miércoles, 25 de agosto de 2010

Comienza el espectáculo

Despues de más de dos meses de ausencia vuelve el espectáculo, que nadie en su sano juicio confundiría con un deporte, por antonomasia. Vuelve la Liga, vuelve la Copa de Europa, rebautizadas con poco criterio como Liga BBVA y Champions League, junto a ellas y por imperativo legal apareceran competiciones de menor calado, por no decir directamente de baja estofa: copas, copillas y supercopas. Sirvan como ejemplo la copa del rey, competición que sirve para que su titular sea convenientemente pitado y abucheado por alguna afición poco conforme con la estructura del estado, o la llamada Europa League que recoge el testigo de lo que un día fue una competición de alto nivel, la Copa de la UEFA, pero que hoy no pasa de ser una pachanguilla como lo fueron la Copa de Ferias o la Recopa. Este año el estival periodo interliga ha sido especialmente tedioso. Unos suplantadores nos han castigado con tres semanas de espectáculo pastos y somnífero, el mal llamado Campeonato del Mundo, ¿como puede haber un campeonato del mundo sin la participación estelar de mi equipo, que como bien sabeis es el Madrid C.F.? El triunfo, con un juego muermo y ganando los partidos por la mínima, de la La Roja, que desperdicio de nombre, ha servido para sacar a relucir ese patrioterismo de via estrecha que a mi, personalmente, me causa vergüenza ajena. Cada vez que oía eso de:
Yo soy español, español, español,
yo soy español, español, español

originalísimo cántico dotado de obvia calidad poética no podía evitar recordar el chascarrillo atribuido a Cánovas del Castillo, político conservador padre de la Constitución de 1876, que dijo, redactando el texto: Es español aquel que no puede ser otra cosa, suponemos que en broma.

A los que nos gusta el fútbol de verdad, es decir a los que nos gusta, por encima de todo, que nuestro equipo gane, sea como sea, por lo civil, lo religioso, lo militar o lo criminal, una competición, como la que hemos sufrido este verano desde el sur de África no deja de ser una tortura. Parece ser que hay quien, de forma incomprensible, manifiesta que le gusta el fútbol como actividad en si misma, con criterios exclusivamente estéticos. Están definitivamente equivocados, si quieren ver arte tienen museos, exposiciones,iglesias y catedrales, si quieren colmar su espíritu con entretenimiento culto tienen conciertos, representaciones tetrales, excelentes películas, etc. El fútbol es otra cosa, algo diferente, algo que no tiene sentido si no va cargado de subjetividad y desprovisto de toda clase de criterios éticos o morales. El fútbol es para forofos, y solo los forofos somos capaces de comprenderlo en toda su extensión. Los seguidores del Mallorca están indignados porque no les han dejado participar en una competición europea, y nunca se van a plantear si la decisión es, objetivamente justa o injusta, les da absolutamente lo mismo, y yo, en su caso, estaría igual de ofendido. A los seguidores del Hércules les preocupa que se pueda anular el ascenso de su equipo, pero les importa un rábano si para conseguirlo compraron un partido o veinte. A los madridistas no nos importa la existencia del llamado Villarato, existencia en la que yo no creo, por criterios éticos o de justicia, sino porque no ha favorecido a su equipo y sí a su rival. Si no se tiene en cuenta esta dimensión subjetiva del fútbol no se está entendiendo nada. Téngase en cuenta este dato: A lo largo de su vida la ideología de una persona podrá cambiar, evolucionar, a veces llevándola, incluso, a sus antípodas ideológicas, podrá, también, abandonar su religión, perder su fe o cambiarla, pero difícilmente va a modificar su adscripción de forofo. Se podrá ser del Madrid, del Barça, del Aleti, del Betis o de ninguno, pero cuando se es de alguno se es para siempre.
Queda claro que, desde esos parámetros, la temporada pasada fue una temporada para olvidar. De poco me importa a mi el record de puntos en la liga cuando se fue el primero de los últimos, que es lo que en el fondo es el segundo. Hay que añadir el ridículo ante el Olimpyque en la Copa de Europa. Y, aunque se trate de una competición, y aunque no se me crea soy absolutamente sincero, por la que no tengo demasiado interés porque la experiencia demuestra que la puede ganar cualquier desgarramantas , los cuatro goles de Alcorcón pesan lo suyo.
No recuerdo, ni voya a hacer esfuerzo alguno en recordarlo, lo que pude haber escrito, o dicho, en el pasado sobre José Mourinho. Ahora es el entrenador del Madrid y solo por eso es el mejor entrenador del mundo. Mucho trabajo tiene por delante, de lo visto en la pretemporada, y he visto todos los partidos, el equipo apunta pero está por cocer , la liga se me antoja difícil si el Barça no afloja, y de momento no tiene pinta. El evidente espíritu ganador del entrenador portugués, más que demostrado en Oporto, Chelsea e Inter, puede no ser suficiente para una competición de larguísimo recorrido como es la Liga, pero puede tener mucho peso en eliminatorias a doble partido en las que el portugués ha demostrado ser un consumado estratega, y aqui conviene recordar que el año pasado el Inter pasó como segundo en la fase de clasificación después de haber perdido claramente en el Camp Nou. En definitiva creo que el equipo estará en condiciones de pelear por la Liga hasta el final aunque parte en desventaja con un equipo formado como el azulgrana, y creo igualmente que llegará muy lejos en la Copa de Europa, me arriesgo a afirmar que a la final. Valdano por otra parte ha procurado facilitarle lo que ha pedido aunque en algunos casos como el de Maicon ha sido imposible. Se ha fichado, y creo que bien, para la línea media que, tras la marcha de Guti se había quedado huérfana de creadores. Han sido seis fichajes:
Canales, una joya que hay que cuidar, tiene clase y desparpajo, pudiera ser que explotara ya esta misma temporada pero si no es así hay que dejar que siga creciendo sin agobiarle, Mourinho cree en él pero lo más importante es que el cree en si mismo. El riesgo está en que se lo crea demasiado, es muy joven y por tanto candidato a ser objeto de consejos poco recomendables.
Carvalho, las extravagantes exigencias del Inter por Maicon, que será todo lo bueno que se quiera pero no deja de ser un defensa, y la negativa milanista de trapasar a su central, dieron con el central portugués en el Madrid, un jugador que ya pretendió cuando estaba en el Oporto. Veterano, aunque no viejo, tanto Albiol como Garay aprenderán mucho a su lado, si tienen la suficiente paciencia.
Di María, fichado mientras se jugaba la pachanga sudafricana, confieso que me drefaudo en esa competencia, aunque las extravagancias tácticas de Maradona tan extraordinario jugador como excéntrico y mediocre seleccionador jugaron claramente en su contra. Extremo zurdo, comenzó la pretemporada un tanto desubicado pero se ha ido centrando y abrirá la lata en muchos partidos. Los jugadores argentinos que empiezan por Di dan buen resultado, al menos al Madrid
Khedira, para mi una incognita, tendrá que pelearse con Gago, jugador en franca progresión, en la misión de acompañar a Xabi Alonso en el centro del campo, pero tambien puede sustituir al vasco cuando este falte, algo que para el argentino es más difícil. Por otra parte también tiene llegada y gol. La titularidad en el centro del campo está muy cara.
Özil Si sale bien, y siempre el factor juventud es una variable de peso, un fichaje de altura. En Sudáfrica brilló, excepto en el partido contra España en el que fracasó toda Alemania, pero además hizo una extraordinaria temporada con el Werder Bremen (soy incapaz de tragarme un partido, que no sea del Madrid, por la tele, pero los resúmenes que me dan todo mascadito, me privan). Mucho va a tener que rezar Kakà, si las cosas salen bien. La contraposición de Corán y Biblia puede ser apasionante.
Pedro León. Me encanta, es el candidato ideal para ser aborrecido, denostado y pitado, por esa parte del Bernabeu, desgraciadamente nada minoritaria, que pitó a Guti, Martín Vázquez, Michel, Del Bosque o don Manuel Velázquez, para la que la testosterona, su exceso, es un valor positivo. Lo tendrá muy difícil con esos intolerantes de la furia, el pundonor y lo que hay que tener. Las salidas son imprescindibles y Diarra, Drenthe y, con gran dolor de mi corazón Van der Vart parecen claros candidatos a abandonarnos.
En cuanto al rival, ahí está, practicando un fútbol, que aunque a mi me aburra soberanamente y ese ha de ser un problema exclusivamente mio, conoce muy bien y le es muy efectivo. La llegada de David Villa, una garantía de gol, apuntala muy bien aunque cuestiona el papel de un extraordinario jugador como Ibrahimovic, que parece tener los días contados. También parece positiva, si se confirma, la llegada de Mascherano y yo he rezado incesantemente a San Cucufate para que Guardiola diera el visto bueno a Robinho pero no ha habido suerte, aunque sí la ha habido con el frustrado fichaje de Cesc Fábregas, jugador que, si se confirma la llegada del argentino del Liverpool, parece alejarse definitivamente del Barça.
En cualquier circunstancia son claros favoritos a ganar todas las competiciones en las que participen, están un escalón por encima de nosotros y veinte por encima del resto.
Los demás juegan otra liga en la que es difícil pronosticar, pero a tenor de lo visto y, mejor aún, de como se ha planificado la plantilla, diría que el Aleti y el Villareal son candidatos a estar arriba. Los colchoneros han fichado con sentido, reforzando la línea que más quebraderos de cabeza le ha venido creando, la defensa, aunque espero que Perea siga teniendo un papel estelar contra nosotros. El Valencia se ha desmantelado y aunque con Aduriz y Soldado han fichado gol, son una incognita. En cuanto al Sevilla, visto lo visto, me parecen más candidatos a luchar por no sufrir que a otra cosa.
Pues eso, que empieza la Liga.

2 comentarios:

PMBachiller dijo...

Jorge Valdano respondiendo a Diego Torres en El País: "Decía Kipling que hay mil maneras de escribir un verso y cada una de ellas es justa. También hay mil maneras de jugar al fútbol y cada una de ellas puede ser justa para un determinado momento". ¿Respuesta socialdemócrata o políticamente correcta?.
Otra respuesta de Valdano: "Este es un equipo que tiene pasión por el triunfo, que festeja mucho la entrega y que disfruta del espectáculo, pero antepone el triunfo a todo. En esa búsqueda del triunfo caben todos los estilos porque este es un juego muy rico". Respuesta cuando menos, madridista, ¿no?.
En definitiva: que sea un buen año. ¡Hala Madrid!.

Néstor Dulce dijo...

Hola,. Te
invito a conocer un blog de humor nacional y popular. Tema de hoy:
KIKITO TOMO EL NORMAL N° 11 Si te agrada en el blog te podés hacer
miembro y seguidor. http://www.kikitodulce.blogspot.com/