viernes, 3 de agosto de 2007

Alejandro Lerroux ya manda en Ferraz

Con esta manía mía de ir buscando herederos ideológicos de las fuerzas políticas de la II República, andaba yo un tanto meditabundo y desasosegado sobre quien sería el heredero del entonces llamado Emperador del paralelo. Nacido en La Rambla, Córdoba, en 1864 y muerto en Madrid en 1949, tras un breve exilio en Portugal, este político y periodista, fundador del Partido Radical y director de los diarios El País, El Radical y el Progreso, hizo gran parte de su carrera política en Barcelona donde combinando un lenguaje ferozmente radical, llegando a ser insultante, "¡Levantemos los velos de las novicias y hagámoslas madres!", con un españolismo patriotero de charanga y pandereta, consiguió calar en importantes sectores populares. Si la demagogia hubiera sido un arte don Alejandro Lerroux hubiera sido Leonardo Da Vinci . Se cuenta como anécdota, que viajando en ferrocarril en 1ª Clase, se trasladaba a los vagones de 3ª en las paradas para comerse un bocadillo de sardinas mientras arengaba a las masas. Este lenguaje formalmente progresista, no le impidió pactar con la muy reaccionaria Confederación Española de las Derechas Autónomas (CEDA), tras las elecciones de 1933, provocando lo que los historiadores han definido como el bienio negro , periodo durante el cual se desencadenó una impresionante represión sobre los líderes de la Revolución de 1934, al tiempo que se amnistiaba a Sanjurjo, el golpista de 1932.
No es difícil calificar a personajes como Bono o Rodriguez Ibarra como trasuntos de Lerroux, aunque indudablemente mejor educados en el lenguaje, combinando una formalidad pretendidamente de izquierda, con la idea de España que durante sus muchos años de alcalde falangista, defendió el padre del ex-ministro de Defensa, que manifiesta, cada vez que sale a relucir o cuando le da la gana, el orgullo y admiración por la carrera política de su progenitor. Pero es que además su actuación política cuadra de forma exacta con lo que es el Lerrouxismo , la demagogia pura y dura. Durante decenas de años ambos personajes han sido los máximos responsables de los gobiernos autonómicos de Castilla-La Mancha y Extremadura, pues bien, durante estos años no se ha modificado ni un ápice la Estructura de propiedad de la tierra si hablamos de agricultura, ni siquiera se ha intentado, ni se han puesto mínimamente las bases para la creación de un tejido industrial que asegurara el progreso económico y social. Si se ha creado, demagogia pura y dura, un falso sistema de bienestar, basado en subvenciones, esencialmente europeas, y pensiones, subsidios y prebendas que han creado una red clientelista que asegura un buen caudal de votos. Y para que ese sistema funcione, es necesario que no se toque ni un ápice del sistema autonómico actual, ese que ellos llaman solidario , y hoy, aunque no es del todo justo, se empieza a ver a esas Comunidades Autonómas como depredadoras de recursos sin aportar nada a la caja común. La redistribución de recursos es imprescindible en una politica de izquierda, pero para crear progreso económico y social, no para crear subvencionados y pensionistas.
Estas posiciones, tradicionalmente alejadas del pensamiento socialista, tanto como alejados están Bono y Rodríguez Ibarra de ser socialistas, han ido impregnando la dirección de Ferraz, ya se pusieron de manifiesto fuertes reticencias al tripartito catalán y al proceso estatuario de Cataluña, pero la particular relación del PSC con el resto del PSOE, se trata de una relación auténticamente federal, hizo que los patrioteros de bellota y oveja tuvieran que beber la amarga pócima de los pactos, el reconocimiento de que aunque muy mayoritaria, el PSOE no es ni mucho menos la única Izquierda. Pero ahora, en Navarra, tienen la sartén por el mango, y poco les importa lo que piensen los navarros y lo que los navarros necesitan, al fín y al cabo si Lerroux pudo gobernar con la CEDA, ¿no van a poder estos dejar gobernar a UPN?. Por coherencia deberían quitar de Ferraz los retratos de Pablo Iglesias y Largo Caballero y poner los de Alejandro Lerroux y Gil Robles. ¡Vaya panda!

4 comentarios:

Yassin Al-Hussen dijo...

A mí la verdad es que Bono me parece un camaleón, tiene de socialista mas bien poco y no hace mas que perjdicar al partido. Por ejemplo cuando "se dejó querer" para ser candidato a la alcaldía de Madrid y luego no aceptó.


El otro, Ibarra, ya es un escalón mas en la incoherencia, no sé si el vino extremeño entra entre sus aficiones, pero de ser así me parecería lógico, vista su forma de expresarse


Un saludo!!

javierM dijo...

Le falta usted nombrar al exiliado en el vaticano, otro ser de izquierdas que votó en contra de la reforma de la ley del aborto, claro.

Lo de navarra es muy fuerte, pero hay un dicho muy castizo: nunca escupas al aire que te cae en la cara y nunca mees contra el viento, que te mojas la pernera.

Tengo la impresión que pepiño blanco (otro ser de izquierdas) hace las dos cosas y a la vez.

Saludos

Maripuchi dijo...

Si ... si ... te faltan por nombrar unos cuantos ... como la amiga Díez .. y hay más...

Leyendo ésto, he recordado una anécdota que me contaron el otro día.

Sergio Marqués, señor de derechas de toda la vida, fue presidente de la junta general del principado de asturias en la época en que el pp tuvo su primer gobierno en moncloa. Parece ser que este señor y su mujer eran íntimos de Cascos y su mujer (la primera, claro está). Cuando Cascos empezó a tener devaneos varios, las parejas perdieron la amistad, hasta tal punto que Cascos puteó a Marqués (y a su gobierno) hasta lo indecible.
Tanto fue así, que Marqués decidió marcharse del PP y formó otro partido, el URAS (unión regionalista asturiana) junto con otros peperos descontentos.
Al pasar de los años, el URAS se coaligó con el PAS (partíu asturianista) y hete aquí que Marqués va a las manifas pola oficialidá como un ídem.

Paradojas...

animalpolítico dijo...

La cuestión para algunos estrategas de salón es no espantar al votante que sintoniza con Bono o Ibarra. Creo que es equivocada, pero comprensible.

Pero no la quiero disculpar. Es una de las decisiones más incoherentes tomadas por Ferraz en los últimos tiempos. ¡Si hasta la alaba el PP!