miércoles, 20 de mayo de 2009

Miranda Podadera tiene sucesor

Andaba alguno que otro preocupado por si el eximio gramático don Luis Miranda Podadera tenía sucesor, en el terreno profesional se entiende, y voy a intentar despejar dudas, calmar preocupaciones porque tiene sucesor, puede que aventajado sucesor y no ha habido que ir a buscarle a facultades universitarias ni a reales academias, le tenemos aquí, en la sierra madrileña en el incomparable y granítico marco de Alpedrete, y no es un cualquiera, como por otra parte es fácilmente imaginable, se trata, ni más ni menos y que redoblen atambores chiflen pínfanos y clarines, del portavoz, aunque a veces sea portasilencios, clamorosos silencios, del grupo popular del Ayuntamiento de Alpedrete, el insigne, preclaro y nunca suficientemente ponderado, D. Tomás Carrión Guillén incansable defensor de la pureza de nuestra cervantina lengua, siempre en peligro por el acecho de aquellos que, desde la irredenta periferia, atentan alevosamente contra la unidad patria, además de impenitente narrador de las vicisitudes del diestro conocido como Cagancho, de nombre Joaquín Rodríguez Ortega y muy especialmente de lo acontecido a este matador, que devino gran figura del toreo en Méjico tras la guerra civil, en la manchega localidad de Almagro en 1932. La negativa del torero a actuar propició que el encolerizado respetable incendiara la plaza de Toros, construida en 1845 de forma que se perdieron así los primitivos palcos, realizados en madera, con pies derechos y zapatas; eso dio origen al dicho "quedar peor que Cagancho en Almagro", muletilla que el sr. portavoz utiliza con cierta frecuencia, sobre todo cuando no sabe que decir, en demasiadas ocasiones, o cuando el argumentario remitido desde Génova 13 no se adecúa, a su juicio a lo que se está debatiendo, las restantes.
La portentosa capacidad de análisis estructural del lenguaje del sr. Carrión se puso de manifiesto, ante el asombro de los presentes, en la mañana del 19 de mayo de 2009, y ocurrió en el salón de actos del Centro Cultural alpedreteño en el curso de la celebración de un pleno extraordinario de la Corporación Municipal.
En efecto, había tenido la oposición, los tres grupos municipales de la Oposición PSOE, UnPA e IU-LV, la osadía, que acabaron pagando cara, de solicitar un pleno extraordinario. Y como tuvieron la poca vergüenza, ¡hasta dónde no llegara su descaro! de pedirlo de forma adecuada en tiempo y forma, no tuvo otro remedio nuestra preciada, y apreciada, regidora, que convocarlo. El motivo no era más que un pretexto para enredar, para hacer perder el tiempo al equipo de gobierno, tan ocupados ellos en encontrar modos y maneras de asegurar la salvación eterna de los alpedreteños mediante el eficacísimo método de complicarles su vida cotidiana. ¡Pues no pretendían los malandrines que se aprobara, tal y como exige la legislación vigente, un reglamento de participación ciudadana! ¿Que pretenden estos émulos de Stalin y la Pasionaria ? ¿Quieren convertir Alpedrete en una suerte de municipio sovietizado en medio de una España que se disuelve con la anuencia del malvado ZP?
Esa suerte de mezcla de Agustina de Aragón y Pilar Primo de Rivera, que con el nombre de María Casado gobierna con maternal firmeza (quien bien te quiere te hará llorar) nuestra querida comunidad puso la primera piedra para frustrar las aviesas intenciones de sovietizar nuestro amado pueblo. Con el argumento, incontestable argumento claro como la luz del día, de que ella dirigía el pleno como le daba la gana, no dudó nuestra Juana de Arco (de lady Godiva me cuesta imaginarmela) en ignorar lo que explícitamente dice el artículo 94 en su apartado e el Reglamento de Ordenación, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales
Artículo 94.
1. Si se promueve debate, las intervenciones serán ordenadas por el Alcalde o Presidente conforme a las siguientes reglas:
a) Sólo podrá hacerse uso de la palabra previa autorización del Alcalde o Presidente.


b) El debate se iniciará con una exposición y justificación de la propuesta, a cargo de algún miembro de la Comisión informativa que la hubiera dictaminado o, en los demás casos, de alguno de los miembros de la Corporación que suscriban la proposición o moción, en nombre propio o del colectivo u órgano municipal proponente de la misma.
c) A continuación, los diversos grupos consumirán un primer turno. El Alcalde o Presidente velará para que todas las intervenciones tengan una duración igual.
d) Quien se considere aludido por una intervención podrá solicitar del Alcalde o Presidente que se conceda un turno por alusiones, que será breve y conciso.
e) Si lo solicitara algún grupo, se procederá a un segundo turno. Consumido éste, el Alcalde o Presidente puede dar por terminada la discusión que se cerrará con una intervención del ponente en la que brevemente ratificará o modificará su propuesta.
f) No se admitirán otras interrupciones que las del Presidente para llamar al orden o a la cuestión debatida.
2. Los miembros de la Corporación podrán en cualquier momento del debate pedir la palabra para plantear una cuestión de orden, invocando al efecto la norma cuya aplicación reclama. El Presidente resolverá lo que proceda, si que por este motivo se entable debate alguno.
3. Los funcionarios responsables de la Secretaría y de la intervención podrán intervenir cuando fueren requeridos por el Presidente por razones de asesoramiento técnico o aclaración de conceptos. Cuando dichos funcionarios entiendan que en el debate se ha planteado alguna cuestión sobre la que pueda dudarse sobre la legalidad o repercusiones presupuestarias del punto debatido podrán solicitar al Presidente el uso de la palabra para asesorar a la Corporación.

Gracias a la fortaleza de Marisol (y a su escaso respeto la legalidad) el pleno se cerró con una intervención de ella misma, eso si de notable brevedad, apenas 40 minutos.
Pero lo verdaderamente importante de la sesión fue la inasequible defensa de la pureza del idioma que el sr. Carrión asumió como hercúlea tarea. Hasta tal punto esta implicado este insigne prohombre de las letras alpedreteñas en que el idioma no se corrompa, que no pudo avanzar en el estudio, con el que sin duda hubiera destrozado dialécticamente las pretensiones de los colectivistas marxistas de PSOE, UnPA e IU-LV, porque ya en la primera palabra EXPOSICIÓN , el acento ortográfico, la tilde dijo él demostrando estar habituado a modernas nomenclaturas, brillaba por su ausencia. Como es natural del fondo de la propuesta, del contenido del documento no pudo decir nada anodado como estaba, trémulo de indignación, por la incompetencia gramática, semántica y lexicográfica de los concejales de la oposición, afectados, sin duda, todos ellos por haber estudiado bajo el pernicioso efecto de la LOGSE.
No es de extrañar el sufrimiento del sr. Carrión teniendo que intentar leer tan chapucero, desde el punto de vista gramatical, documento.
Estando acostumbrado como está a que nuestra alcaldesa, con su prodigioso dominio de la lengua española o castellana, nos alerte de aquellas cosas que son, por ejemplo, INREGULARES

2 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Yo ya entiendo que ustedes, los rojos, tengan que tocar las narices, puesto que no pueden tocar poder. Pero hombre, "un reglamento de Participación Ciuddana" es una provocación. Y más si se escriben palabras sin acento ortográfico (que yo soy de los antiguos).
Luchar contra la Petarda y el Cervantín es inútil y ustedes todavía no lo han entendido.
Si ya lo dijo Monseñor Marianín: Si no saben ni leer. Y lo peor es que no aprenden.

Salud y República

Adanero dijo...

¡So ágrafos! Que son todos ustedes unos ágrafos de tomo y lomo.