sábado, 3 de abril de 2010

TVE, La 2: ¿Popular TV?

Programación de la 2, segundo canal de la televisión pública para el viernes, 2 de abril:
17:00 Santos Oficios
19:30 Procesión de Semana Santa desde Jerez de la Frontera
21:30 Via Crucis desde Roma
El día anterior, jueves, 1 de abril la misma cadena pública tambien desde Roma nos había obsequiado a lo largo de la tarde con el inicio de la celebración del triduo pascual, con la conmemoración de la última cena.
La cadena televisiva Popular TV, propiedad de la Conferencia Episcopal Española, ofreció, exactamente, la misma programación.
Miembro de la Iglesia Católica como soy, y seré mientras no me echen, por mor de estar, obligatoriamente, bautizado, de haber confirmado, obligatoriamente, mi fe y de haber recibido, obligatoriamente, la eucaristía, aunque actus me invito pactus, non es meus actus no puedo sentirme más satisfecho. Me ha servido, además, para hacer un salto al pasado sin tener que recurrir al abuelo cebolleta, simplemente, poniendo un televisor razonablemente antiguo, con el plasma no se obtiene el mismo resultado, en modo blanco y negro se puede uno retrotaer a los años 60-70 sin demasiadas dificultades. Espero que aquellos desdichados que acusan, sin ton ni son, al hijo de la Iglesia y presidente del Gobierno don José Luis Rodríguez Zapatero, de haber comenzado un feroz campaña laicista y anticatólica se retracten inmediatamente. Pruebas de que se trata de una insidia las hay de sobra, el haber convertido los medios de comunicación públicos en una sucursal del Acta Apostolicae Sedis es una de ellas, la largueza y generosidad económica con la que trata a esta nuestra confesión secular, en detrimento de otras, ajenas a nuestra tradición cultural, es otra. Sin olvidar el desprecio, de toda índole, mostrado hacia aquellos que osan no pertenecer a confesión alguna. Con este progresista gobierno vamos por el camino adecuado para recuperar los lazos, obviamente indestructibles, entre la Santa Madre Iglesia y su bienamado pueblo español. ¿Nombrará, en su próximo congreso, el PSOE, capellán del Comité Federal? ¿Quiénes suenan para ese cargo? ¿José Bono?, ¿Juan Alberto Belloch?, ¿José Blanco?, ¿Paco Vázquez?. Nombres hay de sobra.
Aures hábent et non áudient, Oculos hábent et non vidébunt

5 comentarios:

Víctor Gómez López. dijo...

Se supone que vivimos en un Estado laico pero la Iglesia sigue siendo un poder fáctico reaccionario. Muchas veces en contacto directo con la política más fascista de este país de idiotas en el que vivimos.

Antonio dijo...

TVE también retransmite partidos del Real Madrid, y nadie pregunta si se ha convertido en Real Madrid TV. ¿Por qué tengo que pagar con mis impuestos la retransmisión de espectáculos deportivos de entidades privadas a las que no pertenezco y que incluso no me son simpáticas? La respuesta es la misma para ambos casos: demanda social. Que lo quiere el pueblo, vamos. Me guste a mí o no me guste. Son los inconvenientes de vivir en un país democrático, qué le vamos a hacer.

J. G Centeno dijo...

Mi muy apreciado amigo, sin ironía, Antonio Jareño, repite usted, machaconamente, el mismo argumento, el de la demanda social, en cuanto se ponen en tela de juicio los evidentes privilegios de que goza una determinada confesión en detrimento de las demás.
Vamos por partes.
Es obvio que no le gusta el fútbol, y está en su derecho, por lo que no sabe que hace muchoas años que la televisión publica estatal (TVE) no retransmite partidos de liga, pero cuando lo hacía no solo retransmitía partidos del Real Madrid, sino tambien del Barcelona, Ath Bilbao, Sevilla, Valencia,...etc. Y no sólo retransmitía fútbol, también baloncesto, balonmano, hockey, tenis,.... Y no solo deporte, también cine, informativos, música, toros, etc. Es decir además de demanda social, que determinaría que sólo hubiera partidos de fútbol de Madrid y Barcelona, hay que tener en cuenta la pluralidad social.
La comparación entre un parido de fútbol y una manifestación litúrgica religiosa, la hace usted, no yo, porque para mi son incomparables por la evidente carga ideológica que teinen una cosa y la otra.
Está usted convencido, y siento decirle que es mentira, que la mayoría de los españoles son católicos. La mayoría, unos creyentes y otros no, no practicamos religión alguna y la demanda social, de haberla, existe en función de los aspectos no religiosos, sino estéticos o folclóricos, de procesiones, autoflagelos, empalamientos y otras curiosas prácticas. No tengo datos de audiencia pero ¿Usted cree que vió mucha gente el Via Crucis presidido por Ratzinger?

Antonio dijo...

Estimado amigo (como ve, sigo su blog y no puedo resistirme a escribir un comentario cuando sale el tema de la religión)
Dice usted que TVE retransmite otros deportes (desde luego que no el Open de golf en prime-time), al igual que otras confesiones religiosas tienen también sus programas en la 2. Y está bien. Pero en España, hoy por hoy, manda el fútbol, y la gente va a las procesiones. Hasta los ateos recalcitrantes, y le puedo poner muchos casos que conozco. Será el valor folclórico, el religioso o el artístico, pero le puedo asegurar que la gente va a las procesiones. Por cierto, yo nunca he afirmado que la mayoría de los españoles sean católicos fervientes y practicantes. Pero les gusta mantener ciertas tradiciones, al menos a día de hoy.
En cuanto a la comparación entre fútbol y religión, sociológicamente cumplen funciones parecidas de cohesión social, con su liturgia (las reglas del juego), sus templos (los estadios) y sus dioses (los jugadores). Y el trance, como salida de uno mismo y pérdida de control, se da mucho más en los partidos que en las misas, créame...

J. G Centeno dijo...

Me complace que esté usted de acuerdo conmigo en una cosa, el fútbol y la religión tienen un mismo cometido sociológico, de que cometido se trata para mí es obvio. Pero hay una evidente diferencia, los futboleros no pretendemos, yo desde luego no lo pretendo, dar una dimensión ética y moral desde nuestra pasión o nuestras creencias. Que Cristiano Ronaldo marque un gol o lo falle no tiene más trascendencia. Que un predicador franciscano diga barbaridades en presencia del jefe máximo, puede tener mucha. Que esas atrocidades sean retransmitidas por la Televisión Pública no tiene cabida en un sistema al que usted caracteriza como democrático.