martes, 12 de agosto de 2008

Estamos (inexplicablemente) de vuelta.

Después de un periplo en el que ha sucedido más de un incidente (con intervención diplomática incluida) Bolche, Ossaposa & son, es decir la familia humana al completo, la racional se había quedado en la sierra, se encuentra de nuevo en Alpedrete. Prometo que, a medias con mi compañera de fatigas, haré un pormenorizado, dentro de lo que cabe, relato de lo que han sido estas semanas de aventura en las que hemos viajado en automóvil, barco, tren y avión (hubo un día concreto en el que utilizamos los cuatro medios de transporte). Como anticipo (mañana espero poder publicar el capítulo primero) gritar a pleno pulmón que han sido las mejores vacaciones que he disfrutado en muchos años, ha habido momentos en que me he sentido con treinta años menos y capaz de dar la vuelta al mundo en patinete (nunca en bicicleta en la que mi destreza es muy limitada y además acarrea el esfuerzo de dar pedales). De momento y como aperitivo de lo que iremos contando, unas fotillos:












Por si no se ve bien lo que dice la placa conmemorativa lo transcribo:


THE HONOUR THE MEMORY OF


THOSE WHO WENT FROM


THE LOTHIANS AND FIFE TO SERVE


IN THE WAR IN SPAIN


1936-1939


NOT TO A FANFARE OF TRUMPETS,


OR EVEN THE SKIRL O' THE PIPES,


NOT FOR THE OFF'R OF A SHILLING,


OR TO SEE THEIR NAMES UP IN LIGHTS.


THEIR CALL WAS A CRY OF ANGUISH


FROM THE HEARTS OF THE PEOPLE OF SPAIN.


SOME PAID WITH THEIR LIVES IT IS TRUE.


THEIR SACRIFICE WAS NOT IN VAIN.


ERECTED BY


FRIENDS OF THE INTERNATIONAL BRIGADE ASSOCIATION



7 comentarios:

Yass dijo...

Bienvenido!!! se te echaba de menos


Un saludo

RGAlmazán dijo...

Bien vuelto, D. Bolche, me alegro de que haya pasado unas buenas y ajetreadas vacaciones.
Ahora, sólo falta que nos cuente. Así es que esperamos a mañana.

Salud y República

Daniel dijo...

Ya,pero os han echado ya de el Ayuntamiento.
Y lo proximo sera meteros en la carcel a tu compañero y a ti.
¿No entiendes que no os queremos en Alpedrete?

Gracchus Babeuf dijo...

Yo alucino.

No digo más por respeto a la casa de Don Bolche.

Maripuchi dijo...

Yo alucino más.
Bonitas fotos, Bolche... espero el resto con impaciencia... así como la crónica...
Mil besos

J. G Centeno dijo...

Como sabeis estamos un poco liados por la actitud fascista (3ª acepción del DRAE) del Pp de Alpedrete, del que es una muestra el cretino, impresentable que escribe aquí como Daniel, al que tengo que recordarle que si no pudieron con nosotros cuando su padre o su abuelo estaban en la división azul, no van a poder ahora unos botarates como él. Puede que mis crónicas se dilaten un poco, espero vuestra comprensión.
Maripuchi: Te he traido el gadget magnético. Ya me contarás como te lo hago llegar.

Osaposa dijo...

No sabeis lo contenta que estoy de que mi compi, haya disfrutado tanto, tambien Alvaro, que a pesar de sus 13 años, piensa que quiere seguir haciendo algun viaje con sus padres tan audaces y tan divertidos, ademas con novelon "La sombra del viento" que se ha leido en una semana, es un "rara avis" niño que lee.
Efectivamente hemos rejuvenecido varios años en esta ODISEA, justo por eso, nos hemos atrevido con cosas que desde hace muchos años no eramos capaces, por aquello de la edad y la responsabilidad, estupido pero cierto, creo que los 3 lo volveriamos a repetir, teniendo en cuanta ademas, que en nuestro ultimo viaje a Francia yo acabe en silla de ruedas, y a vuestro colega le crujieron las entrañas, a mi me destrozo la moral y el que nos mantuvo a flote fue nuestro estupendo hijo Alvaro, tambien repetiria el viaje pero no la situacion, entro otras cosas porque descubri lo insolentes, mal educados y poco solidarios que somos en terminos generales, no somos conscientes de que nos puede pasar a todos, ademas de las barreras arquitectonicas hay que sufrir las barreras y miserias humanas, igua te escupen, que te tiran la colilla, que te empujan cueta abajo, y por supuesto la paciencia no la conocemos.
Sobre el comentario del tal Daniel, seguis siendo prepotentes, analfabetos y no merece la pena dedicaros un minuto.

Salud