martes, 8 de abril de 2008

Esperanza

Estoy harto de meterme de forma cruel con Esperanza Aguirre Gil de Biedma, primero porque no se entera de que me meto con ella, soy evidentemente poco relevante como para que toda una señora marquesa consorte se fije en un pelagatos, y lo segundo, y esto me molesta lo mío, porque puede dar la sensación de que en esa batalla que parece haberse desatado en el seno del Pp , un servidor toma partido por Mariano Rajoy Brey y sus sorayos, y nada más lejos de la realidad. En lo que a mi respecta, ni los unos, ni los otros gozan de mi simpatía, y espero que si me conociesen, algo complicado a día de hoy, yo no sólo no gozaría de la suya sino que debería concitar su odio, desprecio y aversión sin matices. Y sino fuera así, lo consideraría un fracaso tanto a nivel personal como político. Por tanto el hecho de que este harto y cansado, muy cansado, de meterme con la lideresa no responde a valoraciones políticas sino al hecho concreto de que estoy cargando las tintas contra una señora, o lo que sea (¡yastamos con lo mismo!) por el hecho de que su sola presencia, produce en mi una reacción que me acerca peligrosamente a la irracionalidad. No puedo remediarlo, me da asco. Y no es un asco virtual, es un asco con sus arcadas y mareos, y que yo sepa, a dia de hoy, no estoy en gestación. Como la animadversión personal no puede ser nunca motivo de critica objetiva, tengo la intención de dejar de insultarla diciendo que tiene aspecto de meretriz en retiro, que esa y otras lindezas impresentables le he estado dedicando sin moderarme ni un poquito.

Tengo que comenzar diciendo que tiene un sugerente nombre Esperanza, que junto a la Fe y la Caridad componen las virtudes teologales.Estas virtudes fundan, animan y caracterizan el obrar moral del cristiano. Informan y vivifican todas las virtudes morales. Son infundidas por Dios en el alma de los fieles para hacerlos capaces de obrar como hijos suyos y merecer la vida eterna. Son la garantía de la presencia y la acción del Espíritu Santo en las facultades del ser humano. Ya tenemos una positiva cualidad de nuestra marquesita es una virtud directamente infundida por Dios,¡ ahí es nada!, y no me lo he inventado yo, que lo anterior lo he fusilado directamente del catecismo de la Iglesia Católica. Esta línea directa con Dios nos da una idea de la potencia de nuestra admirada lideresa , puestos a optar por la vía virtuosa podía haberlo hecho por unas más humanas, las que conocemos como cardinales y que no son otras que Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza.
La Prudencia es la virtud que dispone la razón práctica a discernir en toda circunstancia nuestro verdadero bien y a elegir los medios rectos para realizarlo.Es llamada ‘auriga virtutum’: conduce las otras virtudes indicándoles regla y medida. Es la prudencia quien guía directamente el juicio de conciencia.No cabe duda de que nuestra amada gobernadora atesora prudencia, pero no hubiera sido nombre adecuado para ella, llamándose Prudencia Aguirre hubiera tenido pocas posibilidades de labrarse un futuro en política. Si el cariñoso Espe suena un poco a pitorreo llamarla Pruden hubiera sido el colmo. Las otras tres humanas virtudes no tienen uso como gracia, de manera que no la hubieran bautizado con ninguna de ellas en ningún caso. Sin embargo tiene sentido referirse a ellas pues las atesora en suficiente cuantía:
La Justicia es la virtud moral que consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido. La justicia para con Dios es llamada ‘la virtud de la religión’. ¿Duda alguien de su justicia? Acaso no ha demostrado su amplitud de criterio interpretando de forma sui generis todas aquellas resoluciones de la justicia de los hombres que, inexplicablemente no le han dado la razón. Si hay que incumplir la ley de Educación se incumple permitiendo la objeción en aquellas asignaturas que no son de su agrado. Y si no hay que obedecer a los jueces y no se estima paralizar las ilegales obras de desdoblamiento de la carretera de los pantanos, no se paralizan. Y si los jueces dicen que el doctor Montes está fuera de toda sospecha por su praxis médica, es porque los jueces no entienden de medicina. Justicia, tiene ella, para dar y tomar.
La Fortaleza es la virtud moral que asegura en las dificultades la firmeza y la constancia en la búsqueda del bien. Reafirma la resolución de resistir a las tentaciones y de superar los obstáculos en la vida moral. No le falta fortaleza no, ni mucho menos, tiene sobrada, es capaz, perfectamente capaz, de resistir sus tentaciones y tambien las nuestras, de manera que cuando los madrileños tuvimos, allá por 2003, la tentación de darle el gobierno regional a la izquierda, ella tuvo la fortaleza de encontrar al diputado Tamayo y la diputada Sáez, y sin presión, cohecho o soborno les convenció de la necesidad de repetir unas elecciones en las que, lamentablemente, los madrileños nos habíamos equivocado.
La Templanza es la virtud moral que modera la atracción de los placeres y procura el equilibrio en el uso de los bienes creados. Asegura el dominio de la voluntad sobre los instintos y mantiene los deseos en los límites de la honestidad. La persona moderada orienta hacia el bien sus apetitos sensibles, guarda una sana discreción y no se deja arrastrar ‘para seguir la pasión de su corazón’ . Bien ha exhibido su templanza al tener que lidiar con la incontinente prepotencia de su alteza imperial don Alberto Ruiz-Gallardón mayestático alcalde de la villa y corte. Ha sido ella la que, con humildad y sano amor de hermana, ha sabido limar los posibles roces con tan vehemente personaje.
He conseguido no hablar mal de ella y para mi ha sido un esfuerzo hercúleo, quizás se haya deslizado alguna pequeña ironía sujeta a exageración. Pero es que ni siquiera yo soy perfecto y a lo mejor se me ha notado alguna falta de sinceridad.

9 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Pero D. Bolche, como domina usted el Ripalda, o es el Astete. Se nota su formación nacional-catolicista. ¡Qué le vamos a hacer!, como usted dice al final nadie es perfecto, ni tan siquiera usted.
En cuanto a lo de la susodicha, le entiendo perfectamente, a mi me pone de los nervios y no quiero que me de una alferecía, o sea que ni siquiera la voy a mencionar, ni tan siquiera voy a decir que es una arpía sanguinaria.
Por cierto, anímese y vengase el domingo a Rivas que hay fiesta republicana.

Salud y República

Selma dijo...

Buenas noches Bolche,

Lo que más me molesta de Espe- rancía es que por razones de familia lleve el apellido de uno de mis poetas predilectos, Jaime de nombre...

De ella ni una palabra, o tantas...

Un beso Bolche

Blanca dijo...

Puestos con el catecismo, podrías haber desglosado también los 7 pecados capitales, de los cuales esa arpía tiene por arrobas (no sé si carece de lujuria, al menos pienso que no la inspira...).

Mi asco y repugnancia con la simple visión de sus "asemeyos" (fotos, en bable) es similar al que sientes tu, aderezado con el asco y repugnancia intelectual que me producen sus ideas.

Un abrazo.

Laura dijo...

¿Es verdad que usted es el nuevo concejal de Alpedrete por IU?,
Lo acabo de leer en el foro
www.otroalpedrete.foro.st

Reven dijo...

Creo que es mejor que empezemos a darle caña al PSOECES xD

J. G Centeno dijo...

Laura:
En los próximos días tomaré posesión como concejal de IU-LV. Pero no es algo que tenga demasiada importancia

Osaposa dijo...

Le decia que paciencia, yo somatizo tan mal a la "Sita Espe", a sus adlateres y comentarios, que para su consuelo tengo pesadillas en las que me veo como Juana de Arco (Jean d'Arc) matando "esperanzas" para salvar al mundo, al despertar estoy con sudores, escalofrios y diarreas. Esto ya me pasaba en los albures de nuestra "democracia" cuando el "maravilloso Sr. "Fraga" nos deleitaba con sus discursos interminable, no sabe como agradezco su vejez, pues en uno de aquellos discursos llegua a la famosa ulcera duodenal nerviosa, me costo años superarla, y ahora cuando ya no tengo esa posibilidad fisica, ataca el colon irritable, con lo cual soy una "Mafalda" en permanente duda y angustia, y con un caldero de "sopa" lleno de tropezones.

Salud y República (en pequeñito para que nos dejen llegar)

Freia dijo...

Pues lo mejor contra las harturas y empachos es una buena dieta. Prohíbase Vd. llevarse al oído o el ojo cualquier rumor, correveidile, argucia o imagen de la susodicha, durante al menos un par de meses (hasta que haya pasado el congreso del PP más concretamente) y la mejoraría será espectacular. Otra cosa es que sea capaz de soslayar sus maravilloso sistema sanitario... pero ésa es otra historia.

cara gitana dijo...

La verdad es que a mi, Esperancita, no me produce ningún asco. Lo que me pasa es que, solo con verla, noto como que la piel se me encoge y se me ponen los pelos de punta, al mismo tiempo que me galopa la sangre en las venas. Creo que el alergia.