miércoles, 11 de noviembre de 2009

Alcorcón bien vale una copa

Tras el paseo militar del sábado, en el que se durmieron de tal forma (la escasa entidad del rival invitaba a ello) que estuvieron a punto de acabar empatando, afrontaban esas criaturitas maltratadas por la hacienda pública, que les obliga a entregar gran parte de lo que ganan (en realidad acaban siendo los clubes quienes se hacen cargo), la epopéyica hazaña de tener que meterle, al menos, cuatro goles al Alcorcón, tras el ridículo (en mi extensa memoria madridista no recuerdo uno de tal calibre), hecho, sin paliativos. hace un par de semanas. Madridista como soy se da por supuesto que a mi lo me interesa es ganar, por lo civil, lo religioso o lo militar, pero en este caso, y sobre todo después de lo bien que me lo pasé el sábado, el cuerpo me pedía que pagaran la prepotencia con la que acudieron a Alcorcón, y es algo que se repite año tras año, y baste con recordar el Toledo o la Real Unión de Irún. No cabe duda de que en mi ánimo pesa, y mucho, que esta competición no me interesa demasiado, y que, de vez en cuando, no está mal, sin exagerar, una cierta cura de humildad, no sólo a los jugadores, sino también a los aficionados, que a veces, lo reconozco, nos excedemos en nuestra prepotencia y mala educación. Resumiendo, mentiría si dijera que disfruté viendo la impotencia de los mios, pero ne me cabreé, en absoluto, y de haber estado en el campo hubiera, con sinceridad, ovacionado a los muchachos de Alcorcón.
Un dato me preocupa, los árbitros están empezando a tratarnos como a los demás (lo que puede que sea justo, pero a mi ni me gusta ni me interesa) y se está dejando de aplicar aquella máxima, atribuida al grandísimo, por muchos conceptos Santiago Bernabeu Yeste:
Nosotros no pedimos que los árbitros se "equivoquen" voluntariamente, a favor nuestro, pero deben saber que él que se equivoque en nuestra contra tendrá una carrera corta.
Póngase las pilas don Florentino, hágales saber a los señores Villar y Sánchez Arminio que: No hay nada personal , son sólo negocios en la oferta que les haga y que no deberán poder rechazar. Da la sensación que don Joan nos lleva la delantera. Usted puede, al fin y al cabo, convenció a al sr. Botín y ...¿alguien sabe quien dirige Cajamadrid?

3 comentarios:

Blog de Paco Piniella dijo...

de futbol no hablamos (además después de llamarme atlético, qué quiere que le diga) jajajaja

Osaposa dijo...

Señor mio le recuerdo que detras de punto siempre va una mayúscula, no entiendo estas cosas que le ocurres, siendo Uds., como dicen algunos "tan leído", por favor no me recuerde Ud., a mis compañeros de trabajo soló leídos en lo suyo

Dardo dijo...

¡Qué bárbaro don Bolche!. Está Vd. fatal: "se le cae el muro" y se "estrellan sus galácticos" en Alcorcón.

Un abrazo.