miércoles, 29 de agosto de 2007

Delenda est monarchia (pero todas)

Tan acostumbrados estamos a mirarnos nuestro ombligo republicano, criticando ácidamente a nuestros amados Borbones , que no reparamos en lo que hay a nuestro alrededor, y deberíamos hacerlo sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de nuestros críticos utilizan profusamente como argumento que muchos de los países que hoy componen la UE, son monarquías con siglos de tradición y son las suyas sociedades avanzadas. Hay que tener en cuenta que para echar un somero vistazo a lo que nos circunda, deberemos recurrir a videografía procedente de los llamados programas del corazón, o del hígado, pero en mi caso no hay problema, puesto que son programas que veo con prudente frecuencia, perteneciendo al escaso número de españoles que después de comer, y mientras concilia un reparador sueñecito, prefiere poner Aquí hay tomate, que el maravilloso documental de la 2 en el que el león del Serengueti se come por enésima vez a la gacela Thompson de rigor. Procedamos pues, y no nos queda más remedio que comenzar con esa especie de principado de Opereta ubicado en la costa azul, y cuya existencia no tiene más sentido que el servir de cobertura a todos aquellos que necesitan opacidad en sus cuentas. Compone la familia que allí campa por sus respetos, los Grimaldi, uno de los más claros ejemplos de degradación personal y humana que pueden darse. Ya la actriz Grace Kelly intentó convertir a sus hijas en putitas de alto standing . Con la mayor lo logró completamente convirténdola en una señora capaz de irse a la cama, matrimonio por medio, con cualquiera que esté suficientemente forrado y mejor si tiene una bodega bien surtida. La pequeña ha constituido un pequeño fracaso y va casándose, lo del matrimonio es fundamental, con cualquiera que pueda escandalizar suficientemente. En cuanto al fulano que ejerce hoy de príncipe, hay que echarle de comer aparte, durante años se dudó de su identidad sexual por su alergia al matrimonio, algo extraño en la familia Grimaldi, pero hoy sabemos que no se casa porque ha sido ,¿es?, un picha brava que va dejando hijos por doquier, éste lo que tiene bien aprendido es que los metodos anticonceptivos son pecado, hijos eso sí, sin ninguna clase de derechos ya que son bastardos (¿Estamos en el siglo XXI?). En cuanto a la nueva generación, los Cashiragui, se autocalifican. No hay más que mirarlos para ver a tres indolentes zangolotinos malcriados que están pidiendo a gritos que alguien les de una buena hostia a cuello vuelto.
Pero siempre habrá quien diga:"Coño Bolche, sé más serio, lo de Mónaco es de Opereta", y es verdad es de Opereta, bueno pues vamos a por las serias: ¿Suecia? ,¿Noruega?, ¿Dinamarca? A parte de entrgar los premios Nobel, estas familias se deben aburrir como hongos, y de tanto hacer vida contemplativa, de contemplar lo vacio de sus vidas se entiende, una de las princesas, o infantas o infanzonas o lo que sean, de Noruega ha manifestado que ha terminado viendo Santos, pero no estampitas o dibujos en los libros, sino santos de verdad con dos cojones, los santos, de las santas no ha dicho nada. Y en Suecia, al Carlos Gustavo, entre entrega de Nobel y entrega de Nobel, le da por creerse campeón de Fórmula I, y conduce bólidos, ebrio para darse valor, a gran velocidad, eso sí no lo hace en Suecia que estaría mal visto, se va a Noruega o a Dinamarca. País este último que tampoco se libra, el príncipe consorte Henri de Monpezat, se aburre de una manera tan soberana, nunca mejor dicho, está tan harto de tocarse los huevos 24 horas sobre 24, que dice que le dan unas depres de caballo y no tiene más remedio que irse a su paía natal, Francia, a recuperarse, es decir a seguir sobándose el escroto pero en lengua materna. Si nos vamos más al sur y entramos en Bélgica la cosa tampoco está mal, se les murió un rey que daba pena, no se sabe muy bien porque pero daba pena, mirabas una foto suya y llorabas, y si tenía a un lado a la Fabiola llorabas más todavía. Para pelar cebollas era un remedio ideal, antes de empezar mirabas un rato una foto del Balduino y la Fabiola, y cuando empezabas a pelar ya habías gastado todas las lágrimas. El Balduino era tan así, que hasta dejó de ser rey un rato, para no firmar una cosa que no le gustaba. Le ha sucedido su hermano que es menos friqui, pero de todas maneras lo sigue llevando crudo, para empezar ni siquiera es rey de Bélgica, sino rey de los belgas, porque Bélgica, para los belgas no existe, y si existe Flandes, donde hay belgas que hablan neerlandés, Valonia, donde hay belgas que hablan francés y Bruselas, donde hay belgas que hablan de todo incluido el alemán. Los vecinos de al lado, Holanda, parecen más discretos, a parte de su tendencia a emparentar con fascistas la actual reina se casó con un alemán de pasado nazi, y el heredero está casado con una hija de un preboste de la dictadura argentina, pero es debe ser porque frecuentan los mismos círculos.
He dejado para el final la monarquía de las monarquías, la que agrupa Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda del Norte y la jefatura de la Communwealth. Estos son para darlos de comer aparte, ahora nos van a dar la brasa con la muerte de aquella pelma interesada que se mató por ir a 200 con su novio puestos ambos hasta las cejas de casi todo. La tal Diana consiguió convertir su supuesto sufrimiento en un pingüe negocio disfrazado de acciones solidarias. Las fotos con Teresa de Calcuta eran como para mear y no echar gota. La tía se tiraba el rollo moralista y lloraba amargamente por las infidelidades de su marido mientras se pasaba por la piedra a todo lo que tuviera pantalones y uniforme y se le pusiera a tiro. Y ademas, con todo su rictus de ingenuidad, la tía sabía muy bien donde se había metido, el adulterio estaba más que pactado, las relaciones de su marido eran públicas y notorias desde antes de la boda. Claro que su familia política tiene lo suyo, principalmente su suegro Felipe de Edimburgo, familia próxima de la reina Sofía, de reconocidas simpatía filonazis, y que trata a sus subordinados como a animales. De la reina y su hijo ¿Que vamos a decir? ha costado Dios y ayuda que paguen impuestos por el impresionante patrimonio que poseen, y han llegado a sentirse ofendidos por ello, aunque el heredero acaba por dar hasta pena, con más de sesenta años, edad a la que los demás aspiran a una merecida jubilación, el todavía está por empezar a ejercer el cometido para el que se supone que le han preparado.
Esta son las monarquías civilizadas y democráticas, de Marruecos o Arabia Saudí, ni comento.
Y hay quien defiende la monarquía, sinceramente no lo entiendo.
Salud y República

12 comentarios:

Arbillas dijo...

Veo que no necesitas a nadie para poner en su sitio a la monarquía.

Yo siempre me remonto al pasado, ¿donde empezó la monarquía?, ¿cuando empezó una familia a ser soberano?.

Creo que ninguna familia con el ¿honor? de un titulo nobiliario (casi escribo mobiliario), lo ha conseguido con nobles y solidarias acciones.

Yo siempre me lo imagino como guerreros, arrasando aldeas, amenazando a subditos y jugando a ver las batallas a ver quien más mata y más conquista.

La nobleza, esta basada en sangre, pero no en su sangre, sino en la sangre de sus subditos o sus guerreros, al igual que ahora, viendo el espectaculo desde retaguardia y a salvo de la flecha.

Eso se lleva en la sangre, aunque con el tiempo parezca que se diluye, y se puede pasar de jugar a ver morir subditos al mas absurdo pasotismo de la vida.

¿quien quiere ser princesa?, yo prefiero seguir siendo rana y que no me bese ningún principe, solo admitiré un beso de amor con alguien que sea igual que yo.

Un abrazo.

Salud y republica.

Maripuchi dijo...

Huh! Qué rojo te has puesto (es difícil seguir un texto largo con esta configuración, mejor la crema que te habías puesto esta mañana)...

Dicho lo cual, nada que objetar a tus comentarios ... Te has olvidado de los Búlgaros (con ese Simeón, rey en el exilio, ejerciendo de primer ministro), de los griegos, italianos, liechtensteinianos y otros que también tienen faranduleros diversos.
Jodó, cuánta boca que alimentar, pardiez!

Blanca dijo...

Creo que te estás volviendo cada vez más suave, javier, te ha faltado lo del genocidio, en el que todos coinciden... entre otras lindezas... India, Congo, Sudáfrica, Oriente Medio, norte de Africa, toda América...

Lo dicho, estás un poco blando, deben ser las vacaciones...

RGAlmazán dijo...

¡Vive dios! D. Bolche que está Vd. la mar de puesto en temas monárquicos, si hasta parece al Peñafiel ese. Por cierto, que si es tan cachondo el tomate ese, lo mismo lo veo.
Y qué decir de ese color rojo atosigante. ¿Es que nos quiere Vd. matar o pretende tener menos lectores?
Corríjase que es aún joven y a ver si de una vez se decide por el morado, coño, que mucha república y luego...

Salud y República

Dardo dijo...

Don Javier; le tengo preparada una sorpresa poética que saldrá de un momento a otro; dada la excitación a que me ha sometido.

Tengo una duda: ¿El fondo rojo pasión con que Vd. adorna hoy su entrañable blog es una bandera roja advirtiéndonos a los conservadores que no nos bañemos en estas procelosas aguas?;¿ o más bien es un tributo al tomate?.

No me cuadra ninguna de esas dos alternativas con su persona, con su aptitud y con su generosa actitud.

Don Javier; se le lee mejor con un fondo menos bolchevique. ¡Sacrífique la causa algo, en aras de la propaganda!.

Sobre el particular yo tengo una entrada publicada en el mes de junio titulada: "Nuestra forma política: La Monarquía de todos".

Yo no soy un esencialista en esta cuestión; pero tampoco admito así como así esencialismo en esto de la forma política.

En su repaso de las Monarquías veo que sólo ha hecho una reseña de las de papel couché; de las Monarquías formales de la rancia Europa.

Mi querido Bolchevique: ¿No nos tiene Vd. nada que decir de las monarquías materiales que no salen en huecograbado sino en blanco y negro?. Sí. La de la dinastía Juché (Corea del Norte) donde el hijo ha sucedido al padre; sí, la de Castro donde parece que le va a suceder el hermano; sí, la de Ceaucescu donde si hubiera seguido le hubiera seguido el hijo (ese que tan rumboso se meó en una fuente de ostras).

Por otra parte; hay una tendencia en diferentes países republicanos a que la Jefatura del Estado sea vitalicia (ya sea elegido una vez y hasta la muerte; ya evitando las prohibiciones constitucionales más allá de un segundo mandato).

Estimado amigo; hoy a pesar de la bandera roja he navegado en este piélago de izquierdas; espero no ser condenado al naufragio.

Freia dijo...

Rojo, rojo, colorado que mi abuelita me ha dado... Bolche, que nos va a dar a todos un ataque de daltonismo y vamos a acabar con el ojo en la mano. Me apunto al morado de Rgalmazán.

Sí que está Vd. puesto en monarquías y demás zarandajas. Eso sí, prométamos que otro día continuará la historia con los búlgaros y griegos (que están aquí todos chupando del bote), los vástagos del Sha de Persia, los del Aga Khan, la familia real saudí (o saudita, que no seré yo quien vuelva a entrar en polémicas), la jordana, los de Kuwait o Los Emiratos Árabes, la japonesa . Dése una vuelta por Oriente próximo, mediano y lejano y, de paso, hágase un tour por África que tampoco es moco de pavo.

Y deje el tomate de una vez que, como dice AF, las hortalizas no son buenas pa ná y los que las comen se mueren. Entre el león de la sabana africana y los despojos buitreriles puede Vd, optar por apagar la tele y escuchar música, que ayuda a conciliar el sueño.
Salud

Blanca dijo...

Para mando hereditario... la famosa y nunca bien ponderada dinastía Bush... querido dardo... y esos sí que se preocupan por su bolsillo y por joderles la vida al mundo mundial...

Freia dijo...

Morao, moraíto. Sí señor, que contrasta muy bien con el señor ese, en rojo y amarillo. El ojo se nos caerá igual pero, eso sí, mucho más contentos.
Salud

J. G Centeno dijo...

Gracias queridos amigos por vuestros desinteresados consejos, estoy en crisis y me ha dado por hacer pruebas con los colores así que a lo mejor, durante una época notais algo un poco chirriante.
Sólo he intentado hacer un pequeño retrato papel couché de las monarquías más próximas, las de la UE, que son las que los monárquicos suelen ponernos de ejemplo de modernidad. Las derrocadas están derrocadas, y nadie puede impedir que chulos y vagos como los de Grecia, Italia y otros vivan del cuento sin dar un palo al agua.
Como ocurre últimamente, tengo que dedicarle un poquito más de espacio a Dardo, llevamos camino de convertirnos en pareja de hecho:
Lo de Corea del Norte es un tanto impresentable sea monarquía o república, por tanto ni respondo.
Que yo sepa, a lo mejor estoy equivocado Raúl Castro Ruz, lleva más de treinta años siendo un importante dirigente de la Revolución Cubana, en el último congreso del PCC fué elegido segundo secretario del Partido, el ser familia del primer secretario del Partido, Fidel Castro, no significa tener ninguna prebenda en Cuba, y precisamente por ello, hay una hija del comandante en jefe que anda por USA soltando denuestos contra su padre. Acuse a la revolución cubana de otra cosa, pero de nepotismo no.
En cuanto al sr. Ceaucescu, de quien era realmente amigo era de Occidente, muchos años antes de ser derrocado, se distanció de la URSS, fué el único país Socialista que mandó representación a Los Ángeles'84, con enormes ovaciones occidentales, inclúyale con los suyos, no con los míos. De la dinastía Bush ni comentario, basta con verlos.

entrenomadas dijo...

Las monarquías son algo irracional, medieval, enfermizo.
Estupendo post!!!

entrenomadas dijo...

Las monarquías son algo irracional, medieval, enfermizo.
Estupendo post!!!

eulalia dijo...

El problema de este país, en cuanto al dilema monarquía si, monarquía no, diría yo que tiene dos vertientes: por un lado que quedan muy "monos" en las revistas, (tan campechanos ellos) y hay demasiada gente en este país que devora esta clase de prensa (en realidad es la única que mira, pues leer, salvo los pies de foto...) y por otro lado están los que argumentarán que, al fin y al cabo, el hideputa del dictador lo declaró su sucesor tras un referendum en el que el SI obtuvo una mayoría aplastante, aunque se guardarán muy mucho de añadir que, en aquel tiempo o votabas, obligatoriamente además, (si no ibas a votar te descontaban el día del sueldo, que para eso te sellaban la papeleta), lo que decidía el de la mano en alto o pringabas por rojo).
Así que hasta que las costumbres de esta país no cambien un poco...
y poco van a cambiar mientras los tomates y demás hortalizas sigan conquistando shares y audiencias.
Saludos.