viernes, 20 de abril de 2007

¿Dónde nos quiere llevar el Pp?

La democracia que se practica ahora en España, que cada uno le puede llamar como quiera, democracia formal, régimen de libertades, partitocracia,etc...,tiene reglas. Algunas están escritas en la Constitución, las leyes orgánicas, los códigos civil y penal,etc..., y otras no lo están, pero no por ello son menos importantes, y responden al natural clima de respeto y convivencia que debería imperar entre personas, y sus asociaciones, con diferente pensamiento, con diferente concepción de la sociedad, con diferente ideología. Para conseguir que las primeras se respeten existen los diferentes tribunales, Constitucional, Supremo, Superiores de Justicia, Audiencias, Ordinarios,etc..., conseguir que se respeten las reglas de convivencia es más difícil si hay una parte que se empecina en no respetarlas, y esa parte es el Pp. El partido de la gaviota, calcando paso a paso, lo que hizo la CEDA en los años 30, está intentando crear un clima de enfrentamiento y crispación que inicialmente no existía entre los ciudadanos, pero que poco a poco va calando en la sociedad. La más importante de las reglas que ha violado es el no reconocer en la práctica, aunque formalmente si lo han hecho, su derrota electoral. Porque reconocer la derrota electoral, implica reconocer que se ha producido por errores propios o por aciertos del oponente, nunca por elementos externos de difícil cuantificación. Manifestar, como hacen la casi totalidad de dirigentes del Pp, unos de forma clara y otros implícitamente, que la derrota del 14-M se debió exclusivamente al atentado producido tres días antes, es poner en cuestión la esencia del sistema, al afirmar, prácticamente sin ningún género de dudas, que sin la masacre, la derrota electoral no se hubiera producido, algo de difícil demostración, algo en lo que yo, personalmente tengo mis serias dudas. La política de tierra quemada practicada por los gobiernos de Aznar, su política de sumisión al gobierno reaccionario de Bush, sus continuos enfrentamientos con las Comunidades históricas, su falta de sensibilidad en cuestiones como las del Prestige, las continuas meteduras de pata de ministros friquis como Federico Trillo y otras habían minado, con toda seguridad, la credibilidad del partido en el gobierno, ninguna encuesta seria descartaba el triunfo de la oposición, y desde luego daban como muy improbable una mayoría absoluta de cualquier signo, lo cual dificultaba notablemente la posibilidad por parte del sr. Rajoy de obtener la confianza de la futura cámara, para formar gobierno. Puede, pero ne deja de ser un error suyo, que las mentiras probadas de Acebes y su intento descarado de rentabilizar el atentado electoralmente, el "escándalo" de un miembro del tripartito catalán hablando en Perpiñan con ETA estaba reciente, decidieran a una parte del electorado que generalmente no acude a votar, pero dudo mucho que hubiera cambio del sentido del voto en mucha gente. Esta falta de legitimidad del gobierno faculta al Pp para saltarse todas las demás reglas que tienden a favorecer la convivencia entre partidos de distinto signo. Una de las más significativas de las reglas no escritas que el Pp se ha saltado con todas sus consecuencias es la no utilización del terrrorismo como argumento de confrontación política. Hasta este momento, hiciera lo que hiciera el partido en el gobierno el de la oposición permanecía, como poco, callado. No vale poner como ejemplo los GAL, porque oficialmente ningún gobierno de Felipe González amparó o impulsó la lucha antiterrorista ilegal, si hubo miembros de la administración, que los hubo y están condenados por ello, implicados en la trama de los GAL, fueron al margen de decisiones oficiales del gobierno o del Consejo de ministros. De una forma oficial el gobierno persiguió y encarceló a los miembros del GAL. Las seguridades o certezas que algunos podamos tener, Baltasar Garzón incluido, sobre quien era la X de los GAL, no pueden ser probadas, por lo tanto, siguiendo el aforismo judicial de: "lo que no está en el Sumario, no existe", quedaran para siempre sin esclarecer. Pero no sólo es en la política antiterrorista donde se han violado los códigos de conducta tradicionales, los habituales consensos, más o menos difíciles de obtener pero que siempre se habían conseguido, para renovar los organos de gobierno del poder judicial, así como los máximos tribunales del Estado se han roto, y los ha roto el Pp negándose a perder la cómoda mayoría que disfruta.
¿Qué busca, pues, el Pp? Crear un falso clima emocionalmente tenso, anunciando grandes catástrofes, como la ruptura de España o de la familia. Esta misma mañana en la COPE, emisora que disciplinadamente escucho entre las seis y media y siete de la mañana, Fedeguico el glande, llamaba a la mismísima Casa Real a tomar cartas en el asunto, no sé como interpretar esto, o mejor sí que sé, por el pacto alcanzado por el PSOE e Iu sobre la ley de memoria histórica. La ley considera ilegítimos todos los juicios durante la guerra civil y el franquismo destinados a reprimir o castigar la actividad política, no pone en tela de juicio la totalidad del código penal, o del código de circulación. Pues bien según Fedeguico, y será argumento que abrazará inmediatamente el sector más montaraz de la dirección del Pp, esta ley viola el principio que inspiró la transición, en palabras de Torcuato Fernández Miranda de La ley a la ley, lo cual permitió al franquismo mantener intacta su arquitectura jurídica, incluida la ley de Sucesión, por la cual fue Juan Carlos de Borbón el sucesor de Franco en la jefatura del estado a título de rey. Según el simpar Fedeguico, la ley de memoria histórica abre un posible mecanismo para declarar ilegal el nombramiento de Juan Carlos como rey de España, y ante eso, brama Fedeguico, la Casa Real permanece callada, como siempre, lamenta Fedeguico. Suponemos que al cultísimo vocero de la caspa radiofónica, utiliza muchas veces palabras como inane , intonso y otras que acaba de aprender en una rápida lectura de algún diccionario, le gustaría más una monarquía como la que intentó el cuñado del propio Juan Carlos, y que le costó el trono de Grecia .
¿Porqué no se comporta el Pp como el resto de la derecha europea?. Yo creo que se debe a que se consideran a si mismos, como los herederos históricos del franquismo, aunque lo niegan, y cada vez que se ponen en cuestión, prcedimientos, leyes y, sobre todo personas, del régimen anterior, sienten que lo cuestiona es, en definitiva, esa ley de obediencia debida, esa ley de punto final que para ellos fue la Transición, por eso la consideran tan ejemplar.
¿Sería deseable un partido de derecha homologable al Conservador británico o la UPM francesa? A mi personalmente cualquier partido de derecha me sobra, soy incapaz de entender sus planteamientos excepto para los que tienen mucho dinero y esos son minoría, pero los politólogos y otros expertos consideran que para la estabilidad del sistema es deseable un partido de esas características. Y yo no voy quitar la razón a los expertos. Pudo cumplir ese papel la extinta UCD, pero la propia derecha fagocitó las posibilidades de una derecha ni siquiera antifranquista, simplemente no franquista. Para que el Pp se rompiera en dos alas una de extrema derecha (hoy ampliamente mayoritaria tanto en la dirección como en la militancia del partido) y una conservadora moderada (que hoy son cuatro gatos) , tendría que producirse un enorme batacazo electoral, algo impensable hoy en día, con un suelo electoral de alrededor de nueve millones de votos. Si no ha habido movimientos después de los fracasos en las Europeas, Gallegas, Vascas y Catalanas, no se que necesitan los moderados, si es que hay algunos, para sacar la gaita.
Respondiendo al título del post el PP INTENTA CREAR UN CLIMA GUERRACIVILISTA QUE JUSTIFIQUE SU ACCESO AL PODER SIN IMPORTAR EL MÉTODO.

4 comentarios:

Maripuchi dijo...

Javier.

Mi pregunta es... ¿Hay en España nueve millones de ultraderechistas? No ¿Entonces, quién vota al PP? ¿Con qué fundamento político se vota al PP?
¿Por qué no se escinden los moderados? ¿Qué credibilidad me ofrecen estos moderados dentro del ultra PP?
Si de ésta no se produce un tremendo batacazo electoral (nada probable) ¿cuándo sucederá?

Besos, camarada.

animalpolítico dijo...

Yo creo que de los diez millones de votantes del PP al menos cinco no están de acuerdo con la línea extremista, pero tienen un sentido de la fidelidad que les impide votar a otro partido o dejar de votar al suyo. En el fondo, muchos desean que Acebes, Zaplana o Jiménez Losantos pasen a un segundo plano, pero les revienta aún más Rubalcaba o Pepe Blanco, porque, en el fondo, se tragan una buena parte de la propaganda.

J. G Centeno dijo...

Yo estoy de acuerdo con vosotros, casi diez millones de extremistas son muchos, pero la dirección del PP está en manos de ellos, y su militancia es mayoritariamente extremista, véase en que quedó el intento de Ruiz Gallardón de hacerse con el partido en Madrid, fue laminado. De momento lo importante es que sigan en la oposición hasta en las elecciones a presidente de la comunidad de vecinos donde vivamos

Los pasos que no doy dijo...

Nos quieren llevar al nacionalcatolicismo, con economía liberal de los principios de la revolución industrial.