente, esta serie está ambientada en los tiempos en los que ya se habia derrumbado la URSS( el afortunadamente se refiere a la ambientación de la serie, no al derrumbe de la URSS), de manera que los malos malísimos solían ser espías procedentes de países del este de Europa, que una vez que habían traicionado a su país, estaban dispuestos a acabar con la humanidad, si había suficiente dinero por medio. Esta ubicación temporal de la serie me ahorraba la esquizofrenía que me producian las películas anteriores al derrumbe del muro, en las que los malos malísimos solían ser espías alemanes del este, o checoslovacos, con los cuales yo estaba inmediatamente identificado, esta identificación hacía que todas estas películas acabaran mal para mí, a pesar de lo cual me seguían gustando. Creía yo, en mi fuero interno, que ese ambiente tan sofisticadamente axfisiante, con agentes que podían estar a las órdenes de dos o tres servicios de inteligencia distintos, esas situaciones tan desquiciantes sólo se podían dar en el cine o la literatura, que eran imposibles en la vida real. ¡Cuan equivocado estaba! En la vida política española se dan situaciones aún más espeluznantes. Veamos:
-Ejemplo: Cuando Angel Acebes accedió al ministerio del Interior, el PSOE activó a una serie de policias, que tenía durmientes desde los tiempos de Rafael Vera, estos policías , al mando de Rubalcaba, rodearon el entorno profesional del Director General de la Policía, el sr. de Mera que se ha hecho tan famoso con el juicio del 11-M. Cuando el malvado Rubalcaba se dió cuenta que en 2004 el PP iba a revalidar con holgura la mayoría absoluta, puesto que su eficaz intervención en la guerra de Iraq, su afortunada gestión del naufragio del Prestige y la dilación con que se había actuado trayendo rápidamente a las víctimas del Yak 42, no hacían más que aumentar sus expectativas de voto, urdió, el malvado Rubalcaba, un siniestro plan; los policias infiltrados a su mando se pusieron en contacto con sus confidentes policiales para que, haciéndose pasar por islamistas(los confidentes policiales) entraran en contacto con expertos de ETA en explosivos, estos expertos de ETA les enseñaron en un acelerado cursillo a fabricar con explosivos y teléfonos móviles una terribles bombas. Como los de ETA son muy rácanos , y no quería gastar sus propios explosivos, encargaron a un ex-minero, conocidísimo en ambientes policiales, obtenerlos de una mina que el conocía muy bien. Calculó muy bien el malvado Rubalcaba que día debía estallar las bombas, tres días antes de las elecciones, para tener el tiempo suficiente para llevar a cabo su diabólico plan. En el primer día, el del atentado, los policias infiltrados informarian falsamente al inocente, honrado y cándido ministro Acebes, de que la autoría era inequivocamente de ETA, ello confundió a todo el gobierno, que movilizó a periódicos y embajadas asegurando que: ETA había perpetrado la mayor masacre de la historia de España, y a última hora, preparando ya el día siguiente, los policías infiltrados comienzan a hablar de la línea de investigación islamista. Durante el segundo dia, último de campaña, el malvado Rubalcaba moviliza sus fuerzas mediáticas, y el País y sobre todo la SER, lanzan su campaña de intoxicación, con notable éxito. El tercer día el mazazo final, con las sedes del PP rodeadas por toda clase de indeseables movilizados por el malvado Rubalcaba a golpe de teléfono móvil, es el propio Rubalcaba el que acusa al gobierno de mentiroso, incumpliendo lo estipulado para una jornada de reflexión.El PSOE así conseguía ganar las elecciones, pero ¿Qué conseguía ETA?. Lo primero poder chantajear al gobierno, tenerle cogido por los vagones. Lo segundo aprovechar este chantaje para pactar con el Gobierno la autodeterminación del País Vasco, la puesta en libertad de los presos y la integración de Navarra en Euskal-Herria. Claro que había que disimular, ETA pone una bomba en la T4 con el ánimo de que no haya víctimas, desgraciadamente dos inmigrantes que dormían en sus coches son víctimas mortales que no atendieron al desalojo. Por parte del gobierno también se disimula con medidas policiales y judiciales ,que al final no van a impedir que Batasuna se siente en algunos ayuntamientos. El malvado Rubalcaba llega, en algunos momentos difíciles, a ordenar que se detenga a Isabel Pantoja, y no sabemos si fue él, pero los avances de la ciencia lo permiten, el que planeó el embarazo de la princesa de Asturias, de manera que la infanta Sofía, nombre, sin duda elegido por el malvado Rubalcaba para contentar al populacho, naciera en estos momentos, la elección del sexo fue también suya aunque en este caso presionado por la vicepresidenta Fernández de la Vega que odia todo lo masculino que no sea gay. Indicios de la certeza de esta conspiración hay varios, no sólo que de Juana se pasee por las calles de San Sebastián, sino el hecho innegable de que el Ath. de Bilbao, se va mantener en primera, lo intentaron también con la Real Sociedad, pero está siendo imposible, tenía que haberle ganado al Barcelona y ahí Zapatero se ha mostrado inflexible.
¿A que es delirante? Pues por la mañana Fedeguico lo repite una y otra vez. Ni Fú-Manchú le llegaría a la suela de los zapatos al malvado Rubalcaba.

5 comentarios:

animalpolítico dijo...

Chapeau!

rosamari dijo...

!valgamedios¡, me cae genial Rubalcaba, pero ahora no se ya donde ponerlo.
Genial.

Gracchus Babeuf dijo...

No se canse, caballero. Se están ahorcando con su propia cuerda.

Yassin Al-Hussen dijo...

¡Qué grande! buenísimo, te felicito compañero

Osaposa dijo...

Hata ahora Rubalcaba despertaba poco interes en el CSIC, pero la presidencia ya no esta segura de su decision al dejarle dedicarse a la politica con esa malignidad que ha demostrado.
Sigue asi PM