lunes, 9 de julio de 2007

Los que no se rindieron

Raramente nadie se acuerda de ellos, fueron los que despues de la trágica derrota, continuaron combatiendo, unos porque sabían que terminar el combate era terminar con su vida, otros porque seguían creyendo que podían cambiar las cosas, Franco entró en guerra junto a los nazis, etc...He encontrado noticias sobre algunas partidas que actuaron fundalmente por Asturias:

JOSÉ MATA CASTRO.
El que esta partida figure en primer lugar no implica preeminencia de ninguna clase sobre las demás partidas asturianas. Lo que ocurre es que José Mata regresó a España en octubre de 1976 y no sólo lo hizo «por la puerta grande» —con entrevistas radiofónicas y periodísticas, declaraciones, narraciones de su aventura guerrillera, etc. Otra de las razones es que pone en entredicho el valor de determinados documentos oficiales como elementos serios de trabajo.
En efecto, he aquí una partida -a de José Mata, natural de San Martín del Rey Aurelio (Asturias), minero de profesión- que actuó durante 11 años, que mantuvo un sinnúmero de combates, que cometió sabotajes, golpes económicos, que dio, por tanto, señales de vida a lo largo del período 1937-1948, y que, pese a ello, esta partida no aparece citada ni una sola vez en los libros que se han publicado en España sobre las guerrillas españolas. (Hay que hacer observar que Secundino Castro, si lo cita con adecuada profusión).
Cuando todo hace pensar que las fuerzas represoras, a tenor de lo ocurrido, debieron redactar, sin duda alguna, los consabidos atestados. (¿)

“FERLA
(Baldomero Fernández Ladreda). Se creó en el otoño de 1937 y el segundo jefe de la partida era Benjamín Fernández “Tito”. Luego, cuando la partida se trasladó a la provincia de León, el ayudante de “Ferla” fue Manuel Ramos Rueda (“Pelotas”).
Su zona inicial de actuación fue la de Langreo. «Ferla» era un organizador nato y sus actividades se extendieron a tierras de Santander y de Galicia. Sus tareas de captación se veían facilitadas por el hecho de su historial revolucionario, cuyos primeros destellos se remontaban a los sucesos de octubre de 1934. Después, durante la guerra civil, había llegado a mandar una brigada republicana. Los años 1943 y 1944 fueron de intensa actividad para la guerrilla controlada por “Ferla”, pero parece que ni uno solo de sus grandes proyectos —creación de una Federación Regional de Guerrillas e incluso la puesta en pie de Unión Nacional Española, de inspiración comunista— tuvo repercusión notable, debido a la presencia activa de partidas socialistas y libertarias. En la primavera de 1945, sin embargo, logra reorganizar el Comité de Milicias Antifascistas.
Le ayudaba en estas tareas “el Comisario” —es decir: el comisario político de su brigada, en 1936-1937—, que moriría, en julio del mismo año, en una refriega con las fuerzas del orden, en la zona del Puerto de Pajares. Delatados por un militante comunista, “Ferla” y Benjamín Fernández “Tito” eran detenidos el 15 de septiembre de 1947 en una casa de Mortera de Palomar. Condenados a muerte en un Consejo de Guerra, Ferla sería ejecutado el 15 de noviembre del mismo año, y Benjamín, indultado, salvaría la vida.

“SANTEIRO”
(Serafín Fernández Ramón) Jornalero, minero y cenetista, lucha en el bando republicano hasta la caída del Frente Norte en 1937, iniciando su postura de rebeldía negándose a enrolarse en las tropas del ejército franquista. Hijo de Felipe Fernández, un "santeiro", de los que recorrian los pueblos ganándose la vida con la imagen de la Virgen de Trascastro. Serafín se va a la guerra civil como combatiente de la República. A su vuelta se encuentra con que a su padre lo ha matado con un batidor un molinerode Ibías para robarle. "Santeiro" lo encuentra y le da muerte, teniendo que huir al monte posteriormente, huyendo de las represalias.
Su partida fue creada en la primavera de 1941 y empezó a actuar por la zona de Cangas de Onís, con bases en la Sierra de Cuera. Pero, en las postrimerías del verano, la partida se traslada a la otra punta de la provincia, en la cruz de las provincias de Asturias, Lugo y León. Participa en una operación de rescate de presos del Penal de Fabero, en 1942.
Tiene bases en la Sierra del Valedor (Asturias) y en la de Ancares (León). Y su zona de actuación se extiende desde Cangas de Narcea (Asturias) hasta Becerrea (Lugo), pasando por Villafranca del Bierzo (León). Durante cinco años —“Santeiro” será abatido en Fontoria (León) el 5 de diciembre de 1947— esta partida es tremendamente activa. En Becerrea —septiembre de 1976—Quizá convenga recordar que algunos de sus hombres —entre ellos su lugarteniente “el Mozancón”— eran evadidos del Destacamento Penal de Fabero (León), unidades donde, salvo raras excepciones, los mandos tampoco tenían la mano suave con los prisioneros de guerra republicanos.
"Santeiro", al que disparan sus compañeros por error, hiréndole de gravedad, y sin posibilidad de ser atendido, se da muerte a sí mismo cerca de la casa de Penedelo donde se escondía, el 6 de diciembre de 1947. Ya cadáver, un somatenista le disparó varios tiros. Un falangista se paseo con las botas negras del guerrillero, al que le habían robado hasta el cinturón. A su entierro, fuera del cementerio de Vega de Espinareda, acudió un numeroso público.

“LISARDO”.
Fue creada en el otoño de 1941 y actuó en el triángulo Pola de Laviana-Infiesto-Campo de Caso, con bases en la Sierra de Grandasllamas y también en el Llano, donde poseía puntos de apoyo en los principales pueblos de la zona: Sotrodio, Bozadas y Carbayin. Casi todos los hombres que se reunieron con “Lisardo” procedían de la partida de “Caxigal”, del que “Lisardo” fue lugarteniente durante varios meses. Sus acciones estuvieron a menudo revestidas —al decir de las gentes— de innecesaria violencia. El resultado fue que sus principales colaboradores —gracias a los cuales obtuvo puntos de apoyo seguros durante algún tiempo— lo fueron abandonando.
Cayó bajo las balas de las fuerzas represivas, en solitario, el 22 de mayo de 1951, en la aldea de Lorio, del término de Pola de Laviana.

“LOS CASTIELLOS
(Hermanos Corsino “Manín”, Eduardo “Maño” y Octavio Castiello García). Se organizó durante el invierno 1941-42 y operó por la zona costera Villaviciosa-Quintes-Venta de las Ranas-Quintueles-Tazones.
Oficialmente se da a esta partida por eliminada en el verano de 1944, pero en Llanes nos aseguraron que dos de los Castiellos (Corsino y Eduardo) reorganizaron la partida y se instalaron en la Sierra de Cuera, y que fue gracias a ellos que la operación antiguerrillera dirigida por el coronel de la GC Blanco Novo, montada con gran despliegue de fuerzas, en la playa de La Franca, fracasó, aunque fuera a costa de perder ellos dos la vida.
Allí se contaba con concentrar a los principales jefes de partida y a sus lugartenientes de la Sierra de Cabrales y sólo acudieron a la cita tres guerrilleros, que perderían la vida al amanecer, abatidos por un guardia civil infiltrado que durmió con ellos, en una cabaña adosada a un ribazo, por la senda que conduce a la playa.
Los hermanos Castiello, junto con Alfredo Ordieres "Tarzán" serían ejecutados en la playa de Franca en la noche del 27 al 28 de enero de 1948. A los familiares de "los Castiellos" las fuerzas represoras les quemaron sus viviendas en Peón, obligandoles a emigrar.

“PINS DE DIMAS”
(José Fernández). Era natural de una aldea de la zona de Tineo y parece ser que se refugió en las montañas del Concejo de Ibias cuando Asturias cayó en poder del ejército franquista. Su actuación por allí, a la cabeza de media docena de guerrilleros, se limitó durante varios años a subsistir.
Su antigua condición de arriero facilitó unos contactos que más tarde aprovecharía para disponer de puntos de apoyo seguros. Fue detenido en abril de 1939 y condenado a muerte, pero se le conmutó la pena máxima por la de treinta años. A mediados de 1944 consigue escaparse de la Brigada de Regiones Devastadas destacada en San Esteban, y reaparece su partida en 1947, reorganizada con la llegada de fugados de otras unidades disciplinarias que se encontraban diseminadas por la zona de Tineo-Grado-Belmonte.
En 1948, “Pin” y sus hombres se corren hacia el centro de la provincia: a la zona de Infiesto-Pola de Laviana, donde actúa junto con la partida de “Onofre”. Luego se pierde su pista hasta que un día “Pin” es expulsado de Francia y entregado a las autoridades españolas el 15 de abril de 1950.

“LOS MORANES”
(Hermanos Mario y Guillermo Moran García). Se forma también en el otoño de 1937 y en sus filas encontramos a guerrilleros que más tarde formarán su propia partida:”Comandante”, “el Maestro”, “Casildo”, “Panbarato” y otros. La mayoría procedían de los Batallones republicanos “Ladreda”, “Carroceda” y “Octubre”.
Tiene sus bases en la Sierra de Grandasllamas y bate la zona de Pola de Laviana (Carbayín, Blimea, Barredos, Sotrodio, Soto, San Emiliano, El Entrego, Sama de Langreo). Más tarde, hacia 1941, la zona de actuación se ensancha hacia Mieres y Pola de Lena. La partida se irá corriendo, al paso de los años, hacia el oeste, merodeando por el Concejo de Ibias y también por el Valle de Ancares (León), en la cruz de las provincias de Asturias y de León, donde suelen invernar, al ser acogidos por la miserable población de aquella zona (Degrada, Cabanas, Villanueva), a la que la guerrilla aportaba ayuda material y palabras de esperanza.
En abril de 1949, “los Moranes” caían, junto con varios de sus hombres, en una emboscada que les tendieron en la zona de Monforte de Lemos (en Chavaga, exactamente), después de rechazar varios ofrecimientos de rendición, y tras varias horas de combate, la partida fue exterminada.

“LLANEZA”
(Arístides Llaneza Jové). Era natural de Oviedo y durante la guerra civil había mandado un batallón republicano que llevaba su nombre. Era hijo de Manuel Llaneza, secretario del Sindicato Minero Asturiano, de tendencia socialista- Parece ser que durante unos años actuó, junto con otros jefes de partida socialistas, de acuerdo con los guerrilleros comunistas.
Sus hombres se dedicaron, alternativamente, a las acciones guerrilleras y al proselitismo político. En particular por la cuenca minera de Mieres-Sama de Langreo-Pola de Lena-Pola de Laviana.
Por allí nos aseguraron, en el verano de 1975, que recibió importante ayuda financiera de empresarios asturianos, de esos que “cuidaban su futuro”, sin necesidad de coaccionarlos lo más mínimo. Esto fue un fenómeno bastante corriente también -en el periodo 1944 - 1950 sobre todo- en el Pafs Vasco y en Cataluña.
Llaneza y unos treinta guerrilleros más embarcaron clandestinamente en el puerto de Tazones (al norte de Villaviciosa) y desembarcaban en el País Vasco francés el 25 de octubre de 1948.

“GITANO”
(Andrés Llaneza Rozadas). Era natural de Collada (Asturias). Subió al monte en el verano de 1944, cuando tenia 25 años, acompañado de su hermano Mario, que acababa de cumplir 18.
Eran hijos de un viejo militante libertario de la cuenca minera, por lo que su zona de actuación primera fue la de Pola de Laviana-Infiesto. con bases en la Sierra de Grandasllamas. Los dos hermanos estaban afiliados al P.C.E., pero no parece que fueran muy disciplinados por cuanto se entregaron a excesos de toda clase. Fueron eliminados en un tiroteo con la Guardia Civil, en la zona de Sama de Langreo, el 30 de julio de 1957.

“CAXIGAL”
(Manuel Diez González). Esta partida fue otra de las que tuvo una existencia muy dilatada: desde 1941 hasta 1950. Su zona de actuación primera fue la de Cangas de Onis, con bases en la Sierra de Covadonga, región de la que era nativo “Caxigal”. Actuó algunas veces con la partida de “Lisardo”. En los primeros años el lugarteniente de esta partida fue el propio hermano de “Caxigal”.
Después pasaría a la de “Onofre” como instructor, ya que, entretanto, “Caxigal II” había estado en Francia, en unos cursillos para guerrilleros. En 1947 la partida se mueve hacia la zona de Villaviciosa-Infiesto. El 7 de febrero de 1950, en el macizo de Peñamayor, cerca de Laviana, eran muertos, en una violenta refriega, “Caxigal” y varios de sus hombres.

“QUINTANA”.
Su jefe procedía de la partida de "Severino”. Sus dos lugartenientes -ex maquisards de Francia- eran “Guariza” y “Maqui”. Esto sucedía en 1946-47, cuando “Quintana” llevaba cerca de diez años de actividad guerrillera, por lo regular como práctico-itinerante.
A "Quintana", como a “Bedoya”, se les señala por tierras de Francia en el verano de 1944 y, al decir de "Vladimiro”. fue el guerrillero norteño que más veces realizó el viaje Galicia-Asturias-País Vasco-Francia y viceversa. Con su partida batió intensamente la zona de Mieres-Pola de Lena-Moreda.
"Quintana” caería muerto, en una refriega con las fuerzas represoras el 13 de agosto de 1949, en las cercanías de Mieres, tomando el mando de la partida del Rubio de la “Inverniza”, llamado también “el Rubiales”

“BÓGER”
(Constantino Zapico González). Fue teniente de una Sección de Antitanquistas del Ejército republicano. Se echa al monte en el otoño de 1937, en la zona de Langreo, su tierra natal. Actúa con una partida reducida hasta el verano de 1944, cuando se integran en ella varios elementos llegados de Francia. “Bóger” y sus hombres batirán luego la zona costera de Villaviciosa.
Tienen sus bases en la sierra de Grandasllamas y disponen de puntos de apoyo en varios pueblos importantes (Lastres, Tazones, Villaviciosa). «Bóger» era un activo militante del P. C. E. empeñado en militarizar la guerrilla asturiana, pero cabe creer que con más voluntad que eficiencia, ya que, junto con otros jefes de partida, caería en una emboscada a fines de enero de 1948, en Santo Emiliano, al noreste de Mieres.

“COMANDANTE FLORES”.
Se creó en el otoño de 1937 y su zona de actuación inicial sería la de la cuenca minera: Sama de Langreo-La Felguera-Pobla de Laviana-Infiesto-Pola de Siero. Su jefe era un minero de fondo que había desempeñado cargos sindicales en la C. N. T. de La Felguera y gozaba de gran prestigio entre sus compañeros.
De ahí que la partida se desenvolviera por aquella región con tanta soltura durante diez años. Algunos de sus hombres eran fugados de los Destacamentos Penales de Cambados (Pontevedra) y de Fabero (León).
La partida del “Comandante Flores” —al que su gente apreciaba, ante todo, por su excelente e imperturbable buen humor— nacieron, por lo menos, otra media docena de partidas (la del “Picador”, la del “Turonero” y la del “Tazonero”, entre otras), que, cuando era necesario, colaboraban con la partida-nodriza.
Cuando el “Comandante Flores” cae malherido —después de ser hospitalizado en el monte será evacuado hacia Francia— la partida pasa a ser mandada por uno de sus lugartenientes: “Aladino”.
.
“RUBIO DE LA INVERNIZA”
(“el Rubiales”). Era natural de Inverniza (Asturias). Se hizo cargo de la partida de “Quintana” a fines del verano de 1949.
Operó por la zona habitual, que sus hombres conocían bien y en la que disponían de excelentes puntos de apoyo
Fue descubierto en uno de ellos, el de San Tirso de Mieres, el 15 de marzo de 1952, donde sucumbió, valientemente, al lado de dos de sus hombres, en un violento tiroteo.

“LOS CEPEDALES”
(Celestino, Celso y Jesús Cepedal). Los tres hermanos formaron su partida en el otoño de 1937. Su zona de actuación se extendió por el centro de la provincia: carretera de Gijón a León. La partida se especializó, al principio, y hasta el final de la guerra civil, en los sabotajes y en los golpes de mano contra las fuerzas armadas enemigas.
Sus bases estaban en los Puertos de Piedrafita y Vegarada, en las mismas lindes con la provincia de León, por cuya zona fronteriza (Cerulleda, Genicera, Gete, Cármenes, Orzonaga, Boñar, La Vecilla y Santa Lucía) también actuaron. Aunque, como ya se señaló, durante año y medio su campo de acción habitual fue la carretera Gijón-León.
El jefe de la partida fue primero Celestino y cuando éste cayó en combate, en diciembre de 1939, en un tiroteo en el Puerto de Piedrafita, pasó a mandarla su lugarteniente “Etelvino”. En mayo de 1941 era apresado, tras ser herido, otro Cepedal: Celso. Jesús sigue de lugarteniente de “Etelvino” y marcha con algunos hombres de la partida a tierras leonesas. Parece ser que desde la comarca del Bierzo pasaron a la provincia de Orense y de allí a Portugal, donde consiguieron embarcar rumbo a Venezuela.

"PASIONARIA":
La Brigada Pasionaria la componían 48 combatientes que habían participado en la resistencia francesa contra los nazis hasta la liberación de aquel país. Todos ellos pertenecían al P.C.E. La primera decisión de una parte de la dirección del P.C. en el sur de Francia fue la de desembarcar este destacamento guerrillero en la playa de La Franca (Asturias). Cuando todo estaba ya preparado, llegó desde Moscú a Francia Enrique Líster y dio la orden de que la operación se efectuase por tierra.
En la referida playa les estuvieron esperando un grupo de guerrilleros de la VI Brigada "Ceferino Machado", cuyo coordinador era Felipe Matarranz Gonzalez "Capitan Lobo", que permanecieron en una cueva durante cerca de dos meses,esperando a la "Pasionaria" sin ningún contacto con el exterior, hasta que fueron localizados y cercados por las fuerzas represivas, que prendieron fuego al monte. Como eran buenos conocedores del terreno, pudieron evacuar la zona sin sufrir bajas.
En marzo de 1946 la Brigada Pasionaria, al mando de Gabriel Pérez Diaz, fue descubierta en el Puerto del Escudo por la Guardia Civil, cuando se desplazaba con armamento y pertrechos desde Francia a Asturias, para reforzar el movimiento guerrillero asturiano, con el nombre de "Operacion Pescado".
En pocos días cayeron detenidos gran parte de sus integrantes que se movían entre la nieve, sin prácticos, y el desconocimiento de la zona. Para esta operación fueron movilizados efectivos de la Guardia Civil de Santander y Burgos. Gabriel Pérez y siete guerrilleros más de su unidad, son apresados en Resconorio. En San Miguel de Aguayo, rodeados por un importante número de guardias civiles, catorce guerrilleros de la Brigada se entregan sin oponer resistencia, otros dos son apresados y tres de ellos caen muertos.
Gabriel Pérez Diaz, Jerónimo Argumosa, Feliciano Santamaría García, Juan Rivero Sánchez y Francisco Rodríguez Chaves serían fusiladosdespues de los interrogatorios policiales en el cementerio municipal de Ciriego.
José García Fernández "Pin el Asturiano", Quintiliano Guerrero "Tuerto", "Madriles" y Joaquín Sánchez "Andaluz" consiguieron escapar al cerco de la Fuerza, y despues de deambular por Palencia, Asturias y Cantabria, son localizados por Marcos Campillo y Hermenegildo Campo "Gildo" en los Picos de Europa por la Brigada "Machado" - a la que pertenecía Jesus de Cos, Comandante "Pablo"-, en cuya unidad serían acogidos .

Como se puede apreciar en la breve sinopsis de la historia de cada partida, no todo son heroicidades, hay mucha miseria humana, con traiciones y delaciones, y hubo quien abandonó sus principios paulatinamente, comenzo dando golpes económicos y acabó siendo un completo delincuente, en este sentido es de muy recomendable lectura la novela de Juan Marsé, Un día volveré. Nosotros somos personas, sin santos ni mártires ni falta que nos hace. Ellos no pierden tiempo, y en seguida que pueden beatifican o canonizan a sus muertos en defensa de la fe, en la mayor parte de las veces delincuentes quintacolumnistas, nosotros somos más críticos y sabemos que ocurrieron cosas de las que es difícil sentirse orgulloso.
Aunque esta entrada pueda parecer revanchista, no lo es en absoluto, soy de los que pienso que el pueblo español se reconcilió consigo mismo, el 1 de abril de 1939, los pobres, desposeidos y explotados continuaron siéndolo con independencia del bando en el que habían peleado, si acaso algunos fueron reconfortados haciéndoles creer que habían ganado una guerra, pero la mayoría pronto se dió cuenta de que la habían perdido tanto como los que estaban muertos, en las cárceles y el exilio.
Los que se oponen a que se rescate la memoria histórica, no lo hacen porque suponga el enfrentamiento de una parte de España contra la otra, ese enfrentamiento nunca existió. El enfrentamiento fue entre los que detentaban el poder económico y quienes les apoyaban: Obispos, Generales y Falangistas, y el resto del pueblo, insisto en que, independientemente del bando en el que pelearon, y que fue determinado por el lugar en el que estaban y su grado de desarrollo político. Contra esa inmensa minoría, aunque muy poderosa, no hay, ni puede haber reconciliación alguna. Mientras haya clases habrá lucha de clases

23 comentarios:

Miguel dijo...

Efectivamente, y ¡aún hay clases¡.
Pero quiero añadir un matiz (en mi opinión muy importante). Mientras haya libertad la lucha entre clases que no sea violenta. Agresividad sin violencia.
La violencia, en mi opinión, sólo está justificada para conseguir la libertad, porque si no es libre el hombre no es persona.

J. G Centeno dijo...

Peliaguda cuestión, don Miguel, ésta de la violencia. Porque va a depender de quien la ejerce.Veamos un ejemplo: Un empresario, o mejor una sociedad anónima, en pérdidas, según el balance de la propia sociedad, aunque sea auditado por una entidad neutral, ajustándose a la legalidad vigente presenta un ERE, que es aprobado por el correspondiente juzgado de lo social, tras el cual determinado número de trabajadores, tras una indemnización, la que dictamine el juzgado, van a la calle.El Expediente de Regulación no consigue reflotar la sociedad, con lo que ésta entra en concurso de acreedores (antes esto se llamaba suspensión de pagos) y definitivamente termina cerrando. En el concurso de acreedores la dirección de la empresa, que a su vez suele tener una participación en la sociedad anónima, en muchos casos mayoritaria, puede tener unas elevadas claúsulas de rescisión de contrato, lo que popularmente conocemos como blindaje con lo cual se llevan la parte del león del activo, generalmente inmuebles, materias primas y maquinaria, que pudiera tener la empresa, de manera que a los trabajadores que no se acogieron al ERE les acaba correspondiendo una cantidad irrisoria. Lo normal es que al ERE se hubieran acogido los trabajadores de más edad para poder acogerse a jubilaciones anticipadas, de manera que, al final, los más perjudicados son los más jóvenes, con cargas familiares recientes, hijos pequeños, hipoteca a treinta años, etc...De estos últimos, los más radicales, o los más concienciados, o los más cabreados, escójase lo que se prefiera, queman el coche de uno de los antiguos directores, y se encierran en el garaje de su chalet de lujo. Hasta aquí un planteamiento en el que no he tenido que estrujarme demasiado la cabeza, se da con relativa frecuencia, en él, los empresarios, directivos o consocios de la fenecida empresa han cumplido escrupulosamente con la legalidad vigente, mientras que los trabajadores que se han encerrado en su caso no, pero ¿Quién ha comenzado ejerciendo violencia? ¿Es legítima la actitud de los trabajadores más radicales? Y aquí, es más que probable don Miguel, que usted y yo discrepemos. En el sistema económico liberal que usted defiende los únicos delincuentes son los que han ejercido violencia física , al fin y al cabo, y este es un argumento recurrente, algún derecho tenían que tener los que en su día arresgaron su capital, para montar la empresa, para mi los trabajadores simplemente ejercen una legítima defensa, en un sistema que, con sus leyes y sus arbitrajes, les deja inermes, les priva de libertad, y eso, según sus propias palabras, les priva hasta de ser personas.
En el sistema económico socialista, el mío, esta casuística es imposible, entre otras cosas porque nadie puede tener un capital a arriesgar para montar una empresa, la economía debe estar planificada en atención a las necesidades de los ciudadanos, no de los intereses de unos pocos, que, en definitiva, son los que controlan el mercado.

AF dijo...

La cuestión es conseguir que la gente se dé cuenta de que, en su ejemplo, los trabajadores tienen razón, con leyes o sin ellas. Si las leyes les quitan la razón, es que son injustas. Porque la justicia es algo hermosamente relativo.

Sólo les parece mal esa consideración de relativismo aquellos a quienes las leyes benefician sistemáticamente.

Miguel dijo...

Sr. Centeno, está algo bajo de forma. Ante la proximidad de las vacaciones le noto algo relajado. Sinceramente no me parece tan peliaguda su cuestión.

El sistema económico que yo defiendo ha quedado explícitamente expuesto en anteriores post de este blog. Un mercado libre con intervención de los poderes públicos para evitar los abusos propios de la naturaleza humana.
También ha quedado dicho anteriormente que no se debe confundir economía de mercado con sociedad de mercado.

Si usted plantea un asunto de justicia no lo mezcle con la libertad de mercado.
Si, como dice AF, las leyes son injustas medios pacíficos hay para modificarlas. Insisto, mientras tengamos libertad para modificar democráticamente las leyes la violencia no está justificada.

AF dijo...

Don Miguel:

No es un problema de medios violentos o pacíficos, don Miguel, sino de medios útiles o simplemente teóricos. Los últimos no pueden calificarse de medios, sólo de estampitas para engañar a incautos.

Los dos señores sindicalistas encarcelados recientemente por romper una cámara de video son un modelo, pero no son los únicos. Una enorme cantidad de gente está como ellos, sólo que con otros puntos de partida, otros motivos...

Decir que si las leyes se pueden cambiar pacíficamente, hay que optar por esa vía, es decir una verdad como la copa de un pino que yo suscribo íntegramente. Luego vendrá el momento de la verdad, el de juzgar si tal ley puede cambiarse a tiempo y en el sentido preciso.

Don Javier:

Ha recibido usted un premio

AF dijo...

Don Javier, se me olvidaba poner el enlace:

http://aesteladodelrubicon.blogspot.com/2007/07/pasalabola-con-premio.html

Un saludo.

Miguel dijo...

Para AF
Dice: ” Luego vendrá el momento de la verdad, el de juzgar si tal ley puede cambiarse a tiempo y en el sentido preciso.”

¿y quién juzga?, ¿la víctima?
Creo que ambos deberíamos tener claro que las víctimas no son las indicadas para juzgar. Parecería por su referencia al asunto de los sindicalistas encarcelados que usted no lo tiene tan claro.

Deje que sea el parlamento democrático el que redacte leyes justas y exijamos al poder judicial que las haga cumplir.

AF dijo...

Muy respetable opinión, pero no la comparto. Nunca he pensado, y sigo sin hacerlo, que la única participación política posible y deseable deba ser el voto cada cierto tiempo y esperar a ver qué hacen los que hayan salido ganadores.

Creo que hay que buscar formas de presión cotidiana, asociarse para realizar esa presión coordinadamente, buscar la prueba de fuerza en el terreno cívico (en su doble acepción: ciudadano y no violento).

Y en el momento en que una mayoría suficiente de la sociedad sienta que las leyes que hay sólo sirven a una parte de esa misma sociedad; el día en que crean que eso es así no por casualidad, sino porque se ha buscado que así sea, entonces será necesario plantear primero la necesidad de cambiar esas leyes, primero de una forma y, si hay resistencia, de cualquier otra que sea viable y eficaz.

Miguel dijo...

¿Cuál es la opinión que no comparte?.
Dice usted que ”Nunca he pensado, y sigo sin hacerlo, que la única participación política posible y deseable deba ser el voto cada cierto tiempo y esperar a ver qué hacen los que hayan salido ganadores.!. Pues en esto estamos de acuerdo.
Y dice“que hay que buscar formas de presión cotidiana, asociarse para realizar esa presión coordinadamente, buscar la prueba de fuerza en el terreno cívico (en su doble acepción: ciudadano y no violento).”. Más arriba tengo manifestado la conveniencia de la natural agresividad sin violencia, es decir como dos gotas de agua.
Puedo estar totalmente de acuerdo con usted, salvo que con eso de ”una mayoría suficiente de la sociedad sienta que las leyes que hay sólo sirven a una parte de esa misma” quiera decir que una minoría puede sojuzgar a una mayoría.
Mire, más claro que yo lo tiene escrito un analista noruego, Odd Anders.hablando de la política en su pais, (perdone que sea un poco largo, explica el modo seguido en Noruega al que sólo puedo aplaudir, independientemente de que el resultado me guste o me disguste)
Lección noruega para los países meridionales de Europa: también la socialdemocracia puede moverse, y a veces, hacia la izquierda.
(…)las plagas del neoliberalismo visitaron también a los 4,5 millones de noruegos. Es verdad que su Estado social resulta perfectamente financiable merced a la abundancia de petrodólares, pero la asediante ideología de la "modernización" dominó la política gubernamental de los años noventa. Con gobiernos socialdemócratas en minoría apoyados por el centro derecha (liberales, conservadores y cristiano-populares), se liberalizó y se desreguló de forma tal, que el Estado social no quedó intacto. Se empezó privatizando las fuentes de la riqueza nacional que son el petróleo y el gas (entre otras, las empresas petroleras otrora puramente públicas). Lo mismo ocurrió luego con la red de ferrocarriles y los servicios hasta entonces públicos. Tras haber allanado el camino varios gobiernos socialdemócratas minoritarios, irrumpió luego un gobierno burgués igualmente minoritario que continuó la labor con vehemencia.
El primer gobierno mayoritario desde hace 20 años
Desde 2005 han cambiado las cosas, con un gobierno formado por la socialdemocracia (Det Norske Arbeiderparti/ DAN), el partido de centro (Senterpartiet/SP) y el partido de la izquierda socialista (Sosialistik Venstreparti/SVP), una coalición que se propuso explícitamente un cambio, reparar los destrozos neoliberales e inaugurar una era post-neoliberal.
Que los socialdemócratas fueran a parar a la oposición tras las elecciones de 2001, significó un aldabonazo de tal envergadura para el partido, que propició el giro a la izquierda y facilitó la despedida de los dogmas neoliberales. Por vez primera en su larga historia, pareció abierto a una alianza con otros partidos de izquierda –el partido de la izquierda socialista y el partido de centro—. Con eso logró el Arbeideparti recuperar una parte de los electores perdidos. Y aunque la coalición burguesa-conservadora prometió en la campaña electoral de 2005 rebajas de impuestos por más de tres mil millones de euros, la socialdemocracia se avilantó a anunciar un incremento moderado de la presión fiscal, a fin de que el Estado pudiera ser más activo en lo social y en la educación, así como la creación de 10.000 nuevos puestos de trabajo en el cuidado de ancianos. También anunció que, caso de ganar las elecciones, revisaría las privatizaciones y volvería a financiar generosamente a los municipios, que ahora prestaban el grueso de los servicios públicos.
Los electores no se dejaron amedrentar por el alboroto propagandístico generado al respecto por las derechas, y otorgaron a la previsible coalición de gobierno de la izquierda una clara mayoría. Al partido de la izquierda socialista el giro a la izquierda de la socialdemocracia no le fue muy bien –perdió votos, y sólo llegó esta vez al 8,8%—, aunque la izquierda en su conjunto quedó visiblemente robustecida.
Apenas llegada al gobierno, la coalición tripartita de izquierda –la primera mayoría gubernamental del país en 20 años— empezó a poner por obra las sorprendentemente radicales promesas de su programa común. La privatización de los ferrocarriles fue cortada en seco, y lo mismo ocurrió con el avance de las escuelas privadas. Se dio cerrojazo a ulteriores desregulaciones, miles de millones de coronas fueron a parar a los servicios públicos municipales, y los soldados noruegos regresaron de Afganistán y de Irak.
Los sindicatos no permiten que el partido de la izquierda socialista quede fuera
Ese cambio de orientación de la socialdemocracia no salió de ella misma: el partido de la izquierda socialista, los sindicatos y los movimientos sociales tuvieron una participación decisiva. Por lo pronto, en 2001 la Unión Sindical Nacional de Albañiles Tejadores decidió no financiar sólo a la socialdemocracia, sino también al partido de la izquierda socialista, manifestándose abiertamente, además, a favor de una alianza parlamentaria de ambos partidos de izquierda. Algunos sindicatos se lanzaron a la campaña a favor del Estado de bienestar, a la que se sumaron pronto varias asociaciones de jubilados, campesinos, mujeres y estudiantes. Su protesta no pudo ser ya desoída cuando estaban en campaña por todo el país no menos de 20 organizaciones capaces de movilizar a más de un millón de afiliados (en un país de 4,5 millones de habitantes). Sólo el movimiento popular a favor de los servicios públicos alcanzó a una cuarta parte de todos los municipios noruegos.
Sólo en un clima tal de movilización popular podía hacerse entrar en razón a la socialdemocracia. Todavía a mediados de 2004, un año antes de las elecciones parlamentarias, su dirección se negaba categóricamente a considerar siquiera la posibilidad de formar una coalición con el partido de la izquierda socialista (escindido del partido madre en 1975 por desavenencias respecto de la entrada de Noruega en la OTAN). Pero, en la medida en que los sindicatos no se mostraron dispuestos a tolerar ese boicot, en la medida en que los presidentes del partido de la izquierda socialista y del partido de centro eran invitados en calidad de oradores a los congresos sindicales en pie de igualdad con los dirigentes socialdemócratas, las bases de éstos se negaron en redondo a seguir aceptando la negativa. El cambio culminó a pedir de boca cuando comenzó una campaña electoral en la que los sindicatos actuaron por propia cuenta, presentando durante meses –junto con Attac Noruega y otras organizaciones— a los partidos políticos catálogos reivindicativos de todo punto concretos (articulados en una lista de 54 entradas): el pueblo cobró subitáneamente voz, y pudo decir lo que quería y lo que no quería. La alianza de sindicatos y sociedad civil tomó abiertamente partido por la izquierda.
En 2009 se celebrarán las próximas elecciones parlamentarias. El impulso del invierno 2005/6 parece agotado. Mas la izquierda no se ha quedado quieta: Noruega dispone del más ambicioso programa contra el cambio climático –aun si desinhibidamente fiado a la compra de derechos de emisión—; tiene una generosa ayuda al desarrollo; la exploración de las reservas de petróleo y de gas en el extremo norte prosigue resueltamente; el Estado de bienestar vuelve a construirse, no a desmontarse. Se ayuda a la familia con medidas no ideológicas, pero efectivas. Gracias a inversiones consecuentes en prestaciones públicas de servicios, el desempleo está claramente por debajo de la media de la UE.
Disputas como la de la entrada en la UE o la de la salida de la OTAN, que podrían hacer estallar a la coalición en las próximas elecciones, han sido hasta ahora evitadas. Lección para los países meridionales de Europa: también la socialdemocracia puede moverse, y a veces, hacia la izquierda.

Miguel dijo...

Por cierto D. Antonio, no me repondió quién tiene que juzgar cuando, según dice usted, llega el momento de la verdad.

AF dijo...

Don Miguel:

Me pregunta usted qué opinión no comparto. Pues la última que había expuesto usted en el comentario inmediatamente anterior a aquel en que yo digo eso. O sea: "Deje que sea el parlamento democrático el que redacte leyes justas y exijamos al poder judicial que las haga cumplir." Comprenderá que eso me haya sonado a "dejemos que sean las instituciones las que hagan todo". Probablemente he extraido de ahí una conclusión apresurada, y es que usted quitaba valor a toda otra forma de actuar políticamente, pero espero que entienda lo razonable de esa extrapolación.

La experiencia noruega (desconocida para mí, francamente) me parece muy interesante, pero con todos mis respetos debo pedirle que repare en que todo eso lo único que hace es algo tan relativamente corto como frenar un proceso de destrucción generalizada de aquellos elementos del Estado que están al servicio de las necesidades directas de los ciudadanos.

Y quiero remarcar lo de "relativamente corto" porque me doy cuenta del inmenso valor que esa acción de gobierno habrá tenido para cientos de miles de personas en ese país. Pero pongámoslo en su sitio: se trata de frenar un desaguisado, no de avanzar más lejos de donde se estaba antes del periodo neoliberal. Dicho de otra manera, si ese Gobierno tiene éxito, lo que se habrá conseguido será estar donde se estaba quince años atrás.

Por último, me pregunta usted sobre quién creo yo qu debe juzgar. Debo hacerle una precisión, que reconocerá usted rapidamente si relee el párrafo de mi comentario al que usted mismo alude: "juzgar" lo uso en el sentido que vulgarmente usamos "valorar", no en el sentido de realizar una acción jurídica. Esto se desprende fácilmente del hecho de que no decimos "juzgar si una ley puede cambiarse" con ese sentido judicial, sino de valoración: "valorar si tal ley puede cambiarse".

En este sentido, me refiero a todos, víctimas y no víctimas. Todos tenemos una valoración, cada cual la suya. Cuando s encuentra mucha gente con una misma valoración, ella verá si merece la pena juntarse y coordinarse para hacer algo concreto, y qué cosa concreta habrá que hacer.

Miguel dijo...

Evidentemente se apresuró usted al pre-juzgar la intención. A usted le sonó lo que no yo no dije, ni era razonablemente deducir de lo escrito.
Así no es fácil debatir. ¿No le parece más indicado preguntar antes que inventar?. Es lo que yo estoy intentando, y cuando hay alguna expresión suya que puede ser equívoca le pregunto.

Le ruego que no se moleste por lo que va a leer a continuación, voy a hacer una apreciación que usted debe juzgar si es acertada, si estoy equivocado me lo dice y tan amigos, ¿ok?

Dice ”repare en que todo eso lo único que hace es algo tan relativamente corto como frenar un proceso de destrucción generalizada de aquellos elementos del Estado que están al servicio de las necesidades directas de los ciudadanos.(…) pongámoslo en su sitio: se trata de frenar un desaguisado, no de avanzar más lejos de donde se estaba antes del periodo neolibera2.
Lo que yo entiendo es que el proyecto no se agota en frenar al neo-liberalismo, pero para avanzar primero hay que desandar el camino equivocado. ¡Caray¡ déles tiempo…y confíe en la gente.

En el contexto es indiferente la acepción de juzgar, es perfectamente válida la que sugiere como valorar. Pero…
”Cuando s(e) encuentra mucha gente con una misma valoración, ella verá si merece la pena juntarse y coordinarse para hacer algo concreto, y qué cosa concreta habrá que hacer.”
¿Qué entendemos por mucha gente?: una élite, un grupo de presión, un colegio profesional, un sindicato, una concentración de agraviados, un cuerpo de funcionarios, los afectados por una reconversión, la AVT, la CONCAPA, la conferencia episcopal con sus ovejas. ¿O se refiere a una mayoría democrática?.

Tengo la impresión, y lo digo para saber si estoy equivocado, que usted no se atreve a definirse. No por miedo, por inseguridad. Da vueltas y rodeos sin entrar a matar. Me recuerda, de lejos, a esos pseudo-intelectuales pseudo-teólogos que tratando de justificar un dogma se meten en un jardín y lo solucionan con otro dogma.

¡Y no se emperre en discrepar conmigo¡. Yo defiendo la economía de mercado, pero en lo demás soy un buen hombre, ¡se lo juro¡.

AF dijo...

Mire usted, don Miguel, lo que a usted le parece inseguridad se debe probablemente a mi natural tendencia a dudar si lo que digo está suficientemente bien matizado, que es distinto. Y, como podrá ver por su caso, efectivamente siempre hay que matizar más. Ahora bien, en este caso me parece una exigencia excesiva por su parte. ¿He de dar una cifra exacta para esa mayoría, o se requieren nombres y apellidos, como en el chiste? Quien quiere entender, entiende, y quien no, pues no. Probablemente se debe a tradiciones de discusión política distintas. Quienes se plantean estos problemas desde un punto de vista casi acedémico, pretenden encontrar datos precisos en todas partes, algo que les solucione la papeleta de mirar a un lado y ver siempre el mismo esquema, ordenadito y modosamente sentado a la espera de que uno se decida a usarlo. Quienes hemos hecho más política que otra cosa, estamos acostumbrados a comprender ciertas expresiones dándoles un margen de razonable disparidad en cómo entenderlas sin que por ello se conviertan en inválidas para la discusión.

Pero en cuanto a su duda sobre las cantidades, he de decirle que no conozco ningún cambio social relevante (podría decir también "revolución", pero eso tiene connotaciones que le dan un uso más restringido) que no haya sido realizado por una minoría. Usted quizás piense que la Transición española se realizó en varios días aislados: el 15 de junio del 77, el 6 de diciembre del 78, y así sucesivamente. Pero no fue así, se lo puedo asegurar. La Transición fue fraguada de manera continuada, en distintos sitios en los que no había urnas y por parte de una clamorosa minoría. Pongamos que alrededor de cinco mil personas en toda España.

Y por mí, basta de discrepancias, y menos con un buen hombre.

Un saludo.

Miguel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel dijo...

Pues mire usted D. Antonio. Yo no he tenido la facultad de escribir en el BOE, pero como si estoy interesado, y hago, política creo que puedo intentar comprender sus expresiones.
Y hay discrepancias en cuanto a la valoración de las tácticas y de los objetivos inmediatos. A largo plazo ya sabe…todos calvos.

En cuanto a lo que pienso sobre la transición se lo cuento:
No me gusta mucho eso de “fraguada”, pero siempre he mantenido mi discrepancia con el publicitado y repetido documento de Victoria Prego y tantos similares que se obstinan en excluir al verdadero protagonista de la transición, el sujeto actor que la hizo posible: la ciudadanía. El deseo de libertad del pais. Sin ello de nada hubiera valido ni el monarca, ni Suarez, ni los partidos.
¿A que en ésto estamos de acuerdo?.

AF dijo...

Pues verá usted, don Miguel, sí tengo una discrepancia, aunque sinceramente creo que muy menor: efectivamente, pienso que la ciudadanía tuvo un papel protagonista en muchas cosas de la Transición, cosa que el documental de la Prego dejaba a un lado como irrelevante. Pero también creo que 1) quienes nos movilizamos, y mucho, fuimos una minoría (yo diría, incluso, que una gran minoría); y 2) las movilizaciones fueron extremadamente dirigidas (alentadas, desalentadas o directamente prohibidas) por un número exiguo de personas que tuvieron en sus manos los principales hilos.

Por hablar en tono de ejemplos: por lo que yo recuerdo, las esperanzas e ilusiones de una mayoría de quienes luchaban y se movilizaban contra el régimen no eran las mismas en 1972 que en 1975, y a su vez, tampoco eran las mismas en ese año (pongamos al día siguiente de morir Franco) que dos años después. Entre unas fechas y otras lo que cambió fue la actitud de las cúpulas de las distintas fuerzas y sectores políticos, que fueron cambiando (en algunos casos con giros muy bruscos) a tenor de lo que se iba negociando. Yo añadiría que a ritmo frenético.

¿Qué opina?

Miguel dijo...

Interesante cuestión. Los actores de la historia.
A mi me resulta imposible argumentarlo en unas líneas, me limitaré a exponer mi postura.
No creo en las vanguardias (en La Vanguardia sí, mejor que El Pais).
En cada momento histórico surgen los personajes que la sociedad espera, responden a una necesidad previa y se limitan a representar el papel que los ciudadanos les marcan. La frase es un poco simple (en aras de la claridad), habría que matizar, pero el argumento queda claro, supongo….

Es decir, si Suarez no hubiera nacido otro hubiera hecho el mismo trabajo. El perfil del personaje lo marca la sociedad, y alguien (uno u otro) lo ocupa. Existe el líder que arrastra a los demás…hacia donde éstos quieren ser arrastrados.
Esta teoría, no falsable pero indemostrable, sirve para explicar los supuestos cambio que usted indica en su último párrafo.
Se puede interpretar la historia desde esta teoría, o desde la del protagonismo de las élites. Yo me apunto al protagonismo de la sociedad, algo bueno debe tener cuando el gran historiador Eric Hobsbawm me ha plagiado.

J. G Centeno dijo...

En toda esta discusión, entre don Miguel y don Antonio, que he seguido con interés aunque no he intervenido, no se ha hecho mención, al menos de una forma explícita al hecho incontrovertible de que el El Estado no es una institución neutral , el carácter del Estado, y las leyes que de él emanan, esta determinado por la clase social que tiene el poder económico, y por ende el poder real y las instituciones del estado moderno capitalista, o de capitalismo monopolista de estado, por muy democráticas que aparenten ser, no lo son tanto, desde el momento en que no existe, ni de lejos igualdad de condiciones, a la hora de presentar programa y objetivos. Para un cambio efectivo de la sociedad, para avanzar hacia un sistema más justo, para crear las condiciones de la sociedad socialista, es imprescindible cambiar el carácter del estado, sustituir una clase dominante por otra. Y hasta la fecha, ese cambio de una forma pacífica y legal, atendiendo a la legalidad burguesa, ha sido imposible, recordemos la España de 1936, o el Chile de 1973. Don Miguel, ya lo ha utilizado hábilmente, podrá traer a colación los logros sociales de determinadas sociedades nórdicas y su resistencia a verlos desaparecer, pero probablemente olvida, o no ha tenido en cuenta, que estamos en una sociedad globalizada, y que gran parte de ese bienestar noruego, o sueco, está, en gran medida, determinado por la falta de él, en las sociedades poseedoras de las materias primas esenciales. La Industria Noruega, que da lugar al bienestar noruego, no pasaría de circunscribirse al ahumado de los salmones sino fuera por la esquilmación sistemática que hacen de las materias primas en Nigeria, Togo o el Congo. Y que quede claro que no tengo nada en contra de los Noruegos, y el argumento podría extenderse a Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Dinamarca, etc..., productores de nada y manufacturadores y comercializadores de todo, y es que hoy la lógica capitalista, y desde hace mucho, es claramente supranacional. Justamente es por ello, y no por ser antieuropeos , por lo que muchos votamos en contra de la nonata Constitución Europea.Yo, desde luego, quiero más Europa, incluso más mundo , pero no una Europa de los mercaderes, ni un mundo globalizado por las multinacionales.

Arbillas dijo...

Me ha encantado todo todo el comentario, me parecia estar oyendo a mi padre cuando era pequeña y me contaba historia de los makis....

Creo que todavia no se ha reconocido a todas las personas ni a las familias dañadas por no solo una guerra incivil, sino una postguerra aun mas incivil.

Te dejo este enlace,
http://arbillas.blogspot.com/2007/03/os-traigo-un-gran-enlace-que-muchos.html

Un fuerte abrazo.

Besteiro dijo...

Los makis no tenían nada que ver con Stalin ni con el régimen soviético comunistas, y lo que querían era una democracia, no una dictadura comunista.

En un país multicolor ....

Yasabesmiparadero dijo...

¡Y las checas, eso si que era civilización!

¿Por qué la memoria histórica no recuerda a los anarquistas aniquilados por los comunistas?

¿Alguien defendía la democracia en el 36? ¿Los que se alzaron en el 34?

A todo el que tenga predilección por los regímenes de izquierdas que visite alguno de nuestros paises amigos, como Venezuela o Cuba, haber si se cura.

Yasabesmiparadero dijo...

"A ver si se cura", perdón por la imperdonable errata.

Miguel dijo...

Para J.G. Centeno
Desde el respeto, sólo puedo responder lo mismo que ante cualquier otro manifiesto similar, como el de las tres personas y un solo dios verdadero, A M E N.