sábado, 30 de enero de 2010

La Teoría de la Relatividad (0)


Han pasado más de 100 años desde que Albert Einstein publicara la Teoría de la Relatividad Restringida , que rápidamente se hizo muy popular entre los no iniciados en física debido a la paradoja de los gemelos. Y es que todo lo que nos conduzca a la posibilidad de modificar el tiempo nos atrae extraordinariamente, hasta el punto de que es fuente inagotable de cuentos, novelas, relatos y guiones cinematográficos que en el terreno de la especulación científica, la ciencia ficción, inundan librerías y carteleras cinematográficas. Por un lado nuestra innata, y sanísima, curiosidad hace que nos interesemos vivamente por conocer la sociedad del futuro, no solo en los aspectos relacionados con los avances científicos, sino tambien en aspectos sociales. Por otra parte somos seres extraordinariamente dialécticos, y nos encanta adentrarnos en contradicciones tales como la clásica ¿Que ocurre si viajo al pasado y mato a mi bisabuelo?. El interés por el tiempo no es sólo un interés derivado de su carácter de dimensión física, sino también es un interes filosófico ligado a conceptos tan grandilocuentes como la Eternidad, que si es difícil de imaginar como porvenir, más lo es aún como pasado. De nada sirve ligarlo a conceptos matemáticos fácilmente comprensibles, como el conjunto de los numeros enteros (los naturales y sus negativos) , conjunto que no tiene principio ni fin, o incluso el de los números reales del que podemos afirmar que: Entre dos números reales cualesquiera hay a su vez infinitos números reales. Que no se asusten aquellos que tienen un cierto temor o reverencia por conceptos ligados a las matemáticas, esto tiene fácil solución recurriendo a un ejemplo, entre el 1 y el 2 hay infinitos números reales ya que tendríamos en primera instancia el 1,1 1,2 1,3 ....1,9 pero es que entre el 1,1 y el 1,2 tendríamos el 1,11 1,12,1,13,...1,19 y entre el 1,11 y el 1,12 tendríamos el 1,111 1,112 1,113...1,119 y así sucesivamente. Algo tan sencillo de explicar como el concepto infinito en las matemáticas, se convierte en definitivamente inexplicable cuando presenta una conexión antropológica, todos somos seres duraderos y contingentes, de lo que deducimos que todo tiene durabilidad y contingencia (excepto para los creyentes a los que les parece natural que exista un ser eterno e incontingente al que llaman Dios). Incluso cuando los físicos plantean que, en función de la experiencia y observación que hoy se tiene del Universo, este se creó por una gran explosión, Bing Bang, que dió lugar a las tres dimensiones, ancho, largo y alto, por las que se expande y una cuarta, el tiempo, que las relaciona entre sí, siempre hay alguien que pregunta ¿Y antes ,que había antes? Cuando antes, despues, durante o mientras son conceptos, son adverbios, relacionados con el tiempo, y solo tienen sentido a partir de que el tiempo existe.
Queda claro de esta breve introduccion que el intento de divulgar algo como la Teoria de la Relatividad, que es lo que pretendo hacer, no es sencillo a pesar de que voy a contar con la colaboración de L. Landau e Y.Rumer que en un delicioso folleto , que estaba en posesión de mi hermano, y ahora en la mía, desde el 24 de septiembre de 1969, intentan acercarnos a conceptos poco comprensibles.
Y comienza el folleto con un cita:
"...sigue siendo, no obstante, indudable que la mecánica era un calco de los movimientos lentos reales, mientras que la nueva física es un calco de los movimientos reales que tienen lugar en prodigiosas velocidades..."
"La mutabilidad de las representaciones humanas sobre el espacio y el tiempo no refuta la realidad objetiva de uno u otro, como la mutabilidad de nuestros conocimientos científicos sobre la estructura y las formas del movimiento de la materia tampoco refuta la realidad objetiva del mundo exterior."
V. I. U.

viernes, 29 de enero de 2010

¿Donde está la izquierda abertzale?

Alerta Juanlu González sobre la campaña que nos espera, absolutamente demonizante estoy seguro, si finalmente la izquierda abertzale concurre a las próximas elecciones coaligada con Eusko Alkartasuna . Otros como el inimitable Ricardo Royo ponen en cuestión la legitimidad del proceso que se lleva contra Otegui, y las moscas de Javier Mesonero revolotean sobre la misma, maloliente, sopa.
Antes de seguir escribiendo tengo que decir que vivo fuera de las provincias vascongadas y Navarra, o si se prefiere Euskadi aunque sea éste un término que no me gusta demasiado, puestos prefiero Euskalherría. Y esa lejanía puede darme cierta objetividad pero también me puede concducir a cometer errores de apreciación. Una vez hecha esta aclaración voy a expresar mi opinión.
El fracaso del proceso negociador dejó descolocada a la izquierda abertzale, y éste es un fracaso imputable, sin remisión, justificantes ni eximentes a ETA, que dilapidó, no acabo de explicarme porqué, un capital de ilusión acumulado, no solo en vascongadas sino tambien en el conjunto de España. Abandonaron un proceso que les hubiera permitido terminar con la cabeza alta, y una proyección política para meterse en un callejón sin salida, o con una única salida, la derrota. La izquierda abertzale, cada vez más abertzale, cada vez menos izquierda, que había puesto muchas esperanzas en el proceso comenzó a dar bandazos y, a mi juicio, hubiera acabado en desbandada, a no ser por la cohesión que le proporcionaron desde fuera, ilegalizándola. Es difícil cometer un error mayor que la aplicación de la llamada ley de partidos, una ley pensada, casi una ley ad hominem para tener ilegalizada a la izquierda abertzale fuere la que fuere la etiqueta bajo la que se cobijara. En primer lugar esa ilegalización, y en ese contexto hay que enmarcar el juicio a Arnaldo Otegui, refuerza el discurso victimista, muy del gusto de los partidarios del uso de las armas, y que se reduce a la dialéctica del :"¿No veis como por la vía legal es imposible hacer nada"?. Y, en segundo lugar, la represión a la que son sometidos les interioriza, su única actividad estriba en defenderse de la policía, y el necesario debate que debería haberse producido tras el torpedeo, por parte de ETA, del proceso se frustra. Un debate que les hubiera permitido analizar porque en Cataluña las posiciones soberanistas se fortalecen, mientras que el actual lehendakari es un autonomista de conveniencia apoyado por la derecha más jacobina, gracias, entre otros factores a la suicida abstención de los propios abertzales. No es difícil percatarse que el tripartito catalán, en principio de izquierda, aunque, a veces, su política lo desmienta, y diferente por tanto a CiU o PNV, está compuesto por un PSC que no es, ni mucho menos, la federación catalana del PSOE, ERC, partido netamente independentista, e ICV, sin referente, de momento, en el resto de España, que está en coalición con EUiA, que mantiene con IU unas relaciones herederas del status que siempre mantuvo el PSUC en relación al PCE, y cuyo más importante componente, el PCC, es un partido de ámbito exclusivamente catalán, desde su ruptura con el PC./PCPE. Tampoco han podido, con la suficiente serenidad y perspectiva, analizar la situación en la que se encuentra la izquierda nacionalista en Irlanda, tras el abandono de la actividad armada del IRA.
Visto desde Madrid, lo que, tal y como expresaba al principio, puede producir alguna distorsión, por desconocimiento, la izquierda abertzale debería, creo yo que tampoco soy quien para imponer deberes a nadie, iniciar un proceso de reflexión que les debería llevar a ir abandonando la línea armada de ETA, aunque, sin entrar en condicionantes éticos, que los hay, sólo sea porque es camino inútil. En ese sentido el posible acuerdo electoral con EA puede ser interesante, por más que refuerza el componente abertzale frente al componente izquierda. Desde luego estrategias como la de su ilegalización o el jucio a Otegui no facilitan ese debate. Y sin el apoyo social que le aporta la izquierda abertzale ETA no es nada, por más que mantengan infraestructura para seguir actuando.

jueves, 28 de enero de 2010

Una forma de hacer política: Amenazar

El Partido Popular de Alpedrete ya ha dado una respuesta a la información, que de momento no es más que eso, información, que la Asamblea de Alpedrete de IU , no solo Fernando Jiménez, ejemplar compañero siempre en el punto de mira de lo más reaccionario de la caverna, ha puesto en conocimiento de la opinión pública. Y ha dado la única respuesta que puede: La Amenaza . No desmiente, porque no puede, que el actual concejal de Urbanismo, seis meses antes de que el PGOU echara a andar, firmó un contrato de compraventa de un terreno, en la zona de los Llanos, que entonces tenía la calificación de rústico, con una serie de claúsulas que hacen referencia a la futura recalificación de ese terreno como urbanizable. No desmiente, porque no puede, que el actual concejal de urbanismo, estaba, ya entonces afiliado al PP. Yo, nosotros, la Asamblea, el grupo municipal, no podemos afirmar, porque ni somos jueces ni somos fiscales, que el, hoy, concejal de urbanismo, haya cometido algún delito. Decimos lo que decimos, jurídicamente asesorados por IU-CM, y lo que decimos es fácilmente comprobable, puesto que ese documento, el documento que prueba fehacientemente la existencia de esa compraventa, es un documento público y se encuentra en dependencias municipales. Y no somos nosotros, porque ese original no está, como es natural, en nuestro poder, quienes vamos a mostrarlo. Quien si puede exigirlo, si lo considera oportuno, es un juez, y a lo mejor, si la amenaza del concejal de urbanismo, expresada mediante burofax al grupo municipal de IULV, ¿debemos entender que será el grupo municipal el denunciado? ¿La asamblea de Alpedrete de IU? ¿Izquierda Unida Comunidad de Madrid?, de presentar ¿quien la presenta? ¿el concejal, en función de su cargo? ¿el concejal, como ciudadano? ¿El PP de Alpedrete?, una querella por difamación, termina por sustanciarse, ese documento, que existe y nosotros lo hemos visto, acaba en dependencias judiciales. Para nosotros, perfecto.
Lo que queda claro es que para el Partido Popular no hay otra forma de defenderse de una acusación Política, que la amenaza. Pero con nosotros han pinchado en hueso, nos sentimos fuertes y tranquilos, primero porque hemos dicho la verdad y nada más que la verdad, afirmar que haya sido toda la verdad es excesivo, porque alguna verdad puede que no la podamos probar y no la decimos, y además nos sentimos respaldados política y jurídicamente por nuestra organización IUCM.

miércoles, 27 de enero de 2010

El PP de Alpedrete


Desde que inicié, pronto hará tres años, esta experiencia de escribir con ánimo de que lo que pienso, sin ánimo de convencer o adoctrinar, llegue a otros, y sobre todo desde que desempeño el cargo de concejal he procurado, no sé si he conseguido, desdramatizar mis relaciones con el Partido Popular poniéndole a la, evidente y natural, discrepancia las gotas de sentido del humor que he podido. En ese contexto, en múltiples ocasiones, he llamado a doña María de la Soledad Casado alcalda, en lugar de alcaldesa, intentando hacer referencia a su irrefenable, casi compulsiva, tendencia a cometer alcaldadas, lo cual le ha hecho petardear en algunas ocasiones, aún está en la memoria de los alpedreteños la afirmación, sin mover un músculo del rostro, de que pensaba poner al polideportivo el nombre de Rafael Nadal, con el argumento de que se trataba de un gran deportista ¡¿¡madrileño!?!, como si nos ocurriera, a los madrileños, lo que se dice ocurre con los de Bilbao capaces de nacer allí donde quieran, lo cual posibilitó que Nuestro señor Jesucristo, evidente bilbaíno, naciera en Belén. Por este tipo de cuestiones, de petardeos la he apodado, en algún momento y siempre con respeto, La petarda. Este tono distendido, ha podido dar la sensación de que mis relaciones con los populares alpedreteños era excelente, en el terreno personal se entiende. Sin tener esa excelencia, y a pesar de que la señora alcaldesa me ha expulsado de un pleno, he sido duramente criticado en su página oficial , tras tener que aguantar su pésima educación contestando a nuestras preguntas con guturales monosílabos, e incluso se pusieron en un pleno de espaldas mientras yo intervenía, porque harto de aguantar las insoportables intervenciones al final de cada punto, sin derecho a réplica, de la señora alcaldesa, en una de ellas, de manera ostensible y provocadora me puse a leer el periódico, sin ser excelentes, en definitiva, las relaciones, y siempre me refiero a las de índole personal, eran, al menos, educadas y corteses. Incluso en alguna intervención pública he llegado a felicitarme, cada cual puede deducir con que grado de ironía y sarcasmo, por el hecho de que el "El PP de mi pueblo no está en ninguna trama urbanística", felicitación que me servía para poner de manifiesto, su manifiesta inutilidad e incompetencia.
Los últimos acontecimientos anunciados, de forma, que quería, no sé si con éxito, sutil en una parábola publicada en esta bitácora, van a cambiar, necesariamente, esta situación, y aunque me gustaría que al menos la educación persistiese, y no seré yo quien la pierda, se avecinan tiempos difíciles. Los hechos se han relatado en la rueda de prensa convocada ayer, con la presencia y apoyo de la dirección en la persona de la compañera Carmen Villares y se da cumplida cuenta en nuestro portal , la prensa local se hace eco, incluso la que suele ser menos crítica con la gestión del PP. Y, como no tienen argumentos, porque los hechos son los que son, lo que han hecho es, como hacen los niños pequeños, atufarse, cabrearse, llenarse de falsa indignación, y amenazarnos con los tribunales. Ahí, si quieren, les esperamos, estamos tranquilos. Porque políticamente les hemos derrotado, porque tienen que explicar como alguien, y precisamente quien hoy es concejal de urbanismo, quien hoy defiende el PGOU de Alpedrete, sabía, seis meses antes de que empezase el proceso que su propiedad acabaría recalificada. ¿Podrá seguir defendiendo las bondades de un Plan que a quien más beneficia es a él y a su entorno? Mucho me temo que sí porque hay quien puede llegar a endurecer su faz hasta límites insospechados. Vamos a pasar tiempos duros, sabemos que vamos a ser presionados y amenazados. Ayer dijimos y es una apuesta fuerte:
El pasado 30 de Diciembre se firmó un acuerdo entre una empresa constructora y el Ayuntamiento de Alpedrete con el fin de pormenorizar un sector afectado por el PGOU conocido como “Los Llanos”. El objetivo de este acuerdo es la construcción de un número importante de viviendas en este sector por parte de esta promotora, una vez aprobado definitivamente el PGOU y en el menor período de tiempo posible.

Entre la documentación aportada por la promotora se incluyen contratos de compra y de opción de compra por parte de esta empresa de las fincas afectadas en el futuro PGOU, que aún está por aprobarse definitivamente. En la relación de personas titulares de estos terrenos que se han visto beneficiados por estos contratos figura el actual concejal de urbanismo de Alpedrete. En otras palabras, esta persona ya se ha visto beneficiada económicamente por el desarrollo de este PGOU y eso que aún no ha sido aprobado. A nadie se le escapa ahora cual ha sido la motivación real por la cual fue incluido en la lista electoral del Partido Popular a las últimas elecciones municipales. Nunca fue una motivación política, fue simple y llanamente una razón económica personal.

Pedimos, por motivos obvios, la dimisión inmediata del concejal de urbanismo, que sospechamos ha utilizado su cargo para promover un PGOU beneficioso para sus intereses particulares. Es éticamente insostenible su situación dentro del equipo de gobierno.

Pero lo mas grave de este asunto es que ese contrato de “opción de compra” entre las partes, del cual ya se ha efectuado un pago importante por parte de esta empresa al señor concejal, se produjo el día 1 de Julio de 2005, seis meses antes de la exposición pública del PGOU, el 23 de Diciembre de 2005.

El propio contrato hace referencia al PGOU que estaba, en esas fechas, empezando a plantearse por el equipo redactor y el equipo de gobierno de Marisol Casado. La pregunta a la que tiene que responder la alcaldesa es ¿cómo sabía la empresa constructora qué terrenos iban a ser incluidos en el avance de este PGOU?.

Marisol Casado: ¿Cómo supo la empresa que estos terrenos iban a ser recalificados por un PGOU 6 meses antes de ser expuesto públicamente? Ni siquiera la casualidad tiene cabida en la respuesta porque en varias ocasiones y siempre dentro del contrato se hace referencia al desarrollo del PGOU.

La Alcaldesa y el concejal de urbanismo siempre han defendido este PGOU con uñas y dientes con el argumento de que era necesario para el municipio, que era beneficioso para el desarrollo del pueblo Y NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD. Han engañado a los vecinos con una farsa que ya no se sostiene y por esa razón también pedimos la dimisión de la Alcaldesa de Alpedrete que como todos sabemos en 2005 regía los destinos de nuestro municipio. Ella es responsable de la actual situación de sospecha fundada que recae sobre el Ayuntamiento en referencia a este más que turbio asunto.

Lo antes posible, y como hemos pedido reiteradamente estos últimos años, exigimos se retire este Plan General y que se adecue a las necesidades reales del municipio y sus vecinos, no a las necesidades personales de unos pocos.

Finalmente hacemos también un llamamiento a las fuerzas políticas que aún creen en las necesidades reales de Alpedrete y que son contrarios a utilizar la política como herramienta para beneficio personal a denunciar esta lamentable situación, así como a las asociaciones vecinales del municipio y a los vecinos en general.

Nuestros vecinos desean una gestión transparente, no actuaciones turbias y llenas de interrogantes que sólo conducen a cuestionar una vez mas la actividad política municipal. Y ya van demasiadas en nuestra Comunidad de Madrid.

Confíamos, yo confío, en el apoyo de IUCM, hasta el momento no tenemos queja. Y yo confío en vuestro apoyo, el apoyo de aquellos que, desde el acuerdo o la discrepancia, leeis las cosas que escribe este humilde aspirante a aprendiz de bolchevique ¿Qué haría en estas circunstancias Pavel Korchaguin? Mejor no me lo planteo. ¿O sí?

Un enemigo del pueblo y la energía nuclear

Hace como un par de años el Centro Dramático Nacional puso en representación la obra del noruego Ibsen, Un enemigo del pueblo , en versión de Juan Mayorga. Es una pieza teatral que ya me interesó cuando la pusieron en aquella maravilla televisiva llamada Estudio 1, con José Bódalo,eximio actor y notorio madridista, en el papel del doctor Stockmann e Irene Gutiérrez Caba dándole la réplica. Muchas interpretaciones se han hecho de esta denuncia que hace Ibsen de la posibilidad de que la democracia acabe deviniendo en demagogia. Incluso hay quien quiere ver una cierta justificación del fascismo, algo que Arthur Miller, autor de una de las versiones de más éxito de la obra, versión que se representó en España, en 1973, con Fernando Fernán Gómez y Emma Cohen, niega categóricamente. Dentro del discurso elitista de Stockmann había un punto por el que muchos lo han acusado de fascista, pero Miller defendía que alguien de la integridad moral de Ibsen no podía ser un precedente del fascismo. En cualquier caso, esta obra ha sido, y será, controvertida porque los discursos de Stockmann están hechos desde un hombre librepensador con personalidad egocéntrica. El discurso pelado de Ibsen traumatiza porque en una época en la que está sacralizado el sistema de democracia formal, ese que algunos llamamos de democracia burguesa, ese discurso tan individualista que defiende la minoría por encima de la mayoría va más allá de lo que es una obra de teatro.
Me ha venido a la memoria esta obra de teatro al hilo de la polémica que se está suscitando por el hecho de que dos municipios Yebra en Guadalajara, Castilla-La Mancha y Ascó en Tarragona, Cataluña se han visto involucrados en una polémica, de todos conocida, por la instalación, o candidatura para la instalación, del recipiente destinado a contener los residuos procedentes de las centrales nucleares españolas. Y me ha venido a la memoria por la entrevista, en el programa La ventana que hace Gemma Nierga a Andreu Carranza, escritor e hijo de Joan Carranza, el alcalde de Ascó, que encabezó la lucha por evitar el establecimiento de la central nuclear en esa localidad. En esa entrevista Jordi Martí, director de informativos de Radio Barcelona y reclacitrante y obtuso culé, sin tomar postura, como buen periodista, excepto en lo futbolístico, que es, puso sobre la mesa el hecho, prácticamente, probado de que la mayoría de la población de Ascó era favorable a la instalación del cementerio en el término municipal. La cuestión, dejando al margen la discusión sobr la Energía Nuclear estriba en que hay que buscar un lugar donde guardar los residuos generados, porque se han generado, no podemos actuar como si no existieran, y no parece lógico que sea ni la población de Ascó, ni la de Yebra ni la de ningun municipio, de forma aislada, la que decida sobre el lugar adecuado. Debería ser el Gobierno, y en este caso el Gobierno de España, el que tomara la decisión sobre el lugar adecuado para esta instalación, asumiendo la popularidad, o impopularidad, de la decisión. Ayer mismo, y también en la cadena Ser, Pepe Masa, alcalde de Rivas, espero que por muchos años por el bien de los ripenses, lo expresó alto y claro.
Ha servido, por otra parte, toda esta polémica para volver a traer a primer plano el debate sobre la Energía Nuclear, una debate que algunos, tan bienintencionados como mal informados, pretenden zanjar con un chapa amarilla y el lema Nucleares no, gracias. El debate no puede establecerse entre energía nuclear sí o energía nuclear no. Ese es un debate yermo. La energía nuclear, en sí misma, no es ni buena ni mala. Su uso es bueno si se utiliza en medicina para, por ejemplo, reducir carcinomas difícilmente operables, y es malo si se usa para armar cabezas de missiles. Entraríamos entonces a debatir sobre el uso de la energía nuclear para generar energía de consumo, y antes de continuar deberíamos tener en cuenta, que, en teoría hay dos tipos de procesos nucleares, los de fisión y los de fusión. Todas las centrales operativas, en el mundo, en este momento son de fisión nuclear. Tanto las centrales que actualmente existentes como las que pudieran haberse construido de fusión presentan, inicialmente dos inconvenientes: El impacto que pudieran producir en su entorno, fundamentalmente determinado por la necesidad de refrigerar el reactor y la seguridad de la instalación. La catástrofe de Chernobil puso de manifiesto la necesidad de extremar al máximo los protocolos de seguridad, algo que, desde luego, no se hacía en la ya decadente URSS. Pero la catástrofe, por si misma, no invalida el uso de la energía nuclear, al tratarse de una catástrofe perfectamente evitable, así como el derrumbe de una presa no invalida la producción hidroeléctrica de la energía ni el incendio de una central térmica invalida, solamente por seguridad, este tipo de centrales. Que, por estar mal instalados o mal mantenidos, se cayeran veinte molinos eólicos causando innumerables destrozos tampoco invalidaría la producción de este tipo de energía. En cuanto al impacto ambiental derivado del calentamiento del agua, generalmente procedente de un río y que retorna a ese río notablemente más caliente, no es mayor que la agresión que, desde cualquier punto de vista, sufre una comarca cuando en ella se instala una presa o pantano, ni es mayor que el efecto invernadero producido por la emisión de anhídrido carbónico. Hasta un parque eólico o un huerto nuclear tienen un impacto ambiental, aunque solo sea desde el punto de vista paisajístico, y no es el único.
El debate comienza a centrarse, y de hecho es lo que ahora está de actualidad, cuando entramos en algo que para las centrales de fisión es inevitable y por ello, a mi juicio, descalifica de forma radical a las actuales centrales nucleares: los residuos. Simplificando un poco, el proceso de fisión consiste en bombardear un isótopo , por ejemplo el Uranio 235, presente en menos del 1% en el Uranio natural, con una partícula relativamente pesada, por ejemplo un neutrón, para inicialmente dar lugar a Uranio 236 que se divide, de ahí el término fisión, produciendo Bario 141 y Kripton 92, en un proceso en el que una parte de la masa se transforma en energía según la conodísima formula E=Δmc². El problema está en que hacer con ese bario y ese kripton que son isótopos inestables susceptibles de continuar el proceso hasta producir una reacción en cadena, y que seguiran siendo inestables por mucho que los entierres en cementerios a prueba de todo.
Hay quien piensa, yo no acabo de tenerlo claro, que este problema de los residuos se terminaría si avanzasemos hacia centrales de fusión. En efecto la fusión de núcleos de átomos poco pesados, se suele poner el límite en el hierro (Fe), produce una transformación de materia en energía siguiendo la consabida E=Δmc². Aquí no hay especulación puesto que es un proceso que se produce ante nuestros ojos desde que amanece hasta que anochece, en el Sol. La fusión más clásica, que es la de las estrellas, es la deuterio-tritio,o deuterio-deuterio, isótopos del hidrógeno, para dar lugar a Helio, que es un gas noble e inerte. Pues... parece evidente ¡Construyamos centrales de fusión!Pero..., porque hay peros, tenemos un problema, que ni siquiera Huston puede solucionar. En el Sol, en general en las estrellas, vemos, y sentimos, el proceso ya en marcha, un proceso que, todo parece indicar, se inicia con una fragmentación de una nebulosa, inicialmente fría. Uno, o varios, de los fragmentos se condensa hasta alcanzar aproximadamente diez millones de grados, y ahí se inicia, y después continúa en cadena, la reacción de fusión antes descrita. La necesidad de tan importante aporte energético para iniciar el proceso puede justificarse por el hecho de que estamos intentando fundir dos núcleos, es decir dos átomos sin corteza electrónica cargados, por tanto, positivamente. Y dos cargas eléctricas con el mismo signo según los principios básicos del electromagnetismo se repelen. Llegaríamos al contrasentido de tener que provocar una reacción de fisión, con los problemas antes descritos, para poder iniciar la deseada fusión. Se está intentando avanzar en el terreno de la fusión fría , pero a mí parece aún lejana, por más que haya quien augure para las cercanías de 2020 las primeras centrales nucleares con reactor de fusión. Tanto en la línea de investigación de la pila de Paladio/Óxido de Zirconio, como en el intento de sustitución de la corteza eléctronica del deuterio por muones que restaran carga positiva a los núcleos, favoreciendo la fusión de éstos, las cosas parecen ir muy lentamente, entre otras cosas porque las grandes multinacionales de la energía, empezando por los emporios petrolíferos están muy poco interesados en avanzar por ese terreno.
Conviene que los que se ponen la chapa Nucleares no, gracias, yo jamás me la he puesto, sepan defender ese lema con argumentos. Si no es así perderán, perderemos, el debate.

martes, 26 de enero de 2010

Parábola del pescador sin suerte.

A Julián Jiménez
con quien lo tenía prometido


Había un pescador al que la suerte le era esquiva, por más que era diligente y ni un sólo día, ni estando enfermo de gravedad extrema, faltaba a la cita con su oficio. Extremaba siempre, este buen hombre, el rigor para ejecutar, de forma medida, cuidadosa y exacta, todas y cada una de las obligaciones que exigía su trabajo. Tal y como se lo había enseñado su padre, que a su vez lo había aprendido de su abuelo, y así podríamos remontarnos hasta que alguno de los descendientes del superviviente Noé, una vez olvidado el incidente merced al cual se vieron rodeados de agua por más tiempo del conveniente, decidió abandonar las tradicionales labores de agricultura y pastoreo para adentrarse en los mares en busca de alimentos que completasen una dieta, que hasta entonces,tenía un contenido en colesterol excesivo. Le era hasta tal punto esquiva la fortuna que, a pesar de su buen hacer, nunca jamás conseguía que en sus redes cayera pez alguno. Se extrañaba este buen hombre de que otros pescadores, con las redes mil veces remendadas, con peores barcos, impulsados por velas agurejeadas, unas veces más y otras menos, llegaban con pescados listos para ser vendidos. Adornado de extraordinarias virtudes, de alguna de las cuales ya hemos hecho mención, como la diligencia y el espíritu de sacrificio, tenía, al fin y al cabo nadie es perfecto, un gran defecto: el orgullo. Nuestro pescador era extraordinariamente orgulloso. Y lo que, en la dosis adecuada, puede ser una virtud, pués nada bueno puede traer una excesiva modestia, y menos aún si es falsa, en exceso puede ser terrible como le ocurrió a nuestro buen pescador. Era tanto su orgullo que, con relativa facilidad, podría confundirse con el pecado capital de la soberbia. Era hasta tal punto orgulloso, que cuando el resto de pescadores de su cofradía, preocupados por el futuro de aquel puerto pesquero, para el que no era buena aquella falta de resultados, intentaron hacerle ver los errores que cometía, les despreció, les hizo notar sus redes deterioradas, sus velas remendadas, sus débiles esquifes a punto del naufragio y endureció sus oidos hasta que estos, únicamente, escucharon sus razonamientos. Se quedó sólo, perdió su patrimonio acumulado tras generaciones ejerciendo el oficio de la pesca, su familia le abandonó y acabó muriendo olvidado de todos sin saber que estaba echando sus redes en el mar muerto.
En verdad os digo, que como este pescador del mar muerto es el PP de Alpedrete, por más que todos le decimos que basar los presupuestos municipales en el retorno del ladrillo y de un PGOU especulador es abocarse al más espantoso de los fracasos, como el pescador que ocultaba su inmenso error tras los defectos de los otros, el PP de Alpedrete insiste, con extraña tenacidad, en destacar los defectos de los otros sin modificar un ápice los aspectos básicos, y peores, de su Plan.
Claro que, el pescador, pobre pescador, pecador pescador, nunca tuvo otro objetivo que el de pescar pescados, nunca pensó en pescar tesoros, menos aún en practicar la pirateria. ¿Tendrá el PP de Alpedrete, o alguien muy destacado del PP de Alpedrete, algún interés oculto?
Es posible que haya sorpresas.
Estaremos atentos.

lunes, 25 de enero de 2010

La Lira

Conviene, me parece a mi, de vez en cuando distanciarse un poco de la actividad cotidiana, bien sea laboral, que no me causa gran esfuerzo, bien sociopolítica, lo que me cuesta bastante más. Sirve, al menos a mí me sirve, esta especie de disociación para fortalecer el espíritu, término que a mí, sin entrar en consideraciones de índole metafísico, me gusta emplear. Y me sirve porque para este fortalecimiento espiritual, necesito actividades placenteras y como cada día me siento más epicúreo , siguiendo, más o menos, el tetraphármakon: no hay que preocuparse de los dioses, ni de la muerte, el bien es fácil de conseguir y el mal fácil de evitar, termino, al igual que el filósofo griego, prefiriendo los placeres catastemáticos a los cinéticos, en definitiva todo intento de placer que me implique esfuerzo físico, sudoración excesiva y cansancio pierde gran parte de su esencia. Entre estos placeres pasivos la lectura ocupa un importante lugar, entre otras cosas porque, probablemente, es el más cómodo. Amo la música, sin entender demasiado, pero, sin menospreciar las excelentes grabaciones existentes, como más la disfruto es en directo., y ello implica desplazarse, vestirse adecuadamente, encontrar aparcamiento, etc... Diría lo mismo del cine, que exige, para paladearlo en estado puro, una buena sala, algo cada vez más difícil de encontrar, puesto que la posibilidad de comer palomitas descalifica, desde ya, cualquier local. La lectura solo necesita un buen libro, un sillón cómodo y que a uno le dejen en paz. Supongo que no seré el único al que le pasa este fenómeno, pero no siempre tiene uno la misma predisposición para depende qué tipo de lectura. Y yo, en estos momentos, ando enredado, y no sé porqué con San Juan de la Cruz. Y ello me lleva al título de la entrada La lira.
Se trata de una estrofa de origen italiano que combina versos de arte mayor y menor en concreto heptasílabos y endecasílabos, más o menos con la estructura
7a
11B
7a
7b
11B


Como otras estrófas de orígen italiano, de allí la trajo el gran Garcílaso , y a él le debemos el nombre.


Si de mi baja lira
tanto pudiera el sol que en un momento
aplacase la ira
y la furia del mar y el movimiento
.

Algún reconocido contertulio puede que recuerde que el colegio nos enseñaron aquello de:
Garcilaso importa la lira, Fray Luis de León, la cristianiza, y San Juan de la Cruz la diviniza.
Y es que en efecto, mientras que el importador de la estrofa apenas la emplea, el represaliado rector de Salamanca lo hace con profusión ¿Quien no recuerda la Oda a la vida retirada inspirada en el Beatus ille, qui procul negotiis ut prisca gens mortalium horaciano?

Curiosa, por no decir otra cosa, fue la vida de
este agustino descendiente
de cristianos nuevos, lo que, puede que,
influyera en su, nunca disimulado, interés
por la parte de las sagradas escrituras, comunes
con la religión hebrea, lo que se ha dado en
llamar Antiguo Testamento con muy poco,
diríamos que ninguno, afecto por le versión
oficial de la Biblia, La Vulgata.
Estas sospechosas preferencias llaman
la atención del Santo Oficio, curioso
oficio este de velar al mismo tiempo por la
pureza del alma y de la sangre, que en 1572
le llama a capitulo, permaneciendo
recluido durante cinco años por la Inquisición
sin juicio y es que el ni el antisemitismo lo
inventó Don Adolfo ni el
modelo carcelario de uso en Guantánamo
es especialmente novedoso.



¡Qué descansada vida
la del que huye el mundanal ruïdo
y sigue la escondida
senda por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido!

Que no le enturbia el pecho
de los soberbios grandes el estado,
ni del dorado techo
se admira, fabricado
del sabio moro, en jaspes sustentado.

No cura si la fama
canta con voz su nombre pregonera,
ni cura si encarama
la lengua lisonjera
lo que condena la verdad sincera.

¿Qué presta a mi contento
si soy del vano dedo señalado,
si en busca de este viento
ando desalentado
con ansias vivas y mortal cuidado?

¡Oh campo, oh monte, oh río!
¡Oh secreto seguro deleitoso!
roto casi el navío,
a vuestro almo reposo
huyo de aqueste mar tempestuoso.

Un no rompido sueño,
un día puro, alegre, libre quiero;
no quiero ver el ceño
vanamente severo
de quien la sangre ensalza o el dinero.

Despiértenme las aves
con su cantar süave no aprendido,
no los cuidados graves
de que es siempre seguido
quien al ajeno abritrio está atenido.

Vivir quiero conmigo,
gozar quiero del bien que debo al cielo
a solas, sin testigo,
libre de amor, de celo,
de odio, de esperanzas, de recelo.

Del monte en la ladera
por mi mano plantado tengo un huerto,
que con la primavera
de bella flor cubierto,
ya muestra en esperanza el fruto cierto.

Y como codiciosa
de ver y acrecentar su hermosura,
desde la cumbre airosa
una fontana pura
hasta llegar corriendo se apresura.

Y luego sosegada
el paso entre los árboles torciendo,
el suelo de pasada
de verdura vistiendo,
y con diversas flores va esparciendo.

El aire el huerto orea,
y ofrece mil olores al sentido,
los árboles menea
con un manso ruïdo,
que del oro y del cetro pone olvido.

Ténganse su tesoro
los que de un flaco leño se confían:
no es mío ver al lloro
de los que desconfían
cuando el cierzo y el ábrego porfían.

La combatida antena
cruje, y en ciega noche el claro día
se torna; al cielo suena
confusa vocería,
y la mar enriquecen a porfía.

A mí una pobrecilla
mesa, de amable paz bien abastada
me baste, y la vajilla
de fino oro labrada,
sea de quien la mar no teme airada.

Y mientras miserable-
mente se están los otros abrasando
en sed insacïable
del no durable mando,
tendido yo a la sombra esté cantando.

A la sombra tendido
de yedra y lauro eterno coronado,
puesto el atento oído
al son dulce, acordado,
del plectro sabiamente meneado.

Pero sin desmerecer a nadie es sin duda el carmelita, San Juan de la Cruz, quien eleva la lira a su lirismo máximo. Reformador del Carmelo junto con otra heteredoxa de la época, Santa Teresa, lo cual, por más que hoy sean ambos doctores de la iglesia, les generó mil y un problemas con la jerarquía católica de la época. No consta que cayeran sobre él sospechas de cristiano nuevo, lo cual en la época era un delito en sí mismo, sin embargo la influencia que sobre él tuvo, la citada, Teresa de Cepeda, que sí era sospechosa de ese crimen, le lleva a ser un firme partidario de la reforma de la orden, llegando a ser encarcelado, a instancias de los carmelitas calzados, durante casi un año. Con todo, y en una de esas piruetas tan del gusto del Vaticano, donde dije digo, digo Diego, es beatificado en 1657 por Clemente X y canonizado en 1726 por Benedicto XIII, Pío XII lo nombra doctor de la Iglesia Universal y desde 1952, en una decisión que comparto plenamente, es patrono de los poetas españoles.

En una noche oscura,
con ansias, en amores inflamada
¡oh dichosa ventura!,
salí sin ser notada
estando ya mi casa sosegada.

A oscuras y segura,
por la secreta escala disfrazada,
¡Oh dichosa ventura!,
a oscuras y en celada,
estando ya mi casa sosegada.

En la noche dichosa
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz y guía
sino la que en el corazón ardía.

Aquésta me guiaba
más cierto que la luz del mediodía,
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche que guiaste!
¡Oh noche amable más que el alborada!
¡Oh noche que juntaste
Amado con amada,
amada en el Amado transformada!

En mi pecho florido
que entero para él sólo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo le regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba

El aire de la almena,
cuando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería
y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el Amado,
cesó todo y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.


Para los que estudiamos en el bachillerato en el bienamado plan de 1957, sin EGB's, BUP's, ESO's y otras zarandajas contribuyentes a un creciente analfabetismo aprendimos que una aliteración era esto :

salí sin ser notada
estando ya mi casa sosegada.


La repetición del sonido de la ese, que es una alveolar fricativa, produce un maravilloso efecto, aunque no sólo es ese el sonido capaz de producir ese efecto, uno versos más abajo tenemos:

Amado con amada,
amada en el Amado transformada


Y Federico García Lorca, que tampoco ha sido manco a la hora de hacer música con el lenguaje nos regala en el Romance de la Guardía Civil

Cuando llegaba la noche,
noche que noche nochera,

los gitanos en sus fraguas
forjaban soles y flechas.
Un caballo malherido,
llamaba a todas las puertas.
Gallos de vidrio cantaban
por Jerez de la Frontera.
El viento, vuelve desnudo
la esquina de la sorpresa,
en la noche platinoche noche,
que noche nochera
.


Y volviendo al santo poeta abulense y para quien le guste la poesía amorosa, incluso erótica:

Esposa:
¿Adónde te escondiste,
amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste,
habiéndome herido;
salí tras ti,lamando, y eras ido.

Pastores,los que fuerdes
allá, por las majadas, al otero,
si por ventura vierdes
aquél que yo más quiero,
decidle que adolezco, peno y muero.

Buscando mis amores,
iré por esos montes y riberas;
ni cogeré las flores,
ni temeré las fieras,
y pasaré los fuertes y fronteras.


(Pregunta a las Criaturas)
¡Oh bosques y espesuras,
plantadas por la mano del amado!
¡Oh prado de verduras,
de flores esmaltado,
decid si por vosotros ha pasado!


(Respuesta de las Criaturas)
Mil gracias derramando,
pasó por estos sotos con presura,
y yéndolos mirando,
con sola su figura
vestidos los dejó de hermosura.


Esposa:
¡Ay, quién podrá sanarme!
Acaba de entregarte ya de vero;
no quieras enviarme
de hoy más ya mensajero,
que no saben decirme lo que quiero.


Y todos cantos vagan,
de ti me van mil gracias refiriendo.
Y todos más me llagan,
y déjame muriendo
un no sé qué que quedan balbuciendo.

Mas ¿cómo perseveras,
oh vida, no viviendo donde vives,
y haciendo, porque mueras,
las flechas que recibes,
de lo que del amado en ti concibes?

¿Por qué, pues has llagado
aqueste corazón, no le sanaste?
Y pues me le has robado,
¿por qué así le dejaste,
y no tomas el robo que robaste?

Apaga mis enojos,
pues que ninguno basta a deshacellos,
y véante mis ojos,
pues eres lumbre dellos,
y sólo para ti quiero tenellos.

¡Oh cristalina fuente,
si en esos tus semblantes plateados,
formases de repente
los ojos deseados,
que tengo en mis entrañas dibujados!

¡Apártalos, amado,
que voy de vuelo!

Esposo:
Vuélvete, paloma,
que el ciervo vulnerado
por el otero asoma,
al aire de tu vuelo, y fresco toma.


Esposa:
¡Mi amado, las montañas,
los valles solitarios nemorosos,
las ínsulas extrañas,
los ríos sonorosos,
el silbo de los aires amorosos;

la noche sosegada,
en par de los levantes de la aurora,
la música callada,
la soledad sonora,
la cena que recrea y enamora;

nuestro lecho florido,
de cuevas de leones enlazado,
en púrpura tendido,
de paz edificado,
de mil escudos de oro coronado!

A zaga de tu huella,
las jóvenes discurran al camino;
al toque de centella,
al adobado vino,
emisiones de bálsamo divino.

En la interior bodega
de mi amado bebí,y cuando salía,
por toda aquesta vega,
ya cosa no sabía
y el ganado perdí que antes seguía.

Allí me dio su pecho,
allí me enseñó ciencia muy sabrosa,
y yo le di de hecho
a mí, sin dejar cosa;
allí le prometí de ser su esposa.

Mi alma se ha empleado,
y todo mi caudal, en su servicio;
ya no guardo ganado,
ni ya tengo otro oficio,
que ya sólo en amar es mi ejercicio.

Pues ya si en el ejido
de hoy más no fuere vista ni hallada,
diréis que me he perdido;
que andando enamorada,
me hice perdidiza, y fui ganada.

De flores y esmeraldas,
en las frescas mañanas escogidas,
haremos las guirnaldas
en tu amor florecidas,
y en un cabello mío entretejidas:

en sólo aquel cabello
que en mi cuello volar consideraste;
mirástele en mi cuello,
y en él preso quedaste,
y en uno de mis ojos te llagaste.

Cuando tú me mirabas,
tu gracia en mí tus ojos imprimían;
por eso me adamabas,
y en eso merecían
los míos adorar lo que en ti vían.

No quieras despreciarme,
que si color moreno en mí hallaste,
ya bien puedes mirarme,
después que me miraste,
que gracia y hermosura en mí dejaste.

Cogednos las raposas,
que está ya florecida nuestra viña,
en tanto que de rosas
hacemos una piña,
y no parezca nadie en la montiña.

Deténte, cierzo muerto;
ven, austro, que recuerdas los amores,
aspira por mi huerto,
y corran sus olores,
y pacerá el amado entre las flores.


Esposo:
Entrado se ha la esposa
en el ameno huerto deseado,
y a su sabor reposa,
el cuello reclinado
sobres los dulces brazos del amado.

Debajo del manzano,
allí conmigo fuiste desposada,
allí te di al mano,
y fuiste reparada
donde tu madre fuera violada.

O vos, aves ligeras,
leones, ciervos, gamos saltadores,
montes, valles, riberas,
aguas, aires, ardores
y miedos de las noches veladores,

por las amenas liras
y canto de serenas os conjuro
que cesen vuestras iras
y no toquéis al muro,
porque la esposa duerma más seguro.


Esposa:
Oh ninfas de Judea,
en tanto que en las flores y rosales
el ámbar perfumea,
morá en los arrabales,
y no queráis tocar nuestros umbrales.

Escóndete, carillo,
y mira con tu haz a las montañas,
y no quieras decillo;
mas mira las compañas
de la que va por ínsulas extrañas.


Esposo:
La blanca palomica
al arca con el ramo se ha tornado,
y ya la tortolica
al socio deseado
en las riberas verdes ha hallado.

En soledad vivía,
y en soledad he puesto ya su nido,
y en soledad la guía
a solas su querido,
también en soledad de amor herido.


Esposa:
Gocémonos, amado,
y vámonos a ver en tu hermosura
al monte o al collado
do mana el agua pura;
entremos más adentro en la espesura.

Y luego a las subidas
cavernas de la piedra nos iremos,
que están bien escondidas,
y allí nos entraremos,
y el mosto de granadas gustaremos.

Allí me mostrarías
aquello que mi alma pretendía,
y luego me darías
allí tú, vida mía,
aquello que me diste el otro día:

el aspirar del aire,
el canto de la dulce filomena,
el soto y su donaire
,en la noche serena
con llama que consume y no da pena;

que nadie lo miraba,
Aminadab tampoco parecía,
y el cerco sosegaba,
y la caballería
a vista de las aguas descendía.

sábado, 23 de enero de 2010

Paris, julio de 1974

He dudado, lo cual tratándose de mi no es extraño porque mi vida es una constante duda, entre hacer esta entrada aquí o hacerla en ese entrañable blog colectivo llamado Abuelo Cebolleta, en el que por cierto hay una entrada de un estupendo fichaje del blog, Fritus, que nos da una idea, con unas pocas pinceladas, de lo casposa que podía llegar a ser la España de los años setenta, y eso que era la España, supuestamente desarrollada y divertida. He optado por esta bitácora, porque si bien lo que voy a escribir tiene un importante componente nostálgico, el corolario puede tener mucho que ver con el lema que inspira este espacio :

Destinado a reflexionar sobre el estado de la izquierda que no se resigna a tener un papel meramente institucional en la actual sociedad capitalista avanzada

Tal y como reza en el frontispicio de la bitácora.

Era Paris, era julio de 1974, desde hacía unos meses un general con monóculo era el Presidente de la República Portuguesa. Mi amigo, más que amigo, Carlos, una de las pocas personas capaces de conciliar su forma de vida con su ideología anarquista consecuente, y yo ocupábamos, y lo podría haber puesto con k porque el alquiler lo pagaban unos camaradas que se encontraban, eventualmente, en Valencia, una buhardilla, que tenía el inconveniente de estar encima de la vivienda de la casera, situada en el número 109 de la rue République, 92800 Puteaux . Era, y es, un pequeño nucleo urbano de la banlieu parisina, hoy rodeado de los enormes edificios que componen La Défense. Pero allí no vivíamos, sensu strictu, sólo dormíamos, excepto alguna que otra tarde en la que derrotados por el cansancio y el hambre, y el hambre física es, para mí, una de las peores sensaciones posibles, nos refugiabamos allí, para escuchar música en un viejo tocadiscos. Música de las que nos gustaba a nosotros, en aquella época para mí, y para mi compinche aún más, los Rolling Stones, Beatles,...etc, no eran más que la representación de una cultura pequeño-burguesa y decadente, y el hecho de que en la URSS no sonaran sus discos nos parecía un avance revolucionario. Lo nuestro era lo clásico Brassens, Brel, Ferrat, Ferré, en lo que se refiere a España Paco Ibañez, Llach,...etc. El drama chileno estaba muy reciente y teníamos, cuando estabamos en casa intentando olvidar nuestra poco boyante situación, un disco de Quilapayún sonando contínuamente:
Aquel disco contenía una canción popular rusa, Por montañas y praderas, que en la edición española del disco no figuraba, y no la he conseguido por más que he intentado encontrarla, porque aquel disco se quedó allí. No era nuestro, era propiedad de Miguel y Manoli ¿ Qué habrá sido de ellos? Cómo me gustaría poder expresarles la gratitud por habernos prestado cobijo sin más aval que el de ser dos jóvenes comunistas, Carlos era igual de anarquista que hoy pero mi influencia era mucha. Nos abrieron su casa y nos dejaron las llaves cuando se fueron a Valencia, porque eran valencianos, y según ellos les hacíamos un favor, porque la casera, y de esto doy fé, estaba deseando desalojarles, algo que haría en cuanto la casa se quedara vacía. Pero quien hacía el favor a quien es más que evidente. El término camarada, un calificativo que me sigue llenando de orgullo cuando se emplea referido a mí, alcanza, con esta forma de ejercer la solidaridad, su pleno significado. Para comprender porque de la edición española del disco había desaparecido esa canción basta con conocer la traducción que el grupo chileno había hecho de la letra:

Por montañas y praderas
avanza la división,
al asalto va a tomarse
la enemiga posición.

Rojo el bosque de banderas
en la marcha rumbo al sur:
son los obreros en armas,
partisanos del amor.

La gloria de esos combates
no se apagará jamás.
¡Adelante camaradas
los echaremos al mar!

Quedará en la leyenda
de esta guerra, este volcán,
los días de Balachaied,
los soldados del soviet.

Se acabaron lo bandidos,
se acabó la intervención,
nuestra marcha ha terminado
¡viva la revolución!


Mentar el soviet en la España de los setenta, era demasiado mentar.

Pero la mayoría de los días, excepto los fines de semana que solíamos dejarnos caer por Montreuil donde vivían, los también camaradas, Carmen y Julio , para perpetrar en casa de sus padres lo que hoy podríamos definir como un sablazo gastronómico, nos acercábamos hasta la estación de metro de Pont de Neuilly, que entonces, ahora han ampliado la línea hasta La Défense, era cabecera de línea, para desplazarnos, generalmente después de haber entrado sin billete, hasta Odéon o Jussieu, mediante transbordo en Châtelet, que hacía la función que tenía en Madrid la estación de Sol, para patearnos incansablemente nuestro barrio Latino: Boul'Mich, Boulevard Saint-Germain, Rue de la Montaigne de Sainte-Geneviève, Rue Saint-Jacques, jardin du Luxembourg, etc, para encontrarnos casi siempre con los mismos españoles, y celebrar con ellos, día sí y día también, la muerte de Franco, que a pesar de la tromboflebitis tardaría aún más de un año en cumplir con las previsiones sucesorias, lamentarnos de la mala suerte de Luis Ocaña , que un año antes había arrasado en el Tour e intentar ponerle monóculo al general Diez-Alegría, entonces jefe de Estado Mayor y con cierta fama de demócrata, para ver si se animaba y llenaba los fusiles de claveles. Cuando las tripas empezaban a sonar podíamos acercarnos, dependiendo donde estuvieramos, a los comedores universitarios de Mabillon o Jussieu donde por tres francos, que entonces se cambiaba a doce cincuenta, daban algo parecido a comida, y si había suerte podía aparecer una excursión de estudiantes españoles de vacaciones, que convenientemente impresionados por el relato de peripecias en un noventa por ciento inventadas y exageradas en el diez por ciento restante, podían acabar sufragando el condumio. Los días que había cerdo en el menú, no demasiados desgraciadamente, podía ser interesante sentarse al lado de algún comensal, presumiblemente, musulmán porque si era observante de sus preceptos religiosos, uno podía sobrealimentarse. Pero no eran pocos los días que nos comíamos una salchicha, castigadísima de mostaza, sentados en el Luxembourg aprovechando el verano, aunque en el verano parisino no es infrecuente la lluvia. Por la tarde, sino teníamos alguna de las reuniones conspirativas en las que, tras constatar que Franco, al que habíamos dado por muerto por la mañana, estaba vivo , había que diseñar una estrategia para tumbarle, o había una acto público en la Mutualité que igual podía ser del F.R.A.P. o de la L.C.R. , que entonces se llamaba L.C.R.-E.T.A. (VI), podíamos acercarnos a Nanterre, donde siempre había algo, cultural o políticamente hablando, interesante. Allí conocimos a un cantante salmantino llamado Paco Curto, que montaba unos, a mi parecieron, impresionantes recitados, o cantados, del cantar del Mio Cid, y con el que luego, y junto al resto de asistentes, todas españolas lo que tuvo consecuencias que un caballero no debe desvelar, nos fuimos de parranda, por supuesto sin gastarnos un céntimo. Como tampoco nos gastábamos nada cuando "comprábamos", algun libro en los puestos que había en la calle, quizás porque se nos olvidaba el último trámite, consistente en entrar en la correspondiente librería para abonar el precio. Esto no podíamos hacerlo cuando nos acercábamos a la rue Latran, detrás del Pahthéon, donde estaba la libreria de Ruedo Ibérico, primero porque hubiera sido moralmente reprobable y además porque, al fín y al cabo también eran españoles, era imposible, conocían el paño. En esa libreria, y también en los actos de la Mutualité, aprendí a distinguir a los policías españoles, supuestamente secretos. No sabría definir el porqué pero eran perfectamente reconocibles y distinguibles.

Y podría continuar con este ataque de nostalgia, efectivamente más propio del Abuelo Cebolleta, que de esta bitácora. Por eso me paro, porque necesito reflexionar sobre el tiempo transcurrido. La nostalgia tiende, inevitablemente, a destacar, puede que magnificándolos, y en ese sentido desvirtuándolos, los aspectos más positivos, más agradables, del pasado y tengo que hacer un esfuerzo, no excesivamente grande si soy sincero, para recordar los malos momentos, sobre todo el miedo, ese miedo que se fijaba en la boca del estómago cuando uno subía las escaleras del metro acudiendo a un salto (para los no jóvenes o no iniciados un salto era una manifestación relámpago, a la que sólo estaba convocada un reducido número de gente, un comando, con el objetivo de crear confusión, en algunos saltos un reducido número de miembros del comando llevaba cócteles molotov generalmente para usarlos contra entidades bancarias) o peor aún a una manifestación convocada públicamente y en la que era segura la presencia de la policía y por tanto las carreras, con lo poco que me gusta el ejercicio, habían de ser inevitables. O los pasos fronterizos con material prohibido en España, y no sólo por su carácter político, burdamente escondido entre la ropa interior sucia. Porque corrimos riesgos, porque la transición, ¡esa injustamente elevada a los altares, transición! no fue el camino de rosas que algunos nos quieren vender. Porque hubo muertos en Vitoria, porque asesinaron en Atocha a jóvenes camaradas, porque asesinaron en Montejurra, porque un comando de extrema derecha asesinó a Carlos González, porque otro comando de extrema derecha, o acaso el mismo, asesinó a Arturo Ruiz, y yo , y muchos más, estaba muy cerca, y en la manifestación para protestar por ese asesinato, y en la que participamos muchísimos, la policía, directamente la policía, esa policía a la que no mucho tiempo después nuestros dirigentes, valientes dirigentes de mierda, nos invitaban, cuando no exigían, aplaudir, asesinó a María Luz Nájera. Corrimos muchos riesgos y pasamos, yo al menos, mucho miedo. Pero....¿Mereció la pena?



Si uno recuerda momentos como este, momento en el que alguien, en nombre del Partido Comunista de España firmó la más infame de las rendiciones, no cabe duda de la respuesta. Si a mí, y como a mí a muchos, nos hubieran dicho cual iba a ser el resultado de nuestros riesgos y nuestros miedos, puede que hubieramos actuado de otra manera. Yo no me arriesgué, yo no pasé miedo para llegar a esto. Entonces pensaba, era el análisis correcto y mayoritario, que la democracia burguesa, así la llamábamos entonces y así la sigo llamando yo, era un mal necesario en el camino hacia un mundo mejor. Hoy no me queda otro remedio que modificar en parte esa afirmación se trata de un mal innecesario, y además contraproducente. Hoy no nos queda más remedio que jugar en ese escenario, porque no tenemos fuerza para cambiarlo, porque la fuerza que tuvimos, que puede que fuera más de lo que nos hacían creer, la dilapidaron, nos la dilapidaron, nos la robaron, la regalaron en nuestro nombre a cambio de pactos, chalaneos y componendas.


Sin embargo, personalmente, creo que me mereció la pena. Aprendí muchas cosas, forjé un carácter y sobre todo asenté unos principios, políticos básicamente pero también éticos, que siento hoy más fuertes que nunca, aunque alguno, creo que cariñosamente, me califique de inmovilista. Siempre supe que los reyes magos eran El Corte Inglés , a mi los regalos siempre me los trae Pável Korchaguin. Y sobre todo porque a mí, que evidentemente no participé en el mayo del 68, como a Rick y a Ilsa, y que se joda mi siempre odiado Laszlo siempre me quedará, el recuerdo de ese Paris, en el que me pude vestir de azul cuando toda España vestía de gris.


miércoles, 20 de enero de 2010

Respuesta a Antonio Jareño

En mi entrada anterior, dedicada a comentar las declaraciones, puede que polémicas, del recien nombrado obispo de San Sebastián, aparece un comentario discrepante, que creo que debo responder, dado que se trata de un comentario cargado de argumentos. He intentado hacerlo por la vía reglamentaria, es decir, colgando yo, a continuación, un comentario de respuesta, pero, y no es la primera vez que me pasa, la extensión del comentario imposibilita el método. Supongo que debe haber alguna manera de salvar este obstáculo, pero mi vagancia natural hace que me sea más sencillo hacer una entrada nueva con el comentario que me regala Antonio Jareño que es mi discrepante y mi posterior respuesta. Argumenta Antonio:

Quisiera, si se me permite, puntualizar algunas cosas (dado que en el fondo discrepo profundamente con el autor).
- En cuanto al número de católicos "efectivos", si entendemos por ello los que se retratan colocando la X correspondiente en la declaración de la renta, en 2008 habrían sido unos 8,5 millones. Usted podrá poner en duda el fervor de su militancia, pero de hecho marcan la casilla de la Iglesia. Para que nos hagamos una idea, en las últimas elecciones generales, votaron a IU 1,3 millones de personas. Somos pocos, pero todavía somos unos cuantos y algo podremos opinar, digo yo.
- En cuanto a las declaraciones del obispo Munilla, me extraña (bueno, no tanto) que la izquierda española le haya tirado a la yugular. Porque ha venido a decir lo que la izquierda clásica ha dicho siempre: la catástrofe verdadera no es el terremoto, sino el consumismo y la indiferencia de Occidente. O sea, que hay pobres porque hay ricos, hay explotados porque hay explotadores. El terremoto es inevitable, pero sus consecuencias no son las mismas en Puerto Príncipe que en Tokio o en San Francisco. La catástrofe moral (que es por lo que le preguntaban en la entrevista) no es el terremoto en sí, sino la situación de subdesarrollo provocada por la autocomplacencia capitalista. Pero de ahí se sacan unos titulares, y ya tiene carnaza el anticlericalismo para demostrar su superioridad moral sobre el reaccionarismo religioso. Cosa que, por otra parte, yo no entiendo en un comunista, puesto que la emancipación de la clase trabajadora no es una cuestión moral, sino una consecuencia inevitable del devenir histórico y de las contradicciones del capitalismo. Yo no creo en esas liberaciones, que sacrifican al individuo en el altar de la clase; y de hecho, históricamente el comunismo ha dejado detrás de sí un interminable cementerio con los sacrificados en el altar de la "revolución proletaria". Comparto con el autor el deseo de una sociedad más justa, pero si a él el cristianismo le parece poco apto para llegar a ella, con todos mis respetos creo que el comunismo ya ha demostrado suficientemente que si puede cambiar algo, generalmente será a peor.

E intento puntualizar yo:

Antonio:
No hace falta que yo le permita nada, esta usted en su perfecto derecho de puntualizar o discrepar, siempre que lo haga, como es el caso, con educación y exponiendo argumentos. Y con los mismos parámetros procedo a puntualizar lo puntualizado.
- Parece que hemos cambiado la doctrina, y mucho, desde que yo, obligatoriamente, la estudiaba. La condición para ser miembro de la Iglesia ya no pasa por cumplir, o intentar cumplir, los Mandamientos de la Ley de Dios y los de la Santa Madre Iglesia, sino por poner una cruz, o un aspa, en los impresos del IRPF, acción, que no conviene olvidar, no supone un esfuerzo adicional para quien la ejecuta, de manera que son ustedes, le supongo católico, los únicos que pueden decidir el destino de una parte de sus impuestos. Desconozco el sentido del voto de esos 8,5 millones que marcaron la correspondiente casilla, pero de lo que usted expresa tengo que deducir que ninguno votó a IU, ha decidido usted que son conjuntos disjuntos. Y, desde luego, desconozco que ocurriría si, en pie de igualdad, los 1,3 millones que votaron a izquierda Unida hubieran podido, nosotros igual que ustedes, destinar una parte de sus impuestos a mantener la infraestructura partidaria, y aprovecho para recordar que, debido a una muy injusta ley electoral, esos 1,3 millones de votantes están escasamente representados , y una de las consecuencias de esa infrarrepresentación es una más que deficiente percepción de las subvenciones que marca la ley. 1,3 millones, también son pocos, menos, sin duda, que los del aspa, pero algun derecho tendremos también. Lo que si le puedo asegurar es que siendo muchos o pocos nunca pretenderemos que en la escuela pública haya, de forma obligada, una oferta, tan optativa como lo es hoy la enseñanza de la doctrina católica, que contemple la enseñanza, por ejemplo, del marxismo-leninismo.
- En mi entrada, en ningún momento, he pretendido tirarme a la yugular del obispo Munilla, más bien al contrario, he defendido y defiendo que lo pronunciado por el citado obispo no debe ser motivo de escándalo porque es lo que doctrinariamente viene defendiendo la Iglesia desde hace dos mil años. Pero este señor dijo lo que dijo, no lo que usted dice que dijo, o más bien lo que a usted le hubiera gustado que dijera. No dijo, y le cito a usted textual mente:
"La catástrofe moral (que es por lo que le preguntaban en la entrevista) no es el terremoto en sí, sino la situación de subdesarrollo provocada por la autocomplacencia capitalista."
De lo que dijo, y dijo que era más dramática la situación moral de España que las consecuencias del terremoto usted puede deducir lo, por mi, entrecomillado en cursiva. Pero yo no, máxime la tradicional connivencia de la jerarquía católica con la estructura sociopolítica del capitalismo.
-Afirma usted que lo que ha dicho el obispo Munilla coincide, en lo fundamental, con el discurso de la izquierda clásica. Error. La catástrofe, y el término es suyo, no está en la indiferencia de Occidente y el consumismo. Para los comunistas, si que usted nos considera izquierda clásica, la contradicción principal, y una unas líneas más abajo usted mismo afirma que terminará por conducir a la emancipación de la clase trabajadora, está en la existencia de clases sociales antagónicas con intereses, claramente, contrapuestos. Contradicción que tiene una proyección geopolítica: Existe Haití, y tantas sociedades paupérrimas, porque existe Suecia, y tan pocas sociedades que nadan en la abundancia. Occidente no es indiferente, es, somos, responsables. No es que se consuma mucho, es que ese, posible, exceso de consumo lo protagonizamos muy pocos.
-Afirma usted que:
" la emancipación de la clase trabajadora no es una cuestión moral, sino una consecuencia inevitable del devenir histórico y de las contradicciones del capitalismo." Es una afirmación arriesgada, no porque lo que dice puede ser sensu strictu correcto, sino porque desde ahí pretende usted deducir que los marxistas, los comunistas, carecemos de sentido ético moral, que reducimos todos los procesos sociales a la dialéctica de la contradicciones entre clases. Inexacto además de injusto, y sobre todo en España. Los comunistas españoles podemos presumir, yo desde luego presumo, de un equipaje moral, basado en la lucha, la resistencia y el sacrificio muy superior, infinítamente superior al de una Iglesia Católica que amparó, bendijo y aplaudió los crimenes del franquismo llegando al insulto de permitir que el dictador entrará en los templos bajo palio.
-La Revolución Bolchevique se produjo en 1917, no hace ni cien años. Por el Edicto de Tesalónica (390), hace más de mil seiscientos años, Teodosio I el grande convierte al catolicismo en la religión oficial del Imperio Romano, reprimiendo, tras la amenaza de excomunión de San Ambrosio, obispo de Milán tanto a paganos, creyentes en las antiguas deidades olímpicas, como a arrianos declarados herejes en el Concilio de Nicea (325).
No es que a mi el cristianismo me parezca poco apto para avanzar hacia una sociedad más justa, es que en los mil setecientos años que lleva instalado, de una forma u otra, en el poder se ha opuesto, sistemáticamente a cualquier clase de progreso bien sea social o científico. Las sociedades, y es un hecho constatable, han avanzado, en todos los terrenos, de forma directamente proporcional a la desaparición de sus ataduras religiosas. Cada avance social o cientifico en la sociedad occidental, cuya estructura es, nadie puede negarlo,de indudable origen greco-latino y judeo-cristiano, ha supuesto una necesaria pérdida de influencia y poder de la Iglesia Católica.
-Puestos a comparar, comparemos, y si comparamos, y vuelvo a citarle textualmente, el interminable cementerio con los sacrificados en el altar de la "revolución proletaria", con el, no encuentro adjetivo, rosario de víctimas de la intolerancia e intransigencia religiosa, autos de fé, torturas inquisitoriales, cruentísimas guerras de religión, etc..,creo que la comparación sería, para ustedes muy dolorosa. A mi madre, fallecida no hace mucho, nunca se le olvidó como el cura de su pueblo, en la comarca de Sanabria, Zamora, fue el que señaló, para ser posteriormente fusilados, a los posibles simpatizantes del Frente Popular. Me transmitió mi madre ese recuerdo y yo se lo transmitiré a mi hijo. No seré yo quien justifique a Stalin, ni a su sistema, ni a sus atropellos, ni siquiera argumentaré con el enorme avance que supuso para Rusia el socialismo. Ni que los rusos, en general, vivan hoy bastante peor que hace veinte años, aunque han aparecido bastantes millonarios, me va a servir para nada. Que gracias al Ejército Rojo, los alemanes recularan desde Stalingrado hasta Berlín no tiene importancia, parece ser. Condenado queda, yo desde luego no lo añoro, Stalin y el stalinismo. Como condenado debería quedar el Pio XI, connivente con el nazismo y el Pio XII, importante sostén del fascismo español, del franquismo.
Muchas gracias por intervenir en mi bitácora. Es un placer, sin sarcasmo de ningún tipo, debatir con usted.

martes, 19 de enero de 2010

La Doctrina es la de siempre

Escribe Don Ricardo, al dictado, sin duda, de Moscú, una vitriólica entrada, con su estilo, que tengo que reconocer que a mí me gusta, profundamente provocador. Una entrada, en la que pone a caldo a todo Dios, expresión en este caso muy acertada, llegando a afirmar que No respeto ni a la religión, ni a Dios, ni a los creyentes, ni a sus creencias, y mucho menos a la Santa Madre Iglesia y a sus odiosos prelados. Ni que decir tiene, y que Don Ricardo y yo estemos de acuerdo es mucho más normal de lo que algun desaprensivo cree, que comparto c por b los argumentos expresados en esa entrada, por más que yo siga siendo, porque ellos, y no sé exactamente quienes son ellos pero creo que nos entendemos, así lo quieren, oficialmente miembro de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Ya he expresado en más de una ocasión, y con enorme respeto hacia quien lo haya hecho, que no pienso perder ni un sólo segundo en darme de baja, apostatar, o como se llame. Si ellos quieren engañarse es problema exclusivamente suyo, suyo y de un gobierno, en este caso patético gobierno, que deja engañarse, sabiendo perfectamente que está siendo engañado, con unas cifras irreales de adeptos que le sirven de coartada para financiar con generosa largueza a una religión que dudo mucho que llegue a practicar el 10% de la población, porque el 10% de la población significaría que cada domingo hay, aproximadamente cuatro millones de españoles que acuden a misa. Ni jarto sopa. Pero no es de ese tema de lo que yo quería hablar, o mejor escribir porque si me limito a hablar los que me leen no podrían leer nada porque nada habría escrito. De lo que yo quería escribir, y es de lo que voy a escribir, es de la extrañeza que me produce que las palabras del nuevo obispo de San Sebastián, haciendo alusión al drama de Haití, hayan producido escándalo cuando no hacen sino repetir la doctrina de la Iglesia desde hace más de dos mil años: esta vida, que no deja de ser un valle de lágrimas, es una antesala, un tránsito, hacia una vida más importante, perdón no más importante, la única importante, la vida eterna. El cristianismo, desde el Dad al César lo que es del César al, aún más significativo bienaventurados los mansos, contiene una filosofía profundamente reaccionaria. ¡Es la hostia! eleva a cualidad positiva la mansedumbre, una cualidad tan importante que permitirá poseer la tierra , pero ¡ojo! no nos equivoquemos, no esta tierra que el campesino riega con su sudor y trabaja con sus manos, como canta la popular copla, sino la "tierra prometida", es decir el cielo. La de aquí, la que nos da de comer después de haberla trabajado, puede seguir siendo del amo, que si acaso, sino se arrepiente de sus pecados y por aquello del camello y el ojo de la aguja, puede, aunque la evolución del pensamiento oficial cristiano le va a ir ofreciendo múltiples escapatorias, condenarse. ¿Hay muestra más reclacitrante de machismo irredento que el tratamiento que da el mesias, el maestro a la mujer adúltera? Cierto es que pide el cese de la lapidación, pero no por reconocer el derecho de la mujer a acostarse con quien le de la gana, sino porque el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Que nadie se equivoque, para un marxista, que tiene en el materialismo histórico uno de sus principales instrumentos de análisis, el cristianismo, que sirvió para efectuar la transición desde una sociedad esclavista al feudalismo, pese a su moralidad reaccionaria, supuso un progreso social. Pero ya desde finales del Imperio Romano y la alta Edad Media, cuando se convierte en la religión oficial, y hasta nuestros días, el cristianismo católico se convierte en el crisol en el que se funde todo lo más reaccionario, y sin negar el papel que pudiera tener el cristianismo reformado por Lutero en el ascenso de la burguesía en detrimento de la nobleza feudal, las diversas ramas del cristianismo han devenido en igualmente reaccionarias, como en el fondo reaccionarias son, la religion es el opio de los pueblos, todas y cada una de las religiones que han ido jalonando la historia de la humanidad, y muy especialmente las monoteistas. Ha habido muy bienintencionados intentos de conciliar religión, fundamentalmente la católica, y progreso o revolución. Todos han fracasado, desde Camilo Torres el cura colombiano que terminó cambiando la sotana por el fusil en las filas del ELN, hasta los intentos muy estimables y admirables de personas de la grandeza de Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Juan Ramón Moreno y Joaquín López, vilmente asesinados o Jon Sobrino, que se salvó de milagro. Todos ellos, siguiendo, fundamentalmente, a Leonardo Boff , dieron cuerpo a la Teología de la Liberación, un movimiento que alcanzó, y no sé si sigue manteniendo, un bien ganado prestigio por su compromiso con los pobres, los desheredados y los oprimidos, pero que nunca recibió el placet de la jerarquía. Y no lo recibió porque era imposible, porque esa búsqueda, para mí legítima, de la liberación en esta tierra en la que vivimos, comemos, trabajamos y nos reproducimos, es en gran medida, sino lo es de forma absoluta, incompatible con ese mensaje de exaltación de la mansedumbre que impregna el discurso del supuesto galileo. Desde el cristianismo, católico o no, puede ser factible ser unas excelentes personas, y de hecho la mayoría estoy convencido de que lo son, amantes de su prójimo y practicantes de la mayor de las caridades, pero esa acción personal, que puede llegar a ser admirabílisima poco tiene que ver con la liberación de clase a la que aspiramos los marxistas, desde nuestra perspectiva de lucha revolucionaria. Sobradas razones tenía, desde su óptica ideológica, el archirreaccionario Karol Wojtyla cuando abroncó al, entonces, ministro sandinista Ernesto Cardenal. No dice, pues, algo especialmente escandalizante el obispo Munilla cuando, desde el punto de vista teológico, se siente más preocupado y dolido por la paulatina desreligionación (el palabro no parece muy afortunado) de la sociedad española, que cada vez les hace menos caso, excepto para actos meramente sociales como bautizos, comuniones, bodas y funerales, porque ello conlleva la condenación eterna, que por los centenares de miles de muertos haitianos, que , a lo mejor, aunque la mayoritaria práctica del vudú no augura nada bueno, acceden a la vida eterna. Y estoy seguro de que el obispo Munilla ha sentido la misma compasión que hemos sentido los demás, porque es un ser humano como lo somos todos, cuando ha contemplado las imágenes del drama. Lo que ocurre es que ha aportado una más que ortodoxa visión, desde la óptica cristiana, quitando importancia a los sufrimientos de este mundo para resaltar el gozo de la vida eterna. Una vida que para los marxistas es científicamente, no improbable, sino directamente imposible. A mí, desde luego, no me han escandalizado, las declaraciones de este obispo tan, por otro lado, controvertido, ni me escandaliza la postura oficial de la Iglesia romana sobre el aborto, el divorcio, los homosexuales o el papel, y los derechos, de la mujer. Son las que siempre han mantenido, y mantendrán. Son consustanciales con su visión del mundo, allá ellos, con ese discurso, y a pesar de que no nos borren de sus archivos y registros, cada vez tienen menos seguidores e incluso menos clientes para su cuidada parafernalia ritual (hay que reconocer que una buena boda católica con música, niños con arras y todo el copón tiene su atractivo).
Lo verdaderamente escandalizante es que pretendan, y consigan, imponernos sus puntos de vista amparándose en una presencia social que ni siquiera pueden demostrar.
Y más escandalizante es que se mantengan y alimenten con el dinero de todos.
Y produce escalofrios que este gobierno, cuyo presidente, próximamente se va a ir a rezar con el avatar Obama, se pliegue, sistemáticamente a las exigencias de tan minoritario sector de la sociedad.
Y mueve a hilaridad que este mismo gobierno aparezca, a ojos de algunos, como el campeón del laicismo.

martes, 12 de enero de 2010

A vueltas con el "fúmbol"

Varias entradas relacionadas con una de mis actividades favoritas, admirar los partidos del Madrí en mi plasma deglutiendo algún tipo de encurtido (pepinillos, aceitunas, cebolletas, guindillas, etc) acompañado de un refresco, en otra etapa de mi vida hubieran sido abundantes cervezas, desde un cómodo sofá, y yo sin decir nada. En alguna entrada anterior he manifestado mi desafección por la práctica deportiva, no me importa reiterar que detesto la práctica del deporte, en gran medida porque a pesar de haber intentado su práctica, fundamentalmente el furbo , nunca logré destacar, por más que en mi adolescencia, cuando aún no fumaba, no bebía alcohol, medía aproximadamente lo mismo que ahora y pesaba exactamente treinta kilos menos, el equipo de mis amores se interesó por mis servicios, fundamentalmente por dos cualidades: una extraña facultad, que aún conservo, consistente en poder utilizar indistintamente ambas piernas, y otra que desapareció con gran facilidad, en cuanto dejé de crecer en altura para hacerlo en grosor, al tiempo que comenzaba a inhalar humo con nicotina y completaba mi alimentación con derivados de la malta de cebada y de la fermentación del mosto de uva, sin desdeñar cualquier otro tipo de destilados, disfrutaba de una extraordinaria rapidez. Al desaparecer la rapidez, se puso de manifiesto el mayor de mis defectos, válido para todos los aspectos de mi vida, mi extraordinaria vagancia y mi absoluta falta de solidaridad en el trabajo colectivo. Nunca llegó a saberse, ni siquiera yo lo sé, si no corría porque estaba gordito, y posteriormente gordo, o estaba gordo, inicialmente gordito, porque no me movía. En cualquier caso como a mí el perder no me gusta, y confieso que nunca me ha importado hacer trampas para ganar, y ganar sin que mi concurso sea decisivo, tampoco me motiva demasiado abandoné la práctica deportiva, de una vez y para siempre, sin dramas de ningún tipo. E incluso como espectador la práctica de deportes que no estuvieran contaminados por el aspecto más espectáculo, más negocio, dejó de interesarme. El deporte como exaltador de virtudes humanas me importa exactamente un bledo. He disfrutado lo que no está escrito con las recolecciones de medallas de la URSS y, sobre todo, de la DDR sin importarme lo más mínimo la cantidad de anabolizantes empleados por atletas nadadores y nadadoras. Todavía tienen que andarse preguntando en el patio de mi casa materna, porque se armó la barahunda, que resonó a los cuatro vientos, que se armó, cuando en el mundial Alemania-74, Sparwasser marcó el gol que significó el triunfo de la República Democrática Alemana, sobre la Alemania capitalista. Ni que decir tiene que mi madridismo más forofo se potenció al máximo.
Diversos compañeros:
Cero negativo , El Hijo Rojo , que fue quien empezó este fregao y viul con el que evidentemente más me identifico, han expuesto argumentos que no comparto pero respeto, pero, desde luego, no son los míos. A mi me encantan las bufandas que tienen como lema antimadridista, y que CR9, como en su día Hugo Sánchez o Uli Stielike, sean odiados en todos los campos de España, me....encanta.
Eso sí, sigo con simpatía las andanzas del Livorno (debe ser un reflejo romántico pequeño-burgués) esperando que se convierta, al precio que sea, en un grande. Cuando así sea seré uno de sus fieles. Y es que yo veo el deporte como la política o la vida en general: Hay que ir a ganar como sea, si no se consigue al menos se intenta. La solidaridad y simpatía con el perdedor por el hecho de serlo me pone de los nervios. Ni que decir tiene que si no fuera madridista sería culé , pero nunca de un equipo perdedor.

lunes, 11 de enero de 2010

Triste Obligación

El pasado viernes, día 8 de enero, tuvimos un pleno extraordinario de la Presidencia de IUCM. El frio era intenso, la reunión se produjo en la sede federal de la calle Olimpo y supongo que por cuestiones presupuestarias la calefacción estaba apagada, y el orden del día no invitaba a la calidez. Se trataba de cerrar definitivamente el asunto de Velilla de San Antonio, de expulsar a los dos, ya, ex-compañeros, que han quebrantado, indudablemente de forma gravísima, los estatutos, la ley, de IUCM. Dos, ya, ex-compañeros, que además, con contumacia agravante, están gobernando, ocupando, ni más ni menos que, ocho concejalías, entre ellas la primera tenencia de alcaldía, con el PP. El expediente incoado, con toda clase de garantías, es claro y contundente y la sanción de expulsión la única posible, puesto que su persistencia en gobernar con el PP invalidaba una posible suspensión temporal de militancia. ¿Que ocurriría al acabar la suspensión temporal? Recuperarían su condición de concejales de IU gobernando con el PP. De todo punto inviable. Algunos, y de alguno de los cuales se desprenden ciertas dudas, destapadas durante la instrucción del expediente, que sería conveniente aclarar, estarán radiantes y contentos. De hecho, quien sabe si para que no se destaparan las dudas a las que me he referido anteriormente, había quien, incluso desde ámbitos externos a la organicidad de IUCM, había abogado por una expulsión manu militari, en el mismo momento que los , ya, ex-compañeros, anunciaron la intención de desmontar una gestión corrupta, gestión, por cierto, debidamente denunciada en los juzgados de Coslada, mediante el desafortunado procedimiento de presentar una moción de censura. Algunos estarán contentos, dura lex sed lex, yo no. No me ha sido agradable votar la expulsión de compañeros, que lo han sido, y en tiempos muy difíciles, durante muchos años. Por otra parte las alegaciones que han presentado, y que espero que se hagan públicas, tienen contenidos, a mi juicio, claramente, sino eximentes, si desagravantes. La indefensión que sintieron, desde hace varios años, al no tomar la dirección de IUCM cartas en el asunto debería mover a reflexión. La actitud de algún compañero, componente de la anterior dirección y con importantes responsabilidades, hasta hace poco, en ésta, más peocupado, según los alegantes, en mantener, a toda costa el pacto con el PSOE, que en se esclarecieran las cosas, debería aclararse. Por otra parte me preocupa, y mucho, el mensaje que se puede estar transmitiendo al PSOE y a la ciudadanía. Al PSOE de que todo vale, de que pueden hacer lo que quieran, nosotros expulsamos a nuestros concejales mientras ellos a la ex-alcaldesa de Velilla la promueven de consejera en Cajamadrid. Y a la ciudadanía, el segmento en el que tenemos influencia, al que nos dirigimos, puede que le estemos mandando el mensaje de que pase lo que pase vamos a terminar apoyando al PSOE, y esa parte de la sociedad que puede apoyarnos, incluso con el voto, siendo progresista y de izquierda suele tener muy poca simpatía por el PSOE, más bien está harto de él. Algunos, y no es mi caso, manifiestan claramente que, puestos a escoger prefieren la derecha indisimulada que es el PP a la derecha camuflada que es el PSOE. Aunque no se me crea yo no estoy en esa línea, pero yo si tengo muy claro que mi acción política no va, exclusivamente, contra el PP sino contra el sistema sociopolítico que representa el capitalismo sistema que no es el PP el único en defender.

miércoles, 6 de enero de 2010

Paradojas

Tras mi indignación de ayer, y mientras espero un envío de churros por Seur, prometido pero que no acaba de llegar, hoy, tras comprobar que los Reyes Magos, no me han traído nada, fundamentalmente porque nada les he pedido, hace años, era yo todavía un niño mi familia se pasó, por cuestiones fundamentalmente prácticas a Papa Noel, he pasado de la indignación a la perplejidad, por culpa de una paradoja, enorme paradoja, que ha asaltado mi cotidiana realidad:
La República de Cuba ha impedido la entrada de un señor del que suponía, por comportamientos anteriores, una actuación conculcante de la legalidad vigente. El señor en cuestión, que dice ser socialista, y cada uno de sí mismo puede decir lo que quiera, es libre, yo mismo, en mi mismidad, afirmo de mi mismo, en ausencia de mi mismísima abuela, que soy, mísmamente, un bellezón, el señor este, reitero con contumacia, está en estos momentos en su casita, tan cómodo y calentito.
El Reino de Dinamarca, porque es un reino, con sus princesas, sus condes, sus duques y todo lo que acompaña, ha encarcelado, y los mantiene incomunicados, a unos señores que han conculcado la legalidad monárquica danesa.
La República de Cuba padece un sistema político, que, por actuaciones como la perpetrada con el nobilísimo caballero socialista, no solo debe ser tildado de totalitario, sino que al parecer de algunos, y sigo esperando los churros, no merece ser calificado como socialista. (Será capitalista, me imagino).
El Reino de Dinamarca disfruta un sistema político, que, a pesar de actuaciones perpetradas contra los innobles antisistema, debe ser calificado como democrático, por más que el uso de monarquía y democracia en la misma frase constituya un evidente oxímoron, e incluso cercano al socialismo, a tenor de la preponderancia de gobiernos socialdemócratas habidos tras la segunda guerra mundial. Aproximadamente como en España lugar en el que despues de más de veinte años de gobiernos socialistas, desde 1977, debemos estar tocando el socialismo con los dedos aunque algunos no nos demos cuenta.
Al menos a mí me resulta paradójico.


PS: El tema de los churros, para quien no lo entienda, es un tema privado, que viene de la entrada anterior, entre Paco Piniella, insigne camarada en el madridismo revolucionario, y yo mismo

martes, 5 de enero de 2010

Toy indignao

....se levantó y rasgó su manto; se rapó la cabeza, se postró con el rostro en tierra y exclamó:
"Desnudo salí del vientre de mi madre,
y desnudo volveré allí.
El Señor me lo dio y el Señor me lo quitó:
¡bendito sea el nombre del Señor!"

El mismísimo Job hubiera perdido la paciencia con estos asaltantes a las formas democráticas.
El honrado, honradísimo diría yo, eurodiputado Excmo. Sr. don Luis Yáñez Barnuevo no ha podido acceder, en calidad de turista a la República de Cuba.
Desconozco los motivos por los que las autoridades cubanas han impedido que el sr. Yañez pudiera disfrutar, como sin duda se disponía a hacer, en su condición de turista, de los muchos atractivos que ofrece la isla.
Estoy anonadado, patidifuso e, incluso, escolástico, cuando no cóncavo. Me iría, ahora mismo, a manifestarme, airadamente, ante la embajada de Cuba, pero..., es mi drama personal, he gastado los moscosos y además llueve, y mi frágil salud puede deteriorarse si pillo un achiss.
Estoy tan, pero que tan, indignado, que mi indignación, enorme, montuosa, oceánica, no cabe dentro de mí y ha abandonado mi cuerpo, para instalarse en el de otro eximio eurodiputado hoy adalid de la democracia desde de las ondas de esRadio, el Excmo. Sr. don Luis Herrero que también, aunque no recuerdo si había ido como turista o había dicho la verdad, fue expulsado de otra evidente dictadura.
¡Que disgusto tengo! Vamos que en el desayuno de hoy, en lugar de seis churros me voy a comer cinco. Y es que tengo el estómago cerrado del soponcio.

lunes, 4 de enero de 2010

Propósito de Enmienda

Una de las condiciones imprescindibles para conseguir que se nos perdonen los pecados , utilizando el macanismo ritual de la Confesión, es tener propósito de enmienda, tan importante, o más, como decirle, sin omitir ninguno, los pecados al confesor y cumplir, de forma estricta, la penitencia que éste nos imponga. Naturalmente, de forma previa, debemos haber hecho un completo examen de conciencia, seleccionando aquellos aspectos que, por su esencia, nos producen un dolor de corazón apreciable. Expresado así el mecanismo parece sencillo, y ser católico un auténtico chollo, pues bastaría, justo antes de estirar la pata, con cumplir con este trámite para asegurarse la salvación la eterna, no sé, en estos momentos, si con el trámite del Purgatorio, puesto que la existencia del mismo está muy relacionada con el sumo pontífice de turno, y no tengo constancia, y tampoco me preocupa en demasía, si Ratzinger, es purgatorista o no. Sin embargo no son pocos los católicos firmemente practicantes, para los que el trámite del propósito de enmienda se convierte en un obstáculo casi insalvable para depende que cosas. Tengo un excelente amigo que se encuentra en tan desdichada situación, al serle de todo punto de vista imposible, intentar enmendar, de hecho ni siquiera lo intenta, el rechazo visceral, si se quiere irracional, que le provoca su suegra, por más que sea la encantadora abuelita de sus hijos. Si ya le es complicado el utilizar este mecanismo ritual para hacerse perdonar los pecados, el pensar utilizar uno que le sustituya, como es la contrición perfecta, está fuera de toda consideración. Si le es imposible proponerse enmendar su conducta en relación a su suegra, el pensar en un arrepentimiento espontáneo por el mero hecho de ser consciente de que esa conducta ha ofendido a Dios, es entrar en el terreno de la ciencia-ficción. Para estos casos desesperados y con el inconfesable objetivo de impedir que el infierno termine petao, utilizando una especie de germanía muy del gusto de mi hijo y sus cómplices en el maltrato de la lengua española, se ha habilitado el mecanismo de la contrición imperfecta o atrición, que resumiendo viene a decir que uno se arrepiente, pero no por haber ofendido a Dios que sería lo chachipén, sino por el temor, el miedo, el pánico, valga decir el acojono, que provocan las anunciadas penas del infierno, que no son pocas, aunque nadie acaba de conseguir describirlas con fidelidad.
Los bautizados, cristianos para siempre al estar marcados por un sacramento que imprime carácter, y ¡menudo carácter!, aunque, como es mi caso, haga mucho tiempo que hemos perdido toda clase de fe en seres superiores de clase alguna, si exceptuamos al incontingente Florentino Pérez, debemos estar impregnados hasta el fondo de esa necesidad, que se pone de manifiesto de forma imperativa cada vez que comienza un año. Yo no voy a ser menos y tengo también mis propósitos de enmienda:
Propósito de Enmienda nº 1: Este año ni siquiera voy a plantearme nada con el ligero sobrepeso, apenas treinta kilillos de nada, con el que convivo. No me interesa, para nada, la práctica de deporte alguno, es algo incómodo, cansa de forma notoria, y provoca sudores lo que a su vez produce una exhalación de olores poco agradables, además, en mi caso, la competición, y no me entra en la cabeza un deporte no competitivo, ocasiona un rosario de derrotas que terminan por socavar mi autoestima. No han de verme por los caminos y veredas de mi sierra del Guadarrama corriendo, como un idiota, para llegar al mismo sitio, mi casa, del que había salido. Por otra parte, y sin intentar, ni mucho menos, ninguna clase de suicidio gastronómico, voy a prescindir de cualquier tipo de obsesión por lo que como cada día.
Propósito de Enmienda nº 2: Renuncio, desde ahora y para siempre, a discutir más con supuestos progres que han hecho del antimadridismo su seña de identidad. Que sigan en su error. Si siguen sin comprender que la malsana identificación con los perdedores es un síntoma de infantilismo pequeño-burgués propio del, más que obsoleto, romanticismo del XIX, allá ellos, he perdido toda esperanza en que adquieran algo de sentido común.
Propósito de Enmienda nº 3: Igualmente, y en los mismos términos que en el propósito anterior, renuncio a discutir con supuestos progres que, tras denostar, generalmente sin argumentos, y recitando, como loros, tres o cuatro recetas de manual, a la Iglesia Católica expresan cierta simpatía por islámistas o budistas, sempiternos recitantes de mantras sin sentido, o seguidores de los caballeros Jedi o del espagueti volador. No es mejor, ni peor, Ratzinger, que el Dalai Lama o el ayatollah Alí Jamenei. Si acaso son, los tres, unos embaucadores de cuidado. Si uno ha descartado las enseñanzas de la Iglesia Católica, que al fin y al cabo es la verdadera, no va a preocuparse con otras inverosimilidades.
Propósito de Enmienda nº 4: Una renuncia más, casi un desistimiento. No me habeis convencido pero estoy cansado. Para vosotros, ¡Oh insignes demócratas!, la perra gorda, la chica y el real de vellón. El pulpo es animal de compañia y esto que tenemos es democracia. Es más es la única posible porque tiene partidos, numerosos, muy numerosos, y elecciones, cada dos por tres. Que los ciudadanos no pintemos una mierda tiene escasa importancia. Aprovecho esta renuncia para desmarcarme. En esas condiciones, ni soy demócrata, ni puta falta que me hace.
Excepto el primero que, intuyo, me va a ser fácil de conseguir, con los otros preveo dificultades. Haré lo que pueda.