miércoles, 18 de julio de 2007

18 de Julio

Ya nadie lo celebra, parece como si con la desaparicion de la paga del 18 de Julio hubiera desaparecido la fecha y lo que significa, sin embargo, de forma paulatina vamos celebrando, cada vez con más desparpajo e incluso ilusión el 14 de Abril. Es como si los herederos de los que ganaron la guerra, se avergonzaran de lo que hicieron sus padres o abuelos, mientras los herederos de los que la perdieron nos sentimos orgullosos de lo que hicieron los nuestros. Es más, si exceptúamos unos cuantos extremistas que no dudan en ponerse botas y correajes, no hay nadie que se coloque, de forma voluntaria, como heredero del franquismo sociológico. Pero es que ¿eran de extrema derecha los cientos de miles de españoles que llenaban la plaza de Oriente? ¿Lo eran los miles de funcionarios de los sindicatos verticales? ¿Y los que se ganaban la vida en las jefaturas locales y provinciales del movimiento? ¿Y los miles de militares franquistas que poblaban las FF.AA., algunos de ellos luciendo, con orgullo, condecoraciones concedidas por el III Reich ? ¿No tuvieron hijos o nietos que glosaran sus heróicos actos, que se sientan orgullosos de su pasado, no sólo guerrero sino colaborando en la edificación de la Nueva España? Da la sensación de que la historia, sin estridencia, ha ido colocando a cada cual en su sitio y los que vencieron por las armas, han acabado siendo derrotados por la razón y la justicia, congratulemonos por ello.
Todos conocemos, tenemos amigos, que hijos de los vencedores, se han colocado en las antípodas políticas de sus progenitores, sin menoscabo por ello del natural cariño filial que pudieran profesarles. Es un fenómeno que, curiosamente, apenas se da en sentido contrario. Incluso hay notables ejemplos, no muchos desgraciadamente, de notorios prebostes vencedores, que rápidamente se dieron cuenta de por donde iba a circular el régimen, y se apearon en marcha, es le caso de Dionisio Ridruejo, autor de parte del Cara al Sol, y que pronto se pasó a las filas demócratas. Pero no fueron todos, ni mucho menos, el franquismo tiene sus herederos, disfrazados y vergonzantes, pero no son difíciles de detectar con una simples pruebas:
Prueba de la II República: La II República carecía de demócratas de verdad, todo el mundo estaba en los extremos, por eso fracasó. Falso: La II República estaba llena de ilusionados demócratas que creian en el progreso, fueron las fuerzas más reaccionarias, los terratenientes contando con la Iglesia Católica como firme aliada, la que radicalizó las posiciones. ¿Cómo es posible que en un pais como el nuestro finisecularmente católico, martillo de herejes, lo primero que hacen las masas cuando se sublevan es quemar la Iglesia y colgar al cura? Antes, incluso, que expropiar la tierra. ¿No es capaz la jerarquía católica de analizar el suceso ? Muchos cristianos y católicos de a pie lo han hecho y han llegado a conclusiones que no son del gusto de la jerarquía.
Prueba de la Guerra: Lamentable, pero inevitable, el triunfo del Frente Popular precipitó con su extremismo los acontecimientos, además en octubre del 34 la izquierda ya demostró su falta de respeto por los resultados de las urnas. Falsos los dos: En los pocos meses que gobernó el Frente Popular de febrero a julio de 1936, no se sobrepasó ni un ápice la legalidad constitucional, claro que hubo un notable clima de tensión en la calle, fundamentalmente creada por la actuación de pistoleros falangistas espoleados desde la Carrera de San Jéronimo por algún que otro diputado, como el que luego sería, desgraciadamente, asesinado José Calvo Sotelo, protomártir de la cruzada. En cuanto a la insurrección de Octubre del 34, fue esencialmente defensiva, destinada precisamente a defender la república, vista la experiencia del ascenso de Hitler al poder en 1933, primero consiguiendo ser la minoría mayoritaria, como la CEDA en 1933, para apoyándose en sectores pusilánimes , desinformados u oportunistas, que aquí hubieran sido los radicales de Alejandro Lerroux, tomar el poder de forma absoluta. La parafernalia y objetivos de Acción Popular, no se diferenciaban mucho de los de el NADSP alemán. La insurrección salvó, aún siendo aplastada, al menos momentáneamente la República.
Prueba del franquismo: Periodo que no se deberá repetir, de todas formas se alcanzó una gran prosperidad gracias a la paz social. Falso: Durante el franquismo no hubo paz social de ninguna clase sino una salvaje represión, no solo política, sino también social que permitió a los empresarios obtener beneficios extraordinarios, por otra parte la gente normal para llegar a tener un mínimo grado de bienestar se veía obligada a trabajar en varios empleos. La prosperidad no se puede explicar sin tener en cuenta los millones de españoles que tuvieron que emigrar para no morirse de hambre y una industria, la del turismo, que echó a andar sin infraestructura de ninguna clase, basada exclusivamente en los bajísimos precios y la bonanza del clima, y en esto el general Franco tuvo poca intervención.
Prueba de la memoria histórica: No hay que remover el pasado, porque nos llevaría a enfrentarnos de nuevo.Falso: No se busca ningún tipo de venganza, sino reponer el honor y la dignidad a quienes se lo quitaron. Buscar venganza es santificar o beatificar a supuestos mártires que , en muchos casos, no fueron otra cosa que quintacolumnistas al servicio de los facciosos.
Estas cuatro primeras pruebas se pueden resumir en El franquismo tuvo algunas cosas salvables, aunque desde luego no debemos repetirlo.
Ahora podíamos pasar a pruebas más sutiles, más de actualidad:
Prueba de la inmigración: No importa que vengan inmigrantes, pero tienen que venir con los papeles en regla y un contrato, como salían los españoles en los años 60. falso: La gran mayoría de los españoles salieron como pudieron, sin contrato dispuestos a quitarse el hambre aunque sea a bofetadas.
Prueba de la libertad religiosa: Es imprescindible que haya libertad religiosa, claro que hay que tener en cuenta que el 80% de los españoles es católico.Falso y tendencioso: Ni de lejos, apenas un 10% de los españoles acude regularmente al culto, es decir serían católicos, hay mucha gente que puede tener un sentido trascendente de la vida sin entrar en demasiadas matizaciones, hay mucha gente que a la hora de acometer determinados actos, bodas, bautizos, comuniones, óbitos, etc..., se limita a dejarse llevar, a hacer lo de toda la vida, sin tener por ello ningún compromiso con esta o aquella confesión religiosa. Lo que si recibe la Iglesia Católica es dinero como si fueran el 200% de la población.
Prueba de la actitud hacia lenguas vernáculas: A mi no me molesta que catalanes y vascos hablen en su lengua, curiosamente nunca se alude a los gallegos, pero lo que no puede ser es que si alguien quiere que sus hijos se eduquen en castellano no pueda hacerlo, ademas ya tenemos el español en el que nos entendemos todos. Tendencioso y falso: Si que les molesta que tengan dos idiomas, porque les molesta la idea de una España plural. ¿Pueden unos catalanes, residentes en Madrid, exigir que sus hijos sean educados en catalán? Pues eso. Y aún más, en un futuro mundo políticamente unido, con el inglés como lengua común de toda la humanidad, además de la propia de cada uno, ¿Les gustaría que a españoles nacidos en España y residentes en España, tuvieran que educarse obligatoriamente en inglés?. Pues lo mismo.
Prueba de la defensa constitucional: Esto es simplemente paradójico: Aquellos que en su día no quisieron apoyar el texto constitucional, como don José María Aznar, hoy son sus mas fervientes defensores. Desconfiemos de los defensores excesivos de la Constitución.
Prueba de la bandera: La bandera bicolor es la bandera de todos, por eso, porque soy más español que nadie, la llevo en la muñeca, en el reloj en la cartera, en el polo, en los tirantes y si hace falta en los calzoncillos. Falso y patriotero: No es más español, ni menos el que exhibe con profusión su bandera. Es español todo aquel que tiene pasaporte español, y muchos españoles no sentimos como nuestra una bandera en nombre de la cual se acabó con la libertad en España.
Estas cinco últimas las podemos resumir en aceptamos la democracia porque no hay otro remedio, pero lo bueno es un sistema de paz y sobre todo seguridad.
Un no demasiado complicado cálculo nos daría que más de nueve millones de votantes pueden cumplir alguno de estos requisitos. Franquistas hay muchos, y muchos no saben que lo son. ¡Desconfiad de ellos!

9 comentarios:

Maripuchi dijo...

Excepcional clase de Historia, Javi, como todas las que nos das.

Yo tengo algo que decir con respecto a los idiomas. Sabes bien dónde vivo y cómo pienso.
Hoy, la profe de mi niño de dos años ha reñido a un compañero de clase por pedirle AGUA y no URA. Así no se enseña un idioma. Esto no es igualdad de ambas lenguas.... no sé si me explico....

Yassin Al-Hussen dijo...

Me quito el sombrero y me inclino en señal de respeto y admiración, compañero! excelente exposición de ideas y puntualizaciones historicas. Gran trabajo!

Un saludo!!!

RGAlmazán dijo...

¡Ay D. Bolche! que tenga que venirme Vd. a recordarme que hoy es 18 de julio, ya tiene güevos. Vd. que ya es tullidito se acordará de cuando este "glorioso día" era fiesta nacional, la más grande junto al 12 de Octubre --el día de las Razas--(que también tiene tela).
En fin, he de reconocer que no lo ha expuesto Vd. mal, aunque darle a Vd. coba puede ser peligroso, lo mismo nos abre más entradas con otras rojerías de tamaño calibre.

Bueno Bolche, que llevas razón con todas las pruebas. O a mí me lo parece. Lastima lo del Madrid. Si no, casi serías perfecto.

Salud y República

AF dijo...

Don Javier, tenga usted cuidado, que le vigilo desde cerca del lugar del Caudillo.

Anónimo dijo...

Muy interesante, aunque tampoco coincido con el asunto de los idiomas. Evidentemente, no es lo mismo porque el castellano es idioma oficial en Cataluña, y sin embargo el catalán no es idioma oficial fuera de allí.

Yo vería muy lógico que se pudiera elegir educación con cualquiera de las dos lenguas como lengua principal. De hecho creo que es lo que se hace en el País Vasco y no nos quejamos ¿no?

Maripuchi dijo...

En el País Vasco hay tres modelos lingüísticos, que en la práctica son dos:
A -en castellano
B -mitad castellano mitad euskera (todo euskera menos matemáticas y lengua española)
D -en euskera

El A no existe en la educación pública y en los coles privados tiende a desaparecer. Aducen que NADIE se apunta ... pero los tiros van por otros derroteros...
El B es una chorrada, para dar matemáticas en castellano, pues se da todo en euskera y punto. Mitad-mitad? En fin...

Entiendo que es su idioma y que hay que enseñarlo, pero no me gusta nada el método.

J. G Centeno dijo...

Como es lógico, el tema de los idiomas es el que ha levantado ciertas reticencias, marcado desde luego por la educación, por la utilización del idioma adecuado, como idioma vehicular. Yo, desde Alpedrete, con mi hijo estudiando en Moralzarzal, no tengo problemas, con lo cual puede darse la sensación de que escribo de una manera un tanto teórica, sin embargo puedo entender los problemas, o mejor las sensaciones no gratas, que pueda sentir, por ejemplo, Maripuchi al recibir su hijo educación en una lengua que ella no domina, que el método además sea un tanto represivo, tampoco ayuda. Por otra parte, el amigo Anónimo apunta el hecho incontestable de que el castellano es la lengua oficial de toda España , incluida Cataluña, mientras que el catalán solo es oficial en Cataluña, País Valenciano e Islas Baleares, pero eso sólo es un hecho jurídico que no puede ocultar un hecho real: un niño catalán no puede estudiar en catalán fuera de las Comunidades mentadas.
Para ordenar un poco las ideas conviene partir de unos presupuestos en los que todos estemos de acuerdo, y que pueden ser:
1º España, el Estado español, o como cada uno quiera llamarlo, es una realidad cultural plurilingüística, en la que, a lo largo de la historia han sobrevivido cuatro lenguas:
a) El castellano, con sus particulares formas de hablar en las diversas comunidades en las que es lengua única. Dado que es la lengua que se habla en todo el estado, por la razón que veremos más adelante, y además es la que hemos exportado, recibe también el nombre de español, y así es conocida fuera de nuestras fronteras, contrariamente a la lengua que se habla en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, que no se llama reinounidense ni británico sino inglés, pero en definitiva el nombre es lo de menos.
b) El catalán, que englobaría al valenciano y el mallorquín.
c) El gallego.
d) El vascuence.
2º)A lo largo de la historia el castellano se ha impuesto como lengua oficial , hay quien afirma que la actual configuración del Estado es la de una Castilla extendida que ha tenido que ceder ciertos grados de autobierno, pero eso sería objeto de otro debate.
3º) La hegemonía del castellano ha producido históricamente la reducción del resto de las lenguas al ámbito doméstico, de manera que ha sido escasa la enseñanza de su gramática y su correcto uso, tanto hablado como escrito, siendo su producción literaria escasa.
3º) Esto se agrava en una lengua como el vascuence, de origen no romance, que ha estado a punto de desaparecer, y que en cualquier caso se ha atomizado en gran cantidad de variantes dialectales, que solo la labor, elogiada por todos los lingüistas, de la Real Academia de la lengua Vasca, ha conseguido unificar. En general, la existencia de organismos reguladores y unificadores de los idiomas vernáculos es importante para su subsistencia.

A partir de aquí podemos seguir por dos caminos:
4ºa) Consideramos que, teniendo el castellano como idioma en que todos nos entendemos perfectamente, las lenguas vernáculas podrán aprenderse y utilizarse cotidianamente o no. Cada cual recibirá la enseñanza en el idioma que se deseen sus padres.
4ºb) Consideramos que si bien el castellano es una lengua que conocemos todos, para una mejor vertebración del estado, para que nadie se sienta a disgusto en la casa común, es importante conseguir que además del castellano, la práctica totalidad de los habitantes de una Comunidad tenga como lengua cotidiana la propia de la Comunidad.

La opción 4a), que es tan legítima como la 4b) cerraría la discusión, el castellano o español se acabaría imponiendo, y el resto de los idiomas segurían la suerte del gaélico en el Reino Unido o el bretón en la República Francesa. Insisto en que se trata de una opción legítima, pero que yo no comparto, quizás pensando en que en futuro, el francés, por ejemplo, pase a ser una lengua doméstica en detrimento del inglés, lengua hoy oficiosa pero puede que pronto oficial. E incluso pudiera a llegar a ser la suerte que corriera el español por más que hoy sea un idioma pujante. Eso sin tener en cuenta que España tiene un problema identitario que no presentan naciones de nuestro entorno. Por lo cual me quedo con la 4b) y prosigo:

5º) Para conseguir lo apuntado en el apartado 4ºb) no basta con la creación de organismos reguladores, y decretos oficializando el uso de las diferentes lenguas, sino que hay que abordar un proceso que ha dado en llamarse de inmersión lingüistíca en el que la educación, y sobre todo en las primeras etapas, tiene un papel fundamental. Que esto genera problemas y tensiones es evidente, pero creo que se deben abordar con espíritu abierto. Sería recomendable, ¡ojo sólo recomendable!, que los adultos, fuera ya del proceso educativo, hicieran lo posible por conseguir al menos entender la lengua de la Comunidad en la que viven. Y sería imprescindible que el proceso de inmersión se diera aplicando la máxima de es preferible convencer que vencer . Yo no aspiro a convencer a nadie, pero creo que las cosas son, a veces, más fáciles de lo que creemos.

Maripuchi dijo...

Javi, si estoy plenamente de acuerdo contigo.
Yo tengo intención (si el tiempo me lo permite) de aprender euskera ... y lo terminaré aprendiendo. No sé si llegaré a tiempo de poder ayudar a mis hijos con sus deberes. Éso me duele...
Por otro lado, sin inmersión lingüística no hay aprendizaje real. Puedes saber la teoría, pero si no la practicas, no te vale para nada. Todos mis amigos y conocidos que hablan euskera lo dicen. O lo practicas, o se te olvida. Y te hablo de gente que ha estudiado en ese idioma ... no de alguien que lo aprendió en una academia.
Hoy por hoy, no hay inmersión.

Si lo que quieren es inmersión, lo habrán de hacer por obligación o si no, ni yo la veré y quizá mis hijos tampoco.

Lo de la pedagogía, da para otro post.
Me pareció una pena, la verdad... Que tienen dos años ... puedes hacerte el que no entiendes lo que dice (un ratito), pero no reñir ...

Es como si yo a Tomás le riñera por decir a-cú en lugar de caracol... puedo insistirle en caracol-caracol ... y él puede intentar decirlo ... pero al final, le entiendo ...
Ya lo hablará. El uno y el otro.

Besotes

J. G Centeno dijo...

Totalmente de acuerdo, maripuchi, has sido incluso más radical que yo.
Deberías marcarte un post sobre el tema pedagógico, ahora que estás en ello.
Besazos