jueves, 23 de octubre de 2008

G-8, agua, G-20, hundido

Escribe Hugo Martínez Abarca bastante mejor que yo sobre el cachondeo de cumbres que se traen para intentar paliar la caida de palos del sombrajo, que se está produciendo a nivel global, y que muchos economistas, yo no lo soy, consideran una crisis estructural del modo de producción capitalista, que es lo imperante en el mundo mundial, le llamemos como le llamemos. Igualmente Alberto Garzón (sospechoso apellido revanchista) desde su Pijus Economicus nos hace una descripción de lo que ocurre, que tiene la virtud de ser comprensible incluso para alguien que, como yo, es cuasi lego, en materia económica, una descripción, digamos ad captandum vulgus. Por tanto como doctores tiene la iglesia y ya estos dos dejan suficientemente in naturalibus las muchas deficiencias del sistema no voy yo a ahondar en la cuestión yendo plus aeque. Sin embargo me gustaría llamar la atención, sin animus "descojonandi", del papelón que está representando el presidente del Gobierno, al que da la sensación de que le están diciendo aquello de "Zapatero a tus zapatos" , y nunca más oportunista y menos originalmente, traido a cuento. Sin entrar en el terreno doméstico en el que la actuación económico-social, de los sucesivos gobiernos del PSOE ha oscilado entre el populismo y la beneficencia (los 400 €, el cheque bebé, etc..) trufado con alguna medida progresista (modificación del codigo civil permitiendo uniones entre personas del mismo sexo, y...ahora no recuerdo otra) e incluso teniendo alguna iniciativa valiente como la negociación con ETA. Claro que la comparación con los ocho años de integrismo, reacción y caspa que les precedieron han concedido a los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero un aura de gobierno de izquierda,minima de malis, a todas luces inmerecida. Pero es en el terreno internacional donde viene como anillo al dedo el aforismo de arrancada de caballo andaluz con parada de burro manchego. Efectivamente, tras un arranque espectacular con la retirada inmediata de las tropas de Iraq que hizo pensar a algunos, a mi en ningún momento, que se podía llevar a cabo una política exterior indepediente de los designios de Washington y de su sucursal de Bruselas, se ha producido una concatenación de pasos atrás que ha dejado la política exterior española tan dependiente como en los tiempos de mayor sumisión, en los gobiernos fuertemente reaccionarios de José María Aznar. Me da la sensación de que se quiere hacer perdonar algún gesto, puede que hasta involuntario, como el no levantarse al paso del trapo gringo durante una parada militar el doce de octubre, de manera que ahora somos los más occidentalistas de la OTAN, y mandamos tropas allá donde el amo las necesita bien en Líbano, Bosnia, Kosovo o Afganistán, país este que me lleva a una reflexión, evidentemente interesada:
La intervención soviética en Afganistán, en apoyo de Babrak Karmal , primero, y de Hafizullah Amin , después , contra los integristas islámicos ( hoy conocidos como talibanes) fue considerada por todos los bienpensantes, entre los que desgraciadamente hay que incluir a mucho izquierdista radical más antisoviético que Ronald Reagan, como una intolerable injerencia. Esa intolerable injerencia justificó armar hasta los dientes a fundamentalistas islámicos y a potenciar a individuos como Osama Bin Laden. Esos fundamentalistas hoy devenidos terroristas atentaron el 11-S y ello justificó, además de la demencial invasión de Iraq, la intervención en Afganistán contra aproximadamente los mismos que actuaron los soviéticos, sin embargo, ahora no se trata de una intolerable injerencia. Que cosas. Fin de la reflexión.
Este comportamiento como de hacerse perdonar no ha obtenido recompensa alguna, sino todo lo contrario, y su majestad imperial Bush II, no concede ni unos minutos a nuestro talantoso presidente que es sistemáticamente ninguneado por la Casa Blanca. Así que ahora a la cumbre de Washington en la que anuncian, ¡ojo al parche! ni más ni menos que la refundación del capitalismo, como el anfitrión es el baranda jefe , el leonés, nacido en Valladolid, no está invitado, con la excusa de que no pertenece ni al G-8, ni al G-5, ni al G-20, ni hay GGG. Y en lugar de bizarramente aplicar el honos habet onus, teniendo en cuenta que parece contradictorio que alguien se dizque socialista ande refundando el capitalismo, comienza a suplicar a un ególatra como Sarkozy , al que ha no mucho amenazó con superar en renta per capita, que presione para que le ajunten los mayores y el pueda jugar también al Exin-Capitalismo. Que espantosa manera de hacer el ridículo. Lo malo es que:
Carpem tua poma nepotes, aunque sean amargos

5 comentarios:

SPOOK dijo...

Es patético.
El responsable político de la desregulación que ha sido causa primera/principal y generadora de la actual crisis financiera global se ha erigido en el director del equipo encargado de proponer las medidas para corregir el dislate.
Un presidente del que, cual apestado, hoy todos los políticos desean huir (igualico que su amigo Aznar) y hasta el candidato de su partido desea alejarse (igualico que Rajoy).

No, no será de esa conferencia donde salgan las medidas para sacar al mercado del desorden en que ellos mismos le han metido.
El sistema financiero (el dinero) es fiduciario, depende del crédito, de la confianza, y ninguna confianza ofrece este señor.

Por lo demás totalmente de acuerdo con usted en el esperpento que nuestro presidente nos está ofreciendo con este asunto.

Kaneda dijo...

Las cumbres son la antidemocracia en acción. Pero ya se ha asumido que, como el sistema es el que es y no puede ser cambiado, lo mejor que le puede pasar a un ciudadano es que a su jefe de gobierno lo inviten desde EEUU a tomar un "brunch" y arreglar los problemas del mundo a base de galletas y explotación.

Salud.

Leon dijo...

Muy buenos dos detalles de su post:
"arrancada de caballo andaluz con parada de burro manchego" y lo de "jugar también al Exin-Capitalismo"

Es todo una auténtica vergüenza, si no fuera porque hay mucha gente que lo está pasando muy mal (algunos por la crisis y otros ya desde siempre), sería para descojonarnos.

Las cumbres son maravillosas, da gusto ver a tantos líderes mundiales estilo Ansar, Durao Barroso (este está en todas!), Zapatero, Sarkozy haciendose la ola entre ellos.

Y por cierto la última frase del ministro de ¿Trabajo? es de traca auténtica."«En el Banco Central Europeo cada día entran millones y millones de euros a depósito, pero no van a crédito y las entidades financieras, su negocio está en los créditos que da y en los intereses que cobra. Todas esas previsiones llevan a pensar que la crisis financiera en dos meses debería estar finiquitada y después debería comenzar un factor de confianza»."

SPOOK dijo...

La participación de tropas españolas en el exterior (Afganistán, Kosovo, Bosnia, Kosovo) al menos tiene la legalidad de la ONU y la autorización del parlamento, pero…

La infame colaboración española en los secuestros con destino Guantánamo facilitando los vuelos y ocultando al parlamento , y los españoles, la contribución del gobierno socialista al bárbaro atropello de los más elementales derechos humanos evidencian la sumisión servil de Zapatero ante EEUU aún al coste burlar los más elementales principio del estado de derecho.

Adanero dijo...

G-5, G-8, G-20... Tanto punto G y resulta que le economía de mercado no tiene un orgasmo en condiciones ni queriendo.
Hace usted bien en recordar que Zapatero nació en Valladoliz. Que se vea claro que aquí somos capaces de lo malo y de lo peor.

Un saludo.