lunes, 29 de agosto de 2011

¿Referendum?

El espía otomano opina:
A lo mejor me muestro políticamente incorrecto con esto que voy a escribir. Es la ventaja de ser espia, y por tanto clandestino e irreconocible, uno puede decir lo que piensa y quedarse tan a gusto. Anda la izquierda, la de verdad que no solo es IU, aunque sea la parte más importante, muy excitada, por no decir cabreada, con este paso adelante que se carga el Godesberger Programm con el que, en 1959, el SPD abandonaba el Programa de Heidelberg de 1925, que pedia:" la transformación del sistema capitalista de propiedad privada de los medios de producción de propiedad social". En efecto, si en el programa de Bad Godesberg (remodelado "a peor" en el congreso de Berlin de 1989) los socialdemócratas se derrotaban ante el sistema capitalista, reconocían la validez y bondades de éste y se limitaban a intentar convertirlo en "más social" mediante medidas que conocemos como Keynesianismo, por ser John Maynard Keynes, economista británico, su principal teórico, y entre las que estaba la necesidad de, en determinados momentos, recurrir al endeudamiento público para reactivar la economía y generar empleo, dando lugar al Estado de bienestar o de Capitalismo Renano, una medida como la que pacta el PSOE con el PP limitando constitucionalmente, y a través de una necesaria ley orgánica, el deficit público se carga, definitivamente uno de los ejes de las políticas socialdemócratas clásicas. Dado que Izquierda Unida es la única organización que hoy defiende, aunque no quiera reconocerlo, ese Estado de Bienestar clásicamente defendido por la socialdemocracia, una socialdemocracia que, a fuer de sincero, este espía no tiene, literalmente, ni puta idea de que defiende, no es de extrañar que sea Izquierda Unida quien más se oponga a esta medida. No me gustaría que a mi anfitrión bitacorero le molestara esta carcterización de IU como organización socialdemócrata, pero es que este espía, por más que bucea en documentos y resoluciones, no encuentra propuestas verdaderamente rupturistas con el sistema capitalista. Pero yo solo espío y husmeo y no soy quien para fijar las políticas de nadie y menos las de IU, organización por la que tengo el mayor de los respetos. Con todo me gustaría manifestar, y ahí es donde se manifiesta la incorrección política a la que hacía referencia al principio, mis reticencias a la exigencia de la convocatoria de un referendum. Si se trata de una cuestión táctica: vamos a pedir un referendum a sabiendas de que en ningún caso será convocado y eso nos permite cierta acción de denuncia política, puedo llegar a entenderlo, y con dudas. Pero si se trata de una cuestión de estrategia política de fondo, y me temo que así es, creo que están equivocados. En el Twitter, un concejal de IU-LV de Alpedrete Enrique Carrera cita a Quevedo:"donde no hay justicia es peligroso tener razón ya que los imbéciles son mayoría". Si convocan un referendum lo ganan, como ya hicieron con el de la OTAN, porque con una campaña adecuada los imbéciles tienden a ser mayoría en proporción geométrica, las mayorias absolutas en Madrid y el Pais Valenciano lo dejan claro. Y entonces ¿Porqué no lo convocan? Para este espía está muy claro, por el coste político que para el PSOE, sobre todo para el PSOE, tendría la campaña. Una campaña que les volvería a hacer perder votos por la izquierda, pero unos votos que mayoritariamente no acaban yendo a IU. Y ahí puede estar el error de IU.