martes, 11 de enero de 2011

Espiando

El Espia otomano opina:
Dos noticias sacudieron ayer el panorama informativo de mis espiados, una de ellas de muchísimo más transcendencia y calado que la otra, puesto que esta última: la designación de Jose Mourinho como mejor entrenador de 2010, en un acto en el que se designaron, igualmente, a Marta y Messi como mejores jugadores del mismo periodo, no deja de ser una noticia que concierne al ámbito deportivo, siempre considerando al fútbol, que ya es considerar, como una actividad deportiva. Con todo, el reconocimiento al portugués ha desatado, sobre todo en los medios del nacional-papanatismo un furor que ha conseguido despertar los fantasmas de la "persecución antiespañola" echándole leña al fuego que el premio al mejor jugador no fuera a parar al chavalillo manchego que consiguió el gol, un tanto de churro, con el que el fervor patrio se desató el verano pasado. Tengo el mayor de los reconocimientos para Vicente del Bosque con un curriculum impresionante que incluye ligas y copas de Europa con su equipo de siempre, que no se portó bien con él todo hay que decirlo. Solo una frustrante experiencia, precisamente en Turquía, empalidece, muy levemente, el historial de este auténtico caballero del fútbol. Pero ello no resta merecimiento alguno al actual entrenador blanco.
Es la segunda noticia, el último comunicado de ETA, la que, de verdad, tuvo ayer auténtico fuste. De los muchos análisis que se han hecho me quedo, sin duda alguna, con la que hace Rafael García Almazán desde su Kabila . Excepto cuando habla de fútbol tiene este hombre una más que notable capacidad de análisis y en este caso pone el dedo en la llaga: Si lo que se busca es una rendición incondicional de lo que queda de ETA, que no creo que sea demasiado, si lo que se espera es una rendición como la de Vercingetorix, si se desea una reedición de las horcas caudinas, en definitiva si lo que se busca es la victoria el final de la violencia se antoja lejano a ojos de este espia. Siempre habrá un puñado de iluminados capaces de sembrar el terror aún a sabiendas de que su destino próximo es la cárcel, en el mejor de los casos. No deberían los españoles dejar el proceso que ha de llevar al final de la violencia en manos de los partidarios de una victoria militar incontestable. Todo a ello pesar de que la suicida, además de criminal, opción de ETA de fulminar un proceso en el que la mayoría de la sociedad española puso grandes esperanzas, ha fortalecido las posiciones más intransigentes. Si triunfa el talibanismo de Mayor Oreja el final estará, y lo estará siempre, lejano

4 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Y yo que creía que lo mío era el fútbol.
Un abrazo. Salud y República

chus dijo...

Tengo el convencimiento, señor otomano, que usted lleva muchos años ejerciendo su profesión, los suficientes como para vivir y conocer la sociedad española bajo la bota fascista travestida en dictadura franquista. Echarle al franquismo la culpa de todo lo que pueda estar pasando ahora sería considerado ridículo por la mayoría, pero dado que soy de los que opina que no han cambiado las cosas demasiado en lo verdaderamente sustancial y que cuarenta años más casi otros tantos de supuesta democracia son muchos, no suelo sorprenderme de las constantes situaciones que se producen amparadas en el nacional-papanatismo que acertadamente cita en su escrito. Puede que sea ese componente fundamental de idiosincracia y personalidad española que nos hace acreedores de autoconsiderarnos como el ombligo del mundo el que impide pensar a los ciudadanos de este solar patrio con el órgano que la naturaleza nos ha dado para ello en vez de hacerlo con la parte final del aparato excretor (entiéndase en cualquiera de sus funciones). La introducción viene al caso futbolístico que hoy ocupa conversaciones, opiniones y comentarios en los medios de comunicación que habitualmente sufrimos. El célebre artículo 33 (franquista, sí, pero plenamente vigente) aplicado al Balón de oro por cualquier periodista deportivo español nos demuestra claramente que en año de Mundial el galardón debe darse al mejor jugador de ese Mundial. Si tuviera que dar mi opinión a las altísimas instancias de los organizadores de ese premio bajo la lógica aplicada en la prensa española sólo dos jugadores podrían disputárselo: Snejder y Casillas. Parece ser que no ha sido este el caso, así que supongamos que el premio se le da al mejor jugador del año 2010. Mi opinión: Leo Messi o Iker Casillas. El segundo es portero y, además, de la plantilla del Madrid. Imposible, inmoral, antiestético, etc. Por lo tanto, le han dado el premio, más o menos, al mejor. Lo de rasgarse las vestiduras a qué viene; eso sí, echo de menos lo de la pérfida Albión porque lo de la conjura judeomasónica antiespañola sigue funcionando de maravilla.

///HastaLaVictoriaSiempre\\\ dijo...

El gobierno lo que espera es una rendición como la de Boabdil o la Rendicion de Breda, pero esto no va a suceder.

De todas formas, ¿puede uno fiarse de terroristas?

KobaRascayú dijo...

Da la sensación de que el señor espía otomano realiza su trabajo con verdadera profesionalidad y útil eficacia, porque supongo que no sólo debe hacerse acopio de informaciones sino (lo verdaderamente importante) análisis y valoraciones (propios o ajenos) capaces de tenerse en cuenta y forjar opinión y decisiones. Sí, los ciudadanos conscientes del estado español no deben dejar en manos de gentes amantes de la violencia y políticas de poca zanahoria y casi todo palo la posible solución al proceso de definitiva desaparición de ETA, pero ¿cómo se hace eso?. En un ejercicio de masoquismo militante ayer recorrí todos los informativos televisivos y las opiniones vertidas en las ediciones digitales de casi todos los medios escritos. Me voy recuperando, pero la sensación de vómito sigue ahí y el malestar al constatar que no hay una idea de paz sino todo lo contrario, es ya tremendo si se tienen en cuenta los comentarios de los lectores. ¿Será eso que llamaron franquismo sociológico? o quizás simplemente sea el fascismo latente y creciente. De todas las maneras no son tampoco muy prometedoras las opiniones de los partidos del arco constitucional. ¿A tanta gente le interesa que siga existiendo ETA?. ¿Tantos réditos electorales va a dar la victoria policial?. Qué pena.