jueves, 19 de marzo de 2009

+R, -R

He sido siempre un consumado coleccionista, casi compulsivo. Como además soy muy aficionado al cine, en no demasiado tiempo me hice con cerca de 800 vídeos (o videos), en formato VHS. En su momento el espacio que ocupaban esas cintas, todas ellas debidamente rotuladas y con su correspondiente caja, junto con la aparición de la teconología digital, me hicieron plantearme la necesidad de digitalizar mis películas y trasladarlas a formato DVD. Las pequeñas industrias, generalmente fotográficas, que prestaban este servicio, cobraban entre 1 y 2 € por hacer la operación, operación que trasladaba el contenido de una cinta VHS, tal cual, a un DVD. Como quiera que yo quería aprovechar para, en las que era necesario, quitar cosas que afeaban la grabación (anuncios, fotogramas en mal estado,etc,...), indagué, investigué, y acabe comprando los elementos correspondientes, de hardware y software, que me permitieran capturar, editar (eliminando lo indesado) y volcar a DVD cada una de mis películas VHS, y todo ello por la mitad de precio.
Desde el principio tuve que adquirir grandes cantidades de DVD's vírgenes, unos venían catalogados como tipo -R, y otros como tipo +R. Inquisitivo y un tanto curioso pregunté al primer vendedor de una tienda de consumibles por la diferencia, para así adquirir los más adecuados para mi propósito. No consiguió explicarme la diferencia, vagamente se refirió a la que en su día pudo haber entre los formatos de video (o vídeo) Beta y VHS. Compré una tarrina de cada clase, nunca encontré diferencia en el resultado final con lo cual he ido comprando indistintamente de una clase u otra. De vez en cuando he seguido preguntando por la diferencia, por curiosidad, y la casuística de respuestas ha sido interminable.
Recientemente han abierto en Alpedrete un tienda que se dedica, entre otras cosas, a estos menesteres, entré en ella, y como el vendedor me pareció despierto y puesto en estos temas, le hice la pregunta de rigor, explicándole que en las más de 600 películas que llevo, hasta este momento, transportadas no había encontrado diferencia alguna. Y este hombre me dió un respuesta que me pareció plausible:
-No ha encontrado usted diferencia, me explicó, porque usted las ha comprado siempre al por mayor, en "tarrinas" de 25 o 50 unidades, sin etiqueta de ningun tipo, y es ahí, en la etiqueta, donde está la diferencia.
Entró en la trastienda, y salió con dos unidades individuales, con una caja más aparente, más...¿publicitaria?, y la diferencia se trocó evidente, en una caja aparecía la cara de Patxi López y en la otra la de Antonio Basagoiti. Saqué los dos discos de su caja, los examiné con cuidado y, como de costumbre, no encontré diferencia. Dudé al devolverlos a su continente, pero rápidamente me aclaró el vendedor:
-No se preocupe, son intercambiables, y añadió:
-En Cataluña hay una tercera etiqueta con la cara de Joan Saura
-¿+R o -R?
pregunté yo.
El vendedor me miró con ternura, como se mira a un inocente o un idiota.
¿Alguien ha oido hablar del blu-ray?

4 comentarios:

Javi dijo...

Glorioso relato

Óscar dijo...

xDDDDDDDD

Como nota aclaratoria por si sigues con la duda:

Realmente hoy en día es indiferente que compres uno u otro. En su momento fueron desarrollados unos por una compañía y otros por otra para no tener que pagar la una a la otra (no recuerdo quien fue la copiona ni los nombres de las mismas).

El caso es que al principio si había DVD's que solo leían +R o -R pero ahora todos leen hasta los donuts, así que lo mismo te da que te da lo mismo.

La muerte de las ideologías y esas cosas...

Adanero dijo...

El VHS acabó con el Beta. El CD con la casete. El DVD con el vídeo (o video). El blu-ray acabará con algo pero no sé con qué. Vale. Con todo esto me vienen a la cabeza las siguientes preguntas. ¿López acabará con Basagoiti? ¿Basagoiti acabará con López? ¿Lopez y Basagoiti (tanto monta) acabarán con Ibarreche? ¿Ibarreche acabará con los que tanto montan? ¿+R y -R acabarán con RH? ¿El vendedor despierto y puesto acabará siendo lehendakari?

Un saludo.

AF dijo...

Por seguir con el afortunado simil, le diré que en mi experiencia no es cierto que el DVD garantice una mejor conservación del contenido. Los DVD se rayan con una facilidad pasmosa y cuando lo hacen, hay sectores enteros que el reproductor no puede leer, lo que se traduce (seguro que a usted ya le ha pasado) en una pixelación y paralización de la imagen.

De forma que no sólo el R+ es intercambiable con el R-, sino que ambos son una alternativa ciertamente más moderna, pero también más fraudulenta que las cintas VHS, se les ponga el nombre que se les ponga.

Un saludo.