viernes, 30 de abril de 2010

Jogging

Creo que se llama así, jogging, que supongo que viene de jog, trote. Por tanto cuando alguien dice que hace jogging, lo primero que está haciendo es atentar contra la lengua española, o con la lengua que utilice cotidianamente siempre que no sea el inglés, y no solo por el uso del extranjerismo en cuestión. Una traducción aproximada nos llevaria a la barbaridad sintáctica de decir: yo practico trotando. ¿Y que es lo que practica trotando? sería la pregunta que surge de forma inmediata. Por otra parte una formulación más conforme con la sintaxis de la lengua española nos llevaría a decir: Yo practico el trote, actividad esta, el trote, que en español es:
Modo de andar de las caballerías y otros cuadrúpedos a paso ligero, con pequeños saltos y levantando a la vez el pie y la mano contrapuesta.
Mal empezamos.
Viene esta introducción a cuento con la época del año, estacionalmente hablando, en la que estamos, y somos los que hemos optado por alejarnos de las grandes ciudades los que percibimos, más nítidamente tan curioso fenómeno. Si tras los rigores del estío, con las primeras lluvias, brotan por doquier las setas, y los campos se pueblan de infinidad de individuos provistos de navaja y cesta, los primeros rayos de sol primaverales pueblan esos mismos campos de individuos de uno y otro sexo, de ambos sexos hay pocos y yo no he visto ninguno, practicando esa actividad, que en principio se circunscribe a las caballerías, pudiendo extenderse a otros cuadrúpedos. Claro es, que hay notorias diferencias entre ambos casos. Mientras los primeros buscan boletus edulis o calocybe gambosa, con el indisimulado objetivo de terminar con una colación nada frugal, los segundos, a los que bien podríamos llamar trotones parecen empeñados en demostrar que, efectivamente, el ser humano tiene un notable componente autodestructivo que gusta teñir de masoquismo. Este componente se pone de manifiesto, con extraordinaria crudeza, en determinados momentos de práctica religiosa, fundamentalmente coincidentes con aquellos que pretenden conmemorar la muerte del supuesto mesias. Es el momento de picaos con espaldas sangrantes, empalaos con carnes amoratadas y pertinaces percusionistas con los nudillos despellejados. Sin olvidar, aunque podríamos clasificarlos en un nivel de automartirio inferior, a aquellos que se destrozan vértebras lumbares o cervicales cargando, durante interminables madrugás enormes pesos para cuyo acarreo el ser humano domesticó bestias como el buey o el borrico y llegó a crear algunas como la mula. A día de hoy, los indudables avances científico-técnicos han permitido la creación de sofisticadísimos artilugios con los que transportar, por ejemplo, la Esperanza de Triana sería una sencillísima tarea. Ni hay que olvidar, por supuesto, a aquellos candidatos a pie de atleta (tiña pedis) o papiloma de pie (verruga plantar) que buscan el hongo correcto o el papilovirus adecuado, por el método de circular descalzos por pavimentos de dudosa salubridad, al ritmo de cajas, tambores, fanfarrias y clarines.Y fuera de la época folclórico-religiosa conocida como Semana Santa, de todos es sabido que, hay ciudadanos que de forma consuetudinaria, como algo habitual, mortifican sus carnes con cilicios, disciplinas y otros elementos de autotortura. Y esta afición a hacerse pupa no es privativa de la religión mayoritaria de nuestro pais, con la que el estado debe mantener especiales relaciones de colaboración, segun dicta nuestra constitución, a la que algunos desinformados creen laica. También otras religiones practican la autolesión mortificadora y salvífica. Los musulmanes, sin ir más lejos, una vez al año, y, aproximadamente durante un mes, Ramadan, deciden trastocar el ritmo alimentario, además de dañarse la vista intentando distinguir el dichoso hilo negro del blanco, puesto que parece ser que es a partir del momento en el que estos dos hilos se hacen indistinguibles, cuando pueden empezar a comer como Dios, Allah, manda. Siempre que Dios, Allah, Yaveh, o quien sea, esté pendiente de tamañas memeces. Concluyendo, al ser humano le encanta putearse, y si encuentra un motivo religioso que le permita suponer que el sufrimiento coadyuvará a su salvación eterna, miel sobre hojuelas, y si no hay tal motivo, pues se busca otro pretexto, y listo. ¿Y que pretexto tienen esos pobres desgraciados que, solos o en pareja, agitan sus lorzas y michelines, con un trote, de ahí su denominación anglosajona, que definiríamos como cochinero, con penosos rictus de sufrimiento, embutidos en incomodísimos atuendos que tienden a poner de manifiesto lo mal que les ha tratado la vida desde el punto de vista estético? Los hay que utilizan como pretexto la salud, pero ni ellos mismos llegan a creerse del todo esta monserga. ¿Como va a ser sano hacer trabajar al corazón a un ritmo enloquecido? ¿Como va a ser sano el elevarse, sin ton ni son, los níveles de ácido láctico? Cualquier experto en salud, incluso un médico, dirá que el fatigarse nunca es bueno,y aunque hay fatigas que proceden de esfuerzos muy placenteros, no se aprecia placer alguno, y si dolor y sufrimiento. La salud no es un pretexto válido. Otros utilizan pretextos estéticos. A simple vista puede parecer que esta absurda práctica provoca, por si misma, gordura, puesto que todos los que la practican están, en mayor o menor medida, gordos. Es una impresión equivocada, es al revés, son gordos que quieren dejar esta condición, los que se somenten a riesgos cardiovasculares sin medida ni control, por más que algunos de ellos lleven adheridos al cuerpo varias clases de instrumentos destinados a medir constantes básicas. La necesidad que sienten de dejar de ser gordo viene determinada por la dictadura de la esbeltez, que hace mucho que padecemos, y esto lo sé yo muy bien, que al fin y al cabo soy un gordo profesional. A mí, como a tantos gordos, asumir mi condición me ha costado lo mio. Pero nunca me ha dado por correr. No sé si es cierta la anécdota de un jugador del Betis, Rogelio, de gran calidad técnica, que acuciado por su entrenador para corriera tras un balón contestó:"Correr es de cobardes". No sé si la anécdota es cierta, ni siquiera sé si se debe a ese jugador. Es igual. La asumo como propia. En no pocas ocasiones he intentado hacerme delgado, ¿buscando mayor aceptación social? ¿para que me hiciera caso alguna moza que me gustaba y me ignoraba?, puede. Y dada mi renuencia, cada vez mayor, al ejercicio, opté por otra forma de tortura: La dieta: el martirio de la ensalada y el pescado a la plancha, de la renuncia al dulce y al alcohol, y esto último para mí, durante una parte importante de mi vida, era un suplicio. ¿Conseguí algo? Poca cosa. Durante algún tiempo perdía kilos, a veces muchos, condenados a reaparecer en cuanto recuperaba mis hábitos, y no sólo los alcohólicos. Durante esos periodos me convertía en un ser más amargado, huraño e irritable, de lo que habitualmente soy. Mi aceptación social se desplomaba y del otro objetivo mejor no hablar. Hubo alguien que me dijo que para estar razonablemente delgado, o mejor para no estar excesivamente gordo, debería estar siempre a dieta. Me hizo un gran favor. Tomé una decisión y en absoluto me arrepiento de ella.
Pueden darse un paseo por Alpedrete cuando quieran, nunca se van a llevar el susto de verme haciendo jogging. Me quiero demasiado.

jueves, 29 de abril de 2010

Los Cuatro caños

La agrupación de Collado-Villalba del PCM-PCE emite, todos los miércoles, a las 21:30 horas y desde Radio Villalba, el programa Los Cuatro Caños, que normalmente hago yo.
Los que, inexplicablemente dado que se trata de un programa sectario y partidista, quieran escucharlo podran hacerlo desde el icono correspondiente, sito en el márgen derecho. No suelen gustarme las críticas en ninguna circunstancia, y el programa de radio no iba a ser una excepción. Con todo, y dado mi carácter, hipócritamente democrático, y falsamente tolerante, permitiré críticas y sugerencias, sin recurrir, salvo en situaciones extremas, a la cheka o al piolet. Que tenga en cuenta esas críticas y sugerencias es harina de otro costal.
El programa se actualizará, cada jueves, con lo dicho la noche anterior, en esta bitácora. Y haré las gestiones oportunas para que se cuelgue en el blog de la Agrupación

Fin de trayecto

Escribí ayer que el Barça, para ganar, necesita jugar muy bien, entendiendo por jugar muy bien el practicar su manera de entender el fútbol. Una manera de entender el fútbol que a mí, y tambien lo escribí ayer, me aburre soberanamente durante la mayor parte del partido, lo cual me convierte, parece ser, en rara avis. Desde la derrota en San Siro el Barça ha hecho, exactamente, lo contrario de lo que debía. El primer error, garrafal, fue apelar a algo ajeno a la cultura blaugrana: La épica. El numerito final de las camisetas despues del partido contra el Xerez, fue un tanto ridículo. El partido de ayer exigía al Barça llevar al límite su exquisitez técnica, su virtuosismo. La épica solo podía venir del Inter, la épica numantina del asediado, y de hecho regaló el balón durante gran parte del partido para, precisamente, acentuar eso, la sensación de asedio. Y esa épica se fortaleció con la expulsión, hay quien dice que rigurosa pero yo no juzgo, de Thiago Motta. Fuese rigurosa o no, justa o injusta, la inconmensurable actuación de Mourinho, hizo que los suyos sintieran esa expulsión como la mayor de las injusticias posibles. La épica se fortaleció y los noventa minuti, en italiano juanitista nunca fueron molto longos, más bien fueron molto cortos para los azulgranas. El Internunca se sintió incómodo, solo se agobió despues de que Piqué, en posición más que discutible, marcara un gol muy al final del partido. Puede que la eliminatoria se perdiera en Milán, el resultado así lo determina, pero si fue así, fue al final del encuentro, cuando todos los estamentos del club, desde el presidente al utillero, apelaron a olvidar el fútbol para utilizar armas para las que no están adiestrados. Y hasta el, aparentemente, siempre mesurado Guardiola entró en esa dinámica. Sólo funcionó la presión sobre el árbitro que ayer fue, por lo menos caserillo, pero no fue suficiente. Ni siquiera la afición estuvo a la altura de unas circunstancias para las que no está adiestrado, más allá del precioso mosaico que compusieron antes del partido. Mourinho, tan genial como insoportable, desactivó, con facilidad, la posible presión consiguiendo fijar en él todos los focos.
Fin del trayecto, un trayecto que tenía un objetivo muy especial. Solo tres equipos en la historia han tenido el honor, muy superior al trofeo mismo, de ganar la Copa de Europa en Chamartín, allá donde las mocitas madrileñas, van alegres y risueñas, porque juega su Madrí, han sido: El Madrid en 1957, frente a la Fiorentina,(2-0), el Milán en 1969, frente al Ajax de Cruyff, (4-1) y el Nottingham Forest en 1980 frente al Hamburgo, (1-0). El F.C. Barcelona hubiera podido ser el cuarto, ha sido su obsesión: ¡Sí, sí, sí nos vamos a Madrid! con un evidente, íntimo deseo, celebrar el título en La Cibeles. Fin del sueño. Fin de trayecto.
Queda la Liga, nos pongamos como nos pongamos, la realidad es tozuda. El Barça tiene todas las papeletas para ganar el título. Y lo celebrará, por todo lo alto, pero lo celebrará en....Canaletas. No hay color, ¡menuda diferencia!

miércoles, 28 de abril de 2010

Avant Match:¿Visca el Barça?




No se si será por el supuesto origen masónico del Barça , o porque cada vez que gana lo más casposo del celtiberismo provinciano se lleva unos disgustos de muerte, el caso es que, a pesar de mi madridismo, que reconozco chulesco y antipático, no consigo, la verdad es que tampoco he puesto mucho empeño, que me caigan mal ni el F.C. Barcelona ni sus seguidores culés de Cataluña. También puede pesar el hecho de que sus características sean parecidas a las blancas, fundamentalmente las características ligadas a la prepotencia. Prepotencia justificada desde la gestión y los despachos más, si cabe, que desde el terreno de juego. Cuando se tienen presupuestos de más de cuatrocientos millones de €, es por algo, en el caso que nos ocupa hay detrás mas de cien mil socios, y una presencia mundial innegable. Y la diferencia de casi treinta puntos que hay, en la Liga española, entre el líder y el tercer clasificado no hace sino certificar una realidad que algunos quisieran modificar artificialmente, mediante topes salariales y otras zarandajas que no harían más que torcer la voluntad inequívoca de la gran mayoría de los aficionados al fútbol que, o visten blaugrana o visten merengue.
Hay, en este caso, razones de índole futbolística, que me llevan también, a desear que el Barça llegue a la final. No soy un admirador del fútbol del Barça, es otra heterodoxia más, comparto absolutamente las afirmaciones de Manuel Pellegrini en el sentido de que en Chamartin un fútbol de esas características exasperaría a la afición en cuanto llegara el minuto 20 y el partido fuera 0-0. Yo, con el fútbol que más he disfrutado, teniendo en cuenta que no llegué, prácticamente, a ver a los monstruos Di Stéfano, Puskas, Rial..., con la excepción de Gento, ha sido con el de la quinta del Buitre, directo, rápido, asfixiando al rival, una delicia, exactamente lo contrario del Barça, técnico, elaborado, paciente, y, a mi juicio, aburrido, hasta que el virtuosismo, la innegable calidad de Messi, Iniesta, o cualquier otro, y hay muchos, rompa al rival. Haciendo un resumen, puede que un tanto simplista, mi Madrí puede ganar jugando mal, el Barça necesita, imperiosamente, jugar bien para ganar. Pero si no me enamora el juego del Barça, el del Inter, sencillamente, lo detesto. Detesto, en general, el fútbol rácano y marrullero que se práctica en el Calcio, y el Inter es uno de sus principales exponentes. La posibilidad de que el Inter manche el Bernabeu en la final no me seduce lo más mínimo, más aún despues de las declaraciones del ex-azulgrana, también ex-colchonero, Thiago Motta, un leñero profesional, aludiendo a la facilidad con la que caen algunos jugadores del Barça. Da la sensación de querer curarse en salud ante la estopa que piensa repartir. Tampoco me emociona Mourinho, ni como entrenador ni como persona. Si el Madrí no apostase por la continuidad de Pellegrini, pase lo que pase en la Liga, cometería un gran error, si se trajera al portugués, lo ampliaría, aunque de ese momento, disciplinado como soy, se convertiría, para mí, en el mejor entrenador del mundo.
Es el momento de quitar las interrogaciones, esta noche sí ¡Visca el Barça! Y prescindo de las tonterías y tópicos que rodean, en muchas ocasiones al mundo blaugrana, desde el més que un club, oficial hasta el ejército inerme de Cataluña del añorado Vázquez Montalban, pasando por las incongruencias del señor Laporta un supuesto independentista que es alguien, gracias a un suegro más facha que la garrota de Don Pelayo.
¿Y en la final?, llegado el momento me pronunciaré si tengo tiempo, pero por si no es así, puedo anunciar que el Bayern tampoco es santo de mi devoción.

martes, 27 de abril de 2010

Si yo fuera Presidente

¡Que nadie se asuste! Mis posibilidades de ser presidente de algo no van más allá de la presidencia de mi comunidad de vecinos, y procuraré esquivarlo, y por la sencilla razón de que el acceso a esa dignidad se produce por el sistema de correturnos. Los otros métodos de acceso, tanto el azar como la elección por parte de mis convecinos dificilmente me llevarían a ocupar tan eminente cargo. Y no me importa, es esa presidencia una de las cosas que menos pudieren interesarme en esta vida. Y ello a pesar de que he podido, me imagino que todos hemos podido, comprobar como a algunos convecinos esa ¿autoridad?, les concede una especie de aura que les eleva por encima de sus pares. La exageración que supone el personaje de Juan Cuesta en la serie Aquí no hay quien viva, es eso, un estereotipo exagerado, pero esas exageraciones se hacen sobre algo que existe en la realidad.
No, no estuvo nunca entre mis anhelos esa presidencia, pero si otras, entendiendo el término presidencia en un sentido amplio, incluyendo en ese conjunto cualquier cargo ejecutivo sea cual fuere su denominación oficial. Así en diversos momentos de mi vida he podido soñar ser el Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética o el Presidente del Madrid Club de Fútbol por mencionar dos entidades que concitan el mayor de mis respetos. Visto lo visto, y despues de haber pasado Mijail Gorbachov y Ramón Calderón, no hubiera sido yo el peor de los posibles para ocupar ese cargo. Aquel se cargó la URSS y el PCUS, y este casi consigue hacer desaparecer al Madrid, el Jesús Gil merengue le llamaron algunos. Con todo para el cargo de máximo mandatario soviético, me faltaban algunos requisitos, el no ser de nacionalidad ni rusa ni soviética no era el más importante, sin embargo siempre he carecido de unas pobladísimas cejas, tampoco hubiera podido ser almirante volador, y además, mi capacidad para besar en to los morros a otro camarada, es más que limitada, sin que ello deba suponer menoscabo hacia aquellos camaradas, compañeros y amigos con una opción afectiva distinta de la mía, puesto que esta limitación para morrearme con otro camarada, se podría hacer fácilmente extensible a otra camarada, en algunos casos, sin contar aquellos, probablemente más numerosos, en los que otro u otra camarada tuviera serios, y comprensibles, prejuicios a la hora de morrearse conmigo. Para la segunda soñada presidencia las cosas son aún más complejas. El obispo de Roma que, al fin y al cabo, es el vicario de dios en la tierra, intenta conseguirlo vistiéndose de blanco, e incluso viste a sus más directos colaboradores con la segunda equipación. ¡Nada!, no hay manera. Interpretar los designos de dios puede ser complicado, forzar el que tus decisiones tengan validez universal, lo que tu atares en la tierra será atado en el cielo, conlleva una indudable responsabilidad. Ejercer la presidencia en la verdadera Casa Blanca, es otra cosa.
Poniendo los sueños en la tierra, e insisto en que se trata de sueños, con escasas, o nulas, posibilidades de materializarse, me gusta imaginarme Presidente de España, sin excesivas matizaciones. Dado que soy, y me siento, nétamente republicano, es obvio que mis preferencias irían por la Presidencia del Gobierno de la República, incluso por la mismísima Presidencia de la República si la jefatura del Estado no es un cargo florero, y ni que decir tiene que en la República a la que aspiro, el cargo de Secretario General del Partido Comunista tendría una notable trascendencia. Pero empujando mi subconsciente hacia el pragmatismo onírico, desde la presidencia del gobierno de su majestad, se haría lo que se pudiera.
Y...Si yo fuera Presidente,...¿Qué pasaría?
Habría que llevar al conjunto de la ciudadanía al diván del psquiatra, especialmente a los que hubieran votado tamaño desafuero, por no hablar de la formación política que hubiera perpetrado el desatino de presentarme. Eso lo primero.
Ni de coña me iba a instalar yo en el Palacio de la Moncloa. Toda una vida envidiando a esos privilegiados que viven en Alfonso XII con vistas a el Retiro, como para perdérmelo.
En alguna novela, que ahora no recuerdo del todo, de la serie Carvalho, el inmortal Manuel Vázquez Montalbán dice, por boca de un personaje que el ser presidente de los Estados Unidos tiene como utilidad principal, y creo que cito textualmente, poder tirarse a Faye Dunaway. Ni de lejos sería mi caso. No porque no me guste la señora en cuestión, que me ha gustado, y mucho. En este momento de mi vida, en el que, creo, a una lucidez más que madura le acompaña un declive físico evidente y notorio, una de las cosas que más me aterran es caer en el patetismo ridículo en el que caen algunos de mis coetáneos que, desesperadamente y ante el regocijo de quienes les rodean, intentan aparentar lo que no son, convirtiéndose en personajes de Corazón con freno y marcha atrás de Enrique Jardiel Poncela. Si yo osara acercarme a cualquiera de las jóvenes, a las que, como poco, doblo en edad, que alegran mis ojos, y poco más, al patetismo ridículo, al que antes hacia mención, habría que añadir una ridiculez patética, un patético patetismo y una ridícula ridiculez. Ejemplos hay, y más que risa, dan pena.
Al igual que mis antecesores me iba a pasar por el arco del triunfo, el ordenamiento jurídico vigente, constitución incluida. Si estos de ahora, PSOE, PP, CiU, PNV,etc... ignoran absolutamente todo el articulado de la dichosa constitución con contenido social: derecho al trabajo, a la vivienda,...etc, que se han convertido en meras declaraciones de intenciones, sin ningún intento serio de acometerlas, yo debería tener la posibilidad de hacer lo mismo. De manera que:
Cerraría de una vez la organización del Estado con el lema ¿Estamos a setas o a Rolex?. O avanzamos seriamente hacia un estado federal, lo cual implica la proclamación de la República (situación en la que la calle Alfonso XII se seguría llamando Alfonso XII, que conste),o nos quedamos con un estado a la francesa, unitario y jacobino.
Hay que zanjar el hecho religioso, de una vez por todas. En España, tradicionalmente, se ha practicado el rito católico. Por tanto los que se consideren creyentes serán católicos, y los que no quieran ser católicos serán ateos. Todo lo demás es querer quedarse con el personal. Tampoco es tan dificil, si uno no cree, no cree y punto, y si cree pues se hace católico, que al fin y al cabo el catolicismo es la religión verdadera, a mi, al menos, me lo enseñaron así. Hacerse budista siendo de Puertollano son ganas de jorobar el ascua, como estar toda la vida con la monserga de yo creo que hay algo...pero la iglesia no me... pero es que..., son ganas de figurar, de querer ser protagonista. Naturalmente el Estado neutral, sin entrar en estas cuestiones.
Modelo social: las políticas que impidan la pérdida de empleos se basarán en el conocido lema: obrero despedido, patrón "colgao", siendo el "colgao" un término metafórico, aunque mi oposición a la pena de muerte, que es total, dista mucho de ser ética, desde hace mucho sustuí la ética por la estética, es simplemente práctica. Hace mucho que comprobé que la pena de muerte termina por aplicarse siempre a los pobres para proteger los intereses de los ricos. Aunque siempre habrá quien nos recuerde las excepciones de Luis XVI y María Antonieta,conocidos como matrimonio Capeto , o la familia Romanov al completo, desparecida en Ekaterinembourg. Las empresas que no generen empleo segurían el mismo camino.
Y así sucesivamente.
Pero no se preocupen, nunca seré presidente.
Lo que me procupa a mí, es que lo que más siento es perderme lo Alfonso XII con vistas al Retiro.
Corro ¿raudo? cual gacela Thompson, con artrosis diversas, por supuesto, a jugar una primitiva

lunes, 26 de abril de 2010

La memoria de don Santiago


Nunca le consideré mi camarada, nunca le consideré un comunista, de hecho comencé mi militancia junto a los que reclamaban la celebración del VIII Congreso del Partido, un Congreso que debía servir para clarificar la Posición del Partido tras los acontecimientos de Praga en 1968. Aquella legítima petición de una parte importante del Comité Central con el secretario de organización Eduardo García, Manolo, nunca fue tenida en cuenta, y un reducido número de camaradas intentamos seguir manteniendo el Partido como una fuerza revolucionaria de confrontación con el sistema de Capitalismo Monopolista de Estado, del que el franquismo era su forma política de dominación. Si teníamos razón o no, en aquel análisis, no es objeto de esta entrada, los acontecimientos, creo, han puesto las cosas en su sitio. He querido comenzar el post con este recuerdo, para poder manifestar, no sin orgullo, que este humilde e insignificante comunista jamás, nunca, ha compartido organización con don Santiago Carrillo, figura política ensalzada desde todos los ángulos posibles, con un lugar en la historia, que yo ni tengo ni tendré. Evidentemente esto es algo que tan importante personalidad desconoce, y si la conociera, con razón, le importaría bledo. ¿Quién soy yo? nadie, un simple pegacarteles, que ha alcanzado su techo político llegando, y de rebote, a concejal en un pueblo de la sierra madrileña, Alpedrete, y que en otros tiempos manchó fachadas con un spray, ensució las calles con octavillas y agitó las aulas universitarias para que estudiantes, en su mayoría de origen burgués acomodado, se movilizaran por objetivos imposibles. En cambio él, mientras otros, muchos, hacíamos el tonto, daba un importante giro al partido, se entrevistaba con reyes, condes y familiares del dictador. La transición, la modélica transición, no podría haberse llevado a cabo sin su concurso. Con razón, don Santiago Carrillo Solares ha entrado en la historia. Quizás ese reconocimiento generalizado le hace olvidar algo: No fue él, el que se fue voluntariamente del PCE. Fue expulsado.
¿Y a que viene tan prolija introducción sobre un pasado político, el mio, que no interesa a nadie, y el de un personaje, de todos conocido? Intento con ello fijar las características del personaje para, en ese contexto, poder analizar sus más recientes declaraciones, hechas con extraordinaria lucidez a los noventa y cinco años. Lucidez que afirma deber, en gran parte, a la gran cantidad de nicotina ingerida a lo largo de su vida. Ese tabaco que a la inmensa mayoría de la humanidad le produce toda clase de quiebras en su salud, a él le ha beneficiado. Es la excepción que confirma la regla. Yo le creo.
Este sábado, se ha producido una manifestación contra la impunidad del franquismo
, a la que por razones que no vienen al caso no asistí. Sin embargo, seguí su desarrollo a través de CNN+.
Lo primero que habría que poner de manifiesto es lo multitudinario del acto. Si las cuentas las echaran los que recuentan las manifestaciones amparadas, o convocadas, por el PP y la Iglesia Catolica, hablaríamos de seis o siete millones de asistentes. Luego el tono y la parafernalia, de matiz claramente republicano y que cuestionaban la modélica transición.
En la retransmisión de CNN+, no deja de ser curiosa la cobertura ofrecida, se ofreció una entrevista, ya emitida de Antonio San José, al nonagenario político reformista. En ella, nuestro protagonista, hace gala de una envidiable memoria, para lo que quiere, claro está, y de una calculada desmemoria, de lo que le acusó Jorge Semprún, Federico Sánchez. Preguntado por la iniciativa de Izquierda Unida en relación a la ley de amnistía de 1977, recordó muy bien, y con muy mala leche que fue Marcelino Camacho quien defendió aquella amnistía. Olvida muchas cosas relacionadas con nuestro, por muchas razones, heróico líder obrero. Olvida las condiciones subjetivas en que se reivindicó aquella ley por parte del Partido. Lo que entonces pudo parecer, y fue, una conquista, hoy es un lastre a superar. Lo explicó muy bien, en una entrevista a pie de pancarta, José Sacristán: Aproximadamente vino a decir "No se trata de enmendarles la plana a los que actuaron entonces, sino de intentar hacer ahora lo que no se pudo entonces, tapar las rendijas por las que se nos cuelan". No es mi análisis, se pudo hacer mucho más, pero puede servir.
Y ya puestos a despejar responsabilidades para achcarselas a otros, preguntado por su próximo libro, anunció que tratará de, con documentos del Partido, demostrar como con la dirección de Dolores y suya, se había diseñado una estrategia destinada a llegar al puerto en el que estamos, parece sentirse muy orgulloso de ello, y aprovecha para sacudir a aquellos, muchos porque no lo vivieron, otros porque consideran que hay que avanzar asumiendo lo hecho, y unos pocos que ya entonces no lo vimos claro, que queremos revertir el resultado de una transición que no responde a los intereses de la izquierda. Y las alusiones a Marcelino y a Dolores no son inocentes, esa es la mezquindaz del personaje.

domingo, 25 de abril de 2010

25 de Abril

...
A ceux qui ne croient plus
Voir s'accomplir leur idéal
Dis leur qu'un œillet rouge
A fleuri au Portugal

On crucifie l'Espagne
On torture au Chili
La guerre du Viêt-Nam
Continue dans l'oubli
...
...
Débouche une bouteille
Prends ton accordéon
Que de bouche à oreille
S'envole ta chanson

Car enfin le soleil
Réchauffe les pétales
De mille fleurs vermeilles
En avril au Portugal

Et cette fleur nouvelle
Qui fleurit au Portugal
C'est peut-être la fin
D'un empire colonial


Esta canción compuesta por Georges Moustaki no pasará a la historia por ser una de las mejores composiciones de este cantante vocacionalmente parisino, aunque naciera en Alejandría, pero refleja muy fielmente lo que muchos sentimos aquel mes de Abril de 1974, cuando la, aparentemente, férrea dictadura portuguesa era barrida, al unísono, por el pueblo portugués y una parte de las fuerzas armadas: O povo-MFA, MFA-O povo
Muy especialmente para los españoles aquello tenía un especial significado. Acertada mención hace el cantante a que:
se crucifica España,
se tortura Chile,
y continua la guerra de Vietnam.

Aunque no era parte activa en el Movimento das Forças Armadas (MFA), compuesto casi exclusivamente por capitanes,el MFA escogió a este militar conservador, Antonio de Spinola que había participado en la II guerra mundial con la División Azul española, como Presidente de la República sustituyendo al títere salazarista Americo Tomás, con el objetivo de no alarmar a las capas más conservadoras de la sociedad portuguesa. Por otra parte este militar había escrito un libro Portugal e o futuro, crítico con la guerra colonial, guerra que estaba suponiendo una auténtica sangría de hombres, recursos y moral para el, oficialmente denominado, Imperio Portugués.
Imperio que se derrumbaba cuando Radio Renascença emite la canción de Xosé Afonso Grandola Vila Morena

Grândola, vila morena
Terra da fraternidade
O povo é quem mais ordena
Dentro de ti, ó cidade
Dentro de ti, ó cidade
O povo é quem mais ordena
Terra da fraternidade
Grândola, vila morena
Em cada esquina um amigo
Em cada rosto igualdade
Grândola, vila morena
Terra da fraternidade
Terra da fraternidade
Grândola, vila morena
Em cada rosto igualdade
O povo é quem mais ordena
À sombra duma azinheira
Que já não sabia a idade
Jurei ter por companheira
Grândola a tua vontade
Grândola a tua vontade
Jurei ter por companheira
À sombra duma azinheira
Que já não sabia a idade


Una de las características de este general portugués era el uso del aristocrático monóculo. Los españoles empezamos, inmediatamente, a buscar generales con monóculo. Y pronto nos fijamos en el general Manuel Díez-Alegría Gutiérrez de la Gándara, del que se decía que, siendo Jefe del Alto Estado Mayor, se había entrevistado en Bucarest, ni más ni menos que, con Santiago Carrillo, lo cual le costó un fulminante cese. En realidad esa entrevista jamás se produjo, y lo que si hubo, durante una visita privada a Rumanía en la que la mujer del general visitó la clínica de la, entonces muy popular, doctora Aslan, fue una entrevista, solicitada por el dirigente rumano, con Nicolae Ceaucescu, entrevista que se produjo despues de que el militar español obtuviera el correspondiente permiso del ministro del Ejército general Coloma Gallegos. De lo que se habló en aquella reunión sólo hay especulaciones, aunque era de sobra conocida la estrecha relación entre Santiago Carrillo y Nicolae Ceaucescu, colaboradores muy especiales de una formidable campaña antisoviética. Lo que es seguro es que el militar español fue cesado de su cargo en medio de la ofensiva del llamado búnker contra el timidísimo aperturismo, propuesto por Carlos Arias Navarro en el Espíritu del 12 de febrero. Eran los tiempos del gironazo. El ya decrépito León de Fuengirola acusaba a los aperturistas, y muy especialmente a Pio Cabanillas de poner el régimen en almoneda, y lo hacía desde las páginas del diario Arriba con el apoyo del semanario Fuerza Nueva, que dirigía el notario toledano Blas Piñar.

No parecia que la vía portuguesa fuera viable, por más que un grupo de oficiales españoles fundara la UMD, al calor de la Revolución de los Claveles. Los comandantes Luis Otero y Julio Busquets llegaron a viajar a Portugal, pero la situación del ejército español, compuesto principalmente por estómagos agradecidos a un régimen que les colmaba de honores y privilegios, y que, aunque nunca se excedió en su remuneración, les permitía holgazanear cotidianamente, poco tenía que ver con la de un ejército como el portugués que se desangraba, día a día, en una inútil guerra colonial.
Esta característica del ejército portugués, su nexo con las clases populares que, en definitiva, eran las que ponían la carne de cañón del imperialismo portugués, hizo que el Movimento das Forças Armadas fuera más allá de un mero pronunciamiento militar. Con el coronel Vasco Gonçalves al frente del gobierno, se inició una importante Reforma Agraria, y se nacionalizaron, junto a bancos, seguros y transportes los principales medios de producción privados. Importante fue tambien la participación del capitan de fragata, ese era su empleo el 25 de abril de 1974, Rosa Coutinho encargado por un lado del
desmantelamiento de la Polícia Internacional e de Defesa do Estado,PIDE, el equivalente portugués, de la Brigada político-social española, que, por cierto, nunca fue desmantelada, así como, por otro, de comenzar las conversaciones con Amilcar Cabral , Partido Africano para a Independência da Guiné e Cabo Verde, PAIGC,
Samora Machel,
Frente de Libertação de Moçambique, FRELIMO, y Agostinho Neto, Movimento Popular de Libertação de Angola MPLA, tendentes a terminar con la guerra colonial . Los acontecimientos se sucedian vertiginosamente, la toma de posiciones netamente revolucionarias por parte del MFA, con la creciente influencia en el propio movimiento del Partido Comunista Portugués . Todas las alarmas se encienden, sobre todo a raiz del fracaso del intento involucionista protagonizado por el mismísimo presidente de la República, con su monóculo, y que fue neutralizado por el Comando Operacional do Continente, COPCON, organismo militar creado en julio de 1974 con el objetivo de apuntalar militarmente la Revolución de los Claveles, compuesto por unidades militares especiales como los paracaidistas, fusileros, cuerpo de comandos, policía militar, regimiento de infantería de Queluz y regimiento de artilleria de Lisboa, al frente el, entonces, comandante Otelo Saraiva de Carvalho , uno de los
capitanes que inició el proceso revolucionario y que acabó evolucionando hacia posiciones a la izquierda, aparentemente, del PCP. Y puede ser buen momento para hablar de este Partido, al que considero hermano, y en gran medida referente político. Estaba, entonces, dirigido por el camarada Alvaro Cunhal , un comunista de los pies a la cabeza, que jamás presto oidos a los cantos de sirena del llamado eurocomunismo, al que siempre consideró continuador del revisionismo menchevique.

Las firmes posiciones del PCP, en lo que se refiere a su posición internacionalista en relación a la URSS y el campo socialista, con sus virtudes y sus, muchos, defectos, desmonta la estrategia, llevada a cabo por el PCE, el PCI y, en menor medida el PCF, según la cual, al acentuar el carácter propio de cada partido, distanciándose, suficientemente, de los referentes internacionales naturales, se conseguría un mayor grado de influencia en la sociedad. El PCI ha desaparecido, y tanto el PCF como nosotros, el PCE, estamos haciendo extraordinarios esfuerzos para revertir el resultado al que nos llevó la estrategia liquidacionista, las paparruchas eurocomunistas. Es un dato a retener que, precisamente, de entre los partidos comunistas europeos, han sido el PCP y el KKE griego los que mejor han soportado las consecuencias de la evidente y dramática derrota que supuso la caida de la Unión Soviética y el campo socialista. Mantenemos en estos momentos excelentes relaciones con los camaradas portugueses , y no siempre ha sido así, y algo más complicadas son con el KKE.
La Revoluçao dos cravos, tuvo extraordinaria importancia para Europa, y, como no, para España. Las alarmas encendidas, a las que hice referencia párrafos arriba, cuando hubo una posibilidad real de que un pais, miembro de pleno derecho de la OTAN, saliera de una dictadura de corte militar-católico, con la mirada puesta en el socialismo, modificaron la estrategia de los poderes económicos, es decir los de verdad, para Grecia y España.
El rápido descrédito, de la Junta Militar Griega, tras la fracasada Enosis con la isla de Chipre propició el rápido regreso, en un jet puesto a su disposición por el presidente francés Valéry Giscard d'Estaing, de Constantinos Karamanlis , lider de la derecha griega, con el objetivo de impedir que fuera la izquierda la que pilotara la transición, teniendo en cuenta que los socialistas griegos del PASOK mantenían posturas heterodoxas en relación a la OTAN y la CEE, y ni siquiera eran miembros de la Internacional, por ellos llamada, Socialista, situación que cambió en 1981, y hoy un aborregado PASOK tiene todas las credenciales para poder pastorear en Grecia.
En cuanto a España la experiencia portuguesa puso en marcha, aun con Franco vivo lo que luego conocimos como transición o ruptura pactada. Los evolucionistas del régimen estaban impactados por las imágenes del asedio al cuartel general de la PIDE en Lisboa. Los poderes económicos mundiales eran conscientes del esfuerzo suplementario que les costó liquidar los avances sociales producidos tras el 25 de Abril, lo mucho que tardaron en conseguir colocar a un entreguista como Mario Soares al frente del ejecutivo, lo incómoda que fue, y sigue siendo, la posición del PCP. Tomaron nota, no se correrían esos riesgos para España. De la nada surgió un PSOE, absolutamente inventado, que ignoraba las organizaciones socialistas en el exterior (Rodolfo Llopis, PSOE histórico), que hacían un excelente trabajo entre la, cada vez más, numerosa emigración, y en el interior ( Tierno Galván, PS del interior, luego PSP) que plantaban cara al régimen desde el socialismo anticapitalista. Llovieron francos, dólares y marcos alemanes para montar una superestructura con lenguaje aparentemente izquierdista manejada por un puñado de señoritos. La figura de Santiago Carrillo fue ensalzada desde todos los ángulos, sus posiciones antisoviéticas le hicieron un personaje atractivo. Se entrevista con Juan de Borbón, no sé si directamente o con algún enviado como Nicolás Franco Pascual de Pobil, sobrino carnal del mismísimo Franco. Se organiza una importantísima operación para vaciar al PCE de contenido ideológico y de proyecto estratégico. La piedra angular y clave de ese proyecto, del que nos está costando salir lo que no está escrito, se llama Santiago Carrillo.
El 25 de abril portugués nos enseño muchas cosas, o nos recordó algunas que habíamos olvidado, como por ejemplo la de no confiar, en exceso, con los autodenominados socialistas, nuestra colaboración con ellos puede ser necesaria en algunos momentos, imprescindible muchas veces, pero en nuestras relaciones con ellos hay que mantener cautela. Otra, puede ser el que mantener una política de principios , a la larga reporta beneficios.

viernes, 23 de abril de 2010

Castilla


En España, ¿Existe España?, desde el punto de vista de la organización del Estado, y suponiendo siempre que este Estado este organizado de alguna manera, Castilla no existe. Evidentemente tengo mi opinión, y creo que es una opinión ponderada y madura, sobre el carácter nacional de otras entidades territoriales y/o culturales que componen España, definitivamente existe España. Pero sin querer rehuir debates, no es mi estilo, no es hoy el día adecuado, a mi juicio, para entrar en ellos. No oculto que, a la luz de mis entendederas, el método de análisis marxista es el adecuado para explicar la evolución histórica de la sociedad, eso que, a veces, llamamos materialismo histórico. Ese tipo de análisis, intentando ser breve y conciso, nos muestra que el nacimiento de las naciones, con estructura propia, con mayor o menor grado de independencia política, va ligado al desarrollo de una nueva clase social, la burguesía, de manera que allí donde la burguesía se desarrolla con normalidad, los territorios van dejando de ser propiedad personal de reyes y nobles. Esas nacientes naciones, van generando, en un proceso siempre pilotado por la burguesía, que es una clase social que además de acceder al control del poder político, al ser, económicamente, la más poderosa, es una clase social, en gran medida ilustrada, señas de identidad cultural propia, siendo una muy importante, el idioma, la lengua propia. Por obvio, entrar a describir lo muy diversamente que se ha desarrollado la burguesía en España puede ser ocioso, con observar donde esa burguesía ha desarrollado un sentimiento nacional, dentro de España, puede ser más que suficiente, y luego el Tribunal Constitucional, esos simpáticos incompetentes, que diría Mafalda, pueden decir lo que quieran.
En diversas ocasiones he mostrado mi malestar con la vigente constitución. Y no sólo, que tambien, porque legitima, o al menos lo intenta, la evolución del franquismo imponiéndonos sus símbolos y estructuras básicas, sino porque para muchos aspectos es ineficaz, y ha permitido una organización del Estado, el llamado Estado de las Autonomías, construida a brochazos, sin ton ni son, pensando en conseguir una inexistente uniformidad, para otorgar derechos o competencias a quien no los busca escatimándoselos a quien los reclama. No suelo ser escatólogico al expresarme, y menos cuando el medio de expresión es la escritura, pero me sale de lo mas profundo el afirmar, de forma serena pero firme, que: el Estado de las Autonomías es una espesa, redonda y olorosa puta mierda.
En la organización actual de España, Castilla no existe.
Incomprensible y absurdo.
Es cierto que el desarrollo social de Castilla, y deberíamos ponernos de acuerdo en que territorios, que paises, que villas, que pueblos componen Castilla no ha venido generado por una pujante burguesía, casi inexistente. En Castilla los privilegios de nobles e hidalgos se han seguido manteniendo. El más importante, el privilegio de vivir, mejor o peor, sin trabajar, y al mantenimiento de estos privilegios, que llegan a denostar a los que viven de sus manos, no es ajena la omnipresencia de una Iglesia Católica, Apostólica, Romana mas tridentina que el propio Trento. El recorrido reformista-luterano, con su apuesta por el trabajo, por el capitalismo productivo, fue corto y, con frecuencia, terminaba con olor a chamusquina. De acuerdo.No pienso discutirlo. Por su peculiar desarrollo social, Castilla carece de un impulso nacional diferente del español, y aquí habría que tener en cuenta que hasta hace muy poco, y en parte sigue siendo así, España se concebía como una especie de Castilla extendida. Pero ¿existía en La Rioja, ese sentimiento nacional? ¿y en Extremadura, Murcia o Cantabria?



















En esta kafkiana división territorial a Castilla se le amputa la historia y se la trocea impúnemente. ¿Tiene sentido La Rioja, donde nació el castellano, sin Castilla?¿Tiene sentido el amontonamiento de Castilla con León? Acaso ¿No tiene León su propia historia? ¿Madrid no es Castilla?














Hoy se conmemora, una derrota, Villalar de los Comuneros, pero no es la única derrota de la historia de Castilla. Castilla lleva siendo derrotada desde que se la escogió para representar lo más casposo y reaccionario de nuestra historia. En nombre de Castilla, castellanos y quienes no lo eran, han cometido toda clase de tropelías. Los castellanos no nos merecemos esto.

miércoles, 21 de abril de 2010

El PSOE y las mecánicas cuántica y relativista


El principio de incertidumbre de Heisenberg marca hasta que que punto puede llegar a ser inexacta la ciencia, en este caso la mecánica cuántica, a la hora de hacer medidas. Tras la formulación matématica que fríamente relaciona dos magnítudes de las llamadas canónicas, que bien pueden ser la posición y el momento líneal, o mejor la Energía de un proceso y el momento temporal en el que se produce ese proceso, con una magnitud constante, la constante de Planck, de manera que el producto de esas dos magnitudes canónicas es siempre igual o mayor a la mitad de esa constante, tras esa formulación, hay una explicación cualitativa bastante más intuitiva. Pensando en lo que sería la medida de la posición y velocidad de un electrón. Para poder ver el electrón, es necesario que un fotón de luz choque con el electrón, modificando, inevitablemente, su posición y velocidad. Resumiendo, al realizar la medida, modificamos los datos, introducimos errores que no podemos eliminar por muy perfectos que sean nuestros instrumentos. En la física clásica newtoniana esta incertidumbre no tenía sentido, ningún objeto macroscópico modifica de forma apreciable su energía, o posición, por interacción con un fotón. Esta, y otras indeterminaciones o incertidumbres que rodean una ciencia cuasi exacta como la física, cuando tenemos que trabajar a escala atómica o sub-atómica, permiten elaborar, sin demasiado rigor, paradojas como la que permite al gato de Schrödinger estar vivo y muerto al mismo tiempo.
A mi me gusta, porque puede convertirse en un experimento agradable, incluso divertido, intentar aplicar estos humildes, y más que limitados, conocimientos que poseo de física clásica, cuántica o relativista, al mundo cotidiano, a esos acontecimientos que ocurren a nuestro alrededor todos los dias de todos los meses de todos los años.
Por ejemplo ¿qué ocurre si aplicamos nuestros conocimientos de física, digamos...al PSOE?. Para la física clásica, tanto teórica como aplicada, no hay discusión posible. El Partido Socialista Obrero Español, el PSOE, es un partido de izquierda, con una base socioelectoral de izquierda, una militancia de izquierda y que aspira a una sociedad más justa, más solidaria y más equilibrada. Cualquier dirigente del PSOE, cualquier militante del PSOE, cualquier votante del PSOE puede reconocerse en esa clásica definición de partido de la izquierda. Pero..., y empezamos con los peros, si comenzamos a estudiar a este partido más finamente, yendo a su estructura, aplicando...digamos la política cuántica, comienzan las incertidumbres e indeterminaciones que, con demasiada frecuencia, suelen terminar en estupefacciones, desengaños y desilusiones. Ciertamente, en no pocas ocasiones, y como ocurría con el gato del experimento, el PSOE es, al mismo tiempo un partido de izquierda y de derecha. Pueden coexistir los estados cuánticos de izquierda y derecha, como coexistían los de vivo o muerto en el caso del gato, mientras la caja permanece cerrada y la incertidumbre tiene vigencia, pero al abrirse la caja se acaba la indeterminación, se agota la incertidumbre. El gato está muerto. El PSOE está instalado en la derecha. En el caso del experimento de Schrödinger, la apertura de la caja se produce, de forma evidente, al levantar la tapa de la misma. Puede no ser tan obvia la apertura de la caja en nuestro experimento sociopolítico. Pero haremos un rodeo argumental que nos resultará útil. Si la apertura de la caja, en el fondo, lo que supone es acabar con la indeterminación, no hace falta ser demasiado perspicaz para percatarse de que cada vez que el PSOE ha tenido que romper esa indeterminación que le permitía ser cuánticamente de derechas y de izquierdas, de forma simultánea, lo ha hecho para caer, de forma sistemática, en el campo de la derecha más tradicional. Así ocurrió con los gobiernos de Felipe González, y para la historia queda la infame felonía del referendum OTAN junto a un desmantelamiento industrial que no hubiera asumido la propia derecha,junto a un intento de reforma laboral al que hubo que responder con Huelgas Generales, y junto a un intento de guerra sucia contra ETA, los GAL, que no hubieran tenido reparos en practicar los generales Pinochet o Videla. Y así está ocurriendo con los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, incapaz de aprovechar una situación objetivamente favorable, como es la crisis estructural del sistema capitalista, para crear las condiciones subjetivas que permitan avanzar en la superación de ese sistema, un sistema, el económico capitalista, que hace mucho que ha agotado las posibilidades de progreso social. Con unos votantes claramente de izquierda y la mayoría de su militancia (lo de Pepe Bono, Paco Vázquez o Joaquín Leguina sólo son anécdotas), honestamente de izquierda, el PSOE es un partido de la derecha, porque como tal se comporta y actúa.
La cosa se complica, y de que modo, si nos adentramos en los vericuetos de la mecánica relativista, heredera evidente de la Teoría de la Relatividad .
Sin entrar en una descripción que podríamos llamar einsteniana de los conceptos básicos de la física relativista, tanto general como especial, y que nos llevaría a detenernos en cuestiones de dificil divulgación asequible como pueden ser el principio de covarianza, los sistemas de referencia de Poincaré y Lorentz, o el espacio-tiempo de Minkowski. Quedándonos sólo en lo más básico del relativismo, y que de una forma, si se quiere intuitiva, viene a decir que dos observadores en movimiento, se percibe más claramente si lo hacen a velocidades cercanas a la de la luz, obtienen distintas medidas de espacio y tiempo para el mismo acontecimiento. Si bien el pincipio de covarianza determina que las ecuaciones que relacionan las magnitudes físicas tienen la misma forma, independientemente del estado de movimiento. Estas consideraciones de índole relativista, aplicadas a nuestra realidad sociopolítica, y teniendo en cuenta que la derecha española, mayoritariamente nucleada en torno al Partido Popular, está anclada en posiciones que, con alguna dificultad, asumirían los neanderthales que en su día poblaron Atapuerca, hace que pueda parecer que el PSOE hace, elabora, construye, políticas de izquierda. En ese contexto, teniendo por oponentes políticos a Rouco Varela, María San Gil, Francisco José Alcaraz o Jaime Mayor Oreja, en ese contexto, mezcla irrespirable de caspa y nafatalina, en ese contexto, con esos oponentes, prácticamente cualquier medida puede parecer izquierdista e incluso carbonaria.
A velocidades cercanas a la de la luz, la ecuación de onda de Schrödinger deja de ser efectiva, habría que adentrarse en el complicado mundo de la cuántica relativista, con dificil traslación a nuestra realidad circundante. No merece la pena perder, ahí, el tiempo.
Esta característica del PSOE, como formación sociológicamente de izquierda con comportamientos erráticos e incluso en algunos casos, definitivamente reaccionarios, tiene, o debe tener, mucha importancia para los que se plantean la Refundación, que quier impulsar Izquierda Unida, como una Refundación del conjunto de la izquierda, puesto que hay que buscar la manera de atraer a esos compañeros, hoy en la órbita del PSOE, a ese proceso. Y esa atracción, a mi juicio y esto puede resultar controvertido, sólo será posible tras un desastre irreversible del PSOE, con todo lo que implica. Para los que apuestan por una Refundación de Izquierda Unida, aunque sea con otro nombre, que excluya a ese sector de la izquierda tampoco deja de ser importante la situación del PSOE. Con ellos hay que contar.
Compleja queda la situación, como complejas son todas las situaciones que plantea la Física cuando abandonamos los sistemas ideales, cuando ya no estamos en condiciones normales de presión y temperatura.

martes, 20 de abril de 2010

Julian Grimau



Hace, hoy, 47 años que Julian Grimau fue asesinado, asesinado con todos los agravantes imaginables, empezando por la tortura a la que fue sometido.
El entonces ministro de Información y Turismo , hoy presidente-fundador del Partido Popular, formación que mantiene no tener relación alguna con el régimen anterior Manuel Fraga iribarne, en su calidad de propagandista del régimen lanzó una incalificable campaña de descrédito del dirigente comunista español

Nunca este individuo, de inocultable procedencia falangista, se retractado de aquella ignominiosa campaña, es más cuando ha podido, más bien cuando se le ha preguntado, no ha tenido inconveniente alguno en reafirmarse, por más que en 2002, una proposición no de ley, presentada por Felipe Alcaraz en nombre del Grupo parlamentario Federal de Izquierda Unida rehabilitaba de forma pública y democrática la figura de Julian Grimau. Poco le importa al iracundo y maleducado dirigente fascista, lo que puedan decidir unos organismos, las Cortes, el Parlamento, en los que ni cree ni ha creido jamás, y a los que tolera, como mal menor. Convencido de que el fascismo en estado puro, como a él le gustaría, hoy es políticamente insostenible, no ha tenido demasiado problemas en aceptar la lampedusiana evolución del tardofranquismo. En efecto, todo cambió para que no cambiaran, en lo esencial, las estructuras del capitalismo monopolista de estado, vigente durante el franquismo, vigente hoy. No es, ni mucho menos, el único que piensa así dentro de su partido
El autotitulado dirigente demócrata-cristiano, defensor, supongo, de la democracia orgánica y del cristianismo del obispo Lefèvre, el eurodiputado, don Jaime Mayor Oreja no ha dudado, con la mayor naturalidad, porque lo piensa así, y porque así lo vivieron muchos millones de españoles, en recordar la extraordinaria placidez que para él tenía el .franquismo.
Pero no sólo los fascistas confesos y militantes como los dos a los que me he referido han justificado, de una manera u otra, el asesinato, personajes presuntamente de izquierda como Jorge Semprún, en su, desde el punto de vista literario excelente, ajuste de cuentas personal titulado Autobiografía de Federico Sánchez extiende, con indudable maestría, rumores sobre el papel del dirigente comunista, en la búsqueda y detención de elementos antirrepublicanos en Barcelona durante la insurrección militar fascista.
Si las cosas se produjeran como deben producirse, los asesinos de Julian Grimau, deberían ser juzgados y condenados, así como los que justificaron o justifican la infamia. Otra cuestión, muy diferente, es si esos individuos, necesariamente condenados, serían susceptibles de ser beneficiados por la Ley de Amnistía de 1977, que de serlo lo serían por delitos cometidos con anterioridad a su promulgación. La ley de Amnistía, una ley muy controvertida en organismos internacionales, fue el fruto de una correlación de fuerzas desigual, pero nunca supuso una especie de perdón general. Un ordenamiento jurídico minímamente asimilable a la de paises que como nosotros han sufrido la larga noche del fascismo, y ahí no sólo están Alemania, Italia o la Francia de Vichy, sino también Portugal o Grecia, debería impedir, de forma taxativa el elogio, o justificación, del régimen anterior. Por contra, esas maravillosas leyes generadas por nuestra modélica transición, no sólo no lo impiden, sino que estan permitiendo que, el partido político que alentó y justificó la criminal rebelión de 1936, el partido político que prestó su ideario, el nacional-sindicalismo, sin entrar a valorar si se llevó a cabo, Falange Española de las JONS, se persone como tal, como institución absolutamente legal, en un proceso contra un juez que intenta hacer, precisamente, lo que se ha hecho en esos paises a los que hacía referencia. Que tengamos un marco jurídico-político, que permita una ley de partidos que ilegaliza Batasuna y legaliza Falange, es algo que deja estupefacto a más de uno fuera de nuestras fronteras. El manido argumento de que Franco murió en la cama y se hizo lo que se pudo, se viene abajo si se tiene en cuenta que Antonio Oliveira Salazar también murió en la cama. Tienen razón los que argumenten que la situación era diferente, la guerra colonial había erosionado la fidelidad del ejército al régimen. Pero algo tuvo que ver la firmeza de la izquierda portuguesa, y muy significativamente del PCP. La transición portuguesa estuvo a punto de ser algo más. La eficaz actuación de la OTAN y la tradicional, y esperada, bajada de pantalones de la socialdemocracia con Mario Soares a la cabeza, frustraron las expectativas generadas en la posibilidad de ligar la salida de la dictadura con el tránsito al socialismo. Al menos se intentó. Si en vez de Santiago Carrillo hubieramos tenido a Alvaro Cunhal, es más que probable que no hubiera jueces acusados por fascistas, es más que probable que nadie se atreviese a poner en duda la calidad humana y política de Julian Grimau.

jueves, 15 de abril de 2010

15 de abril



Estos dos caballeros, de forma consciente, dieron un impulso formidable al movimiento obrero. Gracias a Karl Marx y Friedrich Engels, el movimiento obrero tuvo acceso a un instrumento de análisis de la sociedad que le permitiría abordar el trabajo de transformarla.
Pero el nacimiento del Socialismo Científico no fue, ni mucho menos, placentero, pronto surgieron diferencias entre Marx y Engels, por un lado, y Mijail Bakunin, por el otro.
Entre el Socialismo Científico y el Anarquismo Colectivista. La I Internacional o Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) fundada en 1864 se escinde y nace, en 1889, la II Internacional, también conocida como socialista o socialdemócrata.
En España estas dos familias del movimiento van a dar lugar a la CNT, anarcosindicalista que nace oficialmente en 1910, si bien la visita del anarquista italiano Giuseppe Fanelli había dado lugar a la Sección Española de la AIT, de implantación casi exclusiva en Cataluña. Por su parte Paul Lafargue crea, en 1872, un pequeño grupo madrileño que va a dar lugar al PSOE y a la UGT.
El 2 de mayo de 1879 en esta casa, careciendo los trabajadores de libertad para reunirse y asociarse, se fundó clandestinamente el Partido Socialista Obrero Español .



Desde su origen el marxismo va a sufrir continuos intentos de revisión siendo el más importante el alemán Eduard Bernstein que pone en tela de juicio, es más intenta revisar, aspectos fundamentales del socialismo científico ampliamente teorizados por Marx y Engels, fundamentalmente el papel del proletariado como clase dominante, la dictadura del proletariado, en el futuro Estado Socialista. Si bien las posiciones revisionistas de Bernstein son derrotadas en su propio partido, el SPD, la ola revisionista va ganando influencia en la II Internacional.
Prueba de esta deriva de la socialdemocracia hacia posiciones revisionistas está en la creciente influencia, tanto en el SPD como en la Internacional Socialdemócrata de Karl Kautsky , responsable
, o al menos uno de ellos, del papel adoptado por la Internacional en la I Guerra Europea, negando el carácter de guerra imperialista que tenía este conflicto, tal y como habían señalado V. I. Ulianov, Lenin, y los bolcheviques.
Esta posición colaboracionista con la burguesía imperialista, y la Gran Revolución Socialista en Rusia con la toma del poder por parte de los soviets, organizaciones de base democrática compuestas por obreros, campesinos, soldados y marineros, va a producir una nueva ruptura dentro del
movimiento socialista, no solo se rompe el SPD, con la ruptura de Kautsky con el ala izquierda del partido, cuya figura más representativa era Rosa Luxemburg
, sino que además la Internacional Socialista se rompe y nace la III Internacional. A su congreso fundacional, que tuvo lugar en Petrogrado, después Leningrado, entre el 2 y el 6 de marzo de 1919, es invitado oficialmente el PSO Español, pero no asiste como tal.En este I Congreso Fundacional Gregory Zinoviev es elegido Presidente del Comité Ejecutivo de la Intenacional Comunista (CEIC). Oficialmente el PSOE no asiste a este Congreso, pero si lo hace una delegación de la Federación Nacional de Juventudes Socialistas que ya habían apoyado las posiciones de Lenin en lo referente a la guerra imperialista, y que nueve meses despues, en diciembre de 1919, al celebrar su V Congreso, van a pedir su adhesión a la III Internacional, Internacional Comunista o komintern. La falta de decisión del PSOE, que ni da el paso hacia la Tercera ni acaba de estar de acuerdo con la Segunda, lleva a los jóvenes socialistas a fundar, el 15 de abril de 1920, en la calle Libertad, de Madrid, Casa del Pueblo de la Agrupación Socialista Madrileña, el Partido Comunista Español, y esa es la efemérides que recordamos hoy, el nonagésimo aniversario de la fundación del primer partido español con la etiqueta de Comunista. Algunas Agrupaciones Socialistas como la de Somorrostro, participaron en esta fundación. Entre sus militantes Dolores Ibárruri.
Un año después, tras el viaje de Fernando de los Ríos a, y la negativa a aceptar las veintiún condiciones para la adhesión que había formulado el II Congreso de la Komintern, en el III Congreso extraordinario del PSOE, los vocales de la Ejecutiva partidarios de la ahesión a la III Internacional, con Antonio García Quejido, fundador del PSOE y UGT, a la cabeza, fundan el Partido Comunista Obrero Español.
Y por fin el 15 de marzo de 1922, los dos partidos Comunistas van a unirse, naciendo el
PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA

miércoles, 14 de abril de 2010

La Transición: De la Segunda a la Tercera

Si admitimos, algo que para mí es cada día más obvio, que el actual sistema jurídico-político responde a una situación de facto que comienza con la rebelión militar de julio de 1936, continúa con cuarenta años de dictadura militar-católica, asimilable, formalmente, al fascismo clásico y culmina, con el proceso llamado transición, que intenta legitimar, con la complicidad de la pseudoizquierda, la monarquía en la persona, designada por el mismísimo Francisco Franco, estaríamos admitiendo que de iure, está en plena vigencia el ordenamiento jurídico de la II República.
Esta admisión de hechos expresada en el párrafo anterior, y que puede parecer un artificioso ejercicio de política ficción, tiene una indudable importancia a la hora de argumentar con aquellos, que no son pocos, que manifiestan que para llegar a la III República es necesario, cuando no imprescindible, respetar el complicadísimo mecanismo que preve el texto constitucional monárquico para su modificación, mecanismo que, en la práctica, lo convierte en inmutable.
Entraríamos en un conflicto de legitimidades: en efecto, si la Constitución de 1978 es ilegítima, y lo es porque nace de la evolución de un régimen que es, esencialmente, ilegítimo, no existe ni legal, ni moralmente, obligación, ni de acatarla ni de cumplirla. Pero, afirman quienes defienden la monarquía parlamentaria que padecemos, ¿No se legitimó, de hecho, con el resultado positivo de la consulta electoral celebrada el 6 de diciembre de 1978? Pues no, rotundamente no, radicalmente no. Por varias razones:
¿Fueron limpias y democráticas la elecciones de junio de 1977? Tenemos que decir que no. En primer lugar no todos pudieron presentarse, es cierto que el sábado santo de 1977, creo que un 9 de abril, fue legalizado el PCE, con unos estatutos inventados ad hoc, por cierto, y no mucho despues, el PSUC. Y ahí acabó el reparto. Todo un conjunto de partidos que había tenido un indiscutible protagonismo en la lucha antifascista, LCR, PTE, ORT, MC,...etc, con fuerte implantación en los movimientos obrero, estudiantil y ciudadano, se vió condenado a la ilegalidad, si bien con cierto grado de tolerancia, teniendo que recurrir a subterfugios legales,como agrupaciones electorales: FUT, CUP, FDT,...etc, que les restaron capacidad electoral. Igualmente fueron excluidos y reprimidos con notable contundencia los partidos y agrupaciones de obediencia netamente republicana, caso, por ejemplo de ARDE. Además estas elecciones, y desde ellas todas las celebradas hasta ahora, se celebraron con una ley electoral que, en palabras de uno de sus padres Miguel Herrero Rodríguez de Miñon se ideó para disminuir sensiblemente el peso electoral de los comunistas, no fuera a producirse un resultado a la italiana.
¿Tuvieron libertad las Cortes elegidas el 15 de junio de 1977 para redactar el texto de la Constitución? En absoluto. Salvado el reparo de ilegitimidad expresado en el interrogante anterior, que no es moco de pavo. Salvado el hecho, que tampoco es baladí, de que nadie dijo que se tratara de elecciones a Cortes Constituyentes. Salvados estos dos importantes reparos, hay que tener en cuenta que el texto se negoció con la presión indisimulada de los eufemísticamente llamados poderes fácticos,esencialmente: un ejército, en sus tres armas de tierra, mar y aire con una cúpula que había participado activamente en la rebelión de 1936, una policía que había torturado a algunos de los que habían obtenido escaño y la parte más reaccionaria y comprometida con el fascismo de la Iglesia Católica. Y encima, del mediatizado pacto constitucional al que, supuestamente se llegó por consenso, sólo se ha cumplido, fielmente, una parte, la que corresponde a los intereses de los que proceden del franquismo, la parte del texto que pudiere responder a contenidos más sociales duerme, y dormirá, en el limbo de los justos.
¿Fue, aunque solo fuese ligeramente, democrático el referendum del 6 de diciembre? No, no y mil veces no. Los reparos establecidos en interrogantes anteriores bastarían para justificar la negativa, pero hay más. El texto, redactado con la agobiante presión del ruido de sables, aprobado por unas Cortes que no habían sido elegidas como constituyentes compuestas por diputados, algunos de los cuales tenían frescas las torturas sufridas en las cárceles del franquismo, otros que habían sufrido la tortura emocional del exilio, y muchos que habían justificado, cuando no aplaudido, esas mismas torturas, ese texto, para mayor escarnio, se presentó como un tragalá al electorado: votar SÍ suponía legitimar la chapuza y con ella la monarquia impuesta dictatorialmente, ¿y votar NO? Excepto en el País Vasco, en el que el NO tenía un clarísimo significado político, el NO, aunque jurídicamente hubiera supuesto la pervivencia de la llamada Ley de Reforma Política aprobada en 1976 en otro referendum de dudosa calidad democrática, en la práctica hubiera supuesto el retorno a las fórmulas políticas de la dictadura.
La única legitimidad democrática, la única legalidad procede de la II República.
Hay quien, como César Vidal y otros propagandistas inconfesos del fascismo como el, condenado por terrorismo, presunto historiador Pío Moa o bien deslegitiman, más bien lo intentan, la propia proclamación republicana, es el caso del incansable productor de libros de toda índole, o bien, como hace el ex-miembro del GRAPO, legitiman la rebelión militar de 1936. Argumenta el primero que las elecciones de 12 de abril, segunda vuelta de las celebradas el 5 del mismo mes, supusieron un incuestionable triunfo de las candidaturas monárquicas, de hecho se eligieron, en primera vuelta, 14.018 concejales monárquicos por 1.832 republicanos y ya en la segunda el resultado es de 22.150 monárquicos por 5.775 republicanos. El hecho es objetivo, no discutible, sin embargo el señor Vidal oculta parte muy importante de la verdad, y como lo hace con aviesas intenciones deduciremos que miente, si damos por buena la definición de mentir es decir lo contrario de lo que se piensa con intención de engañar. Clarifica muy bien la cuestión Miguel Ángel Cea Pirón, en un trabajo sobre las elecciones municipales de 1931 en el País Vasco y Navarra del que me permito entresacar :
El proceso electoral se vio regido por la Ley de 1907. Las condiciones para ser proclamado candidato eran restrictivas, puesto que se exigía haber sido concejal anteriormente, ser propuesto por dos ex concejales o contar con las firmas de al menos un 5% del electorado. Se preveía por el artículo 29 la elección inmediata, sin necesidad de votación, de los candidatos en aquellas localidades en que su número fuese igual al de puestos a cubrir, lo que favorecía el caciquismo en los municipios rurales. En virtud suya, 42 ayuntamientos de la Gipuzkoa rural fueron establecidos sin elección popular, privando al 21´24% de los electores gipuzkoanos de su derecho al sufragio32. La edad mínima para votar se establecía en 25 años, quedando las mujeres excluidas. Se otorgaba carácter obligatorio al voto, pero no parece que esta disposición pasase de un carácter meramente teórico, ni que aumentara las cifras de participación electoral durante su vigencia en la Restauración. Por tanto, sólo los resultados de las grandes ciudades son homologables y representativos, democráticamente hablando. Y así lo reconoce el propio Alfonso XIII:
Las elecciones celebradas el domingo me revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo.
El segundo de los presuntos historiadores revisionistas legitima, o lo intenta sin conseguirlo, la criminal rebelión de 1936 con el argumento de que fue, en 1934, la izquierda la que inició la rebelión. Nada más falso, mientras que la revolución de 1934, intentó frenar el impulso antirrepublicano que supuso el triunfo de la CEDA, organización dirigida por, el posteriormente reconvertido en democristiano, José María Gil Robles, que se hacía aclamar como jefe, traducción directa del führer alemán, y que pretendía, precisamente, eso, vaciar de contenido político la República desde las mismas instituciones republicanas, tal y como Adolf Hitler y el nacional-socialismo habían hecho con la República de Weimar. La impotencia para conseguir el objetivo final, la instauración de un fascismo a la española, que se plasma en el triunfo del Frente Popular, en febrero de 1936, va a propiciar la vía abiertamente insurreccional. En ese sentido puede que las dos momentos historicos, Octubre 1934 Julio 1936, estén directamente relacionados pero nunca en el sentido que pretende el señor Moa.
Hemos llegado al punto en el que no hay más remedio que asumir que la única legalidad existente con categoria moral como para poder conformar un estado de derecho es la legalidad republicana de 1931, desobeceder o desacatar la constitución de 1978, no es éticamente reprobable por más que sea punible, y de hecho lo es, por las ilegítimas leyes vigentes.
La III República tendrá pues sus cimientos en la segunda, pero será distinta. El largo intermedio de ilegitimidad que estamos atravesando ha impedido la consecuente evolución de las leyes e instituciones republicanas, y todas esas carencias deberan ser resueltas por la III República.
La República Federal , a la que aspiramos, no puede ser un mero cambio formal en las instituciones del Estado. No podemos conformarnos con un color más en la bandera y con la posibilidad de elegir al jefe del Estado, al Presidente de la República. La III República, como tímidamente sucedió con la segunda, deberá traer del brazo importantes cambios estructurales que refuercen el camino anticapitalista.

martes, 13 de abril de 2010

Artículo 71



Artículo 71
El mandato del Presidente de la República durarará seis años
El Presidente de la República no podrá ser reelegido hasta transcurridos seis años del término de su anterior mandato


Este es el artículo que tuve el inmenso honor de leer, ayer 12 de abril, en el impresionante salón del Ateneo de Madrid. Incluso para aquellos que miden la democracia con parámetros del tipo:

Democracia es que suene el timbre a las seis de la mañana y sea el lechero
o
La democracia es el peor de los sistemas si exceptuamos todos los demás

Sin entrar a valorar la calidad democrática de un sistema que lo fía todo al resultado de las elecciones.

Sin entrar a valorar la calidad democrática de un sistema que no permite el ejercicio efectivo del poder por parte de los ciudadanos, solo permite elegir a quien ha de ejercerlo en nuestro nombre.
Sin entrar a definir como entendemos los comunistas la democracia real y efectiva.

Solo con la vara de medir que califica como democrático el sistema político vigente en EE.UU, sin ir más lejos. El artículo 71 que leí ayer tiene más calidad democrática que la basura, y digo bien basura, que fruto de una ínfame componenda, en la que lamento, profundamente, la participación de mi Partido, el PCE, nos hicieron tragar el 6 de diciembre de 1978.

Ayer fue 12 de abril, un 12 de abril de 1931 los españoles, en unas elecciones municipales, pusieron a los Borbones donde se merecían. Con una guerra por medio el fascismo nos los impuso de nuevo. Una dirección de la izquierda entreguista y derrotista intentó, e intenta, dar legimitidad a tamaño desafuero.

Cuando tomé posesión de mi humilde cargo de concejal deje bien claro que prometía acatar una Constitución, que considero ilegítima desde su concepción, y tener lealtad a una persona, a la que, como tal, detesto, además del obvio carácter antidemocrático de lo que representa, única y exclusivamente porque un ordenamiento jurídico que emana de un Estado de facto me obliga. Utilicé la fórmula por imperativo legal sabiendo perfectamente que iba a ser fuente de comparaciones con otros que también la usan, y hubo quien, dentro de izquierda Unida, se sintió incómodo. Ni yo, ni mi compañero en el grupo municipal, hemos asistido, ni asistiremos a celebración alguna los días 6 de diciembre. Para nosotros no es día de cebraciones, sino de duelo.

lunes, 12 de abril de 2010

Radiante Domingo

Puede que haya, y está en su derecho pero demuestra conocerme muy poco, quien por razones que casi todos conocen y a los que no las conozcan no se las voy a desvelar, pensar que la mañana de ayer, domingo día 11, se me hubiera planteado como una mañana espesa, triste y cariacontecida. Error. Disfruté, y mucho, del día de ayer, sobre todo de la mañana y del momento de la comida. Habrá mal pensados, que también demuestran conocerme poco, que crean que el estado de bienestar que disfruté el día de ayer pudo deberse a la repentina desaparición de uno de los miembros del dúo los gemelos Kacynski, individuos por los que ni he sentido, ni siento la menor simpatía, en un accidente aéreo, cuando iba a conmemorar un turbio episodio, de difícil justificación incluso en los duros momentos de la guerra. Error. No tienen suficiente entidad, estos elementos, para que me causen, sus avatares personales, ni alegrías ni, mucho menos, desazones, aunque sus desmanes políticos si que pueden haberme causado preocupación.
Ayer por la mañana, con mi familia, me dí un agradable paseo por la Gran Vía, y cuando, quien sea, se refiere a la Gran Vía, escuetamente, sin apellidos ni adjetivos, todo el mundo sabe a que calle y a que ciudad se está refiriendo. Y ello, a pesar de que, y esa es una de sus curiosidades, oficialmente se llama Gran Vía solo desde que, en 1981 y siendo alcalde de la Villa, Enrique Tierno Galván se le asignó ese nombre, para sustituir el de Avenida de José Antonio, denominación que sirvió para que unos populares almanecenes madrileños llamados SEPU fueran conocidos como la Falange ya que "se entraba por José Antonio y se salía por Desengaño" puesto que, efectivamente, los almacenes que tenían entrada por la Avenida de José Antonio, también la tenían, y por ende salida, por la trasera Calle del Desengaño. Antes de que la mancharan imponiéndola en nombre del delincuente fascista español (¿o era un preso de conciencia?), los tres tramos se llamaban Avenida del Conde de Peñalver, entre la calle de Alcalá y la Red de San Luis, desde aquí a la Plaza del Callao, Boulevard de Pi y Margall para terminar siendo la Avenida de Eduardo Dato. Si bien durante la guerra que asedió Madrid durante tres años,( otros, y no digo quienes, capitularon al primer disparo), los nombres de la calle tomaron los más combatientes de Avenida de Rusia (desde 1937 de la Unión Soviética), de la II República y de la CNT, como nombres oficiales, aunque más populares fueron los de Avenida de los obuses o del quince y medio en referencia al plácido trato que el franquismo dió a los madrileños y al calibre empleado en el reparto de placidez. Durante el agradabílisimo paseo intenté, y creo que conseguí, transmitir a mi hijo esta pequeña intrahistoria de la centenaria calle madrileña, con el indisimulado objetivo de hacer de contrapeso a esa versión oficial, y falsa, que estudian en el colegio, según la cual la guerra, que a mí me resulta difícil llamar civil, fue el resultado de un desencuentro entre españoles, todos fuimos, o fueron, culpables se repite machaconamente, cuando es mentira. Aquella fue un guerra de clase, de ricos contra pobres, de obreros contra patronos, de campesinos contra terratenientes. Un pueblo aplastado por un ejército fascista en 1936, fascista en 1975 y 1977, y hoy...¿?. Así me lo han transmitido a mí, con las adecuadas, y beneficiosas además de placenteras, dosis de deseo de reparar el mal sufrido. Así se lo transmito yo a mi hijo, y así espero que se los transmita él a los suyos. Uno acepta, o debe aceptar, a sus hijos como son, no como quisiera que fueran, pero debo reconocer que a mí me resultaría frustrante que me hijo no recogiera, al menos, ese testigo de la memoria. No todo fue adoctrinamiento, no tengo ningún problema en definirlo así, también mi urbanista preferida, mi ossaposa, la madre del adoctrinando, nos pasó la garlopa en el terreno cultural dándonos cumplida información sobre las características de los edificios, y de como esas características respondían a un determinado momento en el desarrollo social de la ciudad. Mientras, un incensante trasiego de gentes de toda índole, desde un vendedor de poesías en la mísmisima puerta de la Casa del Libro hasta un grupo de hare krishna con su tambor y su soniquete, pasando por evidentes guiris dudando de la ruta a seguir con el correspondiente plano-mapa entre sus manos.
Tras tan gratificante periplo, nos dirigimos, a la calle de Jacometrezo nombre que, parece ser, hace referencia al escultor Jacopo da Trezzo, autor del tabernáculo de la capilla mayor del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, donde teníamos una comida conmemorativa del nonágesimo aniversario de la fundación del PCE, aunque aquí no acabamos de ponernos de acuerdo, y es que, sensu strictu, lo que el V Congreso de la Federación de Juventudes Socialistas funda, junto con algunas Agrupaciones Socialistas como la de Somorrostro a la que pertenecía Dolores Ibárruri, el 15 de abril de 1920, es el Partido Comunista Español que un año y medio después en noviembre de 1921 va a confluir con el Partido Comunista Obrero Español, que se había constituido en abril de 1921, por los llamados terceristas del PSOE, para dar lugar al Partido Comunista de España, el Partido. En cualquier caso, hace noventa años, los primeros comunistas españoles echaron a andar y fueron unos jóvenes, jóvenes como los que en este mes de abril celebran su Congreso. Compartimos comida con un nutrido grupo de comunistas entre los que estaban nuestro secretario general José Luis Centella que intervino, el primero y muy brevemente porque tenía que tomar un tren, así como el secretario general del Partido Comunista de Madrid Juan Ramon Sanz que cerró las intervenciones con una de profundo contenido ideológico y político poniendo de manifiesto la necesidad que tenemos hoy, como siempre, de un Partido Comunista fuerte y cohesionado, unido en sus principios transformadores de la sociedad hacia el socialismo y el comunismo. Intervino también Marga Ferré, Coordinadora Federal de Elaboración y Propuesta Programática de Izquierda Unida, y miembro de los Comités Federal y Ejecutivo del Partido, para hacer un breve relato de las razones que llevaron a aquellos jovenes socialistas a dar el paso de romper con la II Internacional, fundamentalmente por su posición en relación a la I Guerra Europea, guerra de inequívoco carácter imperialista. Pero las más emotivas fueron las de tres "jóvenes", de hecho venían del Congreso de la UJCE , Marcos Ana, Armando López Salinas y Víctor Díaz-Cardiel, escritores los dos primeros, obrero metalúrgico el último, históricos dirigentes del Partido los tres. Y fueron emotivas por hacerlas quienes las hicieron, con el peso y la autoridad política que les confiere sus muchos años de lucha y trabajo político, con sus victorias y sus derrotas, con sus aciertos y sus errores, y fueron emotivas porque no fueron nostálgicas, fueron intervenciones, que además de poner de manifiesto la capacidad de estos camaradas de construir un discurso coherente, atractivo y revolucionario sin preparación previa, y eso denota covencimiento y oficio, llenas de propuestas de futuro, mirando a la III República, no sólo al recuerdo, sin duda necesario, de la segunda, como el paso imprescindible de profundización democrática en el camino hacia el socialismo. A los noventa y pico de años, se puede ser viejo y estar viejo proponiendo viejas recetas, la más vieja la desaparición de nuestro Partido, y hay quien sigue siendo jóven a cualquier edad, y con ilusión de jóven continua seguro de que el futuro nos dará la razón. Los jóvenes con los que comí, ayer domingo, me llenaron de firmeza. Y el semblante con el que les escuchó mi hijo me llenó de esperanza.
Un Domingo Radiante, con mi familia y mis camaradas. Mayor felicidad imposible.

(Un pequeño apunte de autobombo: Esta tarde tengo el honor de leer, en el Ateneo de Madrid, un artículo de la Constitución de la República, para mí la única vigente, y dicho en germanía, No me cabe una paja por el culo)