jueves, 29 de julio de 2010

Adios a Popular Maria+Visión

Me han dado el disgusto del mes, mucho mayor que la notable bajada en mis emolumentos producida por la cada vez más derechizada política del señor Rodríguez Zapatero: El proyecto Popular María+Visión se ha ido, literalmente, a hacer puñetas acabndo con uno de mis solaces televisivos más importantes. Desde tiempos de Tip y Coll no me reía con tantas ganas sentado delante de un televisor. De hecho, desde el pasado fin de semana, la mosca identificativa del canal, que recubría con un manto la original de la María+Visión mejicana, ha sido sustituida por la tradicional de la Popular TV, y tras unos días en los que han tenido que recurrir a la producción enlatada, comienzan a emitir su programación habitual, es decir la anterior al desembarco del capital mejicano de Emilio Burillo. Incluso la página web nos enlaza directamente a la tradicional de la cadena de televisión de la COPE. Se acaba pues un proyecto al que los obispos habían acudido por evidente necesidad económica dado que la COPE, desde la marcha de su estrella Federico Jimenez Losantos está pasando por momentos económicos complicados, a pesar de lo cual ha contratado, por cantidades suponemos que millonarias a la mayor parte del equipo de Paco González en el Carrusel Deportivo de la Cadena Ser y a Ernesto Sáez de Buruaga, periodsita que se ha hecho famoso, a parte de por sus más que reaccionarias posiciones, casi coincidentes con las de Curry Valenzuela, por unos pelotazos contractuales más que considerables. Volveran periodistas obsoletos y caducos como Ramón Pi, Jaime Peñafiel y su cruzada para que la futura reina de España no sea una divorciada de apellido Ortiz, la caspa rosa de Cuca García de Vinuesa y el rostro, siempre amable de Isabel San Sebastian, esa señora que transmite con su gesto paz y concordia. Y no olvidemos a don Benigno Aquino para quien toda pareja que tenga menos de dieciocho hijos, es una pareja depravada. No les ha gustado a los obispos el toque de ultracatolicismo americano, derivado de su competencia con el creciente teleprotestantismo. Así Popular María+Visión se presentaba en sociedad con una programación religiosa que recorría la parrilla con el rezo del santo Rosario y la coronilla de la Divina Misericordia, la retransmisión en directo de la Santa Misa y otros espacios como Palabra de Vida, Hora Santa y Palabras de nuestro Pastor, como ellos mismos comunicaron al firmar el acuerdo con Cope. Una programación que a los no creyentes, yo mismo pese a ser miembro, oficialmente, de la Iglesia, nos resultaba un auténtico, perdóneseme por la expresión, descojono. Lo del telepredicador laico de por las noches era para dar alaridos de risa. Los domingos por la noche una tal María Vallejo-Nájera, descendiente en no sé que grado del psiquiatra que en la posguerra recomendaba la separación de los hijos de las presas rojas, en un programa llamado luces de candela nos traia personajes de nula relevancia científica para hablar casi ex catedra de temas de los que no tenían, y vuelvo a pedir excusas, ni puta idea . Delicioso. Pero la joya de la programación, y la que lamentablemente yo tenía más dificultades para seguir, era la vespertina agrupada en un macroespacio llamado Megamisión y en la que unos jovencitos de no demasiadas luces y escaso vocabulario, hablaban de cualquier cosa poniendo siempre a dios por delante. No creo necesario reseñar que esta programación nunca debía verse más de cinco minutos y por personas formadas. En caso contrario los daños cerebrales podrían ser irreversibles. La audiencia de Intereconomía ha crecido espectacularmente en estos, escasos, cuatro meses, porque a la audiencia católica española, en el fondo, dios, los santos, la doctrina, el evangelio,...etc, les importa un rábano, y, aunque no lo reconozcan, a los obispos también. Lo suyo es dar caña al gobierno que ellos consideran de izquierda. El día que se encuentren con un gobierno verdaderamente de izquierda lo van a flipar. Además el modelo era económicamente insostenible puesto que se basaba en donaciones, y eso en América Latina puede funcionar pero no en España. Aquí los católicos ponen una X en la declaración de la renta porque no les cuesta un céntimo sino ya veríamos.
Resumiendo me han quitado un entrenimiento y me fuerzan a seguir el carrusel de mentiras en CNN+. ¡Que pena!

4 comentarios:

FRANK RUFFINO dijo...

Camarada J.G.:

Opino que hay que abolir la religión católica -luego ir a por las evangélicas-, al menos ya esto podría ir pensándose en Occidente. Vendré con más tiempo a escudriñar tu escrito.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

jr ballesteros dijo...

¡¡Vaya por Dios!!

Otro "tolerante". ¿Porqué gozará tanto la gente aboliendo?

Vlankho dijo...

Parece ser que hoy en dia las religiones emprenden sus ofensivas en todo el mundo. Es lamentable que el catolicismo fanatico sea capaz de dictar lo que transmiten o no transmiten en algunos medios de radio y televisión. Muchas veces tenemos que tragarnos las opiniones del cura y del pastor restregandonos en cara su fanatismo.

En mi país el protestantismo intento hace algun tiempo imponer la lectura obligatoria de la biblia en las escuelas, afortunadamente el decreto aprobado por la Asamblea fue vetado y se quedaron nada mas con la ganas.

Me he encontrado con muchos blogs con historias parecidas y creo que se corre un gran peligro ante el avance del fundamentalismo religioso actual. Desgraciadamente hay dogmas en la actualidad que no se cuestionan, los gobiernos tienen demasiado miedo y se prestan a cualquier cosa. Menos en Cuba...

Pero si quieres ver un buen canal te aconsejo TELESUR, es un canal Venezolano, no se si se puede ver en España, pero te dejo la direccion para que lo veas en internet:

http//vlankho.blogspot.com

Vlankho dijo...

Lo siento no deje la direccion del canal:

http://www.telesurtv.net/