martes, 6 de julio de 2010

Libertad de expresión...¿Seguro?

La llegada de la Televisión Digital Terrestre, TDT, ha supuesto un emprobecimiento de la, ya matrecha, calidad de la parrilla televisiva, la proliferación de cadenas, y el consiguiente reparto de la Tarta publicitaria, ha provocado que las cadenas privadas llamadas generalistas degraden definitivamente la programación a la busca del share, con programas de bajo costo, compuestos por contertulios con muestras evidentes de estar afectados por sustancias de características psicoptrópicas, cuando no directamente por tintorro de dudosa procedencia, que hurgan, ellos lo llaman investigar, en las vidas privadas de supuestos famosos. Es tan poco atractiva la programación, a mi personalmente me importa un bledo quien es el padre del hijo de nadie, y menos aún que a una barriobajera profesional, que hace de su incultura su oficio y su éxito, le hayan puesto los agujeros de la nariz en el sobaco , es tan poco atractiva la programación, insisto, que de forma instintiva, en un movimiento automatizado, mis dedos cobran vida para, desde el mando a distancia, hacer un barrido continuo en busca de algo que pueda, mínimamente, merecer la pena.
La proliferación de canales en la Comunidad de Madrid ha venido precedida de una asignación de frecuencias que podríamos, siendo benevolentes, calificar como sectaria, y al margen de las clásicas podemos ver una amplia representación de lo más feroz de la derecha más extrema. Nunca he ocultado el morbo, o placer malsano, que me produce la contemplación, y mejor la escucha, de estos canales y en el escaso tiempo de que dispongo para ver la "tele", derivado de mis muchas ocupaciones y preocupaciones. Puedo detenerme, algunos minutos, demasiados nunca, en algun programa de la cadena, ahora denominada, Popular María+Visión, sobre todo en los que protagonizan grupos de jóvenes con aspecto de memos, hablares de memos y comportamientos de memos que se agrupan bajo el nombre genérico de Megamisión. Y por la noche dedico algunos minutos a El Gato al agua en Intereconomía TV. Programa que ayer rizó el rizo provocándome una reflexión que da lugar al título de esta entrada.
La composición de la tertulia de ayer era significativa, y de izquierda a derecha, según se mira a la pantalla, teníamos a:
Jaime González, periodista, jefe de opinión de ABC , habitual colaborador en las tertulias más reaccionarias del espectro audiovisual.
Carlos Dávila , periodista, actual director de La Gaceta, diario que define, sin ambages y con cierto orgullo, como de derechas, y los antecedentes de este señor no desmienten tal adscripción ideológica baste recordar su paso por el programa de TVE, en la época más Urdaci, El tercer grado consiguiendo hacer parecer a su antecesora Isabel San Sebastián una muy tolerante periodista. Lleva tiempo este ultrarreaccionario periodista obsesionado, y no deja de ser significativo, por las posibles relaciones entre el actual presidente del Gobierno y la Masonería
Federico Jiménez Losantos , poco podemos añadir a lo sabido de este señor, que acumula, casi colecciona, querellas y denuncias, casi siempre perdidas en forma de indemnizaciones millonarias (en pesetas), es el auténtico leader de los generadores de opinión abiertamente reaccionarios, aunque, y al igual que el director de La Gaceta haga profesión de fe liberal.
Esteban González Pons , vicesecretario general de comunicación del Partido Popular, del que pretende, sin conseguirlo del todo, aparecer como la cara amable y moderna, de hecho en la tertulia de ayer parecía el más comedido.
Cristina López Schlichting, , periodista de raza a la que recientemente su empresa, la cadena de radio católica COPE ha relegado, sorprendentemente, a los fines de semana, eliminando de la programación de la próxima temporada su Las tardes con Cristina. . Extraordinariamente beligerante en cuestiones relacionadas con el, a su juicio, moral y éticamente superior, pensamiento católico. No ha dudado en llamar a la insumisión, disfrazada de objeción de conciencia, en lo relativo a la asignatura Educación para la Ciudadanía, por más que el Tribunal Supremo haya dictado inapelable sentencia. Ha comparado con absoluta frialdad al doctor Luis Montes , con el Ángel de la Muerte, Josef Rudolph Mengele , de manera que la Audiencia de Madrid llegó a estimar la demanda impuesta por el médico contra la periodista. Confieso que su autoritaria forma de expresarse, tras la que intuyo una personalidad fuerte y dominante, me atrae de forma morbosa y enfermiza, casi, diría que, parafílica. Me la imagino vestida de cuero negro y con látigo y se me trastocan las teclas.
Cristina Alberdi , que otrora supo disimular y aparecer como progresista, feminista e incluso socialista, llegando a ser ministra en algún gobierno de Felipe González sin que eso quiera decir gran cosa, y hoy nos muestra su verdadero rostro reaccionario y clasista.
y
Javier Nart, del que desconozco casi todo, dice ser, y yo le creo, abogado, afirma haber sido, y sigo creyéndole, corresponsal de guerra, y se considera, y ahí discrepo radicalmente, persona izquierdas. De este profesional puedo recordar su participación junto a Ricard Fernandez Deu en el programa de TVE, Tribunal Popular que se transformó en Audiencia Pública al llegar a Antena 3, y sus, a veces, descacharrantes, que el intentaba serias, intervenciones en las Crónicas Marcianas de Javier Sardá.
¿Y cual fue el motivo de tan meomorable concurrencia? Una, según ellos, todos ellos, tremenda agresión a la manidísima libertad de expresión. Barruntaban todos estos ilustres personajes, y con ellos la dirección misma de Intereconomía TV que iban a ser multados por la emisión autopromocional de un video de características homófobas. Y la multa tiene, si es que se confirma, cierta enjundia, puesto que estamos hablando de 100.000 €.
El video es, sutilmente, homófobo y no ataca al colectivo gay de frente. Se limita, y ahí está el matiz, pretendidamente sutil, a proponer un homenaje , como contrapunto al Día del Orgullo, durante los otros 364 días a los normales, honrados padres, y madres, de familia, trabajadores, buenas personas,...etc. Parece evidente que si unos, los heterosexuales , son normales. Los otros, los homosexuales, han de ser, necesariamente, anormales , incapaces de formar familias, de ser honrados trabajadores, etc. Pero los citados contertulios ni siquiera pusieron demasiado interés en defender el contenido del video como ajeno a la homofobia. Para ellos lo grave es que, fuera homófobo o no, se castigara su emisión, porque eso atentaba a la libertad de expresión.
No es la primera vez que intento demostrar el carácter espúreo del concepto libertad cuando éste se aplica en el contexto del sistema económico capitalista. Cuando hablan de libertad de expresión están hablando de su libertad para mentir y difamar. La libertad de enseñanza es para que conocimientos acientíficos y supersticiosos manipulen a las generaciones venideras, y con cargo al erario público. La libre elección de médico para que las empresas privadas de sanidad dinamiten el sistema sanitario público, y así con la mayoría de las libertades que proclama el sistema. Nunca me identifiqué, con aquella cursi manifestación verbal que decía:
No estoy de acuerdo con lo que dice, pero moriría porque se respetara su derecho a decirlo. Yo no. Por eso me siento cómodo, no me produce contradicción alguna, defendiendo sistemas políticos en los que alguno de los contertulios, sino todos, tendrían serios problemas para manifestarse como lo hacen aquí. Al final retornamos a lo de siempre: Libertad ¿para qué?, Libertad ¿para quien?

3 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Oiga, D. Bolche hagase mirar lo de la Cristina nazi. Mira que ponerle la Schlingtingkarciovefk. Tiene uste delito. En fin, nadie es perfecto, pero ahora veo que usted menos que nadie.

Salud y República

Jan dijo...

La libertad de elección de centro en educación quiere decir que sigamos pagando entre todos un cole concertado aunque este al lado de un público y que alguien que vive a tomar por riau pueda llevar su hijo a Maristas porque así le apetece. La libertad de mercado es un engaño para cuando interesa al capital, la libertad de capitales significa que no paguen impuestos ,...
Muy relacionado con lo de moriría porque pudiera decir lo que piensa está el: lo que piensan todos es muy respetable, yo respeto todo, ...
De acuerdo con Ricardo con lo de Cristina, igual es porque es muy difícil pronunciar bien el apellido, de todas formas comparada con los otros, ...

Mortal Contribuyente dijo...

El problema de la izquierda no es otro, que la comodidad y privilegios en los que etán sentados, les favorece vivir en un pasado que ya no exíste. Y sus representantes sindicalistas, más
Ahí están ejemplos recientes de como la ido a la izquierda en el mundo, todos aniquilados, ya no queda más que unos residúos sin valor humano alguno, (cuba,corea...etc)
Y quién más podría representar al la izquierda "los sindicatos" corruptos manipuladores, que salvo la clase funcionarial, los demás trabajadores les importa un "huevo"
Esa es la izquierda que nos toca soportar.
Pero ninguna izquierda, estaría dispuesta asumir en sus planteamientos de los que expongo en mi blog.
Los privilegios políticos y a fines, nos cuestan el 3,2% del PIB