lunes, 29 de noviembre de 2010

Extrayendo Conclusiones

El Espía Otomano opina:
Las elecciones catalanas, vistas a ojo de espia han producido unos resultados que, no por esperados, merecen un análisis que se escape al simplismo, en parte cierto , de adjudicar el incontestable triunfo de CiU, única y exclusivamente, al fracaso del Tripartito.
Nadie negará, a este espía le parece evidentisisérrimo, que la primera Generalitat de izquierdas, al menos aparentemente, ha fracasado rotundamente. ¿Porqué?. En primer lugar, para hacer un análisis, creemos los otomanos, espías o no, tenemos que intentar delimitar la analizable, y lo analizable, la saliente Generalitat, ha podido ser muchas cosas pero nunca un ejecutivo de izquierdas, porque no ha hecho políticas de izquierdas, y en este sentido es, ha sido, perfectamente equiparable al Gobierno de España que es un gobierno de izquierda sólo porque él lo dice, todos los demas datos , absolutamente objetivos, dicen lo contrario. El Gobierno catalán, las tres formaciones que lo han compuesto, las tres, ni dos ni una, las tres, ha sido solidario con las políticas neoliberales, ¿porqué neo?, del señor Rodríguez Zapatero, de manera que los ciudadanos de Cataluña que sienten de izquierda se han encontrado con que no han tenido a quien votar, y muchos de ellos, convencidos, porque todo un oligopolio mediático, que va desde Público a la Gaceta trabaja, intensamente en ese sentido, de que no hay una alternativa sistémica, han optado por preferir el original a la fotocopia, y a este trasvase ha contribuido el hecho de que en Cataluña exista una derecha presentable que, al menos en las formas no acojona como pueden hacerlo Mayor Oreja o Vidal-Quadras . Que de las tres formaciones del tripartito la que haya conseguido salvar a los muebles haya sido ICV-EUiA es, sin que sus resultados sean como para tirar cohetes, a los ojos de este espía, significativo, sobre todo porque a la hora de minimizar el descenso electoral ha pesado más el efecto EUiA, en tanto que es la referencia catalana de Izquierda Unida, que el de ICV, por más que organizativamente, y este espía lo sabe bien, sea mucho más importante la segunda que la primera. La actuación política del conseller Saura está ahí, en diversas ocasiones ha sido juzgada, y no precisamente por este espía. Por otra parte, a este espía, y mira que ha espiado cosas, le es difícil encuadrar políticamente a ICV. Un buen amigo de don Bolche, y por el que doy fé que siente un gran afecto, afirma que de estar censado en Cataluña hubiera votado a Joan Herrera , don Bolche también, indudablemente. Me permito dudar, los espías dudamos muchísimo, de sí ,llegado el momento, la relación se mostrará biunívoca y los amigos de ICV votarán, en Madrid, a Gregorio Gordo, pongamos por caso. Pero que no se me haga demasiado caso, a los espías, con mucha facilidad, se nos hacen los dedos huéspedes, y solo porque el eurodiputado Romeva, despues de ser elegido en las listas de Izquierda Unida, sin cuyos votos no sería diputado, se adscribiera a un grupo parlamentario diferente, o por los apoyos, directos o indirectos, que recibe el señor Uralde, no va uno a ponerse a dudar. Don Bolche, por más que intento transmitirle mis incertidumbres, no tiene la más mínima duda, pero es que sigue siendo, muy a su pesar, un incorregible romántico, al menos a juicio de este espía. Este romanticismo, escondido tras un feroz, pero falso, dogmatismo ideológico, le impide ver con claridad, claridad para mi meridiana, el enorme riesgo que esta corriendo su organización, Izquierda Unida, manteniendo pactos de gobierno local, e incluso autónomico, que avalan, porque el piloto principal es el Partido Socialista, las políticas antisociales del Gobierno de España. Cabría aplicar el refrán, tan otomano como castellano, de Cuando las barbas de tu vecino [Cataluña] veas cortar, pon las tuyas a remojar. Pero soy yo espía, y no ideólogo o estratega, y no debo ser quien le diga ni a Izquierda Unida, ni a nadie, lo que tiene que hacer. Me limito a contar lo que veo, y en Cataluña lo he visto clarísimo. A lo mejor es hora de aplicar aquello de Más vale una vez colorao que ciento amarillo. Hagan ustedes lo que quieran.

1 comentario:

chus dijo...

Qué difícil lo tiene el titular de este blog (y probablemente usted más, señor espía otomano) porque, con todos mis respetos, después de darme una vuelta por varios blogs de personas ligadas a IU, no entiendo las valoraciones que se hacen de las elecciones catalanas (cuyos resultados prácticamente han hecho buenos al 99% las encuestas previas). Lo que me lleva al pasmo casi absoluto es que se sigue hablando del PSOE como elemento de la izquierda y se piensa en ICV como un posible (y deseable) socio electoral para futuras elecciones generales (eso sí, si ellos se aclaran mientras siguen pergeñando una alternativa a IU en todo el Estado). Alucinante. Y hay quien aún se felicita porque no ha habido un desastre total dado que sólo se han perdido 62.000 votos (de los menos de 283.000 que tuvieron en 2006). Va a ser verdad que a pesar de tanta refundación en el PCE e IU se sigue cayendo en la trampa carrillista de considerar que no hay vida fuera de las instituciones, y que dado que ya no queda nada del antiguo movimiento obrero y social surgido de la resistencia contra el fascismo, la defensa de la República y la lucha antifranquista, pues para que nos vamos a preocupar de recuperar algo, mejor seguimos al asunto de pillar algún voto por ahí. Siempre se le puede echar la culpa a las encuestas porque se equivocan mucho o a los trabajadores, como ya están haciendo hoy los trostkistas.