martes, 3 de julio de 2007

Razones de una decisión

Aprovechando que El Pisuerga pasa por Telemadrid y a la que intentaba, sin caer en el mal gusto, calificar como "intelectual" a la supuesta persona inscrita en el registro civil con el nombre de Fernando Sánchez Dragó, dejé caer con el ánimo de que la noticia pasara inadvertida, dado, al fin y al cabo, el inexplicable escaso interés que puede despertar mi figura, la decisión, durante un buen periodo meditada, y de la que solo era partícipe mi socia y compañera ossapossa de afiliarme al PCE. Pero naturalmente mi Antoñito, que me conoce depuis longtemps y que sabe, más o menos, como pienso se ha extrañado, y me pide, educadamente, como es él cuando no está mosqueado, alguna clase de explicación. Y como creo que tiene razón, e igualmente creo que no entra en el ámbito de lo secreto, en Iu lo secreto suele publicarse en al menos una docena de medios de prensa, pues la voy a dar. Cuando hace no demasiado tiempo decidí reintegrarme a la actividad política, después de una época francamente escéptica, lo hice por dos razones esencialmente. Una de ellas es que mi capacidad de resistencia al Pp se estaba resquebrajando. Ocho años de verle el rostro al tipo del bigote y a sus mamporreros (tómese su acepción principal) sin hacer nada para remediarlo estaban produciéndome una úlcera sangrante, complicándose la cosa con el hecho de que la alcaldesa-presidenta de la corporación municipal de Alpedrete era Marisol Casado, individua única en su especie, incluso dentro del Pp. Por otra parte, después de toda una vida de reuniones, actividades y conspiraciones, uno empezaba a tener mono, máxime teniendo en cuenta que por razones de orden interno, mi actividad en A A era menos intensa, además de que mi hijo, al ir creciendo, iba ganando en autonomía. A la vista de como estaba Iu, al menos vista desde fuera, llena de familias y capillitas, me propuse un aterrizaje suave alejado de cualquier toma de partido en luchas que no perseguían objetivos políticos, sino repartirse el escaso poder, fundamentalmente municipal, al que podemos tener acceso. Despues de un tiempo, he comprobado que es prácticamente imposible mantenerse al margen, y si lo haces eres ignorado. Además del PCE, y una vez que han abandonado la organización partidos que en la práctica no existían como el PASOC, y el submarino del PSOE que pilotaba Diego López Garrido, quedan más o menos organizadas "Corriente Roja" y "Espacio alternativo", lo demás son asociaciones coyunturales agrupadas en función de personas, y estas si que no me interesan, ni mucho, ni poco. Como además, si las cosas dentro de Iu, se siguen aplazando en función de no querer hacerse sangre, el futuro lo veo de color hormiga , y para cuando vengan las "hostias", que no van a ser pocas ni escasas, conviene tener un parapeto o prepararse para abandonar, y no me veo abandonando despues de lo que me ha costado reengancharme. No es que dentro del PCE la cosa sea una maravilla, el partido se encuentra aletargado, con prácticamente toda la actividad traspasada a Iu, escaso de militancia activa y con muchas cosas que recuperar. Su peso en CCOO, como el de Iu, es escaso o nulo habiéndose quedado la organización sindical más importante de España en manos de unos mercachifles comandados por Long John Fidalgo, que la han convertido en una correduría de seguros y un mayorista de viajes. Lo mismo diría del movimiento ciudadano o del estudiantil. Por otra parte los fracasos de experiencias rayanas en el más puro aventurerismo, como el Eurocomunismo y otras estupideces, creo que han curado definitivamente, a gran parte de la militancia comunista, de la tentación de hacer experimentos que no sean con gaseosa. No quiero ser catastrófista, pero si estalla Iu, y puede que ocurra, el PCE puede que sea lo único que quede en pie. Puedo estar equivocado, seguramente lo estoy, no sería la primera vez, pero en estos momentos lo siento así. Y puestos a darle sorpresas a don Antonio, le comunico que comparto casa con un lindo cachorrito de minino, nadie puede decir que es dueño de un gato, y en estos momentos estamos en fase de adaptación, de adaptación a Lenin, que de momento presenta alguna que otra complicación que acabaremos por limar

5 comentarios:

Blanca dijo...

Me encantan los gatos, le van cantidad a tu carácter, mimosos y tiernos, pero no les gusta que se les note y se acercan a ti cuando quieren ellos, no cuando el amo lo precisa...

Impecable tu exposición en la nueva andadura por el PCE, yo tuve muchos años este partido en mi corazón, aunque me echaron de su cercanía todos los vaivenes que cuentas, las luchas fratricidas y la nada en que se convirtió su línea.

Creo que es más que necesario que haya una fuerza potente a la izquierda del PSOE, porque los que estamos como militantes en la izquierda de este partido estamos más que marginados... dinámica de los tiempos, creo que es la figura... pero no me conformo. Hay que tirarle de las orejas a los socialistas más de una vez y que sean valientes en muchos temas. Por eso quisiera una IU fuerte.

Desde fuera, sin conocer los entresijos y solo por la imagen y las palabras (no sé si solo son palabrería vana) me gusta Llamazares. Me gustaría que me ilustraras al respecto.

En todo caso, adelante, a ver si llega el fin de la opresión alguna vez y yo lo pueda ver.

AF dijo...

Me figuraba algo así porque, efectivamente, el conocimiento es depuis longtemps, y llevamos mucho hablado, reído y llorado. Francamente, la predicción que haces no me parece descabellada. Yo, particularmente, por motivos que conoces bien, no podría asumir esa militancia, hay cosas que la historia de cada uno le impide hacer. Por otro lado, creo que no estoy en condiciones de asumir ninguna militancia en estos momentos. Pero reconozco que las cosas van y vienen en la cabeza y le dejan a uno descansar menos que hace unos años. Pero lamento no poder decir en mi caso, y a la vista del tuyo, aquello de "donde fueres haz lo que vieres..."

Y en cuanto al gato... ¡qué me vas a decir! Trotski, a su avanzada edad, me recibe cada día poco menos que sentado en el sillón de orejas (que desde el principio hizo suyo, naturalmente), con el batín de seda y las pantuflas puestas y con las gafas colgadas de la punta de la nariz, mirándome por encima de ellas mientras deja un momento la displicente lectura de Materialismo y empiriocriticismo y me reconviene por mi reincidencia en llegar tarde a casa.

Ahora se ha vuelto más paciente y escéptico, ya no responde sino con chasqueos de lengua a los infalibles gritos de histeria de Tequila cuando entra alguien en casa a quien no reconoce: "¡¡Vienen a asesinarnos, vienen a asesinarnos!! ¿Es que no piensas hacer nada?". Pero es que Tequila siempre ha sido muy suya...

No te preocupes, Lenin entenderá antes o después que no hay problema, que él puede perfectamente vivir en el error de que es el amo de la casa, e incluso ladrarle de vez en cuando agresivamente al gato (por cierto, ¿nombre?), que éste se limitará probablemente a mirarle impertérrito y a bostezar amablemente desde alguna insuperable altura.

Arbillas dijo...

Es curioso, ayer tuve una reunión con mis compañeros de CCOO, la mayoria de ellos de IU, creo que yo soy la única del PSOE.

Tras la reunión, nos fuimos a tomar unas cervezas y unos cafes (ya es conocida mi afición por el café), y la charla que mantuvimos estaba muy muy de acuerdo con tu comentario de hoy.

He de reconocer una cosa, somos muy criticos con nosotros mismos, a veces quizas en exceso (aunque nos sobren razonespara hacerlo), sobre todo cuando tenemos la confianza para hablar claramente.

La militancia es dificil, sobre todo porque la militancia de izquierda no somos borregos y no nos gusta seguir al lider de turno así por las buenas, necesitamos CREER y no queremos callarnos nuestras ideas.

Creo que eso es importante, mantener nuestra propia y personal forma de pensar.

Un abrazo.

Sheba dijo...

Cuánto razonar,lo importante es que has tomado la decisión que realmente te llamaba.
Viendo el actual panorama político en España, sobre todo el de las izquierdas (a la derecha se la ve por todas partes y a gritos)no me extraña en absoluto que quieras volver al PCE para ver si puedes remover algo.
Coincido con Blanca en la necesidad de una fuerza potente a la izquierda del PSOE. Sin embargo creo que es justo en ese partido donde nos convendría que se levantara cabeza, que se notara que está vivo...
Me da miedo esta derecha española sin prejuicios, cada día más fascista.
Muchas veces he pensado en volver a militar en el PSOE. Igual un día de estos me decido.
Salud.

Yassin Al-Hussen dijo...

Ya estoy de vuelta consumido por los examenes!!

La verdad es que os tocó la lotería con Sanchez Dragó y su "wannabe" humor.. pero bueno

El PCE es un partido histórico y necesario en el panorama politico español, espero que pronto se modifique la injusta ley electoral porque no e lógico que con mas del doble de votos que CIU, por ejemplo, tenga el mismo numero de diputados

Un saludo!!!