martes, 5 de mayo de 2009

Yo también me arrepiento





Pues sí yo tambien me arrepiento , me arrepiento de haber considerado de izquierda a quien nunca pasó de ser un trilero con pretensiones de señorito andaluz.

Afortunadamente nunca tuve la tentación de apoyar a este fulano electoralmente hablando. Como tampoco lo hice con el señor Carrillo y su eurocomunismo neomenchevique. Sólo en las municipales del 3 de Abril de 1979 actué de forma posibilista votando unas siglas que me repugnan, sin embargo no me arrepiento de haberlo hecho porque el cabeza de lista era el profesor Tierno Galván. No puedo, por otra parte, dejar de arrepentirme por haber permitido, en muchas ocasiones por inacción u omisión, que esta gente, algunos de ellos convictos por crimenes de terrorismo de estado, otros corresponsables de ellos al jalear y vitorear sus delitos, puedan ser considerados como los dirigentes de la izquierda española. Tengo que arrepentirme, y lo hago, por ser colaborador necesario, si bien a mi pesar, en que esta gentuza ocupe alcaldías, diputaciones y presidencias regionales, al no ser capaz de conseguir que IU rompa de una vez por todas con estos mercachifles de la política. Pero ya metido en harina, ya puesto a hacer un acto de contricción, casi perfecto, yo no tengo reparos en arrepentirme de todo aquello que mancha, y muy gravemente, el pasado de organizaciones en las que milito, y de las que me siento solidario. No me siento orgulloso de que Ramón Mercader fuera un comunista español, no considero una victoria política la desaparición de Andrés Nin. Por más que ni he estado, ni estoy, de acuerdo con las posiciones de Leon Trotsky, y que Nin y el POUM tienen una notable responsabilidad, a mi juicio, en los graves sucesos de Barcelona en 1937.Pero hay quien no puede arrepentirse de ese tipo de actuaciones por que son coincidentes con su forma de entender la política, y la consejera de obras públicas de la Junta de Andalucía es una de esas personas. Siempre que he podido he dejado clara mi consideración de que el estalinismo nunca tuvo una consideración ideológica y sí una metodología de actuación que no puedo compartir. Y esa forma de actuar se adapta como un guante a la forma de actuar de la que fue alcaldesa de Córdoba.

5 comentarios:

ceronegativo dijo...

¡¡¡arrepiéntete, pecador!!!!

octubre-rojo dijo...

Es una pena que muchos de tus camaradas de IU no sigan tu ejemplo y sigan dorandole la pildora a esa pandilla de asesinos galosos, a ese nucleo duro del neo-liberalismo privatizador, monarquico y nacionalista español que es el PSOE dios si largo caballero levantara la cabeza y viera ese engendro en que se ha convertido su partido se meteria un par de tiros.

Sobre el resto solo una puntualizacion no creo que el POUM tubiera ningun tipo de responsabilidad en los actos de barcelona, y en el caso de tenerlo seria por necesidad, el estalinismo jamas a sido una doctrina no ha pasado de ser una desviacion ideologica, un reformismo monstruoso que creo esa nueva casta social llamada burocracia.

unha aperta

Lucio Quincio Cincinato dijo...

ZAPATERO SE REVUELCA EN LA MIERDA IDEOLÓGICA

El secreto de Zapatero es que dice lo que la gente quiere oír y el sabe muy bien que gran parte de las masas pastueñas se creen todo lo que él pregona.

Zapatero y su partido, también llamado corrupsoe, conocen perfectamente a la sociedad española y saben que la mayoría es suya; porque España siempre ha sido roja, unas veces por la predominante doctrina roja alienadora de conciencias y otras por la sangre que han derramado sus hijos matándose entre ellos como consecuencia de ese maldito credo bermejo que actúa como un cáncer.

Con Zapatero nos hallamos ante un individuo que no es un ideólogo, él simplemente se revuelca en el cenagal ideológico del socialismo más radical y mediocre.

Esa mierda putrefacta le ha acompañado toda su vida utilizándola como pretexto para rebelarse contra su familia que chupaba de la cómoda teta del franquismo (típico del espécimen progre-socialista). Incluso este niñato pijo acomodado, que nunca ha visto una nevera con cerradura, se inventó un abuelo virtualmente socialista para su satisfacción personal.

Este hombrecillo es pura demagogia. Zapatero ante sus fieles seguidores laneros, no necesita decir si va a fomentar o no el despido libre; él sencillamente impulsa sus ocurrencias que provocan cierres de empresas y ejércitos de parados. Los jodidos problemas de la sociedad española los atiende en clave electoral con el fin de mantenerse en la poltrona y desarrollar su sueño pueril de cambiar el mundo.

http://es.youtube.com/watch?v=2QzaV8iVX-0

Como todo iluminado demagogo cualquier decisión o declaración que haga la realizará en función de si sirve a sus intereses de poder, es decir, nunca hará nada a favor de la estabilidad o desarrollo de España si va en contra de su popularidad.

Tipos como el que nos gobierna así como sus correligionarios se arropan en un progresismo engañabobos que les otorga un falso aire de superioridad moral; superioridad que enseguida se derrumba cuando se debaten, con argumentos sólidos, las estupideces ideológicas que balbucean; aunque la mayoría de estos tiparracos, antes de dejarte replicar, rápidamente se te lanzan al cuello declarándote fascista. O sea, te hacen miembro de su asqueroso club social de forma involuntaria. Así son.

El futuro no es muy halagüeño y el polvorín de la desintegración social se recalienta aún más con tipejos como estos, poseedores de tanto poder, manejando a su antojo ingentes masas de dinero público y teniendo a sus pies a una socializada oposición, cuyo actuar es imbécil, disipado y hueco.


www.lodicecincinato.blogspot.com

Manel Galiot dijo...

A que graves sucesos de 1937 te refieres ?

Carles dijo...

El POUM ¿troskista? pues no se entiende que recien fundado pidiera el apoyo de Trostky y aquel les enviara al carallo!
Los "troskistas" españoles siempre han estado jodiendo a la izquierda en favor de la derecha con argumentos de aroma extraño. Ya quien se las da de izquierda y se define como "leninista" "troskista" y no simplemente comunista, como si los dogmas fueran la doctrina inevitable, me da mucha alergia. Marx dijo no ser marxista pero hay quien confunde la misa con el partido... ¡Así vamos!
Sobre lo del 37 estaría bien informarse. Aunque sea con Hugh Thomas, especialmente sobre los graciosos que espiaban las conversaciones oficiales desde la telefónica en plena guerra. Y sobre el curioso papel de Tarradelles, responsable de gobernación.
Sobre Mercader, cuya mamá salvó a Goded de ser fusilado en su momento, aconsejo precisamente a uno que fue del POUM pero no tonto, Julian Gorkin, y sus conclusiones oficiales sobre la muerte de Trosky. Dos datos: la niña que acompañaba a Ramón -que era un simple- era hija de un millonario, íntimo amigo de Edgar Hoover, capo del FBI. Seguro que estalinista militante según El País... y el Moa.
El otro muerto de la movida, que abrió la puerta y apareció muerto a tiros, no con piolet, era tan de izquierdas como Segolène Royal y el estrello Besançot: todo boca. Salud y buena bibliografía. Carles.