jueves, 11 de noviembre de 2010

No me entero, ¿o sí?

El Espia Otomano opina:
Por más que este profesional del cotilleo, en el fondo un espía no deja de ser un cotilla profesional, con más estilo, no cabe duda, que los gacetilleros que pueblan los llamados programas del corazón, lleva años y años espiando la sociedad española, llegado a este momento de la historia tengo que confesar que o no me entero, y no me he enterado, o me estoy enterando, y me he enterado siempre, demasiado de las características de esta sociedad española, en lo que se refiere a su vertiente sociopolítica.
Cuando tras la muerte del dictador, en una cama del hospital La Paz, rodeado por sus allegados, accedió, nombrado por el sucesor del dictador, con la nula legitimidad democrática derivada de esta, tan importante, circunstancia, con el encargo de lavar la fachada de la monarquía-dictadura para taransformarla en una aparente monarquía-democracia formal, Adolfo Suárez al poder, este espía no vió más que un falangista reciclado que intentaba, y teniendo, a la postre, éxito, que aparecieran como demócratas, desde la bienvista óptica capitalista, quienes hasta hace cuatro días habían levantado, sin aparentar desagrado alguno, la mano para, a pleno pulmón, cantar el Cara al Sol. Este espía no vió más que a un miembro de la extrema derecha reconvertido, por razones de persistencia del sistema, en un miembro de la derecha respetable.
Sin embargo, cuando Felipe González, al frente del partido que decía ser el PSOE, comenzó a practicar políticas claramente agresivas contra la clase trabajadora, y alineadas con lo más agresivo del imperialismo, sin ir más lejos con Ronald Reagan este espía tuvo la tentación de revisar sus parámetros al preguntarse ¿Si Adolfo Suárez, era un señor de derechas, donde ubicamos a Felipe Gonzalez? En aquel tiempo un político, vilipendiado por un supuesto mesianismo fundamentalista, que fue apodado El Califa, por haber sido alcalde de Córdoba elegido en las listas del PCE, y que responde al nombre de Julio Anguita, se atrevió a decir lo que muchos, en la izquierda real, opinaban: El PSOE y el PP están en la misma orilla del río (el capitalismo) e Izquierda Unida en la otra. Para avanzar, para progresar, es necesario que se produzca el sorpasso y que IU se convierta en el principal referente de la Izquierda.
No se produjo el sorpasso, y Jose María Aznar al frente del Partido Popular llegó al Palacio de la Moncloa, y este espía tuvo que volver a preguntarse como ubicar políticamente a este personaje; si seguía pensando que Adolfo Suarez, sin valorar su posterior evolución, era el hombre de la derecha ¿evolucionada?, vale acepto el término; si en comparación a este Adolfo Suárez Presidente tenía evidentes dificultades para ubicar a Felipe González, desde luego no en la izquierda; ¿dónde colocamos al señor Aznar?
Tras tan traumáticas experiencias, de la que queda excluido el señor Calvo-Sotelo de efímera presidencia, con la llegada del señor Rodríguez Zapatero, elegido como secretario general del PSOE contra el aparato heredado del felipismo representado por el católico Pepe Bono, a la Presidencia del Gobierno detectó este espía la ilusión, en gran parte de la población, de que este PSOE, librado del lastre de la guerra sucia y la corrupción, podría comenzar a practicar políticas clásicamente socialdemócratas. Las primeras medidas en el ámbito de lo social parecieron abonar estas ilusiones, pero todo quedó en agua de borrajas; es imposible hoy ubicar a Rodriguez Zapatero, en el espectro político porque el cargo de portaorinales de Fray Escoba Obama no parece suficientemente significativo. En cualquier caso fuera de la socialdemocracia clásica, porque de haber un programa claramente socialdemócrata defensor del Estado de Bienestar, y lo siento por don Bolche dueño de esta bitácora, ese es el programa de Izquierda Unida. ¿O es que alguien aprecia en IU objetivos diferentes de los clásicamente socialdemócratas? ¿Se plantea alguien en IU, PCE incluido, el superar las formas políticas de la democracia burguesa? ¿En que orilla está hoy IU?
Pero este espía parece no enterarse de nada, porque no termina de comprender como un proyecto socialdemócrata es castigado, más allá de la justicia o injusticia de la Ley Electoral, en las urnas como si fuera un proyecto comunista radical. Inexplicable, ¿o no?

3 comentarios:

Polaroid dijo...

Sin bromas ni salidas de pata de banco por mi parte: por supuesto que se entera, señor Espia Otomano. Ojalá muchos más tuvieran tan claro en dónde estamos y qué es lo que queremos. Seguro que también tiene respuesta para la penúltima cuestión (la del voto), pero muy incorrecta en lo político, desanimante en lo psicológico y demostrativa de que la burguesía española ha hecho un trabajo casi perfecto desde julio del 36. ¿O no?. Salud y adelante.

ana dijo...

La burguesía Española ha hecho un trabajo tan perfecto, que a veces parece que aún estemos en el 36. Algún que otro los está sufriendo en sus propias carnes.

Un abrazo.

gondenav dijo...

Seré breve, amigo Losada: Cuando el resentimiento llega adonde ha llegado el tuyo; se convierte en idiocia. El catetismo, el ostracismo, y la intolerancia, en tu caso es de ida y vuelta. Se empieza por quitar crucifijos y se termina por quemar iglesias. Deja a la gente que han matriculado a sus hijos en el Ortega y Gaset y que son católicos, tener sus cruces; y tú que al parecer eres el único incordiante, acuerdate de cuando hiciste la primera comunión, de los comentarios de tus padres sobre tu bautismo, y la hermosa boda que celebrastes oficiada por aquél simpático cura, que probablemente también lo agasajaste con una excelente comilona. Déjate de pamplinas y dedícate a hacer grandes penitencias, amén, por lo mal que lo estais haciendo, tú y los de tu partido;redímete a tí mismo y busca la ayuda del Señor, que es el único que te puede salvar de tu imbecilidad.
"Salud camarada"