miércoles, 4 de julio de 2007

Ya es primavera en el Corte Inglés con el Banco de Santander

En dos bitácoras de las que suelo visitar, y por diferentes motivos aparecen entradas relacionadas sobre las supuestas ventajas que nos da la sacralizada economía de mercado. Una de ellas tiene como protagonista, ni más ni menos que al Corte Inglés , paradigma del capitalismo moderno, en la otra el amigo Alberto desde Málaga se extraña, de una manera un tanto sarcástica de como el Banco de Santander va tomando, de una forma pacífica, aproximadamente, la Universidad de Málaga.
Me parece a mi, que soy un tanto ingenuo, que desde la izquierda debemos abandonar esa actidud defensiva, pero un tanto pasiva, ante la afirmación de toda clase de liberales, neoliberales, neoconservadores y otros animales, de que la economía de mercado genera toda clase de benefactoras libertades, mientras que la economía planificada, nos lleva, inexorablemente a las colas, millones de veces televisadas, de moscovitas ante las tiendas de alimentación, mientras existió la URSS.

7 comentarios:

Maripuchi dijo...

Mi muy querido Rasputín, a veces, es difícil luchar contra los titanes ...
Es obvio que la dictadura del mercado lo que consigue es ahondar en las diferencias. ¿Interesa lo contrario?

Miguel dijo...

Me parece muy bien que abandone “esa actidud defensiva, pero un tanto pasiva, ante la afirmación …de que la economía de mercado genera toda clase de benefactoras libertades, mientras que la economía planificada, nos lleva, inexorablemente a las colas….
Si me permite le adelanto mi opinión, y para que inicie la ofensiva se lo pongo facilito: La economía de mercado intervenido es el sistema económico que mejor emplea los recursos y genera más bienes.
En lo de las libertades no entro en este momento, sólo apuntar que la libertad es necesaria para que exista el mercado.

Yassin Al-Hussen dijo...

Lo del Banco Santander en la USC tampoco se queda atrá...


El mercado liberal y la globalización es un peligro para cualquier sociedad que pretenda mantener un mínimo de estado de bien estar...

Comercio justo y economía social... eso es lo que necesitamos..

Un saludo

J. G Centeno dijo...

Su opinión don Miguel, es muy respetable, pero no deja de ser una opinión. En las dictaduras de tinte económicamente liberal, veáse el Chile inmediatamente posterior al golpe de 1973 siguiendo las recetas ultraliberales de Milton Fridmann y el grupo de Chicago. Las dictaduras más clásicamente fascistas como la de Mussolini o Hitler, fueron claramente intervencionistas en sectores, fundamentalmente las obras públicas e infraestructuras, que eran propagandísticamente rentables. En España, con la llegada de los tecnócratas del Opus Dei, se comienzan a abandonar las políticas intervencionistas y autárquicas para avanzar hacia una economía de libre mercado, sin que las libertades políticas ni siquiera asomasen. Y abundando más, los dirigentes actuales de China están liberalizando la economía a pasos agigantados sin perder el monopolio político, luego don Miguel, asegurar que la libertad es necesaria para que funcione el mercado es una afirmación, como poco arriesgada. Otra cosa es lo que usted llama mercado intervenido, imaginándome que estamos hablando de economía social de mercado, estado de bienestar o capitalismo renano. Sus máximos impulsores y defensores, la socialdemocracia posterior a la II guerra europea, digo europea porque en EE.UU. ni democrátas ni, por supuesto, republicanos, han defendido nunca ningun tipo de intervencionismo,la socialdemocracia, repito, está dejando paulatinamente de defender estado de bienestar dejándonos la defensa del capitalismo renano a quienes siempre fuimos muy críticos con él.
En el modelo que se quiere defender ahora, Blair y Schröder han sido sus máximos valedores, se insiste en primar los avances macroeconómicos en la certeza, científicamente no probada, de que acabaran revirtiendo en las economías más desfavorecidas, algo que no estamos viendo con el paulatino, lento pero machacante aumento de los tipos de interés sobre los préstamos hipotecarios.
La dictadura del mercado, el sistema de acumulación capitalista, no sólo no favorece la distribución justa de la riqueza, que indefectiblemente acabará en manos de los más listos, más inteligentes, más capaces o más trabajadores, en el mejor de los casos, y en el peor de ellos, los menos atados por prejuicios morales, los más delincuentes, los más osados.
La izquierda transformadora debe aprender de los errores cometidos, y no han sido pocos, y asimilar que la falta de libertades políticas formales, no sólo no conlleva necesariamente a un sistema económico más justo, sino que lleva aparejado, y esa es la experiencia, la generación de una especie de superestructura político-burocrática que acaba haciendo fracasar al propio sistema. Sin embargo, por las razones antes apuntadas, eso no nos lleva de hoz y coz a un sistema de libre mercado, debemos luchar por un sistema económico que permita, y mido muy bien lo que voy a afirmar, que vivan, en razonables condiciones de igualdad "tanto el más vago como el más trabajador", "el más inteligente, como el más tonto". Para ello hay que ir abandonando ideas con las nos bombardeado desde niños como aquella de que el trabajo dignifica al hombre, pero eso puede ser objeto de otro debate.

Miguel dijo...

Sr. Centeno
Es demasiado fácil ridiculizar al adversario poniendo en su boca lo que no ha dicho. No es mi juego, (comprobará que le he citado literalmente). Tan fácil que lo puede hacer cualquier demagogo, basta con manipular el discurso ajeno y reducir el propio a los tópicos que espera la audiencia.

El concepto de mercado intervenido es muy sencillo: el mercado regulado con la intervención del poder político para evitar los excesos. El nivel de intervención no se lo puedo precisar “a priori”, depende de los objetivos que se marquen y de la situación concreta.
Pero no es equivalente al dirigismo que caracterizó a nuestra dictadura, (¿recuerda los planes ¿), y a todas las dictaduras incluida la China actual. (excepto Hong Kong que como sabe es una región con administración especial).
Creo haber aclarado a qué me refiero cuando digo que es necesario que exista libertad para que haya mercado.

Otro asunto es el reparto justo de los bienes producidos. Pero no era ese el asunto que traía usted en su entrada, ni el que yo comenté.
Lo trae ahora, y también le doy mi opinión, para ser libre es necesario tener acceso a una vida digna. En mi opinión justicia y libertad son inseparables.
Y para terminar, no confundamos economía de mercado con sociedad de mercado.

J. G Centeno dijo...

Puedo haberme expresado mal don Miguel, en ningún momento he pretendido poner en su boca algo que usted no haya dicho, pero usted habla de mercado intervenido, sin aclarar el grado de intervención, en su segundo comentario dice que no lo puede determinar a priori. En cualquier caso no he intentado en absoluto ridiculizarle, le tengo a usted en el máximo respeto, simplemente porque, sin conocerle, ha expresado usted sus opiniones con absoluto respeto y educación y para mi eso es sagrado. Si ud. ha interpretado que he intentado ridculizarle lo siento de verdad y le ruego que acepte mis disculpas, sobre todo porque he debido expresarme mal y a destiempo, disculpas de nuevo y sepa usted que es bienvenido a esta que puede considerar su cibercasa por hacer un pésimo chiste.
Voy a intentar ser más claro: Hasta ahora, cuando hablabamos de intervenir en el mercado, estabamos hablando de las políticas socialdemócratas que intentaban, y en muchos casos conseguían, una cierta redistribución de la riqueza, utilizaban para ello políticas fiscales y sociales, recaudando más de los que más ganan para hacer frente a las necesidades de, sanidad y educación, sobre todo, de los menos favorecidos. Todo ello, a grandes rasgos, es lo que se ha dado en llamar capitalismo renano, por ser en el estado de Renania, RFA, donde comenzó a ponerse en marcha. No conozco otros modelos de economía de libre mercado con cierto grado de intervención, pero si lo hay me gustaría conocerlo, no tenga duda. Ese modelo es el que los propios socialdemócratas están poniendo en tela de juicio, por diversas razones avanzando hacia posiciones menos intervencionistas y más liberales. Yo por mi parte propongo un sistema en el que la intervención del estado sea, prácticamente absoluta, sin tener que renunciar por ello a un sistema de amplias libertades políticas, de reunión, de expresión, de asociación de elección, etc...Ese sistema, hoy no lo conozco, pero espero que sea hacia el que vayan evolucionando, Cuba, Venezuela,... y quien quiera que se oponga la sistema de acumulación capitalista. Pero, cuidado, mucho cuidado, yo fuí de los ingenuos que saludó la llegada a la secretaría general del PCUS de Mijail Sergueievich Gorbachov, pensaba en la necesidad de una profunda renovación leninista del sistema, teniendo en cuenta que la consigna de los bolcheviques no era Todo el poder para el PODSR (b) sino ¡TODO EL PODER PARA LOS SOVIETS! Y los soviets, eran las asambleas de obreos, campesinos, soldados y marineros, es decir la democracia en estado puro. Y a eso, quizás con una terminología que hoy puede mostrarse obsoleta, era lo que se llamaba dictadura del proletariado . Incluso dentro del propio partido, los bolcheviques con V.I. Lenin a la cabeza, abogaban por el mayor grado de libertad de expresión y discusión, apareciendo, eso si, una vez acabada esta, con el mayor grado de homogeneidad posible. Sin embargo M.S. Gorbachov no supo, o no pudo controlar el proceso, y Rusia es hoy uno de los paraisos de la delicuencia y el capitalismo salvaje. Con una democracia formal más que limitada. Creo ser bastante claro.

Miguel dijo...

Le agradezco, sinceramente, su acogida en ésta su casa.
Aprecio sus disculpas que, por otra parte, no era preciso explicitar.

Y vamos al grano
Acepto su denominación de capitalismo renano si lo extiende a las economías más intervenidas en el presente y en el pasado próximo, en concreto Europa nor-occidental. Dejamos, si le parce, al margen la economía japonesa que sufre una intervención pero de signo distinto, es otra cultura.
Estos paises europeos, (y los demás), están reaccionando ante la globalización económico-financiera que les obliga a modificar sus anticuados e inapropiados sistemas nacionales para las circunstancias actuales.
Que la reacción se haya desviado excesivamente hacia el neo-liberalismo (nada que ver con los liberales) con sus consecuencias de brutales desigualdades e injusto reparto de la riqueza a usted, si le entiendo bien, le inclina a defender el extremo opuesto.
Es su opinión. Pero en ningún momento he podido ver que impugne mi anterior defensa del mercado como mejor sistema de asignación de recursos y generador de bienes, ¿debo entender que está de acuerdo?. Si es así, el sistema que usted propone sería menos eficaz económicamente.
Escribe de una posible evolución en Cuba o Venezuela, con una nacionalización de las empresas.
Casualmente en otro blog cercano al suyo otro comentarista cercano a mi ha escrito hoy sobre lo mismo. Como estoy totalmente de acuerdo lo asumo como propio, y con su permiso lo transcribo:
” Yo defiendo el mercado como mejor sistema de asignar recursos. Libertad de mercado con intervención de los poderes públicos para corregir los excesos en que degenera si se permite una libertad absoluta de los agentes económicos, (también aquí el fundamentalismo es peligroso).
Y las empresas públicas encajan mal en el mercado, realmente están fuera del mercado. Por ello soy contrario a su existencia. La conveniente intervención del poder político en el mercado no justifica la creación de empresas públicas excepto en sectores donde el mercado no desea entrar por no ser rentables al capital, en general los serviciso básicos a que todo ciudaddano debe tener acceso y que su costo debe ser asumido socialmente.
El problema es decidir democráticamente hasta donde se extienden éstos servicios básicos”
.
En algo responde a su refencia ”para hacer frente a las necesidades de, sanidad y educación, sobre todo, de los menos favorecidos”

Y en cuanto a las libertades políticas mi posición es opuesta a la suya. En un sistema de libertades no es posible una economía estatalizada. No es que haya fracasado en la URSS, en Cuba o Venezuela, es que no puede ser, y ya sabe, lo que no puede ser no puede ser y además es imposible.
Es la otra cara de mi anterior afirmación: la libertad es necesaria para que exista el mercado.