lunes, 2 de marzo de 2009

Se votó: Acta est Fabula

Efectivamente, ayer se votó en Vascongadas y Galicia, y la comedia ha concluido, los resultados: nefastos Ab ovo usque ad mala. Para Izquierda Unida, sin paliativos, tanto en un lugar como en el otro, si bien en ambos lugares tenemos una excusa, si alguien quiere buscar alguna.
En Galicia es difícil hacer llegar nuestro mensaje porque el BNG tiñe su programa, esencialmente nacionalista, con un lenguaje muy en la izquierda radical, por más que la política que ha llevado a cabo desde las consejerías que ha gestionado ha estado destinado a afianzar las políticas tendentes a consolidar la idea de Galicia-Nación , algo muy legítimo pero que puede ser transversal, y de hecho la política de normalización linguística comenzó con los gobiernos del gran timonel, Manuel Fraga. La posible política de progreso social, si es que la ha habido, porque desde Alpedrete, y a pesar de estar en la A-6, no la hemos visto, ha quedado en manos del PSdG. Esta distorsión que hace que el voto que debería recibir la izquierda transformadora, republicana y federal, lo reciba una fuerza política que no lo es, no es nueva, y tiene su orígen en lo mal que los comunistas, tanto en Galicia como en Vascongadas, hemos sabido asimilar las necesidades de estas partes de España, en el ámbito de lo nacional o cultural. Hasta hace relativamente poco, en el PCE, independientemente de lo que dijeran las resoluciones y los congresos, hablar del derecho a la autodeterminación de los pueblos, en el marco de la construcción de la República Federal era, como poco complicado. El apoyo del PCE a una Constitución como la de 1978, que cercenaba derechos esenciales, pesó como una losa en la implantación electoral del PCG, por más que su prestigio en el seno del movimiento obrero fuera mucho. Con todo, en el parlamento autónomo elegido en 1981 Angel Guerreiro, fue elegido diputado , para desde ahí intentar acabar, con algún éxito, con el PCG subsumiéndolo en Esquerda Galega. Todavía inmerso en una profunda crisis, en las elecciones generales de 1982 el PCG obtiene 20.000 votos, y organizaciones comunistas, no nacionalistas, a su izquierda( PST, PCOE, CUC, PCE ml, LCR...) otros 20.000. En las elecciones celebradas ayer, EU-IU no han llegado a los 16.000. Es mucho el camino que hay que desandar, y largo el desierto a atravesar, por más que sea un desierto verde y húmedo, pero el fracaso del gobierno PSdeG-BNG, un gobierno sin programa y sin objetivos, nos abre muchas posibilidades, aunque puede que no a corto plazo. El PP no ha ganado en votos con respecto a 2005 , se ha quedado en los 750.000 que tenía, son PSdG y BNG los que han perdido más de 100.000, y es sobre ese desgaste sobre el que tenemos trabajar, y nuestra oposición al PP, que ha de ser desde la calle y los movimientos sociales, no puede hacerse de otra forma que no sea acentuando nuestro carácter anticapitalista, más allá del refundacionismo capitalista del PSdeG, como sucursal del PSOE que es, y federalista, denunciando los brindis al sol, anclados en una demagogia nacionalista, del BNG. El trabajo es complicado pero habrá que hacerlo.
Este problema, el de la conexión de una política seriamente transformadora con una política federalista que respete los incuestionables derechos de los pueblos, tiene matices muy acusados si hablamos de las Vascongadas. El desarrollo industrial vasco del siglo pasado vino acompañado de una fuerte inmigración del resto del España, de manera que el proletariado vasco de principios del XX y hasta la guerra civil, tenía por muy lejanas las reivindicaciones carlistas y sabinianas sobre el respeto a los fueros y el idioma vascuence, y este sobre este sustrato social sobre el que va a crecer, como es lógico, el movimiento socialista, y por tanto los comunistas tienen en lo que se llamó la margen izquierda su principal bastión. La salvaje represión ejercida por el franquismo sobre todo lo que oliera a vasco, va a dar lugar no sólo al movimiento armado ETA, que se proclama marxista-leninista, sino a un amplio movimiento masas antifascista e independentista del que forman parte no sólo aquellos procedentes de la burguesía vasca más clásica, sino también muchos procedentes de esa clase obrera de origen no vasco, que ven en ese movimiento una respuesta que la izquierda clásica no puede, o no sabe dar. Y al igual que en Galicia, a los comunistas del PCE-EPK, esta situación les coge con el pie cambiado lo que propicia una política de bandazos, uno de los cuales, el intento de Roberto Lertxundi de, manu militari, fusionar el EPK-PCE con Euskadiko Ezquerra , nos deja muy debilitados. Esta debilidad la hereda Ezker Batua-Berdeak , aunque la política de Javier Madrazo, intentando tender puentes con el nacionalismo consigue una cierta revitalización. Sin embargo, el buen trabajo efectuado por el propio Madrazo al frente de la consejería de vivienda, no ha servido para mucho, desde el punto de vista electoral, y la polarización entre PNV y PSE-EE nos ha perjudicado, junto a una ley electoral aún más injusta que la del estado. Puede ser políticamente bueno para nosotros quedarnos fuera del gobierno vasco, sobre todo si se produce la aberración política de un Patxi López , Presidente, investido con los votos del PP y, podría ser, de UPyD. A aquellos que desde el PSE-EE, y no han sido pocos, nos han criticado por nuestra pertenencia al tripartito, callarles la boca por recibir el apoyo del PP no va a ser especialmente difícil. Nuestra posición nunca puede ser equidistante entre el PNV, del que nos separan muchas cosas, del PP del que nos separa todo, por no hablar de UPyD cuyo discurso lepenista o berlusconiano es, directamente, repugnante.
Nuestra política de izquierda, sin matices, y federalista, y naturalmente republicana, tiene si la mantenemos firme y pegada a la realidad, tiene que terminar dando resultados. El evidente varapalo electoral que hemos sufrido, tiene que tener una lectura optimista, pero nunca voluntarista, victimista, ni esperanzada en que un ser superior, una especie de Obama marxista, vaya a desentrañarnos el camino. El trabajo es incómodo, el camino estrecho y la climatología adversa. Además, una de las tareas más importantes, y esta es una de las más complejas, consiste en desenmascarar a la socialdemocracia entreguista, sin que parezca que reeditamos algo que nunca existió. Y en ese camino nos llamarán de todo

5 comentarios:

Kaneda dijo...

Muy buena análisis. Comparto mucho el espíritu de la parte final de tu entrada: hay que ponerse "a lo nuestro", mirar hacia adelante y no cejar en el empeño. Nos lloverán las hostias, eso seguro. Pero es lo que nos toca, y es la única manera en la que progresaremos.

SPOOK dijo...

Todo la entrada está muy bien, acertado aunque incompleto. En la historia que ha narrado faltan algunos “matices” importantes, pero no es mi intención abrir un debate sobre hechos que están suficientemente documentados y accesibles al que quiera saber más.
Solo deseaba apuntar una idea, la que subyace en toda la entrada, la lucha por obtener el poder mediante la ocupación de los respectivos gobiernos.
¿Es que no hay otro medio de actuar/hacer política??
No es necesario detentar el gobierno para influir en la gobernación, incluso en numerosas ocasiones se tiene más libertad para exigir Y CONSEGUIR resultados.
Lo único importante es que cada uno sepamos lo que queremos, y si consevar el gobierno (o el carguito) nos impide ser consecuentes pues se DIMITE. Una dimisión a tiempo es un método MUY eficaz para alcanzar los obletivos, en cualquier caso más eficaz que mantener simbólicamente el poder si no se puede ejercer la responsabilidad contraida con los votantes

Iñaki dijo...

Esta me parece una grandísima entrada. Enhorabuena!

J. G Centeno dijo...

Con cierta frecuencia Spook intenta tirarme de la lengua con preguntas, un tanto capciosas, del tipo:
¿Es que no hay otro medio de actuar/hacer política??
(Refiriéndose a la lucha por ocupar gobiernos)
Para contestarse:
No es necesario detentar el gobierno para influir en la gobernación, incluso en numerosas ocasiones se tiene más libertad para exigir Y CONSEGUIR resultados.
En primer lugar, y cariñosamente, alertarle sobre el incorrecto uso del verbo detentar, que en la primera acepción del DRAE significa:
Retener y ejercer ilegítimamente algún poder o cargo público., y en segundo lugar informarle, que para los comunistas, que es lo que soy yo, la toma del poder político es imprescindible para abordar la transformación de la sociedad, y cualquier método para acceder al ejercicio del poder nos parece válido y legítimo. Las posturas de índole ético, muy estimables por otra parte, el predicar con el ejemplo y otras consignas de esas características pueden ser propias del humanismo cristiano, pero están alejadas del marxismo, que considera el motor de las transformaciones, única y exclusivamente, la lucha de clases.

SPOOK dijo...

Yerra usted juzgando mis intenciones.
NO, no intento tirarle de la lengua.
NO, no es una pregunta capciosa, en todo caso será una pregunta retórica, una manifestación de algo evidente en forma interrogativa, porque evidente es la idea que contiene el enunciado.
NO, ni usted ni yo somos el ombligo del mundo.
Respecto a la acepción de mi expresión “detentar” puede atenerse a la que más le guste, la que usted describe es perfectamente válida en el contexto de esta entrada.
Conozco, reconozco y respeto su manifiesta ideología y praxis comunista…y…?? es eso garantía de infalibilidad?? ser comunista impone el rechazo acrítico de cualquier otra forma de acción social ¿? la ortodoxia de su comunismo requiere la condena del distinto??
Debo entender que el marxismo de este blog convierte en indeseables los comentarios heterodoxos??
NO, no señor, su marxismo es una interpretación entre otras, tan váida y parcial como otras, no pretenda tener/detentar la única válida y completa de un autor que supo “leer” la historia, que tuvo una gran intuición y acierto en su análisis del sistema económico capitalista pero… su análisis social adolece de insuficiente valoración en ciertas, muchas, variables determinantes del comportamiento de los hombres en sociedad.

Por cierto, en último lugar, aunque con el mismo cariño que usted me muestra, le alerto de su errónea reducción al cristianismo de la ética, el humanismo y la persuasión/seducción con el ejemplo.