miércoles, 30 de abril de 2008

Politica de inmigración

Abducido como ando en mi maquiavélica tarea de reeditar la pinza que , a mi juicio , inexistente, torció el archiprogresista rumbo de los gobiernos de Felipe González. Porque...¿Puedo tener criterio propio o es imprescindible, para ser un honrado miembro de la izquierda que avanza, da igual hacia donde el caso es que avanza, en lugar de un descerebrado antisistema, que a sus, se dice pronto, cincuenta y dos años, se comporta como un adolescente quemapapeleras, colaborador objetivo de la derecha cavernícola, es imprescindible, repito, seguir el camino que sabiamente me marcan, doctores tiene la iglesia, los grandes analistas que desde las filas de Jaume Roures o de Ignacio Polanco y Juan Luis Cebrián nos adoctrinan? ¿Estaré colaborando con la caverna mediática, con los mismísimos Pedrojeta y Federico Jiménez Losantos, si no comparto las homilías que desde la tele predica ese santo laico llamado Iñaki Gabilondo, o las crónicas de pais en colorines con las que endulza la mañana Carles Francino ? ¿Voy a ser capaz de despreciar las consignas del superizquierdoso diario que no da noticias de toros, despreciable espectáculo, ni anuncios de prostitución, contraria a la moral progresista, y solo publicita, porque es cultura y no es para niños sino para adultos, un juego racista y fascista? ¿No voy a obedecer a Ernesto Ekaizer o a Manuel Saco gurús del neoprogresismo que nos invade? ¿Voy a ser capaz, en definitiva, de criticar la política del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aun a riesgo de ser acusado de colaboracionista? ¿Me voy a atrever a denunciar la política de JLRP por ser sostenedora del modelo de acumulación capitalista? Pues va a ser que sí, y por lo que veo, no voy a ser el único. El amigo Hugo, desde su trinchera republicana pone en tela de juicio las primeras medidas del ex-alcalde de l'Hospitalet Celestino Corbacho, y se pregunta si el flamante ministro lo es también de trabajo y no solo de Inmigración, que parece ser su tema favorito, y del que todo el mundo dice que sabe mucho a tenor de la política que, sobre la cuestión, impulsó en el ayuntamiento que presidía.Pero que pena, parece ser que no va en sentido integrador la política del nuevo ministro, sino en un sentido francamente economicista, y que se traduce sin demasiadas dificultades en :"El que no tenga curre a su puta casa", lo cual, sin ánimo de ofender y sin querer desestabilizar a nadie, parece poco progresista. Da más bien la sensación de que, siguiendo las instrucciones del hoy presidente del Congreso de los Diputados, se comienza la política de pescar en los caladeros de la derecha, y para eso la política de inmigración viene al pelo, máxime cuando es de prever que muchos de los que ingresen las listas del paro sean venidos de allende de nuestras fronteras. El recordar que fuimos un pais de emigrantes nos vendría muy bien, sobre todo para desmontar mentiras como la de que todos los que salieron lo hicieron con contrato desde España. Mentira y gorda. Sería recomendable que , el que no lo haya hecho yo, se viera la peli Un franco catorce pesetas . Esta película, que es prácticamente autobiográfica y está llena de verdad, está hecha por un amigo de la Sierra, Carlos Iglesias, enorme director y actor, que ha sido uno de los pocos que en las pasadas elecciones apoyó públicamente el voto a Iu, a diferencia de otros que, legítimamente, huyeron a cobijarse bajo plumas gubernamentales.
Bueno, como catedrático de izquierdismo, que me he autonombrado y detentador de las esencias del camino al socialismo que siempre he sido, dos ministros dos suspensos, mal camino llevamos don Zp

1 comentario:

SPOOK dijo...

Hoy SI.
TOTALMENTE de acuerdo, sin matices ni reparos.
(es que yo, aunque sin diploma, también soy de izquierdas)